Saltar al contenido
Tras la última frontera

LOS CONOCIMIENTOS NÁUTICOS DEL SIGLO XVI

La náutica en la época de Elcano y Urdaneta

A finales del siglo XV y durante el XVI se producen los grandes descubrimientos y el “arte de navegar” o ciencia náutica precisa acomodarse a las nuevas necesidades. Los conocimientos náuticos permitirían pasar de la navegación costera en el Mediterráneo a los viajes transoceánicos.

Estos viajes requieren conocimientos mucho más complejos como la astrología, matemáticas, física o geografía. A demás de otras ciencias aplicadas como la meteorología.

Colón en su primer viaje a las américas aplicando sus conocimientos náuticos
Los conocimientos náuticos eran básicos para saber donde iban e intentar volver.

Los barcos deben adaptarse a las condiciones del océano con mares mucho más revueltas y recorridos más largos. Así nace el galeón y comienza, con el aumento de tamaño de los buques, la matematización de la construcción naval. Es el tiempo del desarrollo de la cartografía con la resolución de problemas geométricos complejos.

Navegación astronómica

En este ambiente comienza su actividad Andrés de Urdaneta y es durante su vida cuando se dan los mayores progresos en todos estos aspectos. Nuestro hombre siempre estuvo al tanto de los últimos descubrimientos científicos, como el cálculo de la longitud.

Retrato del Joven Urdaneta que se hizo famoso por sus conocimientos náuticos
Retrato del Joven Urdaneta que se hizo famoso por sus conocimientos náuticos

Si se coteja la obra de García de Palacio de 1587, Instrucción náutica para el buen uso y regimiento de las naos, con la del bachiller Fernández de Enciso de 1519, Suma de geographia, observamos como en 68 años la ciencia náutica ha progresado considerablemente.

Enciso todavía no daba pautas ni incluía tablas en su libro para calcular la longitud ni hacía referencia a cuestiones importantes como el desvío de la aguja y sin embargo en 1587 estas cuestiones ya eran perfectamente conocidas por los navegantes.

TRATADOS DE NAUTICA

El “arte de navegar”, primera fase de la náutica moderna, fue una de las más tempranas disciplinas aplicadas, es decir una actividad técnica apoyada en bases científicas de considerable complejidad.

Este “arte de navegar” se desarrolló gracias a los retos técnicos y científicos que planteaba la nueva navegación de altura, en la cual no era posible recurrir a la orientación empírica de una costa visible.

Portada del arte de navegar
Portada del arte de navegar


Los estudios de astronomía y matemáticas habían florecido en la Península Ibérica durante el dominio musulmán. La larga tradición de tablas astronómicas que arranca en el siglo XIII con Azarquiel, tiene su culminación en el XVI con el salmantino Abraham Zacut que redactó unas tablas astronómicas en 1502 referidas al paralelo de Salamanca, su Almanach Perpetuus.

Imagen del Almanach Perpetuus de Abraham Zacut

La gran actividad sevillana en torno a la Casa de Contratación, que es el órgano regulador de los viajes y expediciones transoceánicas, produce el nacimiento de una abundante literatura técnica en castellano para cubrir las necesidades crecientes en la formación de los profesionales que pilotaban las naves.

Suma de Geographia de Martin Fernandez de Enciso

El primer manual impreso es la “SUMA DE GEOGRAPHIA” de Martín
Fernández de Enciso, publicada en 1519. Esta obra tiene una intencionalidad claramente didáctica y está dividida en dos partes.

La primera es un manual de navegación, muy sencillo, en el que la navegación astronómica se reduce al cálculo de la latitud por medio del sol o de la estrella Polar.

También describe la teoría cosmográfica de Aristóteles con la Tierra situada en el centro del Universo.

La segunda parte es una descripción geográfica muy completa de las tierras
conocidas por el autor, la península Ibérica y las Antillas pero muy alegórica y difusa de las que no conoce como Afrecha. Hace una interesante alusión a la industria naval de aquí:

“En el paraje de Bilbao es la provincia de Bizcaya, y en el de Sant Sebastián la de Lepuzcoa, son tierras de montañas, de poco pan e vino. Comen pan de mijo a que llaman borona, e hazen vino de mançanas a que llaman sidra. Por la mayor parte se proveen de otras provincias de pan e vino que traen por el mar e por tierra. Ay en estas provincias mucha fusta para navíos e hazen en ellas muchas naos e muy buenas. Ay en estas dos provincias más naos que en toda España. La gente d´estas provincias son coléricas y prestas, apasionados, bellicosos. Es la mejor gente del mundo para sobremar”

El “TRATADO DE LA ESPHERA Y DEL ARTE DE MAREAR”

El TRATADO DE LA ESPHERA Y DEL ARTE DE MAREAR

El “TRATADO DE LA ESPHERA Y DEL ARTE DE MAREAR” publicado en 1535 y cuyo autor es el portugués residente en Sevilla, Francisco Falero es el primer manual que habla exclusivamente de la náutica. Como su nombre indica se divide en dos partes. La primera trata de la cosmografía en general y la segunda trata de su aplicación al “arte de navegar”.

Tratado de la Esphera y del arte del marear de Francisco Falero. Al final de la obra se incluyen unas tablas de la altura del sol. De su relación con Magallanes podemos deducir que son las tablas que utilizó su piloto Albo en el famoso viaje alrededor del Mundo.

El ESPEJO DE NAVEGANTES

El “ESPEJO DE NAVEGANTES” escrito en 1539 por Alonso de Chaves, ha
permanecido inédito hasta nuestros días, lo que indica el grado de control que la Casa de Contratación ejercía sobre las publicaciones para evitar su difusión y así proteger el comercio con las Indias.

Imagen del Espejo de navegantes de Alonso de Chaves
Imagen del Espejo de navegantes de Alonso de Chaves

Este tratado es un auténtico manual ya que, dividido en cuatro partes, toca todos los aspectos necesarios para navegar. Comienzan los dos primeros tomos por los principios generales de la cosmografía y el uso de los instrumentos náuticos. El tercero explica la práctica del día a día y el cuarto refleja los conocimientos cartográficos de las costas americanas, información valiosísima que posiblemente fue la causa del secuestro del
tratado.

El arte de navegar

Pero la obra que alcanzó mayor difusión internacional fue el “ARTE DE
NAVEGAR” de Pedro Medina, editada en 1545. Fue traducida al francés, holandés, italiano e inglés.

Dada la calidad y precisión de sus tablas astronómicas y la inclusión por primera vez de dos calendarios y una regla para saber la letra dominical de cada año, es decir para establecer las fiestas, muy posiblemente fue el utilizado por Urdaneta en el Tornaviaje.

Resumen de los conocimientos de náutica
Resumen de los conocimientos de náutica

Asimismo se trata del primer manual que expresa la teoría de las mareas y las utilidades de la luna para la navegación. Siete años más tarde Medina publica el “REGIMIENTO DE NAVEGACIÓN” que es un resumen del anterior para que: “los pilotos y otras personas que navegan, más claramente entiendan las cosas de la navegación, en especial los casos de peligros que
navegando les pueden suceder”, tal y como él mismo nos dice en su exposición de motivos.

Posteriormente, en 1563, Medina volverá a publicar su Regimiento con
algunas correcciones, lo que nos da una idea del éxito que había tenido este manual.

LIBRO DE LAS LONGITUDES Y MANERA QUE HASTA AHORA SE HA TENIDO EN EL ARTE DE NAVEGAR

Pero el tratado fundamental de la época, por la necesidad de hallar esta coordenada en las navegaciones y por la representatividad del autor, consciente de esa necesidad, es el “LIBRO DE LAS LONGITUDES Y MANERA QUE HASTA AHORA SE HA TENIDO EN EL ARTE DE NAVEGAR” de Alonso de Santa Cruz.

Imagen del Libro de las Longitudes de Alonso de Santa Cruz culmen de los conocimientos náuticos
Imagen del Libro de las Longitudes de Alonso de Santa Cruz

Este libro tiene su origen en una reunión de una junta de Cosmógrafos y Astrónomos en Valladolid el siete de agosto de 1554 con objeto de dictaminar sobre unos instrumentos y libros relativos a la longitud del cosmógrafo alemán conocido como Pedro Apiano.

La longitud se puede definir como “el arco del ecuador contado desde un primer meridiano hasta el lugar considerado. En el siglo XVI ya era conocido que la Tierra da una vuelta alrededor del sol cada 24 horas y por lo tanto, si el ecuador tiene 360 grados (es una circunferencia) cada 15 grados serán una hora, es decir que por cada 15 grados de longitud el sol sale una hora más tarde.

Este problema que hoy en día se da por sabido, en aquellos años tenía una resolución muy difícil porque todavía no existían los relojes. Los portugueses en su periplo alrededor de Afrecha, con conocer la latitud les era suficiente, sin embargo los castellanos al cruzar transversalmente los océanos precisaban conocer la longitud.

El libro explica hasta siete modos diferentes de calcular la longitud, que ya se venían utilizando, algunos más prácticos que otros, pero todos ellos perfectamente válidos. De los siete métodos, algunos son difícilmente operativos en un barco por tener que medir ángulos muy pequeños pero otros, como la rotación de las estrellas en el polo si lo son.

ALBO EL PILOTO DE MAGALLANES Y LA LONGITUD

Ya el piloto Albo en la expedición de Magallanes nos da diferencias en longitud para cada singladura y no cabe ninguna duda de que Urdaneta también sabe calcularla. En el Tornaviaje, tanto a la ida como a la vuelta da situaciones que hubiera sido imposible hallar por estima.

Este manual fue dedicado por su autor a Felipe II y ha permanecido inédito hasta nuestros días por el altísimo valor estratégico de esta coordenada, imprescindible para cruzar los océanos por el paralelo.

Hubo más manuales, como el “Breve compendio de la sphera y el arte de navegar” de Martín Cortes y Alfacar en 1551 o el “Ytinerario de Navegación de los mares y tierras occidentales” de Juan Escalante de Mendoza, escrito en 1575. Pero dentro de la época que nos ocupa ya no hubo novedades reseñables. Se puede decir que los años en que se experimentaron los progresos más importantes fueron los comprendidos entre 1510 y 1570.

INSTRUCCIÓN NAUTICA PARA EL BUEN USO Y REGIMIENTO DE LAS NAOS

Una excepción a esto la encontramos en el libro de Diego García de Palacio,
publicado en México en 1587 y titulado “INSTRUCCIÓN NAUTICA PARA EL
BUEN USO Y REGIMIENTO DE LAS NAOS”, en el que por primera vez se
publican planos de barcos dignos de tal nombre, no simples dibujos sino trazados de cuadernas y quilla con sus correspondientes escalas numéricas, lo que nos da su tamaño exacto.


Estos planos tienen importancia porque al tratarse de barcos construidos en
América, sabemos que los del Tornaviaje lo fueron; y teniendo en cuenta que la confección de planos busca la uniformidad para todas las construcciones, nos podríamos encontrarnos con los planos de la nao San Pedro de Urdaneta.

LA CARTOGRAFIA

La cartografía es la ciencia, también un arte, que permite representar en un plano la superficie terrestre. Si la porción es pequeña, las superficies casi se confunden y el problema queda muy minimizado. Pero cuando el área es de grandes dimensiones hay que buscar una solución en que:

  • Exista un sistema de coordenadas perfectamente definido.
  • El contorno de la costa se deforme lo menos posible.
  • La correspondencia entre la superficie de la tierra y la de la carta sea univoca, es
  • decir, que a un punto de aquella corresponda otro de esta y viceversa.
  • Las demoras tomadas y los rumbos seguidos por el navío deben ser iguales en el mar y en la carta.

La evolución desde una técnica artesanal limitada en la construcción de cartas hacia una cartografía náutica basada en principios matemáticos, que en el 1500 rebasó los límites del mundo Mediterráneo, puede ejemplificarse en Juan de la Cosa, que se había formado en contacto directo con las tierras recientemente descubiertas.


En estos años aparecieron una gran cantidad de mapas pero el principal y que marcó las bases de la cartografía moderna, fue el mapa de Mercator de 1569 de proyección cilíndrica. Lleva una escala en su esquina inferior derecha para calcular las distancias en una determinada latitud.

Sin embargo este método de cartografiar ya debía ser conocido bastante antes, el propio Urdaneta en su declaración de 1566 para Felipe II nos dice: “Y porque el mundo es rredondo o espherico, puesto que las nauegaciones y descubrymientos que se han echo e se hazen se hazen por cartas planas…..”.

NUÑO GARCÍA DE TORENO Y SU CARTA NÁUTICA

La primera carta en que están incluidas las tierras descubiertas en la expedición Magallanes- Elcano es la de Nuño García de Toreno, confeccionada en 1522 en Valladolid.

Carta de Nuño García de Toreno en los que se refleja la circunvalación al mundo gracias a los conocimientos náuticos
Carta de Nuño García de Toreno

Se trata de una carta ya muy precisa en las formas del sur de Asía, aunque la línea de demarcación del Tratado de Tordesillas está en una posición errónea y favorable a Carlos I. Porque estas cartas bellamente decoradas y con gran riqueza de colores no están destinadas a la navegación sino que tienen una finalidad política tendente a reafirmar en las cortes europeas los derechos de Castilla frente a Portugal.

En su centro hallamos un sistema de rumbos para la zona y en el interior del continente está dibujada la Torre de Babel en Mesopotamia así como diversos reyes con sus atributos. También están representadas las cinco naves de Magallanes con las banderas de Castilla y de León.

A partir de 1508 por decisión de Fernando el Católico se instituye el Padrón Real, mapa-mundi que va incluyendo los nuevos descubrimientos a medida que estos se producen y que ya en 1529 incluye la escala de longitudes y en 1536 la variación magnética de la aguja.

ESTUDIO DE DIEGO DE RIBERO

De estos padrones es digno de estudio el que en 1529 publica Diego Ribero. Se trata de un portugués afincado en Sevilla donde llegó a ser cosmógrafo de hacer cartas y fabricar instrumentos desde 1523 a 1532. Se conocen de él dos cartas firmadas y otras dos atribuidas con mucha posibilidad.

Padron real de Diego de Ribero Las tierras conocidas están trazadas con una precisión reseñable, vemos la costa Este de Norteamérica perfectamente dibujada con una explicación en su parte superior
de los intentos para encontrar el Paso del Noroeste. Sin embargo la costa oeste no está trazada porque en aquellos años todavía no estaba explorada.

LA PRIMERA CARTA CON LA ESCALA DE LONGITUD

Se trata de la primera carta en que aparece la escala de la longitud para todo el mundo y hay que decir que con una precisión reseñable. Nos encontramos con los instrumentos de navegación más comunes de la época el cuadrante y el astrolabio, no sólo dibujados sino que además están acompañados por leyendas explicando su uso.


En el centro de la tabla circular con las declinaciones del sol aparece una gran “rosa de los vientos” que es el centro, a su vez, de uno de los haces de rumbos que tienen su centro en el ecuador.

Los soplones, las banderolas con los lugares geográficos, los polos, trópicos y ecuador están también representados. Se repiten las dos banderas, una de Portugal y otra de Castilla, situadas en el sur y mirando cada una a su respectivo territorio a ambos lados de la línea de demarcación, lo mismo se repite en el antimeridiano pero aquí están más separadas denotando una cierta ambigüedad.

Aparte de las leyendas cosmográficas que explican el uso de los instrumentos náuticos tenemos otra que nos explica como convertir el valor del grado a leguas.


FUENTE: El artículo ha sido extraído de las conferencias impartidas por Don José Ramón de Miguel Bosch 17 de abril del 2008. En http://www.andresurdaneta.org se puede obtener el mismo en su totalidad