Saltar al contenido

Pedro de Halc贸n, loco por amor

Biograf铆a de Pedro de Halc贸n

Pedro de Halc贸n fue un conocido explorador y militar espa帽ol, que tuvo un papel importante en el descubrimiento e hispanizaci贸n del Imperio Inca. Esta fama la alcanzo por una de las gestas de lealtad m谩s grandes que se han conocido y que por desgracia est谩n cayendo en el olvido.

Halc贸n fue uno de los valientes y leales a Francisco Pizarro, el form贸 parte de los Trece de la Fama. Los trece soldados espa帽oles que estuvieron con Francisco Pizarro en la isla del Gallo cuando este hizo una raya en la arena y les dijo a sus hombres que quien se quedaba con 茅l.

Pedro naci贸 en Cazalla de la Sierra, Andaluc铆a. Su padre era Diego Garc铆a de Halc贸n y su madre Isabela Garc铆a de Clara. Cuando era joven, se fue a Sevilla y conoci贸 a Gonzalo Camacho, persona de la que fue criado.

Tras conseguir Gonzalo una licencia de la Casa de Contrataci贸n de Sevilla en 1511, marchar铆an ambos al continente americano.

Primeros a帽os en Am茅rica de Pedro de Halc贸n

No se supo de Pedro de Halc贸n hasta 1526, momento en que se prepar贸 para la milicia. Se decidi贸 a dar este paso, pues sab铆a de las intenciones de Pizarro y quer铆a formar parte de aquella aventura.

Como ya sabemos, la expedici贸n estuvo repleta de reveses que llegar铆an a su cenit con los sucesos fue parte de los sucesos de la isla del Gallo. All铆 fue cuando Juan Tafur, por ordenamiento del gobernador de Panam谩, lleg贸 en la b煤squeda de los expedicionarios.

Pedro de Halc贸n junto a Francisco Pizarro y el resto de miembros de los trece de la fama
Pedro de halc贸n junto a sus compa帽eros

Sin embargo, 13 soldados se negaron a retirarse, estando Pedro de Halc贸n entre ellos. As铆 fue como se les pas贸 a conocer como los Trece de la Fama, era 1527 y ya eran historia.

La expedici贸n continu贸 al sur, descubri茅ndose las tierras de Tumbes y sus tierras aleda帽as.

Participaci贸n en la delegaci贸n de Pizarro

A lo largo de la expedici贸n, se logr贸 conocer a grupos humanos de gran nivel cultural en Tierra firme. Siendo esto posible gracias a Bartolom茅 Ruiz, que fue el piloto del nav铆o que se encarg贸 de hacerles compa帽铆a hasta Tumbes.

Tambi茅n los llev贸 hasta lo que luego se conoci贸 como Santa Cruz, lugar donde se qued贸 Alonso de Molina. Siguieron hacia Levante, teniendo como objetivo pasar por Molina cuando estuvieran de regreso.

Alonso de Molina
Recreaci贸n de Alonso de Molina

Al momento en que recogieron a Molina, decidieron bajar a tierra algunos embajadores de Pizarro, entre ellos Halc贸n. Sin embargo, el atuendo que vest铆a era completamente inapropiado para la ocasi贸n, lo cual gener贸 muchos comentarios.

Se hab铆a vestido con una ropa lujosa que ten铆a espada y pu帽al, pareci茅ndose as铆 a un soldado de Italia. Era una ropa muy calurosa para el lugar, pero eso no detuvo a Pedro de Halc贸n para que la usara.

Pedro de Halc贸n al borde de la locura

Cuando estuvieron en tierra La Capullana se encarg贸 de invitar a los embajadores a un banquete. Adem谩s, solicit贸 que pidieran a Francisco Pizarro que desembarcara para que pudiese conocerlo.

En cuanto comenz贸 el banquete, todos se dieron cuenta que Pedro de Halc贸n manten铆a una extra帽a actitud. Estaba completamente hipnotizado por La Capullana, diciendo que se hab铆a enamorado de ella desde el momento en que la vio.

Sus gestos hac铆an pensar, frente a cualquiera, que todo lo que dec铆a era completamente cierto. Se notaba muy desesperado, lanzando ruidos de placer con solo contemplar a La Capullana.

Regreso a la carabela

Todos los compa帽eros de Pedro de Halc贸n, al terminar el banquete, se encontraban notablemente sorprendidos de su actitud. Finalizado el banquete, los embajadores de Pizarro retornaron a la carabela y avisaron aquello que solicitaba La Capullana.

Sin embargo, Pedro de Halc贸n tuvo una petici贸n adicional hacia Pizarro, su capit谩n. Esta consist铆a en aclarar que estaba completamente enamorado y, por ello, se iba a quedar en tierra.

Pizarro no dio una decisi贸n definitiva, por lo que acord贸 con Halc贸n que iba a decidirse luego. Al d铆a siguiente, Pizarro y gran cantidad de sus hombres desembarcaron, estando Pedro de Halc贸n con ellos.

Durante el recorrido de Pizarro y sus hombres, Halc贸n se encontraba siempre junto a La Capullana. Cuando se dio el tiempo de regreso a la nave, se negaba rotundamente a ello y se mostr贸 furioso.

Esto hizo que tomase su espada y la desenvain贸, la cual ten铆a su parte final rota. Esto no lo detuvo para mostrarse en contra de sus compa帽eros de viaje, siendo un momento muy peligroso.

Bartolom茅 Ruiz fue muy astuto en ese momento y tuvo una gran idea para reducirlo. Lo que hizo fue tomar un remo y pegarle a Pedro de Halc贸n en la cabeza, logrando as铆 desmayarlo.

Aunque sus compa帽eros no quer铆an da帽arlo, fue en esas condiciones las 煤nicas en las que pudieron llevarlo a la carabela. All铆 se encargaron de colocar cadenas en las manos y dejarlo bajo de la cubierta.

La exploraci贸n de Francisco Pizarro continua

La expedici贸n de Pizarro sigui贸 adelante. Sin embargo, esto increment贸 los gritos de Pedro de Halc贸n que segu铆a cautivo en la bodega del buque.

El equipo de Pizarro, durante el viaje, se encarg贸 de recoger distintos objetos y riquezas. Una vez que se detuvieron, Halc贸n logr贸 escapar de su guardi谩n, yendo as铆 a la cubierta del barco.

Estando all铆, se encarg贸 de decir con gritos a los indios que los cristianos eran unos traidores. Adem谩s, dijo que la raz贸n de ello era porque apresaban a inocentes enamorados, siendo este su caso.

Pizarro no tard贸 en responder a ello y explic贸 que Pedro de Halc贸n se encontraba completamente loco. De esta forma retom贸 el camino otra vez y plant贸 como destino las tierras de Panam谩.

Tras esto, no se sabe con certeza lo que le pas贸 a Halc贸n. Para 1528, en Panam谩, los conocidos Trece de la Fama se encontraban presentes, pero sin informaci贸n de Pedro de Halc贸n.

Poco tiempo despu茅s se dio la conocida Capitulaci贸n de Toledo, siendo importante para los Trece de la Fama. Por ello, se encarg贸 que en ella estuviera el nombre de Pedro de Halc贸n para brindarle los cr茅ditos correspondientes.

Sus acciones en la isla del Gallo fueron muy importantes y eso es algo que Pizarro siempre valor贸. Se cree que la muerte de Halc贸n fue en Tierra firme, pero no hay certeza absoluta de ello.

Aunque el final de su vida no fue el mejor, los primeros a帽os de acciones hicieron posible descubrir muchas tierras. Por ello a煤n se le conoce como una persona esencial en el descubrimiento de Per煤.