Saltar al contenido

Juan Garrido

Índice

    ¿Quién fue el conquistador negro Juan Garrido?

    Los historiadores han elaborado algunas teorías sobre este misterio. Una teoría del historiador Ricardo Alegría dice que el padre de Juan Garrido era probablemente un rey africano que podría haber enviado al joven Juan a recibir una educación cristiana y portuguesa como parte de un enlace comercial.

    Otra teoría del Dr. Henry Louis Gates Jr. sugiere que Juan Garrido pudo haber sido vendido a los comerciantes de esclavos portugueses y después haber viajado a Lisboa por su cuenta.

    Esta teoría fue extraída del hecho de que un español del convoy a La Española se llamaba Pedro Garrido, y por lo tanto, se cree que Pedro podría haber sido el amo de Juan.

    Juan Garrido marchando con el ejército español en Nueva España.

    La verdad detrás de sus primeros años es un tanto incierta, y su nombre africano anterior a Juan nunca fue conocido. Aunque si sabemos que se convirtió en un prominente conquistador y hombre de negocios africano libre y español de la mano de Hernán Cortés entre otros.

    Infancia y adolescencia de Juan Garrido

    Juan Garrido nació en el año 1487 en la costa oeste de África, pero más tarde, cuando era joven, se mudó y vivió en Lisboa, Portugal. Se convertiría al cristianismo y al hacerlo, eligió el nombre de Juan Garrido.

    Desde su adolescencia, Garrido llevó una vida poco común para un hombre africano en esa época. Cuando tenía 15 años, viajó de Lisboa a Sevilla, y luego, un año más tarde, en 1503, hizo su primera expedición a La Española.

    Juan Garrido en el nuevo mundo

    Juan Garrido pasaría cinco o seis años observando a sus compatriotas en el Nuevo Mundo. En 1508, se uniría a la expedición de Ponce de León con otros cincuenta conquistadores en busca de oro en Puerto Rico y Cuba.

    Cuando Ponce De León se estableció en Puerto Rico y se convirtió en gobernador, Garrido se estableció también allí y participó en la lucha contra la revuelta de los nativos que tuvo lugar en 1511.

    Dos años después, en 1513, Diego Colón tomó el puesto de Ponce De León, y así, De León con la compañía de Garrido y otros soldados viajó en busca de otra isla del tesoro.

    Juan Garrido, Ponce de león y la Florida

    Llegaron a la enorme península de Florida pero no estaban completamente equipados para conquistarla. Sin embargo, reclamaron la península, le dieron nombre y planearon regresar más tarde para asentarse. Esta expedición permitió a Garrido convertirse en el primer africano libre en pisar la América continental.

    Mientras tanto, en el Caribe, los españoles se enfrentaban a feroces revueltas. Garrido acompañó a De León en la misión de explorar las islas, pacificar a los nativos americanos y luchar cuando fuera necesario.

    Después de eso, De León regresó a Puerto Rico y dedicó su tiempo a criar a sus hijas después de la muerte de su esposa. Para entonces, Garrido se convirtió en un viajero de treinta años con gran experiencia en la exploración y la lucha. Se unió a otras pequeñas expediciones y búsquedas de oro.

    Juan Garrido y Hernán Cortés

    En 1519, se unió a la invasión del actual México como participante de las fuerzas de Hernán Cortés durante las cuales lograron poner a Tenochtitlan bajo asedio.

    El conquistador español y negro Juan Garrido junto a Hernán Cortés en Nueva España
    Juan Garrido y Hernán Cortés

    Durante la invasión, Garrido vio como sus compañeros de armas eran asesinados por los nativos. Este llevado por el impulso que un jefe tiene hacía a sus hombres ayudó a recoger los cuerpos y en 1520 creó un monumento a los mártires que hoy se puede ver como la capilla «El San Hipólito de los Mártires».

    Imagen de la Capilla que levanto Juan Garrido en honor a sus compañeros muertos.
    Capilla de San Hipólito de los Mártires

    En Ciudad de México, Garrido se casaría, se establecería. Tenría tres hijos, pero aún así siguió sirviendo en las fuerzas españolas. Como todos los conquistadores, Garrido buscaba reunir alguna fortuna que le permitiera proporcionar una vida cómoda a su familia.

    Garrido fue compensado por su trabajo con dinero y tierras. Durante sus conquistas, ganó botines y tierras de cultivo, e incluso algunos esclavos de África e India.

    El ejército español le dio una tierra fuera de la antigua capital azteca como parte de la compensación por sus servicios. Luego se convirtió en un agricultor y comenzó a cultivar sus tierras. Se le acreditó como el primer cultivador y productor de trigo en América.

    El primer trigo de América

    Juan Garrido se convirtió en la primera persona en cultivar trigo en América. Según leemos en 1493 : una nueva historia del mundo después de Colón (Charles C. Mann), Hernán Cortés encontró 3 granos de trigo en un saco de arroz . Cortés se los regaló a su querido amigo Garrido y le ordenó que los cultivase.

    De los tres granos sólo dos crecieron, pero fue suficiente. En muy poco tiempo Juán ya cultivaba el cereal con gran éxito y producía harina. Se que puede resultar curioso visto con la mentalidad de hoy en día, pero en aquella época muchos españoles no se fiaban del maíz. Además la iglesia lo necesitaba la harina de trigo para garantizar una correcta liturgia. Garrido tenía 37 años y ya era rico.

    Otros oficios de Juan Garrido

    Ya con la cartera llena Juan Garrido llego a ser portero, pregonero, verdugo… Pero estos oficios no le llenaban, necesitaba aventura y volvió a las expediciones aunque ya no le iría tan bien.

    En la década de 1520, él y otros africanos formaron parte de varias expediciones dirigidas por Nuño de Guzmán que recorrieron la región de Michoacán durante toda una década hasta 1530. Tres años después, Garrido vivió su última expedición a Baja California con Hernán Cortés, después de la cual falleció.

    El ocaso de Juan Garrido

    Acosado por las deudas, se sumaría en 1533 a una nueva expedición junto a Hernán Cortés. El problema es que no hallaron ni oro, ni perlas. Garrido había pedido un préstamo para poder ir con Cortés, pero con el fracaso le vino la ruina.

    Extracto de la petición de la pensión

    En 1535 volvería a casa, teniendo que pedir una pensión a la Corona por los servicios prestados:

    «Yo, Juan Garrido, de color negro, residente en esta ciudad [México], comparezco ante Vuestra Misericordia y declaro que tengo necesidad de aportar a la perpetuidad del rey [un rey perpetuo], un informe sobre cómo serví a Vuestra Majestad en la conquista y pacificación de esta Nueva España, desde la época en que el Marqués del Valle [Cortés] entró en ella; y en su compañía estuve presente en todas las invasiones y conquistas y pacificaciones que se llevaron a cabo, siempre con dicho Marqués, todo lo cual hice a mi costa sin recibir ni salario ni repartimiento de indios ni ninguna otra cosa. Como soy casado y residente de esta ciudad, donde siempre he vivido; y también como fui con el Marqués del Valle a descubrir las islas que están en esa parte del mar del sur [el Pacífico] donde había mucha hambre y privaciones; también como fui a descubrir y pacificar las islas de San Juan de Buriquén de Puerto Rico; y también cuando fui a la pacificación y conquista de la isla de Cuba con el adelantado Diego Velázquez; de todas estas maneras durante treinta años he servido y sigo sirviendo a Vuestra Majestad, por estas razones arriba expuestas solicito Vuestra Merced. Y también porque fui el primero en tener la inspiración para sembrar trigo aquí en la Nueva España y para ver si era necesario; lo hice y experimenté a mi costa.»

    Juan Garrido

    El final de Juan Garrido

    Casado con Francisca Ramírez (de la casa del conquistador Rodrigo Rangel) y con tres hijos, alrededor de 1550, a los 67 años de edad y en la más absoluta pobreza, los ojos del príncipe africano se cerraron para siempre.

    Otros conquistadores negros que deberías conocer