Saltar al contenido

Martín Fernández Enciso: marino, cosmógrafo y conquistador

√ćndice

Breve biografía de Martín Fernández de Enciso

La vida de Martín Fernández de Enciso tuvo lugar entre 1470 y 1533. Este navegante riojano destacó cómo conquistador y geógrafo. Además, fue el artífice de la colonización del Istmo del Darién.

Fern√°ndez de Enciso fund√≥ una aldea cerca del Cabo de la Vela con el nombre de Nuestra Se√Īora Santa Mar√≠a de los Remedios del Cabo de la vela. Este ser√≠a el primer poblado en la pen√≠nsula de Guajira. 

Debido a los presi√≥n recibida por los ataques de los nativos y los piratas, la poblaci√≥n se trasladado a la actual Riohacha en 1544. Su gran obra ser√≠a la ¬ęSuma de Geograf√≠a¬Ľ, que trata de todas las partidas y provincias del mundo fue publicada en Sevilla en 1519.

Su obra fue la primera relaci√≥n en espa√Īol de los descubrimientos del Nuevo Mundo. Entre otras cosas, y a modo de curiosidad, este documento describe por primera vez al aguacate.

Su expedici√≥n de socorro a Ojeda en 1509 llevar√≠a a un poliz√≥n que cambiar√≠a la historia, Vasco N√ļ√Īez de Balboa . En su obra ¬ęSuma de Geograf√≠a¬Ľ, Fern√°ndez afirma que encontraron una poblaci√≥n ind√≠gena que se llamaba a s√≠ misma ¬ę‘Veneciuela'¬Ľ. Esto sugiere que el nombre ¬ęVenezuela¬Ľ puede haber evolucionado a partir de la palabra nativa…

Ahora que conoces un poco de su vida, profundicemos un poco ūüôā

Ojeda, Nicuesa y Castilla de oro

Cuando Col√≥n regres√≥ a Espa√Īa en 1504 tras su cuarto viaje al Nuevo Mundo, inform√≥ sobre los ricos yacimientos de oro en la regi√≥n de Veraguas. Esto le vali√≥ el nombre a la zona de Castilla del Oro. Toda la Tierra Firme, al oeste del Golfo de Dari√©n, recibi√≥ el nombre de Castilla del Oro, mientras que toda la tierra al este se denomin√≥ Nueva Andaluc√≠a, que inclu√≠a la costa norte de Sudam√©rica.

En ese momento, hab√≠a dos espa√Īoles interesados en colonizar Tierra Firme. Uno era Alonso de Ojeda y el otro Diego de Nicuesa. Ojeda, carec√≠a de fondos para intentar tal empresa, y uni√≥ fuerzas estando a√ļn en Espa√Īa, con el famoso navegante y cart√≥grafo Juan de la Cosa, que hab√≠a estado con Col√≥n y otros, en viajes al Nuevo Mundo. Estas haza√Īas le hab√≠an permitido acumular una peque√Īa fortuna.

Retrato de Juan de la Cosa socio de Martín Fernández Enciso
Retrato de Juan de la Cosa

Su majestad al no poder elegir a qué explorador otorgar la carta, los nombró a ambos. A Nicuesa le correspondió la provincia de Castilla del Oro, desde el cabo Gracias a Dios hasta la frontera de Nueva Andalucía. A Ojeda se le dio Nueva Andalucía desde el Cabo de la Vela hasta los dominios de Nicuesa. La línea divisoria entre estas dos provincias se dejó para que la definieran entre ellos.

En el oto√Īo de 1509, los dos gobernadores se reunieron en Espa√Īola y empezaron a re√Īir enseguida. Diego Col√≥n c√≥mo gobernador de Espa√Īola, hizo todo lo posible para entorpecer a los dos gobernadores, neg√°ndoles barcos y hombres, como hab√≠a ordenado el Rey. Gracias a la mediaci√≥n de Juan de la Cosa acordaron que el r√≠o Dari√©n ser√≠a el l√≠mite entre sus provincias.

Ojeda suma a su causa a Martín Fernández de Enciso

Ojeda segu√≠a necesitando financiaci√≥n adicional, consigui√≥ reclutar para su empresa al Bachiller de Derecho (abogado), Mart√≠n Fern√°ndez de Enciso (tambi√©n conocido como El Bachiller Enciso). Este astuto abogado hab√≠a amasado una fortuna en los pocos a√Īos de ejercicio de la abogac√≠a en la Espa√Īola.

Por su imprescindible apoyo econ√≥mico, Ojeda le nombr√≥ ¬ęAlcalde Mayor¬Ľ del virreinato de Nueva Andaluc√≠a.

¬ŅQu√© sabemos de los or√≠genes del Bachiller Enciso?

El Bachiller Enciso naci√≥ en 1469, en la regi√≥n de Calahorra, en la peque√Īa localidad de Enciso. Poco despu√©s de licenciarse en Derecho, se embarc√≥ hacia las tierras reci√©n descubiertas de las Indias Occidentales. Durante la primera d√©cada del siglo XVI, hab√≠a acumulado la suma de unos 2.000 castellanos en oro, con su exitoso ejercicio de la abogac√≠a en Santo Domingo y Espa√Īola.

Aunque, como todos los espa√Īoles de esta √©poca, no se conformaba con sentarse a ganar dinero con las empresas que se desarrollaban en esta nueva tierra. Estaba decidido a participar en la exploraci√≥n de nuevas tierras, dar mayor gloria a su majestad y hacer grandes gestas que inmortalizasen su nombre.

El 12 de noviembre de 1509, Ojeda zarp√≥ de la Espa√Īola, con dos naos, dos bergantines, trescientos hombres y doce yeguas de cr√≠a. Mientras que Mart√≠n Fern√°ndez Enciso permaneci√≥ en Santo Domingo, reclutando m√°s hombres y comprando provisiones.

√Čste ten√≠a ordenes de navegar hacia Nueva Andaluc√≠a y el asentamiento de San Sebasti√°n con refuerzos, tan pronto como fuera posible.

Mart√≠n Fern√°ndez de Enciso zarpa de la Espa√Īola

Enciso zarp√≥ de Espa√Īola el 1 de septiembre de 1510 con 2 barcos, una carabela y un bergant√≠n, 150 hombres, 12 yeguas, algunos sementales, cerdos para criar, abundante comida y ropa, armas y 2 polizones, para unirse a Ojeda.

Una vez en alta mar, lejos de Espa√Īola, los polizones se revelaron. Vasco Nu√Īez de Balboa y su perro, Leoncico estaban escondidos en dos grandes ata√ļdes que abandonaron para presentarse ante Enciso. Balboa hab√≠a intentado unirse a la expedici√≥n de Ojeda, pero se lo impidieron porque el gobernador de Espa√Īola hab√≠a aprobado una ley que prohib√≠a a cualquier residente, que estuviera endeudado.

Representación de Balboa y Leoncico
Representación de Balboa y Leoncico

Como todav√≠a ten√≠a deudas, se confabul√≥ con su amigo Bartolom√© Hurtado para esconderlo en un ata√ļd, y ponerlo a bordo del barco. El bachiller Enciso orden√≥ que encadenaran a Balboa, pero los amigos de Balboa le convencieron conoc√≠a la tierra a la que iban y era un excelente soldado. Enciso se dio cuenta de que Balboa ten√≠a mucho que ofrecer y le permiti√≥ unirse a la expedici√≥n.

Martín Fernández Enciso se encuentra con Francisco Pizarro

Primero llegaron a la bah√≠a de Cartagena, donde vieron un bergant√≠n que se dirig√≠a a Espa√Īola. A bordo hab√≠a 35 colonos que estaban al mando de Francisco Pizarro. Este inform√≥ a Enciso que eran los √ļnicos supervivientes del asentamiento de San Sebasti√°n, y que se dirig√≠an de vuelta a casa. Que era imposible mantenerse en Tierra Firme y que la zona era muy inh√≥spita y los nativos muy beligerantes.

Retrato de Francisco Pizarro cuando estaba bajo el mando del Bachiller Enciso
Retrato de Francisco Pizarro

Enciso no crey√≥ a Pizarro, y pens√≥ que estaban mintiendo y que acababan de abandonar a los colonos. Pizarro tuvo que presentar un documento, firmado por Ojeda, en el que se ordenaba a los colonos de San Sebasti√°n, que esperaran 50 desde el d√≠a en que Ojeda regresara a Santo Domingo para recibir m√°s suministros. Si Mart√≠n Fern√°ndez Enciso o Alonso de Ojeda no aparec√≠an, que abandonaran el asentamiento y llevaran a los colonos de vuelta a Espa√Īola.

Cuando Col√≥n regres√≥ a Espa√Īa en 1504, tras su cuarto viaje al Nuevo Mundo, inform√≥ sobre los ricos yacimientos de oro en Veraguas, en el Istmo. Esto le vali√≥ el nombre de Castilla del Oro a la zona. Toda la Tierra Firme, al oeste del Golfo de Dari√©n, recibi√≥ el nombre de Castilla del Oro, mientras que toda la tierra al este se denomin√≥ Nueva Andaluc√≠a, que inclu√≠a la costa norte de Sudam√©rica.

Como no quería perder su inversión en la empresa, Enciso que era el alcalde mayor, ordenó a Pizarro que diera la vuelta y se dirigiera al Golfo de Urabá o al Darién. Al acercarse a la punta de Caribana, en contra de las recomendaciones de Balboa y del piloto, ordenó a las naves acercarse a la punta.

Se hunde la carabela con las provisiones

La carabela en la que iba Balboa, choc√≥ con un arrecife y comenz√≥ a hundirse muy r√°pidamente. Los pasajeros pudieron salvarse con la ayuda de las otras dos naves, y su bote de remos. A√ļn as√≠, perdieron todos los caballos, los cerdos y la mayor√≠a de las provisiones, ya que la mayor√≠a estaban en la carabela.

Reproducción de la carabela que naufrago por el error del Bachiller Enciso
embarcación naufragada en el Caribe, Fuente arrecaballo.es

Martín Fernández Enciso continuó hasta San Sebastián, donde descubrieron que el asentamiento había sido incendiado por los nativos. A falta de provisiones, tuvieron que vivir de la tierra, cazando pecaríes y comiendo frutas. Queriendo conseguir comida de los nativos.

Enciso, orden√≥ y dirigi√≥ su grupo hacia el interior, con la esperanza de capturar una aldea nativa, y tomar su comida. Pero los nativos estaban preparados, y atacaron a los espa√Īoles cuando se acercaban con flechas envenenadas oblig√°ndoles a retirarse.

El bachiller Enciso se desanim√≥ mucho porque hab√≠an perdido toda su comida, ropa y armas. Sus colonos estaban divididos en lo que quer√≠an hacer y se rebelaban contra √©l. Para resolver el problema, celebr√≥ una reuni√≥n con todos sus hombres. Las opciones eran volver a Espa√Īola derrotado y unirse a la expedici√≥n de Diego de Nicuesa que intentaba establecer un asentamiento en Veraguas, o quedarse en San Sebasti√°n e intentar reconstruir la comunidad.

Se pidió a todos los hombres que dieran su opinión sobre lo que debían hacer. Cuando le tocó el turno a Balboa, éste sugirió que trasladaran el asentamiento al lado occidental del golfo.

La propuesta de Balboa es aprobada

¬ęUna vez, cuando coste√© este golfo con Rodrigo de Bastides, en la orilla occidental encontramos el pa√≠s f√©rtil y rico en oro. Las provisiones eran abundantes; y los nativos, aunque belicosos, no usan flechas envenenadas. Se encuentra m√°s all√° del gran r√≠o que los indios llamaban Dari√©n¬Ľ.

Vasco N√ļ√Īez de Balboa

Vasco N√ļ√Īez de Balboa ten√≠a unos 35 a√Īos cuando dirigi√≥ a los espa√Īoles a una zona segura en Tierra Firme. Su sugerencia de probar la orilla occidental del Golfo de Dari√©n fue aceptada por aclamaci√≥n. Enciso vio esta opci√≥n como otra forma de salvar su inversi√≥n en la expedici√≥n.

Al no poder meter a todos los hombres en el √ļnico bergant√≠n que les quedaba, algunos de ellos fueron dejados en San Sebasti√°n, en una empalizada reconstruida apresuradamente para su defensa. Luego cruzaron el golfo, donde Balboa los dirigi√≥ a un territorio gobernado por el cacique Cemaco.

Cemaco era un hombre que recordaba los problemas que dieron los espa√Īoles la primera vez que visitaron su territorio. En las cr√≥nicas espa√Īolas de la √©poca, su nombre aparece una y otra vez, por ser una verdadero dolor de cabeza.

Recordando el problema con Bastidas, se prepar√≥ para recibir a los espa√Īoles. En cuanto vio que las largas embarcaciones se acercaban a tierra, envi√≥ a las mujeres y a los ni√Īos a la selva para que se escondieran. Una vez protegidos, se dirigi√≥ a la playa con 500 guerreros para recibir a los invasores.

Cuando Enciso desembarc√≥, procedi√≥ con la costumbre espa√Īola de proclamar toda la tierra para el Rey de Espa√Īa y la Santa Iglesia Cat√≥lica. A esta ceremonia asistieron sus notarios, sacerdotes, oficiales, soldados y algunos marineros.

Estaban en Castilla de Oro o Nueva Andalucía

Hizo que un notario leyera en voz alta la misma proclama utilizada por Ojeda a los nativos. Esta era la proclama en la que se tomaba la tierra para el Rey de Espa√Īa. Los nativos ten√≠an que abandonar al gobernante local y reconocer al Rey de Espa√Īa, como su nuevo gobernante.

Luego hizo que el sacerdote leyera otra proclama donde promete bautizar a todos los paganos. Prometió a la Virgen María, que este pueblo pagano sería suyo en nombre, si ella lo hacía suyo en sustancia, junto con el oro de Cemaco, construirá en la tierra de Cemaco una iglesia, y la dedicará a su adorada imagen, Antigua de Sevilla.

Tambi√©n prometi√≥, que si ella hac√≠a eso por √©l, √©l peregrinar√≠a a su santo santuario. Mientras todo esto ocurr√≠a, m√°s hombres desembarcaban de los barcos. Esta ceremonia ten√≠a la funci√≥n de legalizar todo lo que los espa√Īoles hiciera contra los enemigos de la fe.

Idealización de Balboa en la mar del Sur
Idealización de Balboa en la mar del Sur

Una vez que se prescindi√≥ de todas las formalidades, los espa√Īoles gritaron su grito de guerra ¬ęSantiago y a Ellos¬Ľ y cargaron contra los nativos con tal ferocidad, que los derrotaron r√°pidamente. Persiguieron a los nativos que hu√≠an hasta la aldea de Cemaco y la capturaron. Cumpliendo su promesa, rebautiz√≥ el pueblo como ¬ęSanta Mar√≠a de la Antigua del Dari√©n¬Ľ. En los dos d√≠as siguientes, hab√≠an confiscado a los nativos grandes cantidades de alimentos y m√°s de 50.000 euros en oro.

Santa María de la Antigua del Darién se consolida

Una vez que Enciso hubo fortificado su posición en la aldea para evitar los contraataques de los nativos, envió a los bergantines de vuelta a San Sebastián para traer al resto de los colonos. Enciso, como era abogado, se dedicó a redactar nuevas leyes y códigos para gobernar esta tierra de oro. Para él era más importante establecer las leyes y normas por las que se regiría la colonia, que plantar cultivos para alimentar a la comunidad o de organizar los detalles del trabajo.

Como Ojeda, que era el gobernador, no estaba, y los hab√≠a abandonado, o posiblemente estuviera muerto, no lo sab√≠an. Enciso asumi√≥ el cargo de gobernador, con todos sus derechos y privilegios. Promulg√≥ leyes pensadas para gobernar una ciudad civilizada de Espa√Īa, no una peque√Īa aldea en medio de la incivilizada selva.

Como gobernador en funciones, exigi√≥ que todo el bot√≠n le perteneciera a √©l, y que el pueblo que luchara recibiera una peque√Īa parte. Los colonos no estaban dispuestos a perder, ante Enciso, por sus leyes, lo que hab√≠an ganado con su sudor y sangre.

Los colonos se molestaron con estas nuevas leyes, y algunos hablaron de revueltas, de arrestar a Enciso y enviarlo de vuelta a Santo Domingo, o de matarlo, etc. Como la ret√≥rica aumentaba en fervor, y la hostilidad hacia Enciso era m√°xima, Vasco N√ļ√Īez de Balboa, aconsej√≥ a los colonos que se calmaran, que hab√≠a otros recursos que pod√≠an seguir. Les inform√≥ que ahora estaban en la provincia de Castilla del Oro, no en Nueva Andaluc√≠a.

Enciso, buen abogado y mal gobernador

Que Castilla del Oro, era el dominio de Nicuesa, mientras que Ojeda era el gobernador de Nueva Andalucía. Les recordó que los dominios de Ojeda estaban al otro lado de la bahía y al sur del río Darién. Les dijo que Enciso era el Alcalde Mayor de San Sebastián, provincia de Nueva Andalucía, y que Enciso no tenía autoridad legal en el nuevo asentamiento de Antigua.

La actitud de los colonos cambi√≥ cuando se dieron cuenta de que Enciso no ten√≠a ning√ļn poder en Castilla del Oro, e inmediatamente celebraron elecciones para elegir nuevos l√≠deres. Eligieron a dos alcaldes, Vasco Nu√Īez de Balboa y Mart√≠n Zamudio. Por desgracia para la nueva comunidad, los nuevos dirigentes no significaron el fin de sus problemas. Todav√≠a ten√≠an que construir una ciudad, con caminos, iglesias, casas, parques y fortificaciones. Ten√≠an que plantar cultivos para poder alimentarse en el futuro.

Balboa, al ser un soldado, se alineó con los soldados. Estaba más interesado en los asuntos militares que en los deberes civiles de dirigir la comunidad. Tenía un notable tacto para suavizar las disputas entre los colonos cuando éstas se producían. Era muy justo en las divisiones del botín asegurando que todos recibieran su parte, tanto si participaban en la batalla, como si se quedaban en casa cuidando de las cosechas.

Sobre todo, era incansable a la hora de procurar la comodidad de sus hombres. Una ma√Īana de mediados de noviembre de 1510, los pobladores de Antigua se sobresaltaron al o√≠r el sonido de los ca√Īones al otro lado de la bah√≠a de San Sebasti√°n.

¬ŅUna flota de auxilio?

Los colonos encendieron grandes fuegos para atraer la atención del barco en la bahía. Enciso se excitó mucho, pensando que se trataba de Ojeda, que volvía con refuerzos. Eso significaría que con Ojeda de vuelta, Enciso recuperaría su posición.

Al acercarse el barco, se dieron cuenta de que era Rodrigo Enríquez de Colmenares con una expedición de socorro para Nicuesa. Cuando llegó a Antigua, fue recibido con gran expectación. Colmenares dejó algunas provisiones en Antigua, y luego partió para continuar su viaje en busca de Nicuesa.

Dos miembros de la comunidad fueron enviados con √©l, para invitar a Nicuesa a venir a Antigua, y gobernar la colonia. Cuando Colmenares encontr√≥ a Nicuesa en Nombre de Di√≥s, s√≥lo quedaba un pu√Īado de hombres de los setecientos que salieron de Espa√Īola. Nicuesa se entusiasm√≥ al saber que en Castilla del Oro hab√≠a una colonia exitosa y rica, y que le invitaban a ir a gobernarla.

Inmediatamente hizo planes para ir allí, y mostró signos de desagrado hacia los emisarios que venían de Antigua. Amenazó con confiscar todos los tesoros recogidos por los habitantes de Antigua y tomar el control total de la comunidad. Envió a los emisarios de vuelta a Antigua, para que hicieran los preparativos para su llegada.

Cuando volvieron a Antigua, informaron a los consejos de todo lo que habían visto y oído. Tanto del propio Nicuesa como de algunos de los miembros supervivientes de su expedición, que realmente le odiaban. Los ciudadanos de Antigua votaron para mantener a Nicuesa fuera de su asentamiento.

Enciso es arrestado y enviado a la península Ibérica

Cuando llegó a Antigua, le advirtieron que no le querían y que volviera por donde había venido. Desembarcó de todos modos y fue rápidamente arrestado. En marzo de 1511, le embarcaron en un barco de lo más ruinoso, y se hizo a la mar junto con 17 de sus más fervientes partidarios. Nunca más se supo de ellos.

Poco despu√©s de la partida de Nicuesa, Enciso fue arrestado y juzgado por usurpaci√≥n ilegal de autoridad. Fue debidamente condenado, pero fue puesto en libertad por Vasco N√ļ√Īez de Balboa, con el acuerdo de que partir√≠a hacia Espa√Īa en el siguiente barco disponible. Tambi√©n se envi√≥ a Zamudio para que alegara su caso ante el Rey.

Balboa preparó el mejor de sus bergantines y embarco a Enciso y Zamudio dando el mando a Valdivia. A Valdivia le entregó el quinto real. Hay algunas dudas sobre cuándo dejó Enciso Santa María de la Antigua del Darién. Algunos historiadores creen que fue expulsado de Antigua poco después de ser destituido del poder allí.

Otros historiadores creen que se fue a los pocos d√≠as de la salida de Nicuesa, mientras que otros creen que se fue meses despu√©s, como se en este art√≠culo. Enciso regres√≥ a Espa√Īa en 1512 y con la ayuda del obispo, Juan de Fonseca, present√≥ cargos contra Balboa en la Corte espa√Īola.

Se le acusó del maltrato a Nicuesa y posible causa de su muerte. También presentó cargos contra Balboa por su trato a Enciso. Mientras se dirigía a los agravios que le hicieron Balboa y sus secuaces, nunca mencionó que la tierra en la que se produjeron estas transgresiones no era el virreinato de Nueva Andalucía sino Castilla del Oro.

Martín Fernández Enciso acusa ante el rey a Balboa

Estas acusaciones se produjeron en la √©poca en que Balboa realizaba su expedici√≥n por el istmo y el descubrimiento del Mar del Sur. Enciso, que se encontraba m√°s a gusto en un tribunal de justicia que en el desierto, pudo convencer al rey espa√Īol de que hab√≠a sido agraviado y de que se le hab√≠an quitado propiedades ilegalmente.

El rey concedió a Enciso una subvención de 20.000 maravedís, para compensar sus pérdidas. También se le permitió regresar a las Indias y a la colonia de Santa María de la Antigua del Darién, con todos los títulos que le fueron arrebatados.

Se le permiti√≥ llevar consigo cinco esclavos y un pago adicional de 25.000 maraved√≠s como compensaci√≥n. Se le orden√≥ que saliera de Espa√Īa, en la flota de Pedro de Arbolancha, que pronto saldr√≠a de Espa√Īa, hacia Espa√Īola.

Enciso no estaba contento con este acuerdo, y esper√≥ la siguiente oportunidad para volver a las Indias. En 1514 se nombr√≥ un nuevo gobernador para Castilla del Oro, Pedro Arias de √Āvila, alias Pedrarias. Enciso acompa√Ī√≥ a Pedrarias de vuelta a Antigua, como Alguacil Mayor. Para entonces, hab√≠a conseguido los privilegios de llevarse consigo, 10 empleados, 5 soldados, 2 pescadores, 2 monteros y 1 sirvienta. Tambi√©n se le concedieron 35.000 maraved√≠s adicionales y 15.000 m√°s para su esposa, Do√Īa Juana de Rebolledo.

Fern√°ndez de Enciso como conquistador en Cenu

En 1515 estuvo al mando de una fuerza expedicionaria de más de 200 soldados, entre los que se encontraba también el sobrino de Pedrarias, en la provincia de Cenu, (cerca del emplazamiento de Cartagena) donde se informó que había mucho oro.

Martín Fernández Enciso retratado como conquistador
Retrato del Bachiller enciso realizado por @SayonaraBabyJR

Se esforz√≥ por persuadir a los nativos para que comerciaran con su oro, y no tuvo √©xito en este empe√Īo. Como no quer√≠an comerciar, intent√≥ tomarlo por la fuerza y hacer que los caciques se sometieran al rey de Espa√Īa.

Fracasó estrepitosamente en esta tarea y perdió a la mayoría de sus hombres por los estragos de las flechas envenenadas que utilizaban los nativos de aquella zona. Durante estas batallas, pudo capturar a algunos esclavos y a la esposa e hijo de un importante cacique de la zona.

El cacique se ofreci√≥ a intercambiar a su mujer y a su hijo, por la promesa de guiar a los espa√Īoles hasta una Ciudad de Oro, de la que se dec√≠a que estaba en la zona. Mart√≠n Fern√°ndez Enciso s√≥lo consigui√≥ que sus barcos encallasen en los arrecifes y se hundiesen, con la p√©rdida de la mayor√≠a de los supervivientes de la campa√Īa anterior. Sab√≠a mucho de leyes, pero muy poco de c√≥mo dirigir un ej√©rcito, o de estrategia militar.

Poco despu√©s de fracasar como comandante militar, regres√≥ a Espa√Īa. Abandon√≥ Antigua desanimado porque las riquezas que esperaba, y la compensaci√≥n por la acci√≥n legal contra Balboa, nunca se produjeron.

Una vez m√°s consigui√≥ poner a los habitantes de Antigua en su contra. Incluso Pedrarias estaba descontento con su liderazgo en la fallida expedici√≥n a Cenu. Su √ļnica raz√≥n para volver con una sonrisa en la cara, fue su habilidad para calumniar a Balboa, y su contribuci√≥n en la sentencia de muerte del descubridor de la mar del Sur.

¬ęSuma De Geograf√≠a Que Trata De Todas Las Partidas Del Mundo¬Ľ

Poco despu√©s de fracasar como comandante militar, regres√≥ a Espa√Īa. All√≠ public√≥ su ¬ęSuma De Geograf√≠a Que Trata De Todas Las Partidas Del Mundo¬Ľ, el primer relato en espa√Īol de los descubrimientos en el Nuevo Mundo, ya que anteriormente todo lo que se publicaba sobre el Nuevo Mundo estaba escrito en lat√≠n.

La obra fue dedicada al emperador Carlos V y publicada en Sevilla el 5 de septiembre de 1518 y reimpresa en 1530 y en 1549. En este libro imprimió todo lo que se sabía en la época sobre el arte y la ciencia de la navegación.

Portada de la suma geográfica escrita por Martín Fernández Enciso.

Explicó con gran detalle todos los instrumentos utilizados para la navegación, así como las matemáticas empleadas. También dio muchos detalles sobre todas las tierras que se habían descubierto (hasta 1518), incluidos los habitantes, los animales y las plantas.

Hay un posible error en el viaje de vuelta de Mart√≠n Fern√°ndez Enciso a Espa√Īola. Muchos historiadores creen que, debido a las corrientes y los vientos dominantes, tuvieron que desembarcar primero en Jamaica y luego navegar hasta Espa√Īola.

Poco se sabe de los √ļltimos a√Īos de su vida, se cree que falleci√≥ en 1533 en Sevilla sin mayor relevancia.