Saltar al contenido

Ejército Maya

Tabla de contenidos

  1. El ejército maya en Mesoamérica
  2. Raíces ideológicas, tácticas, organización y armamento
  3. Ideología
  4. Tácticas y organización Maya
  5. Reclutamiento, mando y control del ejército maya
  6. El combate como algo espiritual
  7. Las armas de los mayas
  8. Sitios arqueológicos con evidencia de las guerras Mayas
  9. La guerra como causa del colapso maya
  10. Conceptos erróneos

El ejército maya en Mesoamérica

Aunque en su día se pensó que la civilización maya era pacífica. Las teorías actuales hacen hincapié en el papel de la guerra y el ejército maya como factor de desarrollo de la sociedad.

Los objetivos y los motivos de la guerra en la cultura maya no se conocen a fondo, pero hay varios tipos de pistas arqueológicas. Entre ellas se encuentran las defensas fortificadas alrededor de los complejos religiosos y urbanos. También existen las representaciones artísticas y epigráficas de la guerra y las armas, como las hojas de obsidiana y las puntas de proyectil.

La guerra también puede identificarse a partir de restos arqueológicos que sugieren una ruptura rápida y drástica de un patrón fundamental debido a la violencia.

Caudillo del Ejército Maya

Al igual que las ciudades-estado de la antigua Grecia, los estados mayas se involucraron en guerras violentas por el control político de la gente y los recursos. Algunos estudiosos han sugerido que la captura de víctimas para el sacrificio era una fuerza impulsora de la guerra.

Entre los recursos más críticos estaban el agua y la tierra agrícola. El control económico de los recursos, como la obsidiana, también aumentó la competencia entre los estados.

Esto condujo a una mayor eficiencia en la adquisición y posesión de recursos valiosos, especialmente a través de la fuerza militar. El crecimiento de la población aumentó la competencia entre los estados, lo que dio lugar a un aumento de los niveles de violencia.

Raíces ideológicas, tácticas, organización y armamento

Ideología

La guerra fue probablemente una fuerza impulsora del cambio cultural. Aunque los líderes beligerantes se beneficiaban sin duda materialmente, uno de los principales objetivos puede haber sido conseguir víctimas para los sacrificios o como ascensor social como en la sociedad Azteca.

El sacrificio no sólo legitimaba al gobernante al intimidar a los rivales y a los ciudadanos, sino que también se asociaba con los conceptos lo sagrado y el paso del tiempo.

Se alude a la guerra en la mitología del Popol Vuh, que describe el sacrificio mediante la decapitación. Ciertos acontecimientos, como la muerte de un líder o el nacimiento de un heredero, podían requerir una serie de sacrificios.

Tácticas y organización Maya

¬ŅCon qu√© combat√≠an los Mayas?

No exist√≠a un ej√©rcito Maya de car√°cter permanente. M√°s bien, reun√≠an milicias de hombres adultos y ni√Īos sanos. Desde los arsenales centralizados que ten√≠an en los edificios p√ļblicos los armaban con armas de choque como:

  • Mazas de piedra con cuerdas de cuero.
  • Mango de madera.
  • Lanzas cortas punzantes.
  • hachas de madera (endurecidas al fuego) afiladas con hojas de pedernal u obsidiana.

También con armas de proyectil como:

  • Cerbatanas.
  • Palos arrojadizos.
  • Jabalinas.
  • Hondas
  • ¬ęCalor blanco¬Ľ (lanzador de lanzas).
  • Arcos y flechas.

Los soldados mayas sol√≠an llevar escudos largos y flexibles de piel o escudos redondos m√°s peque√Īos y r√≠gidos. Como armadura, muchos llevaban chalecos de algod√≥n rellenos de sal gema. Mil a√Īos despu√©s, los conquistadores espa√Īoles se deshicieron de sus propias armaduras met√°licas en la sofocante selva tropical en favor de estos ¬ęchalecos antibalas¬Ľ mayas.

El ¬ęKohaw¬Ľ, era un casco de guerra hecho de piedra como la pirita, usado s√≥lo por Ajaws y Kaloonte’s. Se encontr√≥ un ejemplar en la tumba de una reina en Waka’.

¬ęRodeaban el pueblo, gritando a viva voz, armados con flechas y escudos, tocando tambores, dando gritos de guerra, silbando, gritando. Esta estampa evoca v√≠vidamente a un se√Īor maya disfrazado para hacerse pasar por un antepasado incit√°ndolos a la lucha, cuando llegaron frente al pueblo¬Ľ.

‚Ķ. ¬ęlas cuatro calabazas que estaban al borde del pueblo eran como Piedras negras, el Caudillo las abri√≥ y los abejorros y las avispas salieron de las calabazas; como una gran nube de humo salieron de las calabazas. Y as√≠ perecieron los guerreros a causa de los insectos que les picaban las pupilas de los ojos 2 y se les pegaban a la nariz, a la boca, a las piernas y a los brazos.¬Ľ

Popol Vuh, Parte 4, Capítulo 4, p. 152.

Reclutamiento, mando y control del ejército maya

Las milicias de determinadas ciudades o provincias, o tal vez reclutadas por determinados se√Īores, segu√≠an estandartes de batalla que consist√≠an en altas lanzas con grandes escudos cuadrados o redondos fijados en la parte superior.

Estos escudos llevaban diversos adornos y dispositivos y solían estar ribeteados con un brillante trabajo de plumas. Además de permitir una coordinación eficaz de las maniobras en el campo de batalla, los estandartes de batalla eran poderosos objetos sagrados que albergaban o concentraban seres sobrenaturales terroríficos.

Los oficiales de los ejércitos estaban formados por miembros de las casas gobernantes, la gran nobleza urbana y la nobleza menor de las provincias y ciudades aliadas. Estos oficiales se ataviaban con gloriosas galas que representaban a seres sobrenaturales.

De este modo, destacaban en el campo de batalla para permitir una se√Īalizaci√≥n eficaz de los mandos y llamar la atenci√≥n de sus hom√≥logos en los ej√©rcitos enemigos. Los veteranos de la batalla sol√≠an llevar tambi√©n una armadura m√°s prosaica, consistente en chaquetas cortas de algod√≥n repletas de sal de roca y ce√Īidas de cuero o tela en los antebrazos y las piernas. La armadura de algod√≥n es mucho m√°s eficaz que cualquier otra protecci√≥n

Los duelos heroicos mayas

Las batallas de las que hay evidencias muestran luchas campales en las que los principales se√Īores y guerreros se desaf√≠an en duelos heroicos. Las pinturas cer√°micas y murales dan la impresi√≥n de que en el ej√©rcito maya, los individuos importantes luchaban acompa√Īados por uno o m√°s compa√Īeros cercanos que proteg√≠an su retaguardia y sus flancos.

No cabe duda de que en los campos de batalla mayas se producía una matanza generalizada, pero un claro objeto de combate era la captura de enemigos vivos para posteriores rituales de sacrificio.

La guerra tambi√©n se llevaba a cabo en lagos y r√≠os, el ejemplo mejor documentado es Tayasal, la √ļltima ciudad maya conquistada en 1697 d.C., donde los espa√Īoles fueron atacados desde canoas con lanzas y flechas.

Desde el punto de vista estrat√©gico, las batallas del Cl√°sico Maya aparentemente terminaban no s√≥lo cuando el enemigo era expulsado del campo, sino tambi√©n en el caso de que el rey u otros personajes principales fueran capturados por sus contrapartes. Todo este caos y confusi√≥n iba acompa√Īado de tambores y trompetas de madera, trompetas de concha, silbatos y gritos fren√©ticos.

Los combates precolombinos representan al ej√©rcito maya, que probablemente eran bastante numerosos durante las campa√Īas realmente importantes, es decir, que se contaban por miles. Pero no se manten√≠an durante largos periodos de tiempo.

Como milicia, se sosten√≠an log√≠sticamente mediante apropiaciones temporales de alimentos y otros materiales de aldeanos campesinos descontentos. Aunque, en las Tierras Altas, todos los principales sitios del Postcl√°sico, como Iximch√©, Mixco Viejo, Gu’marc’aj y Zaculeu, estaban ubicados en posiciones muy bien defendidas.

En resumen, las antiguas guerras mayas probablemente consistían en una serie de encuentros breves y mortales que culminaban con la captura decisiva de los principales líderes, su encarcelamiento y eventual sacrificio.

Otras formas de victoria y consecuencias

Otra forma probable de victoria consist√≠a en la captura y destrucci√≥n de ciudades fronterizas estrat√©gicamente situadas, con la consiguiente p√©rdida de control sobre regiones fronterizas m√°s amplias. Dada la enorme densidad y dispersi√≥n de las poblaciones agrarias del periodo cl√°sico, la guerra sol√≠a evitar el ataque directo a los aldeanos, la destrucci√≥n de las cosechas sobre el terreno u otros da√Īos a los campesinos de los que todos depend√≠an en √ļltima instancia para su prosperidad.

Las recompensas de la victoria inclu√≠an a veces la oportunidad de causar estragos en los retratos de las estelas y los templos del enemigo en sus centros y el derecho a extraer humillantes tributos, seg√ļn los relatos del periodo de la Conquista espa√Īola.

En el apogeo del periodo cl√°sico, las guerras de conquista permitieron la creaci√≥n temporal de hegemon√≠as imperiales ricas y poderosas, aunque m√°s bien peque√Īas.

El combate como algo espiritual

Los mayas no percib√≠an el combate s√≥lo como un choque de personas y armas, sino como una compleja confrontaci√≥n de fuerzas espirituales y materiales. Cuando, por ejemplo, el conquistador de Guatemala, Pedro de Alvarado, se enfrent√≥ a las fuerzas del h√©roe de la cultura maya k’iche’ Tec√ļn Um√°n en 1524, el se√Īor maya y sus acompa√Īantes volaron hacia √©l en forma de √°guilas y rayos, seg√ļn los relatos de los nativos, s√≥lo para ser derrotados por las fuerzas espirituales superiores de los espa√Īoles en forma de ¬ęp√°jaros sin patas¬Ľ, fantasmas sagrados y una ¬ędoncella flotante¬Ľ, la Virgen.

¬ęA medianoche los indios fueron a Xel’juh, y el capit√°n de los indios que se hab√≠a transformado en √°guila se puso ansioso de matar al Adelantado Tunathi√ļ (Alvarado) y no pudo matarlo porque una doncella muy hermosa lo defendi√≥; estaban ansiosos de entrar, pero en cuanto vieron a esta doncella cayeron a tierra y no pudieron levantarse del suelo, y entonces vinieron muchos p√°jaros sin patas, y esos p√°jaros hab√≠an rodeado a la doncella, y los indios quer√≠an matar a la doncella y esos p√°jaros sin patas la defendieron y los cegaron.¬Ľ

Un rey contra Alvarado

Al d√≠a siguiente, 22 de febrero de 1524, el propio Tec√ļn Um√°n vino contra los espa√Īoles en su ¬ęCamino¬Ľ de √°guilas. ¬ęY entonces el capit√°n Tec√ļn vol√≥, ven√≠a como un √°guila llena de plumas reales, que no eran artificiales; llevaba alas que tambi√©n brotaban de su cuerpo y llevaba tres coronas, una era de oro, otra de perlas y otra de diamantes y esmeraldas¬Ľ.

Tec√ļn Um√°n se adelant√≥ con la intenci√≥n de matar a Alvarado y derrotar as√≠ a las bestias de batalla y el camino de los espa√Īoles. Atac√≥ a la gran bestia-hombre con todo su poder, golpeando al caballo de Alvarado y arranc√°ndole la cabeza de un solo golpe. Seg√ļn los k’iche, su lanza no era de metal, sino de piedra brillante que ten√≠a un hechizo m√°gico. Cuando Tec√ļn se dio cuenta de que s√≥lo hab√≠a matado a la bestia de batalla y no al hombre, vol√≥ hacia arriba y se acerc√≥ a Alvarado. El espa√Īol estaba preparado y empal√≥ al rey que cargaba con su lanza.

Planificación de las operaciones

Poco se sabe sobre cómo los antiguos mayas planificaban y coordinaban sus operaciones ofensivas. Sin embargo, se ha observado que las ciudades mayas mantenían cierta distancia entre ellas y sus enemigos, con una distancia media estimada de 55 km. Esta distancia creaba un colchón de protección que se podía estimar entre unos dos u ocho días de marcha.

Esto parece apoyar la teor√≠a de que la guerra se libraba por y para las √©lites, la nobleza maya y la de los pueblos vecinos. Una estimaci√≥n sit√ļa entre 500 y 1000 hombres en el campo de batalla en cada bando cu√°ndo se presentaba una batalla. Estas estimaciones se calcularon en base a la log√≠stica necesaria para los desplazamientos, la cantidad de peso que se llevaba y la cantidad de comida que se necesitaba en el viaje…

Se cree que los enemigos lanzaban proyectiles a larga distancia y luego, a medida que se avanzaba, la disciplina se ve√≠a afectada e iba disminuyendo. √Čsto permit√≠a a los individuos brillar y destacar gracias las haza√Īas personales que s√≥lo los m√°s valientes consegu√≠an.

La población no solía participar de manera generalizada en las guerras. A no ser que se diesen revueltas o procesos revolucionarios en las urbes.

La organizaci√≥n militar maya es poco clara. El liderazgo de estos ej√©rcitos reca√≠a principalmente en el Halach Uinic o se√Īor de cada unidad geopol√≠tica, conocido como batab. El Halach Uinic era el responsable de convocar a las tropas y organizar el esfuerzo militar.

Las armas de los mayas

Aunque los mayas dispon√≠an de tecnolog√≠a de proyectiles, como el √°tlatl y la lanza, la mayor parte de los combates se realizaban a corta distancia con ¬ęestocadas, pu√Īaladas y aplastamientos¬Ľ.

√Ātlatl maya.https://www.mexicodesconocido.com

Las armas se fabricaban principalmente con obsidiana y cuarzo, siendo la obsidiana la más afilada (pero más frágil). La tecnología dominante era la de tallar el cuarzo o la obsidiana en forma de puntas de proyectil bifaciales y unirlas a los dardos, lanzas y flechas del átlatl.

Aunque se utilizaban arcos y flechas, las lanzas y el Macuahuitl segu√≠an siendo mucho m√°s comunes. Adem√°s, el s√≠lex astillado era com√ļn en los cuchillos de combate para la corta distancia.

Sitios arqueológicos con evidencia de las guerras Mayas

Mapa de los asentamientos mayas
Fuente Wikipedia

Mayapan

Situado en el estado mexicano de Yucat√°n, Mayapan es considerado como uno de los √ļltimos asentamientos mayas precolombinos de importancia. El yacimiento contaba con una muralla defensiva que rodeaba la estructura. Se sabe que un violento incendio fue la causa de su ca√≠da, como demuestran los restos de la cat√°strofe.

Aguateca

Es un yacimiento del período Clásico Maya situado en el suroeste del departamento de Petén, en Guatemala.

Aguateca perteneci√≥ a los Estados de Petexbat√ļn, entre los que se encontraban ciudades como Seibal, Itzan, Dos Pilas, Cancu√©n, Tamarindito, Punta de Chimino y Nacimiento.

La ciudad fue construida sobre una escarpa de 90 m. con fortificaciones defensivas que la rodeaban. Los restos arqueológicos, junto con la epigrafía y la iconografía del sitio, revelan una expansión del poder y la influencia militar de Aguateca por parte de la dinastía gobernante durante el siglo VIII.

Este fue un período caracterizado por una gran guerra endémica en la región. Durante esta época, se construyeron apresuradamente 4 km. de murallas defensivas de forma concéntrica alrededor de la ciudad.

Entre las armas encontradas en el yacimiento hay puntas bifaciales de cuarzo y obsidiana, y puntas peque√Īas de cuarzo que probablemente se utilizaron como puntas de flecha.

Las puntas de lanza de obsidiana, que se encontraron en gran cantidad en todo el yacimiento, fueron el arma principal que se utiliz√≥, seg√ļn el n√ļmero encontrado en el yacimiento.

El yacimiento revela una característica clave de la guerra maya: la participación de las élites reales en la fabricación y ejecución de la guerra.

Por ejemplo, en las residencias reales de Aguateca se encontraron entre 30 y 40 puntas bifaciales de pedernal rotas, junto con peque√Īas lascas bifaciales de adelgazamiento que eran el resultado de una fabricaci√≥n fallida de puntas bifaciales.

Todas las lascas bifaciales de adelgazamiento de obsidiana se encontraron en un contexto real o de élite. Esto sirve como evidencia para la hipótesis de que los gobernantes, escribas y artesanos en Aguateca sirvieron como guerreros.

La ciudad fue capturada y destruida aproximadamente en el a√Īo 810 DC. La captura condujo a una evacuaci√≥n masiva de la ciudad, como lo indica la pl√©tora de restos dejados en el sitio. Parece que el objetivo de la captura era acabar con la influencia de Aguateca, no ocupar la ciudad o su poder[5].

Colha

Colha est√° situada en el centro-norte de Belice, a unos 52 km. al norte de la ciudad de Belice. √Čsta es en una zona rica en cuarzo.

Colha ofrece una mirada profunda a la guerra maya y a los estados colapsados durante el final del período Clásico. Colha está asociada con una extensa producción lítica que abarca desde el Clásico temprano hasta el Postclásico.

Especialmente, cerca de Colha se encuentra una enorme cantera de cuarzo. Adem√°s, los artefactos de cuarzo fabricados en Colha se extendieron a otras regiones, como el pantano de Pulltrouser. El sitio fue capturado y posteriormente abandonado durante el Cl√°sico Terminal.

La desaparición del sitio contiene información sobre las motivaciones materiales de la guerra maya y la estrategia militar. Entre los restos arqueológicos se encuentra la fosa de cráneos de Colha, que contenía los restos de 30 cráneos humanos.

La fosa del cráneo es particularmente inusual porque los rostros de los individuos fueron desollados antes de la decapitación. La piel se cortó alrededor de la bóveda craneal, alrededor de los bordes orbitales y la apertura nasal externa, dentro de la rama mandibular y a lo largo del borde inferior de la mandíbula. Aunque este patrón se encuentra en todo el mundo, es inusual en el ritual maya.

En otra fosa com√ļn de Colha se encontraron elementos inusuales para una tumba maya. Esto sugiere que no era una tumba ritual o de sacrificio, sino que fue excavada durante la captura de Colha.

Aunque el sitio ya era un importante lugar de producción lítica, los restos arqueológicos muestran un aumento exponencial en el volumen de hojas con vástago producidas, que sirvieron como el arma principal en la zona.

Esto, junto con el gran volumen de restos humanos encontrados en el interior de las murallas defensivas, sugiere que quizás los habitantes estaban preparados para una invasión. Estos restos indican que la toma de Colha fue un movimiento estratégico para cortar el suministro de producción de armas para la zona por parte de un invasor.

La Blanca

La acr√≥polis del sitio del periodo Cl√°sico de La Blanca en Pet√©n ha encontrado evidencias que sugieren una guerra. Durante el Cl√°sico Tard√≠o parece haber existido un mayor acceso p√ļblico a la acr√≥polis, con escaleras que comunicaban las distintas terrazas que sub√≠an a la cordillera sur.

Durante el Cl√°sico Terminal, estas escaleras fueron rellenadas, al igual que muchas de las puertas de acceso a la propia acr√≥polis, y algunos edificios fueron sellados por completo. Este cierre del acceso p√ļblico al palacio refleja la mayor inestabilidad pol√≠tica que envolv√≠a a toda la regi√≥n de Pet√©n en esta √©poca.

El complejo de la acrópolis fue abandonado por la élite de la ciudad en el Clásico Terminal, una época en la que la mayor parte del centro de la ciudad también fue abandonado por sus habitantes.

Se recuperaron muchas puntas de proyectil de sílex en las terrazas del sur de la acrópolis, lo que combinado con los restos de dos individuos muy cerca de la superficie indica que tuvo lugar un violento enfrentamiento en la época en que la ciudad fue abandonada.

La guerra como causa del colapso maya

A menudo se cita la endémica guerra como la causa del colapso o desaparición de la civilización maya y el abandono de lo que ahora son las ruinas.

Aunque la guerra ciertamente jug√≥ un papel importante, la superpoblaci√≥n, la degradaci√≥n del medio ambiente y la sequ√≠a jugaron un papel en el cambio de la sociedad maya. La informaci√≥n arqueol√≥gica m√°s detallada sobre este fen√≥meno proviene de los sitios del estado de Petexbat√ļn y de investigaciones m√°s recientes en el sitio de R√≠o Pasi√≥n en Cancu√©n.

Conceptos erróneos

Mayanismo

El descubrimiento de los murales de Bonampak, que representan escenas de guerra, contradijo las antiguas teorías pacifistas que idealizaban a los antiguos mayas.

Ejército Maya

La teoría predominante sobre los antiguos mayas a principios del siglo XX se aferraba a la noción de que tenían una sociedad predominantemente pacífica, idealizando la cultura indígena como un noble salvaje.

Esta visión cambió como resultado del análisis detallado de la iconografía y el contenido de la escritura maya. Irónicamente, las perspectivas de la Nueva Era comunes en el mayismo sugieren que el uso moderno de la antigua sabiduría maya dará lugar a una era de paz mundial.