Saltar al contenido

Los viajes de Colón a América

Tabla de contenidos

  1. Viajes de Cristóbal Colón, los 4
  2. Antecedentes conocidos a los viajes del Colón
  3. Rutas de los viajes de Colón mapa
  4. El primer viaje(1492- 1493)
  5. ¬ŅCu√°ndo descubri√≥ Col√≥n Am√©rica?
  6. Segundo viaje (1493-1496)
  7. Tercer viaje (1498-1500)
  8. Cuarto viaje (1502-1504)

Viajes de Cristóbal Colón, los 4

Los viajes de Col√≥n a Am√©rica tuvieron lugar entre 1492 y 1504, el explorador Crist√≥bal Col√≥n dirigi√≥ cuatro expediciones mar√≠timas transatl√°nticas bajo los pabellones espa√Īoles que conseguir√≠an el inesperado descubrimiento de las Am√©ricas.

Este avance inaugur√≥ el periodo conocido como la Era de los Descubrimientos que coincide con el inicio de la era moderna. Tras estos viajes se dio lugar al mayor momento de esplendor de las Am√©ricas gracias a un intercambio cultural y las rutas de comerciales que la unir√≠an a Viejo continente, √Āfrica y Asia.

Col√≥n fue un navegante que jur√≥ lealtad a los reyes de Espa√Īa en busca de una ruta hacia el oeste para llegar a las Indias y Jap√≥n. En aquel entonces, se cre√≠a que eran la fuente de las especias y otros preciados bienes que ofrec√≠a oriente. No hay que olvidar que estas especias eran m√°s valiosas que el mismo oro.

Adem√°s hay que explicar que con la ca√≠da de Constantinopla, la ruta terrestre que suministraba estos bienes a las naciones europeas qued√≥ cerrada, lo que cre√≥ una imperante necesidad y una oportunidad para las naciones orientadas al oc√©ano Atl√°ntico. √Čste hecho impulso principalmente a portugueses y espa√Īoles por alcanzarla por rutas alternativas.

Retrato del protagonista de los viajes de Colón
Retrato de Cristóbal Colón

Col√≥n se inspir√≥ en parte en el explorador italiano del siglo XIII Marco Polo. Adem√°s cre√≠a tanto en su idea que nunca admiti√≥ su fracaso en este sentido, afirmando y se√Īalando incesantemente supuestas pruebas de que hab√≠a llegado a las Indias Orientales.

Se inicia la hispanización de América

Col√≥n particip√≥ en el inicio de la hispanizaci√≥n de las Am√©ricas, promoviendo la uni√≥n de diversas culturas que supusieron el primer paso de la primera globalizaci√≥n que concluir√≠a con la gesta de Andr√©s de Urdaneta con el afamado tornaviaje, si bien ning√ļn comienzo es f√°cil.

Cristobal Col√≥n muri√≥ en 1506 y, al a√Īo siguiente, el Nuevo Mundo recibi√≥ el nombre de ¬ęAm√©rica¬Ľ en honor a Am√©rico Vespucio, que se dio cuenta de que era una masa de tierra √ļnica.

La b√ļsqueda de una ruta hacia el oeste, hacia Asia, se complet√≥ en 1521, cuando otro espa√Īol, en la expedici√≥n Magallanes-Elcano, atraves√≥ el oc√©ano Pac√≠fico y lleg√≥ al sudeste asi√°tico, antes de regresar a Europa y completar la primera circunnavegaci√≥n del mundo.

Antecedentes conocidos a los viajes del Colón

Muchos europeos de la √©poca de Col√≥n supon√≠an que un √ļnico oc√©ano rodeaba Europa y Asia, aunque los exploradores n√≥rdicos hab√≠an alcanzado alguna zonas remora de Am√©rica del Norte desde Groenlandia, no consiguieron mantener un intercambio cultural fluido, ni dejar una constancia que hiciera este conocimiento un hecho universal.

Hasta mediados del siglo XV, Europa disfrutó de un paso terrestre seguro hacia China e India bajo la hegemonía del Imperio Mongol. Con la caída de Constantinopla en manos del Imperio Turco Otomano en 1453, la Ruta de la Seda se hizo más difícil al prohibirse a los comerciantes cristianos.

Portugal fue la principal potencia europea interesada en reabrir nuevas rutas comerciales a través de los mares. Los reyes católicos se habían quedado retrasados en sus exploraciones por la culminación de la reconquista de la península.

El incipiente Imperio espa√Īol decidi√≥ financiar la expedici√≥n de Col√≥n con la esperanza de encontrar nuevas rutas comerciales y burlar el cerrojo que Portugal se hab√≠a asegurado sobre √Āfrica y el oc√©ano √ćndico mediante la bula papal Aeterni regis de 1481.

Los planes de navegación

En respuesta a la necesidad de una nueva ruta hacia Asia, en la d√©cada de 1480, Crist√≥bal y su hermano Bartolom√© hab√≠an desarrollado un plan para viajar a las Indias (entonces interpretadas a grandes rasgos como todo el sur y el este de Asia) navegando directamente hacia el oeste a trav√©s de lo que se cre√≠a que era el singular ¬ęMar Oc√©ano¬Ľ, el Oc√©ano Atl√°ntico.

Hacia 1481, el cosmógrafo florentino Paolo dal Pozzo Toscanelli envió a Colón un mapa en el que se representaba dicha ruta, sin más masa terrestre intermedia que la mítica isla de Antilia. En 1484, en la isla de La Gomera, en Canarias, entonces en proceso de conquista por parte de Castilla, Colón oyó decir a algunos habitantes de El Hierro que se suponía que había un grupo de islas al oeste.

Mapa de Toscanelli que inspiró los viajes de Colón
Mapa de Toscanelli

La idea err√≥nea de que Col√≥n tuvo dificultades para obtener apoyo para su plan porque los europeos pensaban que la Tierra era plana se remonta a una campa√Īa del siglo XVII de los protestantes contra el catolicismo, y se populariz√≥ en obras como la biograf√≠a de Col√≥n escrita por Washington Irving en 1828.

De hecho, el conocimiento de que la Tierra es esférica estaba muy extendido, habiendo sido la opinión general de la ciencia de la Antigua Grecia, y ganando apoyo a lo largo de la Edad Media.

El di√°metro de la Tierra y estimaciones de la distancia de viaje

Eratóstenes había medido el diámetro de la Tierra con gran precisión en el siglo II a.C. y los medios para calcular su diámetro fue un astrolabio, este artilugio era conocidos tanto por los eruditos como por los navegantes de la época.

En lo que Col√≥n difer√≠a de la visi√≥n generalmente aceptada de su √©poca era en el di√°metro de la Tierra, afirmando que se pod√≠a llegar f√°cilmente a Asia navegando hacia el oeste a trav√©s del Atl√°ntico. La mayor√≠a de los estudiosos aceptaron la evaluaci√≥n correcta de Ptolomeo de que la masa terrestre (para los europeos de la √©poca, que comprend√≠a Eurasia y √Āfrica) ocupaba 180 grados de la esfera terrestre, y desestimaron la afirmaci√≥n de Col√≥n de que la Tierra era mucho m√°s peque√Īa, y que Asia estaba s√≥lo a unos miles de millas n√°uticas al oeste de Europa.

El ¬ęmapa de Col√≥n¬Ľ, que representa s√≥lo el Viejo Mundo, fue dibujado hacia 1490 en el taller de Bartolomeo y Crist√≥bal Col√≥n en Lisboa. Col√≥n crey√≥ que la masa terrestre cubr√≠a unos 225 grados, dejando s√≥lo 135 grados de agua.

Además, el almirante subestimó el cálculo de Alfraganus de la longitud de un grado, leyendo los escritos del astrónomo árabe como si, en lugar de utilizar la milla árabe (unos 1.830 m), hubiera utilizado la milla italiana (unos 1.480 metros).

Alfraganus hab√≠a calculado que la longitud de un grado era de 56‚ÖĒ millas √°rabes (66,2 millas n√°uticas). Por lo tanto, Col√≥n estim√≥ que el tama√Īo de la Tierra era aproximadamente el 75% del c√°lculo de Erat√≥stenes, y que la distancia desde las Islas Canarias hasta Jap√≥n era de 2.400 millas n√°uticas (aproximadamente el 23% de la cifra real).

Los vientos alisios

En los viajes de Colón hubo otro elemento de importancia clave, los vientos alisios. En su plan de navegación primero fue a las Islas Canarias antes de continuar hacia el oeste utilizando el viento alisio del noreste.

Para regresar a Espa√Īa requerir√≠a viajar contra el viento utilizando una ardua t√©cnica de navegaci√≥n llamada batida, durante la cual casi no se puede avanzar. Para realizar eficazmente el viaje de vuelta, Col√≥n tendr√≠a que seguir los vientos alisios curvos hacia el noreste hasta las latitudes medias del Atl√°ntico Norte, donde podr√≠a coger los ¬ęvientos del oeste¬Ľ que soplan hacia el este, hacia la costa de Europa Occidental.

Esquema de los vientos Alisios que se uso en los viajes de Colón.
Esquema de los vientos Alisios que uso Colón en sus viajes. Fuente Wikipedia

La t√©cnica de navegaci√≥n por el Atl√°ntico parece haber sido explotada primero por los portugueses, que la denominaron volta do mar (¬ęvuelta del mar¬Ľ). Sin embargo, el conocimiento que ten√≠a Col√≥n de los patrones de viento del Atl√°ntico era imperfecto en el momento de iniciar el primero de los viajes de Col√≥n.

Al navegar directamente hacia el oeste desde las Islas Canarias durante la temporada de huracanes, bordeando las denominadas latitudes de los caballos del Atlántico medio, Colón se arriesgó a quedar atrapado o a toparse con un ciclón tropical, dos situaciones que, por casualidad pudo evitar.

¬ŅC√≥mo los pudo financiar?

Alrededor de 1484, el rey Juan II de Portugal sometió la propuesta de Colón a sus expertos, que la rechazaron por considerar que la estimación de Colón de una distancia de viaje de 2.400 millas náuticas era demasiado baja (lo cual era cierto).

En 1486, Col√≥n obtuvo una audiencia con los Reyes Cat√≥licos, y present√≥ sus planes a Isabel la Cat√≥lica. √Čsta los remiti√≥ a una comisi√≥n, que determin√≥ que Col√≥n hab√≠a subestimado enormemente la distancia a Asia.

Al declarar la idea poco pr√°ctica, aconsejaron a los monarcas que no apoyaran la empresa propuesta. Para evitar que Col√≥n llevara sus ideas a otra parte, y tal vez para mantener sus opciones abiertas, los Reyes Cat√≥licos le concedieron una asignaci√≥n, que ascend√≠a a unos 14.000 maraved√≠s para el a√Īo.

En 1488 Col√≥n volvi√≥ a apelar a la corte de Portugal, recibiendo una nueva invitaci√≥n para una audiencia con Juan II. La petici√≥n volvi√≥ a ser infructuosa, en parte porque poco despu√©s Bartolomeu Dias regres√≥ a Portugal tras rodear con √©xito √Āfrica. Con una ruta mar√≠tima oriental ahora bajo su control, Portugal ya no estaba interesado en abrir una ruta comercial occidental hacia Asia atravesando mares desconocidos.

En mayo de 1489, Isabel envi√≥ a Col√≥n otros 10.000 maraved√≠es, y ese mismo a√Īo los Reyes Cat√≥licos le facilitaron una carta en la que se ordenaba a todas las ciudades y villas bajo su dominio que le proporcionaran comida y alojamiento sin coste alguno.

Cuando las fuerzas de la reina Isabel se acercaban a la victoria sobre el emirato moro de Granada para Castilla, Col√≥n fue convocado a la corte espa√Īola para reanudar las conversaciones y esper√≥ en el campamento del rey Fernando hasta enero de 1492, cuando los monarcas conquistaron Granada.

Un consejo dirigido por el confesor de Isabel, Hernando de Talavera, consideró inverosímil la propuesta de Colón de llegar a las Indias. Colón había partido hacia Francia cuando Fernando intervino, enviando primero a Talavera y al obispo Diego Deza para apelar a la reina.

Los reyes Católicos se deciden apostar por Cristóbal Colón

Isabel fue finalmente convencida por el escribano del rey Luis de Santángel, que argumentó que Colón llevaría sus ideas a otro lugar, y se ofreció a ayudar a organizar la financiación. Isabel envió entonces una guardia real en busca de Colón, que había viajado varios kilómetros dirección hacia Córdoba.

En las ¬ęCapitulaciones de Santa Fe¬Ľ de abril de 1492, se prometi√≥ a Col√≥n que se le dar√≠a el t√≠tulo de ¬ęAlmirante de la Mar Oc√©ana¬Ľ y se le nombrar√≠a virrey y gobernador de las nuevas tierras reclamadas y colonizadas para la Corona; tambi√©n recibir√≠a el diez por ciento de todos los ingresos de las nuevas tierras a perpetuidad si ten√≠a √©xito.

Tenía derecho a nombrar a tres personas, de las que los soberanos elegirían a una, para cualquier cargo en las nuevas tierras. Las condiciones eran inusualmente generosas pero, como escribió su hijo más tarde, los monarcas no confiaban en su regreso.

Rutas de los viajes de Colón mapa

A continuaci√≥n mostramos un mapa con los diferentes recorridos de los viajes de Col√≥n. C√≥mo podremos observar, sus descubrimientos y retos nos fueron pocos…

Mapa con las diferentes rutas de los viajes de Colón
Mapa con las diferentes rutas de los viajes de Colón

El primer viaje(1492- 1493)

El primero de los viajes de Col√≥n no empez√≥ de manera f√°cil. A los tres d√≠as de viaje, el 6 de agosto de 1492, se rompi√≥ el tim√≥n de la Pinta. Mart√≠n Alonso Pinz√≥n sospech√≥ del sabotaje de los due√Īos de la nave, que ten√≠an miedo de emprender el viaje. La tripulaci√≥n pudo asegurar el tim√≥n con cuerdas hasta que pudieron llegar a las Islas Canarias, donde arribaron el 9 de agosto.

La Pinta tuvo que reemplazar su tim√≥n en la isla de Gran Canaria, y el 2 de septiembre los barcos se reunieron en La Gomera, donde las velas latinas de la Ni√Īa se cambiaron por velas cuadradas. Se aseguraron las √ļltimas provisiones y el 6 de septiembre los barcos partieron de San Sebasti√°n de La Gomera para lo que result√≥ ser un viaje de cinco semanas hacia el oeste a trav√©s del Oc√©ano Atl√°ntico.

Como se describe en el resumen de su diario realizado por Bartolomé de las Casas, en el viaje de ida Colón registró dos series de distancias: una en las medidas que usaba normalmente y otra en las leguas marítimas portuguesas utilizadas por su tripulación.

El 13 de septiembre de 1492, Col√≥n observ√≥ que la aguja de su br√ļjula ya no apuntaba a la Estrella Polar. En su d√≠a se crey√≥ que Col√≥n hab√≠a descubierto la declinaci√≥n magn√©tica, pero posteriormente se demostr√≥ que el fen√≥meno ya era conocido, tanto en Europa como en China.

¬ŅCu√°ndo descubri√≥ Col√≥n Am√©rica?

Despu√©s de 29 d√≠as sin ver tierra, el 7 de octubre de 1492, la tripulaci√≥n avist√≥ ¬ęenormes bandadas de p√°jaros¬Ľ, algunos de los cuales sus marineros atraparon y determinaron que eran aves ¬ęde campo¬Ľ. Col√≥n cambi√≥ el rumbo para seguir su vuelo de √©stas.

El 11 de octubre, Col√≥n cambi√≥ el rumbo de la flota hacia el oeste y naveg√≥ durante la noche, creyendo que pronto encontrar√≠a tierra. Hacia las 10 de la noche, Col√≥n crey√≥ ver una luz ¬ęcomo una peque√Īa vela de cera que sub√≠a y bajaba¬Ľ

Representación del la toma de posesión de Tierra firme por parte de Cristóbal Colón y su expedición.
Representación del la toma de posesión de Tierra firme.

Cuatro horas más tarde, la costa fue avistada por un marinero llamado Rodrigo de Triana a bordo desde la Pinta. Triana alertó inmediatamente al resto de la tripulación con un grito, y el capitán de la nave, Martín Alonso Pinzón, verificó el avistamiento de tierra y alertó a Colón disparando una lombarda.

Impresiones que tuvo de los nativos

El almirante llamó a esta isla San Salvador, en las actuales Bahamas. Así escribió sobre los nativos que encontró por primera vez en la entrada de su diario del 12 de octubre de 1492:

¬ęMuchos de los hombres que he visto tienen cicatrices en el cuerpo, y cuando les hice se√Īas para saber c√≥mo suced√≠a esto, me indicaron que gente de otras islas cercanas viene a San Salvador para capturarlos; ellos se defienden como pueden. Creo que la gente del continente viene aqu√≠ para tomarlos como esclavos. Deben ser buenos y h√°biles sirvientes, pues repiten muy r√°pido todo lo que les decimos. Creo que es muy f√°cil convertirlos en cristianos, pues parece que no tienen religi√≥n. Si a nuestro Se√Īor le parece bien, llevar√© a seis de ellos a Sus Altezas cuando me vaya, para que aprendan nuestra lengua¬Ľ.

Almirante Colón

Colón llamó a los indígenas americanos indios, pues creyó que había llegado a las Indias Orientales, las islas del Caribe se conocerían como Indias Occidentales después de este error.

Cristóbal se encontró inicialmente con los pueblos lucayos, taínos y arahuacos. Al observar sus adornos de oro en las orejas, Colón hizo prisioneros a algunos de los arahuacos e insistió en que le guiaran hasta la fuente del oro. Colón observó que sus primitivas armas y tácticas militares hacían a los nativos susceptibles de ser conquistados fácilmente.

El almirante observ√≥ al pueblo, su estilo de vida y cultural. Tambi√©n explor√≥ la costa noreste de Cuba, desembarcando el 28 de octubre de 1492, y la costa noroeste de La Espa√Īola, actual Hait√≠, el 5 de diciembre de 1492.

Pierden una nave fundamental en el primero de los viajes de Colón

Aqu√≠, la Santa Mar√≠a encall√≥ el d√≠a de Navidad, 25 de diciembre de 1492, y tuvo que ser abandonada. Col√≥n fue recibido por el cacique Guacanagari, que le dio permiso para dejar a algunos de sus hombres. Col√≥n dej√≥ 39 hombres, incluido el int√©rprete Luis de Torres, y fund√≥ el asentamiento de La Navidad. Tras lo que sigui√≥ navegando por la costa norte de La Espa√Īola con una sola nave, hasta que encontr√≥ a Pinz√≥n y la Pinta el 6 de enero.

El 13 de enero de 1493, Col√≥n hizo su √ļltima parada de este viaje en Am√©rica, en la bah√≠a de Rinc√≥n, en el extremo oriental de la pen√≠nsula de Saman√°, en el noreste de La Espa√Īola, donde encontr√≥ a los ciguayos, los √ļnicos nativos que ofrecieron una resistencia violenta durante este primer viaje.

Los ciguayos se negaron a intercambiar la cantidad de arcos y flechas que Col√≥n deseaba. A √©sto le sigui√≥ una refriega en la que un ciguayo fue apu√Īalado en las nalgas y otro fue herido con una flecha en el pecho. Debido al uso de flechas por parte de los ciguayos, Col√≥n bautiz√≥ la ensenada como Bah√≠a de las Flechas (o Golfo de las Flechas).Tras esto el 16 de enero de 1493 se inici√≥ el viaje de regreso.

Cuatro nativos que abordaron a la Ni√Īa en la pen√≠nsula de Saman√° le hablaron a Col√≥n de lo que se interpret√≥ como la Isla de Carib (probablemente Puerto Rico), que se supon√≠a estaba poblada por caribes can√≠bales, as√≠ como de Matinino, una isla poblada s√≥lo por mujeres, que Col√≥n asoci√≥ con una isla del Oc√©ano √ćndico descrita por Marco Polo.

Segundo viaje (1493-1496)

El rumbo exacto que tomo a lo largo del segundo de los viajes de Colón las Antillas Menores es discutido, pero parece probable que girara hacia el norte, avistando y descubriendo muchas islas, entre ellas Santa María de Montserrat (Montserrat), Santa María la Antigua (Antigua), Santa María la Redonda (San Martín) y Santa Cruz (Santa Cruz, el 14 de noviembre).

En Santa Cruz, los espa√Īoles vieron una canoa con algunos hombres caribes y dos mujeres.
Al intentar alcanzarlos fueron recibidos con flechas tanto por los hombres como por las mujeres, hiriendo fatalmente al menos a un hombre, que pereció una semana después. Tras este ataque los nativos fueron capturados.

Diego √Ālvarez Chanca cuenta que en esta isla los europeos rescataron a algunas mujeres de un grupo de al menos 20 que los caribes locales ten√≠an como esclavas sexuales. Las mujeres explicaron que se com√≠an a todos los varones cautivos y que sus propios hijos varones eran castrados y obligados a servir a los caribes hasta que tuvieran la edad suficiente para ser considerados buenos para comer.

La flota naveg√≥ unas 170 millas durante dos d√≠as y descubri√≥, en Monte Cristi, los cad√°veres en descomposici√≥n de cuatro hombres. Uno de ellos ten√≠a barba, lo que implicaba que era espa√Īol.
Una partida de canoas dirigida por un primo de Guacanagari se present√≥ a Col√≥n con dos m√°scaras de oro y le dijo que Guacanagari hab√≠a sido herido por otro jefe, Caonabo, y que, salvo algunas bajas espa√Īolas por enfermedad y ri√Īa, el resto de sus hombres estaban bien.

Al d√≠a siguiente, la flota espa√Īola descubri√≥ los restos quemados de la fortaleza de la Navidad, y el primo de Guacanagari admiti√≥ que los europeos hab√≠an sido aniquilados por Caonabo. Otros nativos mostraron a los espa√Īoles algunos de los cad√°veres, y dijeron que ¬ęse hab√≠an llevado tres o cuatro mujeres cada uno¬Ľ.

Alonso de Ojeda, aparece en escena en el segundo de los viajes de Colón

En 1494, Colón envió a Alonso de Ojeda al Cibao (donde se extraía oro). En 1494, Colón había compartido su virreinato con uno de sus oficiales, ordenándole que diera prioridad a la cristianización de los nativos, pero que les cortara parte de la nariz y las orejas por robar.

Por desgracia no cumplieron las ordenes y no dieron el trato esperado a los nativos. A esto se le sumo la dureza de esa nueva colonia y la falta de prosperidad que percibían los primeros colonos.

Col√≥n enferm√≥ en 1495 y, la situaci√≥n en las nuevos enclaves no iba mejorando e incluso se esclavizaron a los nativos. Este acto fue duramente reprimido por los Reyes Cat√≥licos a su vuelta, pues ten√≠an bien claro que un nativo americano era tan s√ļbdito de la Corona como un se√Īor de Murcia, siendo esta una realidad que otras naciones europeas tardar√≠an entre 400 y 500 a√Īos en alcanzar.

Tercer viaje (1498-1500)

Seg√ļn el resumen del diario de Col√≥n realizado por Bartolom√© de Las Casas, el objetivo del tercero de los viajes de Col√≥n era comprobar la existencia de un continente que el rey Juan II de Portugal suger√≠a que estaba situado al suroeste de las islas de Cabo Verde.

Al parecer, el rey Juan sab√≠a de la existencia de dicho continente porque ¬ęse hab√≠an encontrado canoas que part√≠an de la costa de Guinea [√Āfrica occidental] y navegaban hacia el oeste con mercanc√≠as¬Ľ. El explorador italiano Juan Cabot lleg√≥ probablemente a la tierra firme del continente americano en junio de 1497, aunque su lugar de desembarco es discutido y desconocido.

El 13 de julio, la flota de Colón entró en la zona de calma del Atlántico medio, donde permaneció en amarrada durante varios días. Colón reconoció por la topografía que debía ser la tierra firme del continente, pero aunque la describió como otro mundo, mantuvo la creencia de que se trataba de Asia, y tal vez de un paraíso terrenal.

El 2 de agosto desembarcaron en la punta de Icacos (a la que Col√≥n llam√≥ Punta de Arenal) en la actual Trinidad, evitando por poco un violento encuentro con los nativos. Aquejado por un mes de insomnio y con la vista afectada por una conjuntivitis cr√≥nica, autoriz√≥ a los otros capitanes de la flota a desembarcar primero: uno plant√≥ una cruz, y el otro hizo constar que Col√≥n desembarc√≥ posteriormente para tomar formalmente la provincia para Espa√Īa.

Obligado a llegar a La Espa√Īola antes de que se estropearan los alimentos que llevaba a bordo de su barco, Col√≥n se sinti√≥ decepcionado al descubrir que hab√≠an navegado hacia un golfo, y aunque hab√≠an obtenido agua dulce que tanto necesitaban.

Una desagradable revuelta en el tercero de los viajes de Colón

Luego naveg√≥ hacia las islas de Chacachacare y Margarita (llegando a esta √ļltima el 14 de agosto), y avist√≥ Tobago (a la que llam√≥ Bella Forma) y Granada (a la que llam√≥ Concepci√≥n).

El 19 de agosto, Col√≥n regres√≥ a La Espa√Īola, pero se encontr√≥ con que muchos de los colonos espa√Īoles de la nueva colonia se hab√≠an rebelado contra su gobierno, alegando que Col√≥n les hab√≠a enga√Īado sobre las supuestas riquezas que esperaban encontrar.

Algunos de los colonos y marineros que regresaron a la pen√≠nsula y testificaron contra Col√≥n en la corte espa√Īola, acus√°ndole a √©l y a sus hermanos de una grave mala gesti√≥n. Este hecho marcar√≠a el declive de los √©xitos conseguidos en los viajes de Col√≥n

Se dec√≠a que ten√≠a un inter√©s econ√≥mico en la esclavizaci√≥n de los nativos de La Espa√Īola y por ello no estaba dispuesto a bautizarlos, lo que atrajo las cr√≠ticas de algunos eclesi√°sticos: ¬ęDesde aqu√≠ se podr√≠an enviar, en nombre de la Sant√≠sima Trinidad, tantos esclavos como se pudieran vender‚Ķ¬Ľ

Como insulto a√Īadido, en 1499, el explorador portugu√©s Vasco da Gama regres√≥ de su primer viaje a la India, habiendo navegado hacia el este alrededor del extremo sur de √Āfrica, abriendo una ruta mar√≠tima a Asia.

Colonos para la Espa√Īola

Tras su segundo viaje, Col√≥n solicit√≥ que se enviaran 330 personas para quedarse de forma permanente (aunque voluntaria) en La Espa√Īola, todos a sueldo del rey.

Estos nuevos colonos fueron enviados directamente a La Espa√Īola en tres naves con provisiones, mientras Col√≥n tomaba una ruta alternativa con las otras tres naves para explorar.

Mientras estos nuevos colonos llegaban a La Espa√Īola, se estaba gestando una rebeli√≥n bajo el mando de Francisco Rold√°n (un hombre al que Col√≥n hab√≠a dejado como alcalde mayor, bajo sus hermanos Diego y Bartolom√©).

Cuando Col√≥n lleg√≥ a La Espa√Īola, Rold√°n controlaba el territorio de Xaragu√°, y algunos de los nuevos colonos se unieron a su rebeli√≥n.

Un enviado real llega para poner orden

Bobadilla llegó a Santo Domingo en agosto de 1500 para poner orden. Al poco de llegar recibió inmediatamente muchas quejas de gran gravedad sobre los tres hermanos Colón.

Bobadilla utiliz√≥ la fuerza para impedir la ejecuci√≥n de varios prisioneros, y posteriormente se hizo cargo de las posesiones de Col√≥n, incluidos los papeles que habr√≠a utilizado para defenderse en Espa√Īa.

Fernando Colón dejó constancia de que el gobernador tomó

¬ętestimonio de sus abiertos enemigos, los rebeldes, e incluso mostrando un favor abierto¬Ľ, y subast√≥ algunas de las posesiones de su padre ¬ępor un tercio de su valor¬Ľ.

Fernando Colón

La investigación de Bobadilla dedujo que Colón obligó a los sacerdotes a no bautizar a los nativos sin su permiso expreso, para poder decidir primero si debían ser vendidos como esclavos.

Supuestamente, capturó a una tribu de 300 personas bajo la protección de Roldán para venderlas como esclavas, e informó a otros cristianos de que la mitad de los sirvientes indígenas debían serle entregados.

Cuarto viaje (1502-1504)

Despu√©s de mucha persuasi√≥n, los soberanos aceptaron financiar el cuarto de los viajes de Col√≥n. Ser√≠a su √ļltima oportunidad para demostrar su val√≠a y convertirse en el primer hombre que diera la vuelta al mundo. El objetivo de Col√≥n era encontrar el Estrecho de Malaca hasta el Oc√©ano √ćndico.

El 14 de marzo de 1502, Col√≥n inici√≥ su cuarto viaje con √≥rdenes estrictas de los reyes de no detenerse en La Espa√Īola, sino s√≥lo de buscar un paso hacia el oeste hasta la tierra firme del Oc√©ano √ćndico.

Tras aprovechar los vientos alisios para cruzar el Atl√°ntico en veinte d√≠as, el 15 de junio desembarcaron en Carbet, en la isla de Martinica. Col√≥n previ√≥ que se avecinaba un hurac√°n y ten√≠a una nave que deb√≠a ser reemplazada, por lo que se dirigi√≥ a La Espa√Īola, a pesar de tener prohibido desembarcar all√≠.

Llegó a Santo Domingo el 29 de junio, pero se le negó el puerto y el nuevo gobernador se negó a escuchar su advertencia de tormenta.

Mientras los barcos de Col√≥n se refugiaban en la desembocadura del r√≠o Haina, el gobernador Bobadilla parti√≥, con Rold√°n y con las rentas en oro de Col√≥n a bordo de su barco, acompa√Īado por un convoy de otros 30 barcos.

El oro personal de Col√≥n y otras pertenencias se colocaron en el fr√°gil Aguya, considerado el buque menos apto para la navegaci√≥n de la flota. El inicio de un hurac√°n llev√≥ a algunos barcos a tierra, y algunos se hundieron en el puerto de Santo Domingo; se cree que el barco de Bobadilla lleg√≥ al extremo oriental de La Espa√Īola antes de hundirse.

La fortuna salvo a Juan de la Cosa y a Rodrigo de Bastidas

Otras 20 embarcaciones se hundieron en el Atl√°ntico, con un total de unas 500 personas ahogadas. Tres barcos da√Īados lograron volver a Santo Domingo; en uno de ellos viajaban Juan de la Cosa y Rodrigo de Bastidas.

S√≥lo el Aguya lleg√≥ a Espa√Īa, por lo que algunos enemigos de Col√≥n le acusaron de haber conjurado la tormenta. Tras el hurac√°n, Col√≥n se reagrup√≥ con sus hombres y, despu√©s de una breve parada en Jamaica y en la costa de Cuba para reabastecerse, naveg√≥ hacia la actual Am√©rica Central, llegando a Guanaja(Isla de los Pinos) en las Islas de la Bah√≠a, frente a la costa de Honduras, el 30 de julio de 1502.

All√≠ Bartolomeo encontr√≥ mercaderes nativos mayas en una gran canoa, que fue descrita como ¬ęlarga como una galera¬Ľ y estaba llena de carga. Los nativos dieron a conocer a Col√≥n y a su s√©quito en el cacao.

Col√≥n habl√≥ con un anciano, y le pareci√≥ que describ√≠a haber visto gente con espadas y caballos (posiblemente los espa√Īoles), y que estaban ¬ęa s√≥lo diez d√≠as de viaje del r√≠o Ganges¬Ľ.

Colón llega a puerto Castilla

El 14 de agosto, Colón desembarcó en tierra firme en Puerto Castilla, cerca de Trujillo, Honduras. Pasó dos meses explorando las costas de Honduras, Nicaragua y Costa Rica en busca del paso, antes de llegar a la bahía de Almirante, Panamá, el 16 de octubre.

A mediados de noviembre algunos nativos le informaron de que una provincia llamada Ciguare. Les indicaron que:

¬ęse encuentra a s√≥lo nueve d√≠as de viaje por tierra hacia el oeste¬Ľ, es decir, a unas 200 millas de su ubicaci√≥n en Veragua.

Se supon√≠a que all√≠ se encontraba ¬ęoro sin l√≠mite¬Ľ, y que la ¬ęgente que lleva coral en la cabeza¬Ľ que ¬ęsabe de pimienta¬Ľ, ¬ęhace negocios en ferias y mercados¬Ľ y que estaba ¬ęacostumbrada a la guerra¬Ľ.

Col√≥n escribir√≠a m√°s tarde a los soberanos que, seg√ļn los nativos, ¬ęel mar abarca Ciguare y ‚Ķ es un viaje de diez d√≠as hasta el r√≠o Ganges¬Ľ. Esto podr√≠a sugerir que Col√≥n sab√≠a que hab√≠a encontrado un continente desconocido distinto de Asia.

El 5 de diciembre de 1502, Colón y su tripulación se encontraron con una tormenta como nunca antes habían experimentado. En su diario, Colón escribe:

Durante nueve d√≠as estuve como perdido, sin esperanza de vida. Nunca hab√≠a visto el mar tan furioso, tan alto, tan cubierto de espuma. El viento no s√≥lo nos imped√≠a avanzar, sino que no nos ofrec√≠a la posibilidad de refugiarnos detr√°s de ning√ļn cabo, por lo que nos vimos obligados a mantenernos a la intemperie en este oc√©ano sangriento, que herv√≠a como una olla en el fuego. Nunca el cielo tuvo un aspecto m√°s terrible; durante un d√≠a y una noche enteros ardi√≥ como un horno, y los rel√°mpagos romp√≠an con tal violencia que cada vez me preguntaba si se hab√≠an llevado mis velas y mis perchas; los rel√°mpagos llegaban con tal furia y espanto que todos pens√°bamos que el barco iba a explotar. Durante todo este tiempo el agua no dej√≥ de caer del cielo; no digo que lloviera, pues era como otro diluvio. Los hombres estaban tan agotados que ansiaban la muerte para acabar con su espantoso sufrimiento.

Diario de Colón

En Panamá, se enteró por los ngobe de la existencia de oro y de un estrecho hacia otro océano. Tras algunas exploraciones, estableció una guarnición en la desembocadura del río Belén en enero de 1503. El 6 de abril, la guarnición que había establecido capturó al líder de la tribu local, El Quibían. Este cacique les había exigido que no bajaran por el río Belén.

El Quib√≠an consigui√≥ escapar y regres√≥ con un ej√©rcito para atacar y repeler a los espa√Īoles. Sus acciones consiguieron da√Īar algunas de las naves de modo que una de ellas tuvo que ser abandonada. Por este motivo Col√≥n tuvo que partir hacia La Espa√Īola el 16 de abril. Para el 10 de mayo avist√≥ las Islas Caim√°n, bautiz√°ndolas como Las Tortugas por las numerosas tortugas marinas que hab√≠a all√≠,

Sus barcos sufrieron despu√©s m√°s da√Īos en una tormenta frente a la costa de Cuba. Al no poder seguir viajando, los barcos encallaron en la Bah√≠a de Santa Ana, Jamaica, el 25 de junio. De esta manera el cuarto de los viajes de Col√≥n se hab√≠a arruinado.

Nao naufragada
Nao naufragada, Fuente arrecaballo.es

En mayo de 1504 tuvo lugar una batalla entre los hombres leales a Colón y los leales a los hermanos Porras. En ésta se produjo una lucha a espada entre Bartolomé Colón y Francisco de Porras. A pesar de que Bartolomé ganó a Francisco, fue indulgente y le perdonó la vida.

De esta manera, el mot√≠n termin√≥. Por fin lleg√≥ la ayuda del gobernador Ovando, el 29 de junio, cuando una carabela enviada por Diego M√©ndez apareci√≥ por fin en la isla. En ese momento quedaban vivos 110 miembros de la expedici√≥n de los 147 que zarparon de Espa√Īa con Col√≥n. Debido a los fuertes vientos, la carabela tard√≥ 45 d√≠as en llegar a La Espa√Īola. Este era un viaje que Diego M√©ndez hab√≠a realizado previamente en cuatro d√≠as en una canoa.

Unos 38 de los 110 hombres que sobrevivieron decidieron no volver a embarcarse y se quedaron en La Espa√Īola en lugar de regresar a Espa√Īa. El 11 de septiembre de 1504, Crist√≥bal Col√≥n y su hijo Fernando se embarcaron en una carabela para viajar desde La Espa√Īola a Espa√Īa. Llegaron a Sanl√ļcar de Barrameda el 7 de noviembre y desde all√≠ viajaron a Sevilla. De esta manera terminaban los viajes de Col√≥n, el hombre que fiel a su idea cambi√≥ como vemos el mundo.