Saltar al contenido
Tras la última frontera

JUAN SEBASTIÁN ELCANO

¿Quién fue Juan Sebastián Elcano?

Nuestro héroe y explorador con el que viajaremos tras la última frontera es ni más ni menos Juan Sebastián Elcano. Este marino español nació en Guetaria en 1476 y se ganó la eternidad al lograr la más grandes de las epopeyas que se han vivido en los mares. Nada más y nada menos dió la primera circunvalación al mundo. Elcano fue capaz de superar las tormentas, las enfermedades y mucho más por limpiar su honra y servir a su rey.

Estatua homenaje a Elcano en su pueblo natal Guetaria
Fotografía del monumento delcano en Guetaria realizada por Marije Manterola Iribar,

La familia de Elcano

Si bien no se tiene constancia de su partida de bautismo, se cree que nació en la localidad de Guetaria. También se cree que fue bautizado en la iglesia de San Salvador de Guetaria. Se sabe que esta iglesia era especial para él, pues en ella estaban los restos mortales de su familia. Se cree que ,siguiendo esta tradición, le habría gustado que sus restos descansaran en ella. Aunque de esto no tenemos constancia, de lo que si fue que en su testamento pidió que se oficiara en la misma una misa por su alma.

“que me hagan mis aniversarios y exequias en la iglesia de San Salvador, según a persona de mi estado en la huesa donde están enterrados mi señor padre y mis antepasados”

Juan Sebastián Elcano, en su testamento.

Como decíamos, nuestro guipuzcoano nació en el seno de una familia de marinos y pescadores. Según los registros se sabe que Domingo Sebastián Elcano, padre de Juan, se dedicó al comercio y que contaba con su propia nave. Su madre era Catalina del Puerto y además tenía ocho hermanos de los cuales era el mayor.

Los hermanos de Juan Sebastián Elcano

No tenemos datos de todos sus hermanos, pero os dejo los que he podido recopilar:

  • Domingo Elcano recibió la llamada de Dios y fue párroco en su localidad natal de Guetaria.
  • Catalina fue la segunda de sus hermanos, pero no se ha conservado mucha información.
  • Antón Martín fue marinero .
  • Ochoa Martín siguió como marinero la tradición marcada por su padre.
  • Martín Pérez también fue marinero pero llego a ser piloto en la expedición de García Jofre de Loaísa. Viviendo esta aventura con un amargo final Antón, Ochoa y Juan Sebastián Elcano.
  • María fue su hermana bastarda, pero de ella no hay mucha información.

Catalina lucho por la familia Elcano hasta la muerte

No tuvo que ser nada fácil para Catalina sacar adelante una familia tan numerosa y el superar la muerte del padre de familia. De hecho, un signo que nos indicaba que la familia no gozaba de una buena posición es que muchos de sus hermanos se sumaron al segundo viaje de su hermano Juan Sebastián.

Se sabe que Catalina era una mujer decidida y que no iba a renunciar a aquello por lo que sus hijos dieron su vida. Estuvo reclamando a la corona los haberes que no le habían pagado, pero si apalabrado. Se tiene constancia en los registros que siguió luchando estos haberes hasta 1553. Por desgracia la cosa no acabó ahí, pues tras su muerte, los descendientes de Juan Sebastián Elcano siguieron solicitando estos hasta el 1567.

Juan Sebastián se casararía con Doña María de Vidaurreta, con la que compartiría dos hijas. Además tuvo un varón fue con Doña María Hernández de Hernialde, este hijo se llamaría Domingo del cano y a la postre sería a quien nombraría heredero en sus últimas voluntades.

¿Cuál es la forma correcta de escribir el Cano?

Esta que podría parecernos una cuestión trivial, nos arroja mucha luz sobre su origen. Todos los que hemos visto escritos del siglo XVI y XVII podemos observar que la falta de una gramática férrea hacía que hubiese múltiples formas de referirse a un mismo asunto. En este caso es muy encontrarlo como «el Cano», «Elcano», «Delcano»….

Podemos ver la firma real de juan Sebastián Elcano
Firma de Juan Sebastián Elcano

Lo que si que está constatado es que él usaba la forma «del cano», pero que cuando a él se referían lo hacían como Juan Sebastián del Cano. Para mi lo que constata su apellido es la relación de su familia paterna con la localidad de Guetaria. En especial con un barrio de caserios llamado Elcano a medio caminos entre Aya y Zarauz.

Los primeros pasos de Sebastián Elcano

La tradición familiar le abrió las puertas de la mar, aprendiendo todos los puestos desde joven. Trabajo en barcos de pesca y mercantes, lo que le permitió ganar gran destreza y prestigio entre sus coetáneos. Se cree que sus habilidades marineras se pusieron a prueba mediante la práctica del contrabando con Francia. Eso si, gracias a todo esto y su buen hacer le permitió el poder tener su propia embarcación para 1509. En esta fecha se unió a la flota dirigida por el Cardenal Cisneros para la toma de Oran, Bujía y Tripoli.

Podemos ver un cuadro de ignácio  Zuloaga de Juan Sebastián Elcano
Juan Sebastián Elcano pintado por Zuloaga Fuente:http://opendata.euskadi.eus/catalogo/-/euskal-herri-enblematikoa-enciclopedia-historia-maritima1

Sus pericias no habían acabado y se enrolaría en otra campaña junto al Gran Capitán. Eso si, luchar por una causa justa como la defensa de los estandartes de la corona española no son óbice para incumplir la ley.

La situación se estaba poniendo tensa y la marinería quería su salario, había que tomar una decisión. Elcano optó por no ser pasado a cuchillo por su tripulación en un motín, e hipoteco su navío a la espera de recibir el dinero que se le adeudaba. Al final, el pago por los servicios prestados junto al Gran Capitán nunca llegaron y perdió su nave. Este sería el verdadero punto de inflexión que le llevaría a la gloría y más tarde a la muerte.

Elcano se convierte en un delincuente

Juan Sebastián suponía que el haberse convertido en soldado y armador le haría rico, pero como hemos dicho no recibió ni un maravedí. Después de tantos años de trabajo, se veía con 24 años sin dinero y sin nave, lo peor es que era un delincuente. Había cometido un delito grave. En resolución del 13 de febrero de 1523 su majestad Carlos I dijo:

Vos, siendo maestre de una nao de doscientos toneles, nos servisteis en Levante y en África, y como no se vos pagó el salario que habíais de haber por el dicho servicio, tomásteis dineros a cambio de unos mercaderes vasallos del Duque de Saboya, y que después, por no les poder pagar, les vendisteis la dicha nao; y por cuanto por leyes y establecimientos de estos reinos vos no podíais vender la dicha nao a los susodichos, por ser extranjeros de estos reinos, en lo cual cometisteis crimen

El Rey Carlos I de España

Ahora era un delincuente al que la cárcel le esperaba…

Elcano huyendo de la justicia

Su situación se había tornado desesperada, perseguido por la justicia y sin dinero abandono su Guetaria natal. Empezó entonces un peregrinaje por distintas ciudades costeras del levante español, de donde salían las expediciones hacia Italia. Su periplo no quedo ahí y finalmente llegaría a Sevilla en 1518. Elcano había llegado justo a tiempo a la cita con su destino, Fernando de Magallanes estaba preparando la expedición a las islas de la Especiería.

La primera vuelta al mundo

El 10 de agosto de 1519 se consagro como una de las fechas que pasarían a la historia de la humanidad. Pues se iniciaría una de las aventuras más increíbles, se pretendía llegar a las islas Molucas por el Oeste. A día de hoy parece simple, pero es que hoy sabemos que la tierra no es plana y que los monstruos marinos no nos esperan más allá de lo conocido. Aún así las especies de las Molucas merecía el riesgo.

Está expedición estaría dirigida por el españolizado Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, pero no sería cosa fácil. Por un lado España y Portugal estaban luchando por el control de los mares y las especias. Si, las especias eran el motor económico en esa época y valían más que el oro. En este contexto Magallanes vino a España buscando el apoyo ,de un rey comprensivo, Carlos I a su proyecto. Él sabía que tenía razón, pero como paso con Cristobal Colón no le entendieron y le desdeñaron. Sólo le quedaba una salida, convencer al Rey de España.

Resumen de la primera vuelta al mundo de Elcano

La última oportunidad para recuperar la honra

Juan Sebastián Elcano estaba necesitado de dar un giro a su vida. Lavar el apellido familiar y recuperar su honra mancillada a ojos de su majestad, ésta era su última oportunidad.

La relación entre Elcano y Magallanes no fue sencilla. Las desconfianzas hacía Magallanes y la fama que éste tenía no le ayudaba. Aún así Elcano ayudaría a Magallanes a desactivar el primer motín al que se enfrento la expedición. Eso sí, ya avanzada la expedición y dado el secretismo con el cuál se guardaba la ruta a los comandantes de los navíos, Elcano se sumo al segundo motín. En este, tuvo suerte de no haber sido hallado culpable y perdonada su vida. Creo que tuvo mucho que ver la necesidad de buenos marinos que afrontaba ya la expedición en esos momentos (1520).

El motín de Juan de Cartagena

Zarparían desde desde Sevilla con cinco naves, 265 hombres el diez de agosto de 1519. Al llegar a Sanlúcar de la Barrameda rematarón los últimos preparativos para hacerse a la mar, cosa que harían el 20 de agosto de ese mismo año.

Una vez alcanzadas las costas del actual Brasil, tomaron rumbo hacia la desembocadura del Río de la Plata. Los problemas surgieron al no encontrar el paso que tanto necesitaban. La desconfianza hacia ese «portugués» fue en aumento hasta que se produjo el motín. Este fue sofocado y su líder Juan de Cartagena, fue abandonado en tierra.

Se dice que Dice que a Fernando de Magallanes le asombró que, «siendo castellanos», demostraran tal flaqueza y que hubiesen olvidado que «emprendieron la expedición para servir a su rey y su patria».

Podemos ver a Juan de Cartagena  atrapado en el cepo a la espera de que el Capitán General haga justicia
Juan de Cartagena apresado en el cepo. Fuente wikipedia

Un nuevo océano y dos naves menos

La singladura continuaría acercándose a las peligrosas aguas de la Patagonia. La expedición tomo la decisión de adentrarse por un canal, que a la postre sería conocido como el estrecho de Magallanes. Su paso no fue nada sencillo y le costo un alto precio. Había perdido su nave de reconocimiento y la San Antonio que deserto rumbo a España y en busca de su antiguo Capitán Juan de Cartagena.

De súbito encontraron un nuevo mar que los esperaba con los brazos abiertos, en calma, justo lo que necesitaba nuestros hombres. Se habían encontrado con un nuevo océano al que bautizaron como Pacífico por su benevolencia.

Como llegó Elcano a mandar la expedición

Desde los últimos incidentes y quizás al miedo de no tener otra oportunidad, Juan Sebastián Elcano quedo relegado a un segundo plano. Durante este periodo la expedición descubrió las islas Marianas y llego a las Filipinas.

En estas fechas, la expedición iba comerciando y alcanzando acuerdos con los distintos jefes locales. El problema surgió cuando uno de estos reyezuelos no se atuvo a lo esperado por el jefe de la expedición. Todo se torció en una operación de castigo que dirigió el mismo Magallanes contra un lider local de la isla de Mactam. El ataque tuvo lugar el 27 de abril de 1521, y el resultado que se obtuvo fue la muerte del Capitán General.

Tras este inesperado suceso, el mando de la expedición fue sucediéndose entre distintos capitanes que ansiaban el mando y la gloria. Las Molucas se sentían cada vez más cerca. Al final, un golpe de mano hizo que Elcano se hiciera con el mando, alegando que los marinos de origen portugués habían hecho todo lo posible por hacer fracasar la expedición.

Objetivo las Islas Molucas

Tras un largo viaje se consiguió avistar las Molucas. La expedición ahora mandada por Juan Sebastián Elcano no perdió el tiempo y se puso a alcanzar acuerdos con los líderes nativos. Compró una cantidad ingente de especias y avituallaron las naves. Ya estaban listos para volver a casa.

Como os podéis imaginar, las cosas no iban a ser fáciles. Una de las dos Naos que les quedaban estaba en proceso de reparación, lo que le obligo a tomar una difícil decisión. La Nao en reparaciones volvería a España vía América cuando estuviese lista y en solitario.

Elcano tenía que decidir por donde volver con la nao Victoria. Ninguna de sus opciones eran buenas:

  • Volver por el desconocido Pacifico en busca de unos vientos favorables para finalmente encontrarse con el estrecho de Magallanes…
  • Volver por el Oeste, por el territorio portugués. Esto implicaba el romper todos los tratados firmados entre ambos Reinos y el poder ser ejecutado en el mejor de los casos. La fama de como los portugueses trataban a los que invadían sus aguas era notoria y terrorífica.

Elcano frente a la soledad del mando

Nuestro explorador hispano tomo una decisión difícil y valiente. Sabía lo que implicaban las aguas que tenía por delante y ordenó a su nao ir con el máximo sigilo.

Esta última etapa no fue precisamente sencilla, doblar el cabo de buena esperanza requería naves muy marineras y dotaciones en sus mejores condiciones. Estas circunstancias ya no eran un atributo de los miembros de la expedición…

El indico no eran un reto menor y además no hay que olvidar que los distintos enclaves estaban controlados por los portugueses. Tan real era el peligro, que el Rey de Portugal había enviado una flota para detener la gesta que inicio Magallanes y finalizaría Elcano.

Elcano y la tornavuelta

Elcano se enfrenta a la enfermedad y el hambre de sus hombres

La situación era crítica y la falta de víveres hacía asomar la posibilidad de un motín. Aún así, Juan Sebastián Elcano consiguió apaciguar a la desesperada tripulación. Ésta desesperada por el hambre y la enfermedad le pedía parar a hacer víveres.

La galleta que comíamos ya no era más pan sino un polvo lleno de gusanos que habían devorado toda su sustancia. Además, tenía un olor fétido insoportable porque estaba impregnada de orina de ratas.

Antonio Pigafetta, Superviviente y cronista de la expedición

Lo cual no se hizo hasta que realmente no se pudo más. Tanta fue la desesperación que tuvieron que avituallarse en Cabo Verde, bajo el dominio Portugués. No es difícil imaginarse lo que pasaría. Una vez descubiertos por el Gobernador de Portugal en las islas, iniciaron una huida en la que se dejaron a 13 compañeros apresados por las autoridades de las islas.

¡Nos falta un día!

Fue en esta breve parada cuando Elcano se percato que llevaban un día menos de expedición de lo que pensaba. Era una de las consecuencias de haber dado la primera vuelta al mundo… pero antes de celebrarlo, tenían que llegar a España para contarlo.

Reconstrucción de la nao Victoria, la primera nave en dar la vuelta al mundo.
Reproducción de la Nao Victoria, que dio la primera vuelta al mundo con Juan Sebastián Elcano por Pedrik

No sería hasta el 6 de septiembre de 1522 cuando llegan a Sanlúcar de la Barrameda. Eso sí, han pagado un alto precio por la heroica gesta. Tan solo 35 de los 265 hombres han regresado, solo una de las naves lo ha conseguido… Quiero resaltar que aunque en la Victoria sólo llegaron 18, Elcano nunca olvidó a los 17 compañeros capturados en Cabo Verde que llegarían más tarde.

Eso sí, el cargamento de especias que consiguió traer la nao Victoria, algo más de 700 quintales de clavo , pimienta y otras especies fue resolutivo. La venta de estas más de 70 toneladas de especies recaudo la nada desdeñable cifra de 8 millones de maravedís, con la que se pudor amortizar los gastos de la expedición.

Cuadro que refleja el momento en  que desembarcan los supervivientes de la expedición de Elcano-Magallanes en Sanlucar
Regreso de Juan Sebastián Elcano a Sevilla. Autor Elias Salaverría Chaurrandieta

Primus cicumdedisti me

Para Juan Sebastián Elcano todo había cambiado. Había limpiado su nombre y ganado honores se le concedió el escudo con el lema, Tú fuiste el primero en darme la vuelta. Además de una suculenta recompensa.

Expedición de García Jofre de Loaísa

Para aquel entonces ya todo el mundo había comprendido que la gesta que había finalizado Elcano había cambiado los equilibrios geopolíticos de la época. Cuando llegaron a España las noticias de que las naos Victoria y Trinidad llegaron a las islas de Maluco (Molucas) nuestro Rey Carlos I supo ver la oportunidad que se le presentaba.

La corona necesitaba las riquezas de aquellas islas para poder mantener al imperio. Así que poco después de la llegada de la expedición de Juan Sebastián Elcano, se crearía una nueva casa de la contratación orientada a las especies de las Molucas en Coruña.

La diplomacia no siempre funciona

Los portugueses no tardaron en reclamar estas islas como suyas, lo cual causo un conflicto diplomático que obligó al Rey español a mandar un delegación a Lisboa. La propuesta que llevaban no era mala, cada nación prepararía una nave para que juntas fuesen a las islas Molucas. Una vez allí, verificarían a quien pertenecían. El tratado base para la decisión era el tratado de Tordesillas de 1494.

Las negociaciones empezaron bien, pero por la parte portuguesa los ánimos se fueron enfriando. La tensión entre la Corona española y la portuguesa seguía aumentando, llegando a un punto en el que Carlos I ordenó enviar una expedición para conquistar y asegurar para la corona hispánica estas ricas islas.

Como podéis imaginar, la empresa no era sencilla y requeriría de los mejores. No cabía duda de que Juan Sebastián Elcano tenía que formar parte de esta expedición.

La expedición de Jofre de Loaysa

La expedición no fue nada fácil y sus dotaciones tuvieron que hacer frente a las enfermedades, desastres naturales y todo tipo de calamidades. De las cinco naves que salieron de la Coruña, solo dos llegaron a cruzar el estrecho de Magallanes. Tan solo la Santa María de la Victoria conseguiría llegar al archipiélago de las Molucas. Si quieres conocer su historia te recomiendo el artículo que te muestro a continuación:

Lo que quedaba de la expedición alcanzó el océano Pacífico a finales de mayo de 1526. La cosa no iba bien, pero si Elcano había vuelto a salvo una vez, ¿Por qué no ésta? Las deserciones de la Anunciada y la San Gabriel habían sido un duro golpe. Las averías por la fatiga de los materiales en el viaje y los golpes de mar se sucedían, haciendo cada vez más difícil la navegación.

Los pataches San Lesmes y Sancti Spiritus se pierden

A todas estas dificultades se sumarían la falta de víveres y la enfermedad. El escorbuto había aparecido y comenzaba a cobrarse sus bajas de manera lenta pero inexorable. En este periplo por el Pacífico se perderían el patache San Lesmes que se cree consiguió llegar a las costas de Tahití. El patache Sancti Spiritus inicio su propia aventura hasta conseguir llegar a Nueva España.

La muerte de Elcano

Éstas no fueron las únicas perdidas, pues la enfermedad se cobró la vida de Juan Sebastián Elcano y del propio Jofre de Loaísa. No está claro si la muerte de Juan Sebastián Elcano se debió al escorbuto o a las toxinas ingeridas al comer peces coralinos. De cualquier manera fue una perdida devastadora.

Lo que restaba de la expedición siguió viviendo aventuras y penurias por igual hasta que estos tras años de guerra con los portugueses firmarían un armisticio. Tras éste, el regreso a España no fue nada sencillo y solo 24 hombres lo conseguirían.

Aunque estos héroes se merecen su propio serie de artículos, en el que os contaré sus hazañas con más detenimiento.

El buque escuela Juan Sebastián Elcano, un homenaje merecido

Creo que no falto a la verdad si digo que la figura de Juan Sebastián Elcano no ha sido todo lo reconocida que se merece. Hoy en día es más sencillo hallar las historias de marinos o exploradores anglofonos que de los Iberoamericanos. Por lo que sin animo de desmerecerlos creo que hay que hacer un esfuerzo por unir a la comunidad hispana. Juan Sebastián Elcano es una figura que nos pertenece a toda esta comunidad, Desde Puntarenas a México y de España a Ecuador, todos somos herederos de aquellos hombres que miraron a la mar y dijeron yo llegaré Plus Ultra.

Imagen del buque Juan Sebastián Elcano tomada desde popa y en la que se ve la bandera de España ondear al viento.
Buque Escuela Juan Sebastián Elcano

La Armada española reconoció la valía de este Juan Sebastián Elcano dándole su nombre a su buque escuela. El cual surca los mares del mundo rememorando los aquellos viajes a lo desconocido, reivindicando un hueco en la memoria para el primer hombre que dio la vuelta al mundo cambiando para siempre la historia.

Si quieres saber más

Te recomiendo que le eches un ojo a los siguientes libros que te dejo enlazados a amazon por si te quieres hacer un regalo.