Saltar al contenido
Tras la última frontera

George Percy Abbott

  1. Biografía de George Percy Abbott
  2. George P. Abbott y la expedición Terra Nova
  3. Tras dejar la Antártida
  4. La muerte de George Abbott
  5. Menciones a George Abbott en la obra de Cherry-Garrard “El peor viaje del mundo”.

Biografía de George Percy Abbott

George Percy Abbott nació en la localidad inglesa de Islington un 10 de marzo de 1880 y se encontraría con la muerte un 22 de noviembre de 1923 a los 43 años de edad.

George P. Abbott se alistó en la Marina tres días después de cumplir los 15 años, a los 18 ya era marinero ordinario, fue uno de los hombres seleccionados para tirar del carro de fusilería en el funeral de la reina Victoria en 1901, un atleta excepcional e instructor de condición física.

George P. Abbott y la expedición Terra Nova

En la expedición Terra Nova que fue al Antártida, formó parte del Grupo Norte. En éste, estuvo bajo las órdenes de Campbell. Pasaron un invierno planeado lejos de la base principal de la expedición, en una cabaña construida en Cabo Adare, y otro invierno no planeado en una cueva de hielo, cuando el grupo no pudo ser recogido debido a la gran cantidad de hielo marino.

Abbott y Browning construyeron una trampilla de entrada a la cueva con palos de esquí y bloques de hielo después de que la construcción original de nieve se derrumbara una y otra vez, con la consiguiente amenaza de asfixia.

Durante el invierno, Abbott se hizo un terrible corte en la mano derecha que le seccionó los ligamentos de tres dedos. Levick, el cirujano, le trató lo mejor que pudo en las condiciones primitivas y, aunque la herida de Abbott no empeoró, después sólo pudo doblar muy poco los dedos de esa mano.

Tras dejar la Antártida

Antes de abandonar la Antártida, Abbott participó en una ascensión al monte Erebus, el volcán activo más meridional del mundo.

George Percy Abbott tomando un merecido descanso

Sufrió una crisis nerviosa en el barco de vuelta a casa y fue internado durante un tiempo, lo que le llevó a ser expulsado de la Marina durante más de un año.

Sirvió en la Royal Navy en la Primera Guerra Mundial desde 1914, en el Royal Naval Air Service. Después de la guerra fue instructor y su último destino fue la RAF de Henlow, en Bedfordshire, donde aprendió a volar.

La muerte de George Abbott

Murió en 1923 de neumonía a la edad de 43 años y recibió un funeral con todos los honores militares en Northampton, los 600 hombres vinieron de su aeródromo, hubo un desfile completo a través de la ciudad con una banda de la Real Fuerza Aérea, muchas tiendas cerraron para la ocasión en el centro de la ciudad. Además su gesta fue reconocida con la medalla de la Antártida.

Menciones a George Abbott en la obra de Cherry-Garrard “El peor viaje del mundo“.

La cueva está iluminada con tres o cuatro pequeñas lámparas de grasa, que dan una suave luz amarilla. En un extremo estamos Campbell, Dickason y yo en nuestros sacos de dormir, descansando tras la jornada de trabajo, y, frente a nosotros, en un estrado elevado formado por una parte del suelo aún sin nivelar, Levick, Browning y Abbott sentados discutiendo sobre su cacahuete de foca, mientras el primus zumba alegremente bajo el hornillo que contiene el agua coloreada que nos sirvió en lugar de cacao.
El diario de Priestley

Cherry-Garrard

Tuvieron sus días malos: aquellos primeros días en que se dieron cuenta de que no iban a ser relevados: días de depresión, enfermedad y hambre, todo a la vez: cuando parecía que las focas iban a rendirse y pensaban que tendrían que viajar por la costa en invierno – pero Abbott mató dos focas con un cuchillo grasiento, perdiendo el uso de tres dedos en el proceso, y salvó la situación.

Cherry-Garrard

En un punto a unos 9.000 pies de altura, Priestley, Gran, Abbott y Hooper comenzaron el ascenso al cráter activo el 10 de diciembre. Empaquetaron la tienda, las pértigas, los sacos, la cocina interior y los utensilios de cocina, con provisiones para cuatro días, y alcanzaron el segundo cráter a unos 11.500 pies, para quedar atrapados por las nubes todo el día siguiente. A estas altitudes, la temperatura oscilaba entre los -10° y los -30°, aunque al nivel del mar se aproximaba al punto de congelación.

Cherry-Garrard