Saltar al contenido
Tras la última frontera

FERNANDO DE MAGALLANES

La biografía de un héroe incomprendido

¿Quien fue Fernando de Magallanes?

Hoy te propongo un viaje al siglo XVI, donde nada parecía imposible para los hombres que tuvieran el arrojo de enfrentarse a su suerte. Acompáñame y descubre la vida Fernando de Magallanes, un hombre que más halla de sus hazañas pasará a la historia como un ejemplo de perseverancia y lucha por sus ideas.

Fernando de Magallanes fue un marino de origen portugués que halló la mayor gloría y muerte como español en su proyecto de llegar a las Islas de las Especies. Esta osada aventura pasaría por ser la mayor aventura de la historia, demostrando la redondez de la tierra los límites de esta. Sus gestas siguieron los pasos de otras exploraciones ibéricas como las de Cristobal Colón o Vasco de Gama.

Hernando o Fernando de Magallanes nació en Oporto en 1480 y se encontraría con la muerte en 1521 en la Isla de Mactan. Magallanes se formo como marino en la capital Lisboa, en donde adquirió todos los conocimientos necesarios sobre cartografía y navegación.

Retrato anónimo de Fernando de Magallanes
Retrato de Fernando de Magallanes ubicado en el Museo Naval de Madrid. Fuente https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Hernando_de_Magallanes_del_museo_Madrid_Fix.jpg

Con tan solo veinticinco años se alisto junto a Francisco de Almeida en una expedición rumbo a las Indias. Su siguiente aventura tendría lugar en Marruecos, donde resulto herido bajo las ordenes del Duque de Braganza. Las heridas no fueron lo peor que se trajo de Marruecos, lo fueron los informes negativos que le llegaron al Rey de Portugal, Manuel I, sobre su actuación en la campaña.

Herido y sin honra

Esto le costaría caro, pues se le cerrarían las puertas a futuras expediciones. Manuel I rechazo por dos veces su proyecto de llegar las islas Molucas por el Este, siendo esto la gota que colmo el vaso de su paciencia. La decisión estaba tomada, probaría suerte en España.

En octubre de 1517 llegó a la ciudad de Sevilla, sede de la casa de la contratación y de todas la expediciones . Sevilla no le recibió mal, pues se casaría con Doña Beatriz Barbosa, la cual era hija de un oficial sevillano de gran relevancia. Al poco tiempo iría a la sede de la corte que por aquel entonces se encontraba en Valladolid. A este momento de fortuna hay que sumarle el nacimiento de su hijo Rodrigo, todo iba bien.

Magallanes; hay un paso hacia las Molucas por el Oeste

Desde las expediciones de Cristobal Colón, ya no era tan disparatado el pensar que la tierra fuera redonda. Otra cosa bien distinta era llegar a las islas de las especiería desbordando las tierras conocidas americanas. Se trataba de salto de fe.

En los puertos europeos abundaban las historias de pasos hacía el Oeste, de horrendas criaturas que los guardaban y muchos secretos… Esto animo ha muchos a intentarlo, pero el más significativo fue el Juan Díaz de Solís. El llegar a las islas de las especies se había convertido en un objetivo estratégico para la corona española, pues Portugal guardaba celosamente su ruta africana.

Magallanes renuncia a ser portugués

Magallanes había hecho su vida en España y tras las afrentas sufridas en Portugal se decidió a dar el último paso. Con la renuncia a la nacionalidad portuguesa y a reconocer a Carlos I como su soberano su proyecto gano puntos para hacerse realidad.

Imagen de como era el puerto de Sevilla cuando Magallanes preparaba su expedición.
Imagen del puerto en plena preparación de las expediciones. Fuente http://www.millacero.es/

Su amistad con el astrónomo Ruy de Faleiro y con el Obispo Fonseca le dieron el último empujón. Su majestad Carlos I estaba interesado en su proyecto… Por fin recibía el trato que se recibía y su majestad puso a su servicio:

  • La trinidad.
  • La San Antonio
  • La Concepción.
  • La Victoria.
  • La Santiago.

En esta expedición se aunarían más 270 almas de distintas naciones y razas. Si, la corona española era la más tolerante de la época y la que con mayor facilidad integraba a sus súbditos, pero este es otro tema.

El Rey Carlos I lo nombro gobernador de las tierras que pudiera descubrir y le concedió un quinto de todos los beneficios que hiciera la expedición. Con estos alicientes la moral era alta y la armada partió en septiembre de 1519 desde Sevilla.

Resumen de la expedición de Elcano Magallanes por la UNED

Bueno, quizás si que hubo algún pequeño incidente, Ruy de Faleiro se volvió loco ante la grandeza de la empresa al poco de zarpar. Los portugueses hicieron todo lo posible por sabotear a la expedición, no podían permitir que España les hiciera la competencia.

La expedición se dirige hacia América

La expedición salio de Sevilla con rumbo a las islas Canarias, en esta primera parte del trayecto todo fue en relativa calma. Tras pasar el último archipiélago amigo se prestaron cruzar el Atlántico en dirección a Brasil. En ese momento de la expedición las suspicacias y recelos entre los capitanes de origen portugués y el resto de notables fue en aumento.

Fernando de Magallanes no quería revelar su plan y eso no ayudo a crear un ambiente de confianza. La expedición alcanzo el río de la Plata y continuo en busca de un lugar para hibernar en el sur.

En esta imagen se puede ver la nao victoria siendo preparada antes de iniciar la expedición
Nao Victoria en Sevilla.

El motín de Juan de Cartagena

El confinamiento, la falte de comunicaciones fluidas y el secretismo de Magallanes hizo que los notables de la expedición fueran desconfiando más y más. Hasta que el motín fue inevitable.

Juan de Cartagena que había sido nombrado inspector de la expedición, cansado por la incertidumbre se propuso arrestar a Fernando de Magallanes. En esta revuelta tuvo el apoyo múltiples miembros de la tripulación, siendo los más destacados:

  • Luis de Mendoza que era el tesorero de la expedición
  • Antonio Coca, que era el contador de la misma.
  • Gaspar de Quesada que era el Capitán de la nao San Antonio.

Estos quisieron imponer a Fernando de Magallanes que pusiese rumbo al Cabo de Buena Esperanza. Era «más fácil» para poder llegar a las islas Molucas, pero no era el fin último de la expedición.

Magallanes urdió un astuto plan, en una situación bastante complicada, había perdido tres naves en ese momento. Dada a la debilidad, jugo con el exceso de confianza de sus adversarios y los engaño.

En esta imagen se ve a Juan de Cartagena atrapado y en el cepo tras haber fallado su motín.
Juan de Cartagena en el Cepo tras el motín. Autor L. Bennett – Les premiers explorateurs par Jules Verne

Magallanes un maestro de la sorpresa

Magallanes se presto a negociar para que los amotinados bajaran la guardia y así poder ejecutar su plan. Mientras que se entablan las negociaciones Magallanes mando a Gonzalo Gómez de Espinosa en su esquife a la victoria para poder ajusticiar a Luis de Mendoza.

En esta empresa y como alguacil, Espinosa contaba con los hombres mejores preparados para esta misión. Mendoza no se esperaba que esa noche fuese la última, con su muerte la nao se sometió al alguacil sin mayor resistencia.

Los amotinados seguían con dos naos en su poder, pero al ver que algo había pasado se decidieron a huir. No habían contado con la pericia de Magallanes que iba dos pasos por delante y les había cerrado la salida de la bahía de San Juan con las dos naos que seguían en su bando desde el principio.

La nao San Antonio inicio un combate con la nao Trinidad,pero al ver que no podían escapar se rindieron. La Nao Concepción al ver que la San Antonio se rendía decidió no ofrecer resistencia.

Se ve a Magallanes juzgando a los rebeldes del motín.
El motín sofocado y a la espera de recibir la justicia del Real. Fuente arrecaballo.es

Magallanes sabía que no podía ajusticiar a todos los implicados, así que decidió se benevolente y dar una segunda oportunidad. Eso dejaría en tierra a los cabecillas supervivientes de los que nunca más se supo.

Elcano era el segundo de abordo de Gaspar de Quesada, que era uno de los lideres del motín. Al principio apoyo a Quesada, pero luego pasaría a apoyar al Jefe de la expedición, lo que salvo de ser desterrado.

¿De que se alimentaron en Bahía San Juan?

Más allá del motín, la vida en la bahía de San Juan no era cosa fácil. Las temperaturas habían bajado de manera abrupta y se vieron obligados a buscar su propia comida.

Esas tierras les permitió cazar avestruces, zorros y comer todo tipo de moluscos de la zona. El agua no fue un problema, pues la obtenían de derretir el hielo que los rodeaba. Así pasaron unos cinco meses hasta que la catástrofe apareció.

Durante un reconocimiento la nao Santiago es atrapada por un temporal que la empuja contra las rocas. Este hecho que no tuvo fatídicas consecuencias les permitió entrar en contacto con los nativos americanos de de las tierras del fuego. Eran los indios Tehuelches, a los que llamaron patagones por las enormes pies y huellas que dejaban con su calzado en la nieve.

colaboraron en la preparación de un espectacular y ornamentado mapa de lo que en aquel entonces se refería como la cuarta parte del mundo, América. La Patagonia es rotulada como una «región de gigantes».
En 1562, Diego Gutiérrez, un cartógrafo español de la respetada Casa de la Contratación, y Jerónimo Cock, un grabador notable de Amberes https://mysteryplanet.com.ar/site/el-fantastico-encuentro-de-magallanes-con-los-gigantes-de-3-metros-de-la-patagonia/

La expedición descubre el estrecho de Magallanes

El tiempo pasaba sin descanso, era el 21 de octubre de 1520 cuando la expedición de Magallanes alcanzo el estrecho que llamarían de Todos los Santos, pero que hoy conocemos como el estrecho de Magallanes.

El cruce por el estrecho no fue sencillo, pero su gesta tenía recompensa. Nuestros exploradores habían alcanzado el mar del Sur e ido tras la última frontera. Llevados por la emoción de ver el mar en calma lo llamaron Pacífico, en cierta manera como advocación para que los respetase en la navegación. Los supervivientes relataron que hasta Magallanes lloró de la emoción, pues él era consciente de que estaban haciendo historia.

Ruta que siguió la expedición de Elcano-Magallanes para llegar al Océano pacífico.
Ruta que siguió Fernando de Magallanes para cruzar el estrecho de Todos los Santos (De Magallanes) Fuente Wikipedia

Cruzando el Pacífico, lo desconocido

La expedición con ánimos renovados remonto el litoral Chile para posteriormente y con vientos favorables ir a lo desconocido. Magallanes sin saberlo cometió un error fatal al no tocar las costas chilenas antes de iniciar la travesía. Como veréis los meses de navegación que le costo llegar a las Islas de los Ladrones (islas Marianas) fueron muy duros

las ratas, tan repugnantes para el hombre, se habían vuelto un alimento tan buscado, que se pagaba hasta medio ducado por cada una de ellas

Los alimentos escaseaban y ya solo contaba con tres naves

Antonio Pigafetta. Cronista y superviviente de la expedición.

La situación se había complicando, la falta de víveres y de agua se hizo acuciante. El escorbuto se cobró su peaje, por lo que las islas marianas y las demás escalas que hicieron en las Islas Filipinas fueron básicas para que la expedición no fracasara.

El Pacífico no es el Indico

La decisión de Magallanes de no reabastecerse en suelo chileno se debió a un exceso de confianza. ¿Cómo iba a saber que la tierra era tan grande? Él pensó que simplemente que había llegado al océano Indico por el otro extremo.

Magallanes echo su cuentas y no estimo que el viaje le llevara más de dos meses, por lo que se confió.

El bizcocho que comíamos ya no era pan, sino un polvo mezclado de gusanos que habían devorado toda su sustancia, y que además tenía un hedor insoportable por hallarse impregnado de orines de rata.

Antonio Pigafetta. Cronista y superviviente de la expedición.
Se ve a la dotación de una nao afectada de manera severa por el escorbuto
Los efectos del escorbuto en la tripulación. Fuente https://www.bbc.com/mundo/noticias-41685072

No descubrimos en este tiempo ninguna tierra, excepto dos islas desiertas, en las que no encontramos mas que pájaros y árboles, por cuya razón las designamos con el nombre de islas Infortunadas.

Antonio Pigafetta. Cronista y superviviente de la expedición.

Poco después de las islas infortunadas llegarían a las islas de los tiburones. Donde al menos pudieron pescarlos y reponerse un poco de tanto calvario. El 6 de marzo de 1521 su suerte cambio, no podían creer lo que sus ojos veían

Una isla llena de palmeras y todo tipo de vegetación, lo que no contaban era con que los indígenas se abalanzasen sobre ellos para robarles. Entre el botín de estos estuvo un esquife, lo que saco de sus cabales a Magallanes. Estas islas sería conocidas como las de los ladrones (Islas Marianas)

esta lamina muestra cuando los nativos se abalanzaron sobre las naos para robarles.
Islas de los ladrones. Fuente https://elretohistorico.com

Una vez capturados los ladrones, la situación se calmo y se inicio el comercio que más necesitaban… El de los víveres y el agua. Cuando las despensas estaban llenas y cogieron fuerzas siguieron en busca de las islas de las especies.

Llegando a las islas de San Lorenzo

No debemos olvidar que el motivo principal de la expedición era el comercio de las especias. Por esto cualquier oportunidad de entablar contacto con los nativos de aquellas tierras era una oportunidad de conseguir víveres, riquezas infinitas e información.

La expedición se estaba adentrando en el archipiélago de las Filipinas. Un día llegaron a la isla de Homonhon, donde pudieron encontrar agua y alimentos en abundancia. Con fuerzas renovadas, llegarían a la isla de Limasawa.

Esta isla es importante porque es donde Fernando de Magallanes hizo construir una cruz para tomar posesión de las tierras en nombre de Carlos I. Acto seguido se oficiaría la primera misa en aquellas tierras.

Podemos ver el monumento que refleja la toma de posesión de la isla de Magallanes y la primera misa.
Monumento a la cruz de Magallanes

Los miembros de la expedición entraron en contacto con la población de manera cordial y muy amistosa. Los indígenas estaban sorprendidos de la calidad del armamento y la tecnología de los españoles. Estos nativos abrazaron la fe cristiana y el rey local juró lealtad a Carlos I a cambio de ayuda contra Lapulapu.

La última batalla de Magallanes

«Encontramos a los isleños en número de mil quinientos, formados en tres batallones, que en el acto se lanzaron contra nosotros con un ruido
horrible…Nos arrojaban nubes de lanzas de cañas, de estacas endurecidas al fuego y piedras… Esta lucha desigual duró cerca de una hora…
Una flecha envenenada vino a atravesar una pierna al comandante quien inmediatamente ordenó que nos retirásemos… Un isleño logró al
fin dar con el extremo de su lanza en la frente del capitán, quien, furioso, le atravesó con la suya, dejándosela en el cuerpo. Quiso entonces sacar su espada, pero le fue imposible a causa de que tenía el brazo derecho gravemente herido.
Los indígenas, que lo notaron, se dirigieron todos hacia él, habiéndole uno de ellos acertado un tan gran sablazo en la pierna izquierda que
cayó de bruces; en el mismo instante los isleños se abalanzaron sobre él. Así fue cómo pereció nuestro guía, nuestra lumbrera y nuestro
sostén.»

Antonio Pigafetta. Cronista y superviviente de la expedición.

Imagen de la batalla entre los indígenas de Cebú y las fuerzas de Magallanes
Grabado. Muerte de Fernando de Magallanes en la batalla de Mactán, en las Filipinas. Fuente elrinconhabla,com

El ejército cebuano dirigido por Lapulapu había conseguido un éxito notable dejando fuera de combate al Héroe de Magallanes.  Sus compañeros no pudieron hacer nada por él. Y aunque el murió en aquella isla desconocida para la cristiandad, su sueño y promesa al rey Carlos I siguió viva gracias al compromiso que mostraban los supervivientes.

Se ve a Lapulapu en un monumento a su figura en la isla de Cebu. Se le ve portando un escudo y una espada típica filipina.
Lapulapu, el líder guerrero que derroto a Magallanes https://commons.wikimedia.org

Muerte y traición

Fernando de Magallanes había muerto en batalla, pero esta no fue la única desgracia. El Rey aliado que había jurado lealtad al Carlos I invito a cenar a los oficiales y pilotos, pero la cena resulto ser una trampa. Lo que quedaba de la expedición dejo la isla.

Eran ya poco más de 100 hombres, insuficiente para dirigir las tres naves que les quedaban, así que abandonaron la nao Concepción. Ésta era la que se encontraba en peor estado, así que sacaron todo lo que pudieron y le prendieron fuego.

Elcano toma el mando

Tras múltiples sucesiones de mando, Elcano llegaría a España con los restos de la expedición el 6 de septiembre de 1522. Solo la Victoria y un puñado de héroes lo habían conseguido, pero todos juntos hicieron la gesta más grande de la historia. Demostrar que la tierra era redonda.

En este mapa de ortelius se refleja a la nao Victoria surcando los mares en dirección a cabo verde. Siendo ya la última de las naves supervivientes de la expedición de Magallanes
Nao Victoria liderada por Elcano. De Ortelius – www.helmink.com, Dominio público,

En conclusión

Creo que sin lugar a dudas la figura de Magallanes y Elcano son mundialmente conocidas, pero creo que no les hemos dado el reconocimiento que se merecen.

Por lo que he observado del estudio de nuestros héroes y exploradores, observo una disputa inútil en atribuirse los méritos de unos o de otros entre Portugal y España. Creo que es totalmente absurdo, Magallanes nació portugués, pero murió español. Defraudado y minusvalorado por sus compatriotas vino a España en busca de oportunidades, que Carlos I le concedió. Además se asentó y creo una familia.

Fernando De Magallanes no pudo concluir la expedición, pero tuvo claro cual era su objetivo, su sueño. No debemos olvidar que dió su vida por defender los intereses de España en las lejanas tierras de la especiería.

¿Crees qué la hispanidad recuerda y valora como se merece a Magallanes? Déjame tu respuesta en los comentarios, así como otros exploradores hispanos que merezcan ser rescatados del olvido.

Si quieres profundizar más