Saltar al contenido

Roald Amundsen, la vida del explorador Polar

  1. Breve biografía de Roald Amundsen
  2. Los orígenes y familia de Amundsen
  3. La infancia y juventud del explorador Noruego
  4. La primera expedición de Roald Engelbregt Gravning Amundsen
  5. Ruta marítima del noroeste
  6. Después de la expedición.
  7. Conquista del Polo Sur
  8. El viaje a la Antártida
  9. Invernada
  10. Conquista del Polo Sur
  11. La vida de Amundsen en 1912-1917
  12. Primera Guerra Mundial
  13. Ruta marítima del noreste
  14. Expediciones polares aéreasCambio de planes
  15. Expedición aérea de 1925
  16. Amundsen en sus últimos años
  17. ¿Cómo murió Roald Amundsen?
  18. Vida privada
  19. Su legado y recuerdo

Breve biografía de Roald Amundsen

Roald Amundsen (Roald Engelbregt Gravning Amundsen) fue una afamado explorador Polar noruego que nació el 16 de julio de 1872 y se encontró con la muerte el 18 de junio de 1928. En su carrera como explorador polar batió muchos récords y llegó a ser reconocido como el «Napoleón de los Polos» según Roland Huntford.

Amundsen fue el primer hombre en alcanzar el Polo Sur, el 14 de diciembre de 1911. La primera persona (junto con Oscar Wisting) en visitar los dos polos geográficos del planeta.

Además, la expedición transártica de 1926, dirigida por R. Amundsen, es le convierte en la primera persona en llegar al Polo Norte cuyo resultado no es cuestionado por nadie. Fue el primer hombre que se propuso cruzar el Paso del Noroeste por mar; más tarde organizó y dirigió la segunda expedición con éxito a lo largo del Paso del Noreste (a lo largo de la costa de Siberia) y se convirtió así en el primer hombre en completar una circunnavegación del globo por encima del Círculo Polar Ártico. Fue uno de los pioneros de la aviación y la aeronáutica con hidroaviones y dirigibles en los viajes al Ártico.

Murió en 1928 durante la búsqueda de la expedición accidentada de Umberto Nobile. Recibió premios estatales y públicos de muchos países, entre ellos la Medalla de Oro del Congreso, el más alto galardón estatal de Estados Unidos, y muchos elementos geográficos y de otro tipo recibieron su nombre.

Los orígenes y familia de Amundsen

La genealogía de la familia Amundsen se remonta al siglo XVII: eran campesinos de la isla de Asmaløy, en la frontera entre Noruega y Suecia. El bisabuelo de Roald pudo adquirir tierras en tierra firme cerca de Sheberg. El abuelo de Roaldl fue el primero de la familia en llevar el apellido Amundsen, y su padre, Jens Amundsen (1820-1886) fue el cuarto de 12 hijos.

Roald Amundsen cuando tenía tres años
Amundsen con tres años

Los hermanos Amundsen, dedicados al comercio marítimo, poseían una casa solariega en Borg, cerca de Sarpsborg, donde el río Glomma desemboca en el Skagerrak. En la década de 1880, la familia poseía 20 veleros y un barco de vapor, e incluso tenía su propio astillero.

Jens Amundsen se enriqueció durante la Guerra del Este (Crimea), suministrando grano y paja a las tropas británicas y francesas; su velero «Phoenix» sirvió para alojar a los oficiales británicos durante el primer asedio a Sebastopol. En 1866, Jens Amundsen realizó un viaje de China a Cuba, entregando 300 culíes chinos a las plantaciones de azúcar cubanas. Su carácter se pone de manifiesto en el siguiente episodio: los culíes se rebelaron durante el viaje, pero éste terminó con J. Amundsen obligándoles a colgar al cabecilla.

En 1863, a la edad de 43 años, se casó con Hanne Henrik Gustav Sahlqvist, hija de un funcionario de aduanas. La familia tuvo cuatro hijos, todos ellos varones:

Jens Ole Antoni (apodo familiar «Tony»), nacido en enero de 1866 en el mar durante la revuelta china de Kuli. Desde muy pronto demostró su capacidad empresarial y también se dedicó a los inventos: desarrolló sus propias tecnologías de producción de margarina y leche en polvo.
Gustav Sahlquist, nacido el 7 de junio de 1868. Recibió educación militar y alcanzó el grado de teniente en 1902.
León, nacido el 4 de septiembre de 1870. Se graduó en un instituto comercial y desde 1892 vivió en Francia, donde se dedicó al comercio del vino. Antes de romper con Roald, fue su abogado personal de negocios. Roald, nacido el 16 de julio de 1872.

La infancia y juventud del explorador Noruego

Poco se sabe de los primeros años de vida de Amundsen. Su infancia transcurrió en los bosques que rodeaban la finca de sus padres, en compañía de sus hermanos y de los niños vecinos (hasta 40), de los que Roald era el más joven. Los hermanos Amundsen participaban con entusiasmo en las peleas; Roald fue descrito en su momento como un «chico arrogante» que se enfadaba fácilmente. Uno de sus compañeros de juego fue el futuro explorador antártico Karsten Borchgrevink.

Los hermanos Amundsen se iniciaron en el deporte desde una edad temprana: se instalaron barras de gimnasia en el patio de la mansión, y los cuatro se convirtieron en buenos gimnastas. A Roald Amundsen le pusieron los esquís en cuanto pudo caminar. Amundsen era siempre el peor estudiante de la escuela, pero destacaba por su terquedad y su agudo sentido de la justicia. El director incluso se negó a dejarle hacer su examen final por miedo a avergonzar al establecimiento con un alumno de bajo rendimiento. Amundsen tuvo que inscribirse en sus exámenes finales por separado como estudiante externo y en julio de 1890 obtuvo aprobó su examen de selectividad con gran dificultad.

Roald Amundsen, en su autobiografía, consideró dos factores que contribuyeron a la formación de su personalidad. En 1886 murió su padre, Jens Amundsen. Su madre, Gustav Sahlqvist, quería que su hijo menor formara parte de la élite intelectual del país, y para ello trasladó a la familia a Christiania, la casa familiar cercana al palacio real.

Ante la insistencia de su madre, Roald se matriculó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Christiania, pero cuando tenía 21 años, ella murió (el 9 de septiembre de 1893), y Roald abandonó la universidad. En realidad, nunca estudió medicina y apenas completó el curso preparatorio. Amundsen escribió en su autobiografía:

«Con gran alivio dejé… la universidad para dedicarme por completo al sueño de mi vida».

Roald Amundsen

Otro factor fue el conocimiento de la historia de la conquista del Paso del Noroeste y el destino del contralmirante John Franklin. En su autobiografía y antes en su libro The Northwest Passage, Amundsen dio versiones contradictorias sobre la edad en que el destino de Franklin capturó su imaginación: a los 8 o a los 15 años.

Sorprendentemente, lo que más me llamó la atención de todo el relato fue la descripción de las penurias vividas por Franklin y sus compañeros.

Surgió en mí un extraño anhelo de sufrir algún día las mismas penurias. Yo también quería sufrir por mi causa, no en el abrasador desierto en el camino a Jerusalén, sino en el gélido Norte, en el camino hacia un amplio descubrimiento del hasta entonces desconocido gran desierto.

Roald Amundsen

Desde los 15-16 años, Amundsen se marcó un estilo de vida espartano:

  • Una dieta estricta.
  • Ejercicio físico.
  • Dormir a la intemperie incluso en invierno.
  • Esquiar regularmente de noviembre a abril.

Según sus propias palabras, a Amundsen nunca le gustó el fútbol, pero lo practicaba regularmente «para entrenar su cuerpo y acostumbrarlo a la resistencia». En 1892, Amundsen fue examinado por una junta médica militar, cuyo informe decía:

«Altura – 180 cm, volumen torácico de 87 cm al exhalar y 98 cm al inspirar. Alguien que vio a Amundsen en esa época lo llamó «el último vikingo».

Tras cruzar la meseta de Hardangervidda (bajo la dirección del esquiador L. Urdal), Amundsen fue contratado en el barco de arrastre de pieles Morgenen para preparar prácticamente su instrucción de navegante.

Tras regresar en 1894 del primer viaje de pesca, Amundsen dirigió un memorándum al Ministerio del Interior en el que abordaba la cuestión del interés de Noruega para obtener los derechos sobre el archipiélago de Spitsbergen. Según R. Huntford, Amundsen escribió a Londres en 1894, pidiendo ser incluido en la expedición Jackson-Harmsworth, pero fue rechazado.

Tras la muerte de su madre, Amundsen alquiló un piso en Christiania. Desde su nacimiento fue cuidado por una mujer sueca, Elisabeth Gustavson, que había servido a sus padres desde 1865. Amundsen, según sus propias palabras, la trataba como una madre. Para el viajero, que nunca tuvo familia, Betty (como era su apodo familiar) era la encargada del hogar.

La amistad con el famoso explorador polar noruego Eivin Astrup desempeñó un papel importante en los planes de vida de Amundsen. Amundsen asistió a su conferencia por primera vez el 25 de febrero de 1893, cuando todavía era técnicamente un estudiante universitario.

El 24 de junio de 1893, Amundsen estaba entre la multitud que despedía al Fram de Nansen: la expedición nacional noruega al Polo Norte partía. No había rastro de ambición infantil en su interés por la exploración polar: una vez tomada su decisión, Amundsen se apresuró a actuar en consecuencia, preparándose para una carrera como explorador del Ártico.

EL buque Polar Fram
El Fram

En la primavera de 1895, Amundsen superó con éxito su examen de navegante y participó en otra expedición de pesca. El 3 de enero de 1896, Roald y su hermano León, en un simulacro de expedición al Ártico, decidieron cruzar la meseta de Hardanger de este a oeste, pero se perdieron y caminaron en círculos.

Al cuarto día se acabaron las provisiones. La Autobiografía describe este episodio como lo más peligroso que había vivido: de la noche a la mañana, Roald quedó atrapado por la nieve y sus músculos se acalambraron por la fatiga. El hermano León consiguió desenterrarlo y sacarlo a la superficie.

La primera expedición de Roald Engelbregt Gravning Amundsen

El 7 de agosto de 1896, Amundsen fue contratado como marinero en la expedición antártica belga del Beljica, bajo el mando de Adrien de Gerlache, cuyo personal era internacional. Fue la única expedición en la que Amundsen participó como subordinado. El objetivo del viaje era alcanzar el Polo Magnético Sur, con cuatro invernadores con equipos de magnetometría que debían desembarcar lo más cerca posible de él, tras lo cual el buque de abastecimiento debía partir hacia Río de Janeiro y recoger al personal de tierra el siguiente verano antártico. En el invierno de 1896-1897, el futuro explorador polar se trasladó a Amberes para estudiar francés y hacer un curso de navegación. Allí tuvo un romance con su casera, que se suicidó el 24 de marzo de 1897, tras lo cual Amundsen tuvo que abandonar la ciudad a toda prisa.

Amundsen fue ascendido a navegante y colocado en un compartimento de oficial debido a las vacantes en la expedición. En su autobiografía, Amundsen nunca se refirió a Adrien de Gerlache por su nombre, mencionando sólo a su colega mayor, el médico del barco Frederick A. Cook. Tras zarpar el 16 de agosto de 1897, el Belgica llegó a la Antártida el 30 de enero de 1898. El primer día de desembarco, Amundsen realizó un viaje en esquí a lo largo de la costa de la isla Tu Hammock, según V.S. Koryakin, por primera vez en la historia de la investigación antártica. El 8 de marzo, el barco, que avanzaba hacia el sur, fue detenido por el hielo y le esperaba una invernada imprevista. La deriva duró 13 meses y tuvo lugar en zonas del mar de Bellingshausen que no habían sido visitadas anteriormente por personas debido a las condiciones de hielo extremadamente difíciles. Las profundidades en estos lugares superaban los 1500 m, por lo que el lote no llegaba al fondo. La tripulación del barco no iba a pasar el invierno en la Antártida, por lo que sólo había cuatro conjuntos de ropa polar a bordo para la invernada. Amundsen sugirió que se cosiera ropa de abrigo con mantas de lana roja, que abundaban a bordo. Las obras se iniciaron inmediatamente.

Con la llegada de la noche polar, el escorbuto se convirtió en un problema importante para la tripulación. Amundsen y Cook se dedicaron a cazar focas y pingüinos y no se limitaron a comer; en un pesaje realizado en mayo de 1898, Amundsen estableció un récord de 87,5 kg. Junto con Cook, también experimentaron con el equipo polar, probando las propiedades de los sacos de dormir diseñados por Astrup, Nansen y Peary.

Cook fue a la vez mentor y compañero de estudios de Amundsen, pero el resto del equipo trató estos experimentos sin ningún entusiasmo. El 5 de junio de 1898, el magnetólogo E. Danko murió de escorbuto y complicaciones cardíacas; poco después, el marinero noruego Tolefsen enloqueció e intentó partir a pie hacia Noruega. Sin embargo, la situación a bordo no era del todo sombría: el primer oficial del capitán, Lequan, celebró un «Gran Concurso de Belleza Femenina» y publicó un obsceno diario manuscrito. También anotó en su diario que Amundsen, de 26 años, tenía una clara inclinación por el ascetismo e incluso el monacato.

En medio de la decadencia y desmoralización del equipo, estalló un conflicto entre de Gerlache y Amundsen. Gerlache rechazó categóricamente todas las recomendaciones del noruego y en junio de 1898 ya no estaba en pie. Sin embargo, existía un acuerdo entre de Gerlache y la Sociedad Geográfica de Bélgica por el que la expedición, independientemente de las circunstancias, debía quedar bajo el mando de cualquier oficial belga. En consecuencia, Amundsen, por entonces asistente principal, dijo firmemente a de Gerlache que «ya no existía ninguna expedición belga para él». Sin embargo, estipuló que ahora consideraba al Beljica no como un lugar de servicio sino como un barco muy ordinario, por lo que era su deber sacarlo del hielo. En su autobiografía, publicada un cuarto de siglo después, Amundsen escribió brevemente que el liderazgo de la expedición había pasado a sus manos. No fue hasta el 14 de marzo de 1899 cuando el Belžika abandonó la zona de hielo, regresando a Amberes el 5 de noviembre del mismo año.

Hay información contradictoria sobre la fecha de regreso de Amundsen a su tierra natal. Desembarcó en Río de Janeiro y viajó por su cuenta. Leon Amundsen esperaba que el viaje de su hermano le llevara a través de Cognac, donde ya se había establecido, pero Amundsen prefirió partir hacia Bruselas, donde aceptó el primero de sus honores, una Cruz de la Orden de Leopoldo. Se negó a escribir o publicar nada sobre la expedición de Gerlache, aunque admitió que la aventura había desempeñado un papel destacado en su vida:

Durante este viaje mi plan maduró. Quería vincular mi sueño infantil del Paso del Noroeste con un objetivo mucho más importante para la ciencia: establecer la ubicación actual del Polo Norte magnético.

Roald Amundsen

Según R. Huntford, la lección más importante que aprendió Amundsen de la expedición de Gerlache fue que desde entonces disfrazó sus planes pioneros de exploración científica. Así, Amundsen encubrió sus sueños infantiles de conquistar el Paso del Noroeste con la idea de alcanzar el Polo Norte magnético.

Ruta marítima del noroeste

La preparación de la expedición

A su regreso de Bélgica, Amundsen partió hacia un campo de entrenamiento militar, tras lo cual los hermanos León y Roald fueron en bicicleta desde Christiania hasta Cognac en septiembre de 1899. Desde Francia, Amundsen tomó el mismo transporte hasta Cartagena vía Madrid. Desde allí navegó en la barca Oscar, propiedad de su familia, hasta Pensacola.

Amundsen regresó a Europa en abril de 1900 y durante su estancia en Gran Bretaña reunió una exhaustiva biblioteca de obras sobre la conquista del Paso del Noroeste. Tras los resultados del viaje, se le concedió el título de capitán de la marina mercante.

En septiembre de 1900, Amundsen llegó al Observatorio Geofísico Marítimo Alemán de Hamburgo, donde fue recibido calurosamente por el director Georg von Neumayer. Amundsen trabajó de forma casi fanática para adquirir la información necesaria.

Más tarde recordó que había dedicado 250 horas de sus 40 días en Hamburgo, más de 6 horas al día, a la geofísica. En casa de Neumayer, Amundsen fue presentado a Henrik Mohn, quien le presentó a Fridtjof Nansen, el mayor explorador polar noruego de la época, para la Navidad de 1900.

Fridjoft Nansen, el héroe de Roald Amundsen
Fridtjof Nansen

La relación entre Nansen y Amundsen ha sido descrita de forma diferente por varios biógrafos. Por ejemplo, Huntford afirmó que no había «ninguna ligereza o cordialidad», pero T. Boomann-Larsen escribió que «no hay razón para creer que Amundsen fuera recibido con menos entusiasmo en Lüsacker que en Hamburgo». Según los recuerdos de Liv Nansen-Heyer, la hija mayor del explorador polar, Amundsen siempre parecía confuso e inseguro en compañía de Nansen.

El Yoa

En enero de 1901, Amundsen compró el yate enrollable de 47 toneladas Joa (Gjøa), su «par» (construido en 1872). Tras pedir prestadas 10.000 coronas a su hermano Gustav, Roald Amundsen reacondicionó el yate (se instaló un motor de parafina de 13 CV y se mecanizaron los cabrestantes de navegación). En abril emprendió un viaje de seis meses al Mar de Barents, tanto para probar el barco como para realizar trabajos oceanográficos bajo la dirección de Nansen. Por el camino, consiguió capturar dos ballenas y varias morsas, obteniendo un beneficio de 8.000 coronas. Cabe destacar que el viaje fue comandado por el antiguo propietario del yate, Hans Christian Johannesen. A finales del otoño de 1901, Amundsen presentó un informe a la Sociedad Geográfica de Noruega.

1902 fue un año tenso para Amundsen, ya que no fue posible reunir suficiente dinero para la expedición y el presupuesto original de 50.000 coronas resultó insuficiente. A finales de año, Amundsen realizó su primera visita a la Royal Geographical Society de Londres, pero la actuación no tuvo éxito, ya que Amundsen no dominaba el inglés. A principios de 1903, el déficit financiero de Amundsen había alcanzado las 70.000 coronas. El problema de estar arruinado persiguió al explorador polar toda su vida. Para preparar esta expedición y las siguientes, Amundsen recibió una ayuda considerable de Fritz Zapfe, un farmacéutico de Tromsø que también era corresponsal del periódico cristiano Morgenbladet.

Hasta el último minuto, la salida de la expedición estuvo en peligro: el coste total era de 150.000 coronas, sin incluir el coste del barco y las donaciones en especie de la fábrica de conservas, con 14.000 coronas prestadas contra una garantía de los hermanos Gustav y Leon pocos días antes de zarpar. Amundsen, en una autobiografía publicada 22 años después, describió el inicio de la expedición como una empresa casi criminal: para escapar de los acreedores, la tripulación del «Joa» partió de noche bajo la lluvia torrencial. Thor Boomann-Larsen, en posesión de cartas y diarios personales del explorador polar que no han estado disponibles hasta la década de 1990, escribió que no era cierto: los cuatro hermanos Amundsen estaban a bordo del Joa durante la noche del 17 de junio de 1903, y la lista de patrocinadores fue abierta por el Rey de Suecia y Noruega, Oscar II y Fridtjof Nansen. Dos días antes de zarpar, Roald Amundsen otorgó un poder para todos sus asuntos a su hermano León.

La conquista del Paso del Noroeste

La tripulación del Yoa celebrando la Navidad de 1903 en la estación de invernada. De izquierda a derecha: H. Hansen, R. Amundsen, Lindström (en chal), Vick, Lund. Rystvedt está en el fondo. Foto de H. Hansen
Amundsen pasó por el Atlántico Norte, la bahía de Baffin, los estrechos de Lancaster, Barrow, Peel, Franklin y James Ross, y se detuvo para pasar el invierno frente a la costa sureste de la isla del Rey Guillermo el 9 de septiembre, que resultó durar dos años. El puerto recibió el nombre de Yoa Haven. Los esquimales de la tribu local Netsilik aparecieron el 29 de octubre, y las relaciones con ellos funcionaron bastante bien. Sin embargo, durante la invernada, la selección de la pequeña tripulación de sólo 7 personas resultó ser errónea y surgió un enfrentamiento entre el Jefe (como se referían a Amundsen todos los miembros de la expedición en sus entradas del diario) y el motorista Peder Rystvedt. Kok Adolf Henrik Lindström sufría de alcoholismo y, con el tiempo, Amundsen también agrió las relaciones con los demás miembros del equipo.

El 1 de marzo de 1904, Amundsen, Hansen y Ristvedt, equipados a la manera de los esquimales, emprendieron un viaje en trineo hacia el Polo Norte magnético, ese día hubo una helada de -53 °C. En la noche del mismo día, la temperatura bajó a -57 °C. Como resultado ya en la mañana del 5 de marzo el comando ha regresado en «Yoa», y a la vuelta los perros en 4 horas han superado 10 millas en las cuales en el camino a un poste era necesario pasar 2½ días. Sin embargo, ya el 16 de marzo, Amundsen y Hansen partieron por segunda vez, y el 24 de abril alcanzaron la posición del polo magnético norte, definida por James Clark Ross en 1831 Cuando el polo cambió de posición, Amundsen regresó al barco y pasó siete semanas en la travesía.

Después, según los diarios de los expedicionarios, Amundsen se enfrió en la investigación magnética y se dedicó a la etnografía esquimal, como se vio más tarde, sus descubrimientos en esta área contribuyeron al éxito de sus expediciones. A principios de 1905, descubrió la sífilis en los esquimales y prohibió expresamente a la tripulación comunicarse con las mujeres locales. En febrero, las relaciones con los esquimales se deterioraron: al no tener el concepto de propiedad privada, los lugareños tomaron prestadas las provisiones de alimentos de las bodegas del Yoa, tras lo cual el jefe voló el iglú de hielo con dinamita y, en general, se volvió extremadamente beligerante con los nativos.

El 13 de agosto de 1905 el barco siguió navegando y el 26 de agosto se encontraba en la bahía de Mackenzie, en la isla de Hershel, lugar de invernada de los balleneros. Para sorpresa de Amundsen, todos estaban al tanto de su expedición: su hermano León, apoyado por Nansen, realizó una gran campaña publicitaria en Estados Unidos Amundsen compartió con los invernadores los productos de la harina, que abundaban en la Yoa, para afianzar la relación. A pesar de que la costa canadiense y las costas del norte de Alaska estaban libres de hielo en agosto y septiembre de 1905, Amundsen decidió quedarse para una tercera invernada. Sus compañeros estaban desconcertados sobre las razones de esta decisión: Amundsen atribuyó la invernada al difícil estado del hielo. T. Boomann-Larsen creía que la razón principal era que el capitán consideraba que el viaje de dos años era demasiado corto, ya que las expediciones de Nansen y Sverdrup, que marcaron una época, duraron 3 y 4 años respectivamente.

Como la Yoa estaba privada de comunicación directa con el mundo exterior, Amundsen partió el 24 de octubre de 1905 en un trineo con 12 perros y una pareja de esquimales como ayudantes, en un viaje de 700 km hasta la oficina de telégrafos más cercana en Eagle City, Alaska. Sin embargo, la máquina no funcionó, y no fue hasta el 5 de diciembre, después de recorrer 1.300 km, que el explorador polar llegó a Fort Egbert, una ciudad minera de oro en el Yukón. La mejor travesía del día fue de 65 km en 10 horas. El primer telegrama fue enviado a su hermano León y Nansen fue contactado el 9 de diciembre. Durante la ausencia de Amundsen, la situación política cambió radicalmente al convertirse Noruega en un país independiente. Por consejo de Nansen, Amundsen notificó su éxito al nuevo rey Haakon VII.

El 3 de febrero de 1906, Amundsen emprendió el viaje de vuelta a Herschel y llegó en el «Joa» el 12 de marzo, habiendo recorrido 1.300 km en 30 días de marcha. Pronto hizo más calor: la temperatura subió por encima del punto de congelación ya el 22 de marzo y el miembro más joven de la tripulación, Gustav Wickcayó enfermo. Amundsen lo atendió y al principio mejoró, pero el 30 de marzo la enfermedad empeoró. El médico del que disponían los balleneros fue contactado demasiado tarde y Vick murió el 31 de marzo.

No fue hasta el 1 de julio de 1906 que el Yoa pudo despegar; el Cabo Barrow fue cruzado el 30 de agosto en medio de una fuerte tormenta. Esto completó la conquista del Paso del Noroeste. El 19 de octubre el Yoa llegó a San Francisco, donde Amundsen, con poco dinero, vendió el yate a un ciudadano noruego para que lo viera el público. El 18 de noviembre la tripulación llegó a Christiania.

La expedición fue difícil para Amundsen. En su «Autobiografía» escribió:

«…A mi regreso, todo el mundo determinó que mi edad estaba entre los 59 y los 75 años, aunque sólo tenía 33»

Roald Amundsen

Después de la expedición.

Según R. Huntford, Fridtjof Nansen, cuando fue enviado de Noruega a Gran Bretaña, «fue pionero en el uso de celebridades no políticas para la propaganda política»]. La fama del conquistador del Paso del Noroeste iba a servir para elevar el perfil de Noruega en el mundo, y Nansen apuraba constantemente a Amundsen para que regresara de Estados Unidos.

Sin embargo, Amundsen fue directamente a Christiania, donde el Primer Ministro C. Mikkelsen le entregó la Gran Cruz de la Orden de San Olaf el 20 de noviembre de 1906 -el Rey estaba en Londres-; las clases se cancelaron ese día. El informe de Amundsen en Londres, en una reunión de la Real Sociedad Geográfica, estaba previsto para el 11 de febrero de 1907, pero los resultados fueron más que modestos, y la visita del explorador polar a Gran Bretaña no se publicitó en absoluto. La fría actitud de los británicos hacia el héroe noruego fue un misterio para los contemporáneos, como se refleja en una indignada carta del Consulado General de Noruega a Amundsen. Por el contrario, la gira de conferencias de Amundsen por varios países europeos tuvo un gran éxito.

Se tardó todo el verano en preparar un libro sobre la expedición, publicado en Noruega en una edición de 10.000 ejemplares. El 20 de abril de 1907 se publicó una resolución oficial del Storting en la que se estimaba el presupuesto de la expedición en el Joa en 160.000 coronas, cantidad que se consideraba «insignificante para el paso seguro por el Paso del Noroeste bajo bandera noruega». Para entonces, Amundsen tenía una deuda de 80.000 coronas (el fiduciario de la expedición era Alexander Nansen, el hermano menor de Fridtjof). Ese mismo día, el Storting destinó 40.000 coronas a cubrir las deudas más urgentes del explorador polar, aunque se formalizó oficialmente como una compra de material científico de la expedición por parte del Estado noruego.

El 24 de enero de 1907, Amundsen fue elegido miembro honorario extranjero de la Sociedad Geográfica Rusa.

Conquista del Polo Sur

Antecedentes

En su autobiografía, Amundsen escribió:

La siguiente tarea que me propuse resolver fue el descubrimiento del Polo Norte. Tenía muchas ganas de llevar a cabo la tentativa emprendida hace unos años por el Dr. Nansen, a saber, atravesar el Océano Ártico a la deriva con las corrientes polares.

Roald Amundsen

Según T. Boomann-Larsen, la carrera polar que tuvo lugar en el Ártico y el Antártico entre 1908 y 1912 fue una competición de personalidades, no de países. Los estadounidenses Frederick Cook y Robert Peary, que luchaban por el Polo Norte, no necesitaron ningún camuflaje científico: en Estados Unidos, un récord es razón suficiente para una expedición. Ernest Shackleton (considerado el principal rival de Robert Scott en el camino al Polo Sur) y Roald Amundsen tuvieron que dar prioridad a la investigación científica. Además, sólo había un buque especialmente diseñado para navegar en el hielo compacto, el Fram, sobre el que Nansen tenía derechos de prioridad al hacer planes para llegar al Polo Sur.

La correspondencia muestra que Amundsen habló por primera vez con Nansen sobre sus planes para el Polo Norte en febrero de 1907, cuando ambos se encontraban en Londres. La situación era favorable: en 1906, Piri sólo había sido capaz de alcanzar los 87°N; para Amundsen, una travesía en trineo sobre hielo compacto desde tierra firme parecía improbable. En teoría, el proyecto de Amundsen de llegar al Polo Norte se basaba totalmente en los cálculos de Nansen. Como la rama de la corriente transpolar que partía de las islas de Novosibirsk no llegaba al Polo Norte, era necesario partir del cabo Barrow; la deriva en este caso debería durar, según los cálculos, de 4 a 5 años.

Sin embargo, Nansen no dio una respuesta directa. Tres meses más tarde, Amundsen le escribió una carta respetuosa pero insistente en la que le recordaba la conversación de febrero y le pedía una respuesta a más tardar en otoño. Los rumores sobre los nuevos planes de Amundsen se filtraron a la prensa a finales de agosto y Amundsen concedió una sensacional entrevista al periódico Aftenposten el 3 de septiembre de 1907, en la que dijo que estaba considerando el uso de osos polares en el trineo, lo que alimentó aún más el revuelo.

Nansen continuó explicando en una carta a Sir Clement Markham, antiguo presidente de la Royal Geographical Society y amigo:

«En 1907 estaba a punto de comenzar mis preparativos de nuevo. Justo en ese momento llegó Amundsen y me contó su plan de navegar por el Estrecho de Bering hasta el borde del hielo en un pequeño barco, desembarcar en el hielo y cruzar con él a la deriva el Océano Ártico. No se atreve a ir a la deriva en un barco. Le dije directamente que no podía aprobar su plan… En caso de que decidiera emprender una expedición de este tipo, la única posibilidad sería realizarla en el Fram, que está construido especialmente para navegar por el hielo. Pero entonces habría dificultades, porque yo mismo voy a utilizar el «Fram» para mi expedición al Polo Sur. Entonces me preguntó si aceptaba llevarlo conmigo primero en mi expedición, para que después pudiera conseguir el Fram para su deriva en el Mar Ártico».

Fridtjof Nansen

Amundsen visitó a Nansen a finales de septiembre o principios de octubre de 1907, en un momento en el que el gran explorador polar y científico estaba sumido en una aguda crisis moral: después de una fuerte ruptura con su esposa, Nansen estaba restableciendo su relación. La hija mayor de Nansen, Liv (de 14 años), fue testigo de la conversación y, en sus memorias de 1955, escribió que Eva Nansen dijo una sola frase: «Sé cómo acabará todo. Nansen bajó entonces a la sala de estar, donde le esperaba Amundsen, y le dijo brevemente: «Te llevarás el Fram».

Preparativos

La promesa de Fridtjof Nansen sobre el Fram no fue en vano: el buque era propiedad del gobierno. Amundsen solicitó al gobierno la subvención necesaria para reconstruir el barco, que había resistido dos expediciones al Ártico. Esta subvención, que alcanzó las 75.000 coronas, se obtuvo por resolución del Storting el 9 de febrero de 1909. En otoño de 1907, Amundsen emprendió una gira por Estados Unidos para recaudar los fondos que le faltaban. Comenzó el 20 de octubre con una actuación en el Carnegie Hall, que no tuvo éxito: sólo 300 personas, en su mayoría noruegos, se reunieron en una sala con capacidad para más de 2.000 espectadores.

Sin embargo, en Navidad, Amundsen consiguió obtener 1.000 dólares de beneficio neto, que comunicó a su hermano León. Amundsen también tenía la intención de visitar a su viejo amigo el Dr. Cook en Estados Unidos, pero el 7 de noviembre recibió una carta suya, escrita en términos bastante bruscos: Cook iba a zarpar hacia el Polo Norte, pero no quería informar a su colega y amigo. En Estados Unidos, Rolad Amundsen recibió la noticia del fallecimiento de Eva Nansen y, aunque su cremación fue cerrada a todos, Leon Amundsen consiguió entregar una corona de flores. La gira por Estados Unidos finalizó en mayo de 1908, pero no cumplió sus objetivos: el dinero era desesperadamente escaso, sólo se pudieron pagar las deudas de la expedición en el Yoa. Sin embargo, Amundsen, a su regreso de América, se compró una casa a 15 km al sureste de Christiania, a orillas del Boonnefjord, en Svartskoog; la casa de soltero recibió el nombre de «Uranienborg».

En el verano de 1908, Amundsen recibió un curso de oceanografía de B. Hellann-Hansen en Bergen durante dos meses por recomendación de Nansen. El 10 de noviembre, Amundsen anunció su plan en una reunión de la Sociedad Geográfica de Noruega en presencia de Nansen y del cuerpo diplomático. Al día siguiente, el 11 de noviembre de 1908, el rey Haakon VII y la reina Maud donaron 30.000 coronas a la futura expedición. Amundsen comenzó a recibir solicitudes de aquellos que deseaban participar en la expedición, el 24 de noviembre llegó una carta de Frederik Jalmar Johansen de Sheehan, la solicitud fue inmediatamente concedida. El 25 de enero de 1909, Amundsen hizo una presentación en una reunión de la Real Sociedad Geográfica en Londres, que fue recibida con entusiasmo. El entonces secretario de la sociedad, Scott Kelty, cubría simultáneamente las noticias sobre la exploración polar en el Times de Londres. Antes de la reunión, Amundsen obtuvo una audiencia con el rey Eduardo VII.

Cambio de planes

En el verano de 1909, Ernest Shackleton regresó a Londres, después de no haber alcanzado los 180 km del Polo Sur ese mismo año. El 1 de septiembre de 1909, Frederick Cook, viejo amigo y compañero de armas de Amundsen, anunció oficialmente que el Polo Norte había sido alcanzado el 21 de abril de 1908. El 7 de septiembre del mismo año el Polo Norte también fue declarado por Robert Peary: según su declaración, ha ocurrido el 6 de abril de 1909. En la prensa corrían insistentes rumores de que el próximo objetivo de Pirie (al igual que el de Cook) sería el Polo Sur, y se preparaban expediciones similares: en Francia, la de Jean-Baptiste Charcot; en Alemania, la de Wilhelm Filchner; en Japón, la de Nobu Shirase. Se estaban preparando expediciones en Bélgica y Australia (Douglas Mawson). Ninguno de ellos, incluido Robert Scott, dio fechas concretas para el inicio de la expedición.

Dada la situación, Amundsen tomó una decisión instantánea: su objetivo en adelante era el polo opuesto. En la mañana del 8 de septiembre partió hacia Copenhague, donde el Dr. Cook estaba entonces destinado. Al mismo tiempo, Otto Sverdrup, que declaró públicamente que «Peary buscó el Polo Norte durante 26 años en vano», también se encontraba en la capital danesa.

Probablemente como resultado de su conversación con Frederick Cook, el 9 de septiembre Amundsen hizo un pedido a la Royal Greenland Trading Company para la compra de 50 huskies groenlandeses a caballo, 14 conjuntos completos de ropa de pieles esquimales, zapatos polares, materiales para su reparación, pieles de reno en bruto, etc. La intención original era obtener todo esto de Alaska. Así, queda claro que el 9 de septiembre de 1909, al menos, Amundsen decidió asaltar el Polo Sur.

El 13 de septiembre se anunciaron los planes para alcanzar el Polo Sur por parte de Robert Scott, cuya expedición tenía el objetivo político de «alcanzar el Polo Sur, para dar honor al Imperio Británico por este logro». En octubre, Ernest Shackleton llegó a Christiania y Amundsen intervino en su celebración; desde entonces mantenían una relación amistosa.

En noviembre, Amundsen viajó a los Estados Unidos para adquirir suministros para la expedición; en América, la batalla legal entre Piri y Cook estaba en pleno apogeo. Para entonces, sólo tres personas conocían los cambios en los planes de Roald Amundsen y firmaron un compromiso de secreto: Leon Amundsen, Bjorn Helland-Hansen y Torvald Nielsen, el jefe del Fram. Fritz Zapfe, que tenía la intención de participar en la expedición, pero que posteriormente se retiró, también se enteró de la situación a principios de 1910.

Durante la primera mitad de 1910, Amundsen llevó una vida retirada, sin mostrar su rostro en público en absoluto. Los trabajos necesarios para la expedición se realizaron directamente en su villa, Uranienborg, en Svartskug. Desde Groenlandia se enviaron 90 perros y 10 perras de la raza local; originalmente Amundsen quería dos mushers esquimales, que habían hecho una excelente carrera en las expediciones de Piri, pero luego llegó a la conclusión de que en la Antártida serían tan nuevos como los noruegos. Robert Scott acudió a Noruega en Semana Santa para probar el trineo a motor de la expedición Terra Nova y reunirse con Nansen y Amundsen, los principales exploradores polares del mundo, para consultar con ellos e intercambiar información: Scott esperaba que su expedición a la Antártida y el equipo de Amundsen al Ártico siguieran un mismo plan de investigación. Amundsen no respondió a las cartas y telegramas de Scott, ni a sus llamadas telefónicas. Más tarde escribió:

Sabía que tendría tiempo de informar al capitán Scott de mi extenso plan al menos antes de que abandonara el mundo civilizado, unos meses antes o después no suponían mucha diferencia en este caso. Los planes y el equipo de Scott eran tan diferentes de los míos que consideré que el telegrama que le envié posteriormente para informarle de nuestra partida hacia la Antártida era una cortesía y no un mensaje destinado a hacer que modificara su programa de alguna manera. La expedición británica tenía como misión la investigación científica. El polo era, por así decirlo, un asunto secundario para ella, mientras que en mi plan ampliado estaba en primer lugar.

Roald Amundsen

En vísperas de hacerse a la mar, el déficit financiero de Amundsen había alcanzado las 150.000 coronas, sin poder conseguir dinero ni siquiera para el viaje de vuelta del Fram. Inesperadamente se encontró un patrocinador en Argentina: se trataba del magnate ganadero Don Pedro Christophersen, que se había trasladado al Nuevo Mundo en 1871.

Su hermano Christopher Kristoffersen se convirtió en embajador de Noruega en Argentina en 1910, habiendo sido previamente ministro de Asuntos Exteriores (1908-1910) y conociendo íntimamente a Nansen. Don Pedro donó parafina y suministros necesarios para el Fram. Sin embargo, Amundsen se endeudó y se vio obligado a hipotecar su casa por 25.000 coronas. El Fram partió de Christiania en la medianoche del 7 de junio de 1910 y Nansen vio su partida desde su estudio, quien más tarde confesó a su hijo Odd que fue la hora más amarga de su vida.

El viaje a la Antártida

Rolad Amundsen volvió a ceder la dirección de todos sus asuntos a su hermano León. Incluso antes de que el Fram partiera de Christiania, León Amundsen había realizado un viaje a Madeira, donde comprobó la cantidad y calidad de los suministros para el paso de la tripulación de su hermano a la Antártida, la posterior invernada y el asalto al polo. El Fram llegó a Funchal el 6 de septiembre de 1910. La tripulación se tomó unos días de permiso, y todos (incluido L. Amundsen) se reunieron a bordo a las cinco y media de la tarde del 9 de septiembre.

En ese momento, Amundsen informó a su tripulación del cambio radical de la ruta en tan sólo 15 minutos, y la tripulación recibió con gran entusiasmo la noticia de una corta marcha hacia el Polo en lugar de años a la deriva. León Amundsen desembarcó con tres cartas de su hermano dirigidas al rey, a Nansen y al pueblo noruego.

Ni el Storting ni el primer ministro fueron notificados por Amundsen, y los mensajes fueron entregados al rey y a Nansen el 1 de octubre. L. Amundsen entregó personalmente el mensaje al rey y también dio las explicaciones necesarias; la carta para Nansen fue entregada a B. Helland-Hansen. T. Boomann-Larsen señala que la carta a Nansen estaba escrita en tono suplicante y también describe la peculiar ortografía de Amundsen, que apareció por primera vez en sus cartas y diarios a partir del otoño de 1909.

La carta de Roald Amundsen al pueblo noruego (enmendada por Leon Amundsen) fue reproducida por muchos periódicos de Noruega el 2 de octubre. Ese mismo día, Leon Amundsen envió un telegrama en inglés, firmado por su hermano, a Christchurch, dirigido a Robert Scott: «Tengo el honor de informar que el ‘Fram’ se dirige a la Antártida. Amundsen». Llegó a su destinatario el 12 de octubre. La noticia fue recibida con tranquilidad en Noruega, y se pidió a Karsten Borchgrevink que comentara la declaración de Amundsen. El explorador polar afirmó que los renos eran una fuerza de tiro mejor que los perros y lamentó que ni Amundsen ni Scott los utilizaran.

Además, afirmó haber comprendido desde el principio hacia dónde se dirigía Amundsen, dado que la lista de equipamiento incluía 100 perros y una casa desmantelada con una cocina. Jallmar Johansen también escribió sobre esto último en su diario, expresando su sorpresa por el hecho de que ni siquiera Nansen adivinara el verdadero propósito del viaje, aunque se sintiera perplejo por el gran número de perros.

El equipo de Amundsen desembarcó en la Bahía de las Ballenas el 15 de enero de 1911, momento en el que los perros habían aumentado naturalmente a 116 cabezas. El transporte de materiales de construcción pasó el 15 y 16 de enero de 1911 (80 perros se dedicaron a ello, trabajaron en un equipo de 10 a través de día), bajo un techo casa de invierno ha sido traído ya el 21 de enero.

El nuevo hogar se celebró el 28 de enero, la casa recibió el nombre de «Framheim». Ese día se transportaron más de 900 cajas de provisiones desde el barco hasta la base. El 4 de febrero, la barca Terra Nova, buque de aprovisionamiento de Robert Scott, visitó la Bahía de las Ballenas, algunos miembros de cuya expedición visitaron tanto el Fram como la base costera de Amundsen.

Roald Amundsen y sus compañeros de celebración en el Framheim
Celebración en el Framheim

Un miembro de la expedición de Scott, Apsley Cherry-Garrard, escribió que al oír la noticia de la llegada de Amundsen, la tripulación británica se sintió abrumada durante varias horas por el deseo de navegar inmediatamente hacia la Bahía de las Ballenas y enfrentarse a los noruegos. Más tarde cambió de opinión:

…Amundsen era un explorador del más alto nivel intelectual, más parecido a un judío que a un escandinavo; baste recordar con qué previsión, guiado sólo por la lógica, eligió el lugar para invernar. Confieso que todos le subestimamos en ese momento y no pudimos quitarnos de encima la sensación de que quería adelantarnos por medios engañosos.

Si en Inglaterra la noticia del encuentro de equipos rivales provocó sentimientos encontrados entre el público, en Noruega hubo una explosión instantánea de patriotismo y un sentimiento de competencia; al mismo tiempo, el fondo de la expedición comenzó a engrosar con donaciones. El 5 de junio de 1911, Leon Amundsen visitó Londres, donde se reunió con el empresario de Fridtjof Nansen, Gerald Christie, y con Ernest Shackleton y Douglas Mawson, que tomaron partido por Roald Amundsen en la próxima guerra de la información. El presidente de la Real Sociedad Geográfica, Lord Curzon, dijo durante un encuentro con L. Amundsen: «¡Que gane el mejor!».

Invernada

Amundsen anunció la lista de participantes en la travesía del Polo Sur el 1 de diciembre de 1910, cuando el Fram aún estaba en el mar. El grupo de invernada estaba formado por los siguientes individuos:

  • Roald Amundsen – jefe de la expedición, jefe del grupo de trineos en el viaje al Polo Sur.
  • Olav Bjaaland es un experimentado esquiador y carpintero.
  • Oscar Wisting era esquiador y musher. Sirvió como artillero en los astilleros de Horten. Amundsen lo acogió a pesar de que Wisting no sabía esquiar ni manejar perros, pero rápidamente aprendió todo.
  • Jørgen Stubberud, un carpintero que participó en la campaña terrestre del rey Eduardo VII.
  • Kristian Prestrud, teniente de navío de la Armada noruega, era el supervisor inmediato de Visting en el astillero de Horten, y jefe de un grupo de navegación a la Tierra del Rey Eduardo VII. En la expedición realizó mediciones meteorológicas y de otro tipo.
  • Fredrik Hjalmar Johansen fue capitán de la reserva del ejército noruego y miembro de la expedición polar noruega de 1893-1896. Era el musher más experimentado de la expedición.
  • Helmer Hansen (noruego: Helmer Hanssen) fue un esquiador.
  • Sverre Hassel (noruego: Sverre Hassel) – esquiador.
  • Adolf Henrik Lindstrøm, cocinero y jefe de provisiones, miembro de las expediciones de Sverdrup y Amundsen.

Amundsen seleccionó la tripulación en base a dos criterios

  • La lealtad personal al jefe.
  • La experiencia polar.

Por ello, Prestrup y Bjoland realizaron su primera expedición polar. Johansen y Sverre Hassel representaban en el equipo a Nansen y Sverdrup, con quienes habían trabajado anteriormente.

El 10 de febrero de 1911, Amundsen, Johansen, Hansen y Prestrud partieron hacia los 80°S en tres trineos, llegando a su destino el día 14. Iban a colocar el material de base para el viaje hacia el sur. Regresaron el 16 de febrero, un día antes de que el Fram saliera de la Bahía de las Ballenas. Los siguientes viajes del grupo de Amundsen al sur tuvieron como base el campamento Latitud 80.

El camino estaba marcado por hitos de bambú con banderas negras; cuando los hitos se agotaban eran perfectamente sustituidos por bacalao seco. Las personas que se quedaron en la base almacenaron más de 60 toneladas de focas. Durante los tres cruceros (antes del 11 de abril) se entregaron más de 3.000 kg de provisiones, incluidos 1.200 kg de focas, y combustible a los depósitos hasta los 82°S. El Jefe no había participado en la última expedición (abril), ya que sufría una hemorragia rectal y no se había recuperado hasta junio. Esto fue consecuencia de una lesión sufrida en la Yoa. Johansen comandó la última expedición como el explorador polar más experimentado del equipo.

La noche polar en la latitud de Framheim comenzó el 21 de abril de 1911 y duró hasta el 24 de agosto. La hibernación tuvo lugar en condiciones favorables, los noruegos construyeron un campamento bajo cero con una sauna para el trabajo necesario y pudieron escaparse unas horas al día. Los invernadores tenían un gramófono y una selección de discos, en su mayoría de repertorio clásico. Para entretenerse había cartas y dardos, así como para leer (la biblioteca contenía 80 libros). Amundsen recordaba que la novela policíaca Roma-París Express era especialmente popular en el Framheim. Jalmar Johansen escribió en su diario:

12 de abril: Ahora llevamos una vida verdaderamente lujosa, con buena comida y buena bebida. Hoy hemos tenido un espléndido almuerzo: sopa de pollo, pechuga de ternera asada, espárragos, pudín de postre y vodka, oporto, agua de frutas, café y licor benedictino como bebidas. La Semana Santa ya está llamando a la puerta: nos espera toda una semana de descanso y despreocupación. Esta noche nos toca a mí y a Prestrud lavarnos a fondo: después de la cena para dos existe la posibilidad de un baño en la cocina.

Jalmar Johansen

Durante todo el invierno polar se han llevado a cabo intensos preparativos para el viaje. Bjoland, tras asegurarse de que la superficie del glaciar era plana, redujo el peso del trineo de 80 a 30 kg, originalmente pensado para terrenos pesados. Johansen se pasó todo el invierno apilando provisiones para no perder tiempo desempaquetando y pesando en el camino. En total, colocó 42.000 galletas de avena en estricto orden, abrió 1.321 latas de pemmican, rompió 100 kg de chocolate en trozos y rellenó 203 «salchichas» con leche en polvo. La caja de alimentos contenía 5.400 galletas o 4 filas de trozos de pemmican.

Como tenían forma de lata (12 cm de diámetro y 5 cm de altura), los huecos en forma de pastilla se rellenaban con «salchichas» de leche y el espacio restante con trozos de chocolate. La ración diaria estándar del equipo de Amundsen en la travesía era: 40 galletas (400 g), 75 g de leche en polvo, 125 g de chocolate y 375 g de pemmican, para un total de 975 g de alimentos sólidos. A esto hay que añadir las focas y el cazón, que también se consumían regularmente. El valor energético de la dieta era de 4.560 kilocalorías (el equipo de R. Scott tenía 4.430). El consumo energético diario de un miembro del equipo de Amundsen era de unas 4500 kilocalorías (frente a las 5500 de Scott).

Al comienzo del día polar, el Jefe estaba impaciente: su equipo estaba a 650 km del grupo de Scott y a 96 km del polo, por lo que era imposible juzgar las condiciones meteorológicas de los competidores (aún no se sabía que hacía más frío en Framheim que en la base de Scott.

La temperatura media invernal de Amundsen era de -38 °C y la de Scott de -27 °C, pero Scott tenía caballos como fuerza motriz principal, lo que le obligó a partir más tarde). Amundsen estaba especialmente preocupado por las noticias sobre el trineo motorizado de Scott, por lo que decidió partir el 1 de septiembre de 1911. Sin embargo, incluso 4 días antes de la salida, la temperatura no superó los -57 °C. Sólo el 31 de agosto se calentó hasta los -26 °C, pero el tiempo volvió a empeorar después.

El equipo estaba formado por 8 personas (excepto Lindström, el guardián de la base permanente) con todos los perros que habían sobrevivido al invierno, de los que quedaban 86. El primer intento de alcanzar el Polo Sur se realizó el 8 de septiembre de 1911 a -37 °C. Johansen consideró esta salida prematura, pero se vio obligado a acatarla. La caminata fue infructuosa: cuando la temperatura bajó a -56 °C, los esquís no se deslizaban y los perros no podían dormir. El vodka tomado en la excursión se congeló.

Los exploradores polares decidieron llegar a un almacén a 80°S, descargar allí los narts y regresar al Framheim. El 16 de septiembre, Amundsen, que tenía el mejor trineo de perros, se apresuró a regresar a la base sin ocuparse de la seguridad de sus hombres, que se encontraban en condiciones más difíciles.

El regreso se convirtió en una escapada desorganizada en la que cada explorador polar se quedó solo. El intervalo de tiempo entre el regreso de los expedicionarios al Framheim fue de 6 horas, y ni siquiera se encendió una linterna en la base para facilitar la orientación de los rezagados en el espacio. En esta ruta, Johansen salvó al menos experimentado Prestrud de una muerte segura en una tormenta de nieve y con un frío extremo de -60 °C: todo el trineo de perros se cayó. Johansen ni siquiera tenía una tienda de campaña y un primus – Hassel se los había prestado. El resultado fue la congelación de las piernas de tres hombres, que tardaron mucho en curarse. Johansen y Prestrud fueron recibidos por Amundsen con la pregunta: «¿Dónde habéis ido?».

En la mañana de su regreso al Framheim, Johansen, basándose en su experiencia de los viajes polares con Nansen, criticó duramente el liderazgo de Amundsen. Frustrado por la oón, Amundsen expulsó a Johansen del grupo polar, a pesar de que era el musher más experimentado de la expedición. Las relaciones quedaron dañadas definitivamente: Amundsen y Johansen no se hablaron hasta el 20 de octubre. Johansen, junto con Prestrud y Stubberud, que le apoyaban, fueron enviados por Amundsen a una expedición secundaria a la Tierra del Rey Eduardo VII, en lugar del prestigioso viaje al polo geográfico. Además, el capitán Johansen fue subordinado a partir de entonces al teniente Prestrud, de treinta años y deliberadamente menos entrenado. R. Huntford comparó la relación de Amundsen y Johansen con la de Scott y Shackleton en la expedición del Discovery.

Conquista del Polo Sur

No fue hasta octubre de 1911 cuando aparecieron signos de una primavera antártica. Sin embargo, el tiempo durante la temporada 1911/1912 fue anormalmente frío: las temperaturas oscilaron entre -30 °C y -20 °C, mientras que la norma era de -15…-10 °C.

El 20 de octubre partieron cinco participantes de la expedición polar. Tenían cuatro trineos y 52 perros. Johansen consideró que este recurso no sería suficiente para un retorno exitoso. Llegaron al primer depósito a 80°S el 23 de octubre y acamparon durante dos días. A partir del 26 de octubre, la expedición comenzó a construir pirámides de nieve, de unos 2 m de altura, para orientarse en el espacio (el frecuente tiempo nublado en los glaciares de la Antártida suele provocar desorientación).

Se erigieron cada 3 millas. Las 180 millas iniciales de la ruta estaban marcadas con postes de bandera y otros hitos. El último de los primeros depósitos se alcanzó el 5 de noviembre en medio de una espesa niebla. A continuación, la ruta siguió por territorio desconocido. El 9 de noviembre el equipo llegó a los 83°S, donde se dispuso un gran almacén para el viaje de vuelta. Aquí hubo que disparar a varias perras preñadas, que habían sido enterradas en la nieve como reserva.

El 11 de noviembre se mostraron las Montañas Transantárticas, cuyos picos más altos recibieron los nombres de Fridtjof Nansen y Don Pedro Christophersen. Aquí se recogieron muestras geológicas y se dejaron en un depósito intermedio. El 17 de noviembre el equipo se acercó al borde de la plataforma de hielo, el ascenso a la meseta polar era inminente. Había 550 km hasta el Polo.

En un principio, Amundsen tenía la intención de acortar el grupo a medida que avanzara la campaña para que no llegaran más de dos personas al Polo. La decisión de enviar a Hassel y Bjoland de vuelta el 19 de noviembre no estuvo exenta de escándalo: el Jefe se arrastró entonces de rodillas ante Amundsen pidiéndole, para su humillación, que cambiara la decisión. El relato de estos hechos sólo quedó en el diario de Hassel; Amundsen se limitó a describir las panorámicas de las montañas ese día.

En su último viaje al Polo, Amundsen había tomado provisiones para 60 días, quedando un suministro de 30 días a 84°S. Para entonces habían salido 42 perros. Se decidió subir a la meseta, sacrificar 24 perros y trasladarse al polo con 18 de ellos. En el camino debían sacrificarse seis perros más y 12 animales debían regresar al campamento. Los planes llegaron a buen puerto.

El ascenso a la meseta comenzó el 18 de noviembre bajo la sombra del monte Betty, que lleva el nombre de la antigua enfermera de Amundsen, la sueca Elisabeth Gustavson. El primer día, el equipo caminó 18,5 km, subiendo 600 m sobre el nivel del mar. Wiesting y Hansen exploraron un ascenso a un glaciar de unos 1.300 m de altura, cuya longitud no se pudo determinar (se le dio el nombre de Axel Heiberg). Luego hubo otros pasos, de hasta 2.400 m de altura.

El 21 de noviembre se recorrieron 31 km con un ascenso de 1.800 m.

Resumiendo este día… uno puede ver lo que pueden hacer los perros bien entrenados. Y el trineo seguía siendo bastante pesado. ¿Necesito decir algo más, no es suficiente este hecho?

El campamento del 21 de noviembre se llamó «Matadero»: cada musher mató a sus perros de elección, Amundsen no tomó parte en esto, encargándose de las tareas del cocinero. Los 24 perros fueron sacrificados y enterrados en el glaciar, eran una comida necesaria.

Durante un breve periodo de tiempo el sol se asomó, tras lo cual se pudo determinar que la expedición había alcanzado los 85° 36′ S. Un descanso de dos días con abundante comida reforzó a los perros, pero el equipo se encontró con grandes dificultades a continuación, como demuestran los nombres dados a estos lugares: el Glaciar del Diablo y el Terreno de Baile del Diablo.

Se trataba de zonas de profundas grietas a 3030 metros de altura y de un escarpado glaciar. Las montañas descubiertas más arriba se llamaron Helland-Hansen. Amundsen estaba ansioso: el equipo de escalada se había quedado guardado abajo, pero había sido posible encontrar un glaciar relativamente suave para escalar.

Las temperaturas se mantuvieron en -20 °C con vientos huracanados todo el tiempo, y los perros y los miembros del equipo sufrieron el mal de altura. Los constantes vientos huracanados trajeron nuevos problemas. Amundsen escribió:

¡Qué vista teníamos! Viendo, Hansen y yo sufrimos particularmente durante la última tormenta, la mejilla izquierda de cada uno de nosotros se convirtió en una sólida llaga, de la cual rezumaba sangre y pus.

El 6 de diciembre, los noruegos alcanzaron el punto más alto de la ruta, 3260 m sobre el nivel del mar, batiendo ese mismo día el récord de Shackleton de 1909.

Los nervios del equipo estaban a flor de piel: a menudo se producían pequeñas peleas. Sverre Hassel se refiere abiertamente al Jefe en su diario como un «pendenciero» y a Visting y Hansen como «sus acólitos».

Amundsen y sus compañeros alcanzaron el polo el 14 de diciembre de 1911 a las 15:00 horas de Framheim. La llanura que la rodea fue bautizada con el nombre de Håkon VII (Shackleton la bautizó con el nombre de Eduardo VII). La conquista del polo se celebró fumando los puros que Bjoland había ahorrado. Como había ocho puros -según el número de miembros del equipo original-, tres de ellos fueron para Amundsen.

Debido a los acalorados debates que acompañaban a la discusión de los informes de las expediciones polares y, en particular, a las afirmaciones contrapuestas de Frederick Cook y Robert Peary de haber llegado primero al Polo Norte, Amundsen abordó la determinación de la posición geográfica con especial responsabilidad. Amundsen creía que sus instrumentos determinarían la posición con un error no superior a una milla náutica, por lo que decidió «rodear» el Polo esquiando a 10 millas del punto calculado.

Como el teodolito estaba dañado, la observación se hizo con un sextante. El sol dio una vuelta alrededor del campamento en 24 horas sin esconderse tras el horizonte. Tras realizar mediciones y cálculos, Amundsen determinó que su posición actual estaba a unas 5,5 millas (8,5 kilómetros) del punto matemático del Polo Sur. Este lugar también fue «rodeado» con esquís.

El 17 de diciembre, Amundsen decidió que se encontraba en el punto verdadero del Polo Sur y emprendió un nuevo ciclo de mediciones de 24 horas, cada una de las cuales fue realizada por dos hombres con un cuidadoso registro en un diario de navegación. Cuatro de los cinco viajeros estaban cualificados como navegantes (excepto Olaf Bjoland).

Esta vez, los cálculos de Amundsen indicaron que el grupo estaba a 1,5 millas (unos 2,4 kilómetros) del polo, y dos de los exploradores marcaron y «rodearon» el punto calculado. Así, en aras de la credibilidad, el Polo Sur fue «rodeado» tres veces por la expedición. Una tienda de seda -el «Pulheim»- fue dejada en el Polo con cartas para Robert Scott y el Rey de Noruega. Hassel escribió en su diario que si Scott llegaba al Polo no se alegraría de encontrar allí la tienda con la bandera noruega y el banderín de Fram….

Amundsen con el sextante determinando la posición del Polo Sur
Amundsen con el sextante determinando la posición del Polo Sur

Amundsen dejó la siguiente carta en el Polo Sur:

Querido capitán Scott,

como probablemente serás el primero en llegar a este lugar después de nosotros, te pido amablemente que transmitas esta carta al rey Haakon VII. Si puedes utilizar alguno de los elementos de esta tienda, no dudes en utilizarlo. Con todo respeto, le deseo un buen regreso.

Atentamente, Roald Amundsen.

Roald Amundsen.

El regreso fue rápido, el Glaciar del Diablo se alcanzó el 2 de enero de 1912 y el descenso duró un día. El tiempo se volvió desagradable: había caído niebla. En la niebla del 5 de enero, la expedición estuvo a punto de perder el Boyne, que Wisting encontró por accidente, tras tropezar con su propio esquí roto Ese mismo día se desató una tormenta con temperaturas de -23 °C.

Sin embargo, el éxito obtenido no favoreció la actitud de los miembros del equipo: en una ocasión, Bjoland y Hassel fueron severamente reprendidos por roncar Hassel se quejaba en su diario de que Amundsen «siempre elegía un tono de reprimenda muy desagradable y altivo»; por aquel entonces sólo H. Hansen.

El 7 de enero los noruegos se encontraban al pie del glaciar Axel Heiberg, en el mismo lugar que habían dejado el 19 de noviembre, a 900 metros sobre el nivel del mar. Aquí el equipo adoptó una nueva rutina: tras 28 kilómetros de travesía un descanso de 6 horas, luego una nueva travesía, etc.

Tras una nueva recogida de datos geológicos se mató un perro (quedaron 11) y se enterraron 17 litros de parafina en un vaso de precipitados y cerillas en una pirámide de piedra al pie del glaciar. La expedición tenía provisiones para 35 días de viaje y provisiones intermedias en cada grado de latitud. A partir de ese día, los expedicionarios comieron carne todos los días.

El equipo llegó a Framheim a las 04:00 horas del 26 de enero de 1912 con dos narts y 11 perros. La distancia recorrida fue de algo menos de 3.000 km, es decir, una travesía media de 36 km en 99 días.

Zona de almacén  de combustible en el Franheim
Zona de almacén de combustible en el Franheim

Sverre Hassel dejó una nota importante en su diario sobre la actitud de Amundsen ante la expedición: en la víspera de su regreso al Framheim, el jefe recordó cómo el teniente Prestrud declaró antes de partir que no importaba quién llegaría primero al polo, si los noruegos o los británicos. Amundsen se sintió indignado por estas palabras. El 25 de enero, el Jefe declaró enfáticamente que «no aceptaría ser el segundo en el Polo y por un millón».

El regreso

La tensión nerviosa de Amundsen no hizo más que aumentar tras su regreso del Polo, sobre todo porque no sabía que ya había derrotado a Scott: era necesario volver a la civilización lo antes posible e informar de los resultados.

Exteriormente, esto se reflejó en el hecho de que en su diario y en sus cartas Amundsen dejó de respetar en absoluto la ortografía noruega habitual. El 30 de enero por la noche, el Fram salió de la Bahía de las Ballenas en medio de una espesa niebla y durante unas 5 semanas cruzó campos de hielo, con destino a Hobart, aunque Littleton, en Nueva Zelanda, estaba más cerca, era la base principal de Scott.

El Fram llegó a Hobart el 7 de marzo de 1912 (la agotada tripulación de Scott estaba en ese momento separada de la base antártica por más de 300 km). Sólo Amundsen desembarcó con una carpeta que contenía los textos de los telegramas redactados con antelación.

No había noticias de Scott. Amundsen, de incógnito, tomó una habitación en el hotel del puerto, tras lo cual se puso inmediatamente en contacto con Noruega, enviando tres telegramas: a su hermano León, a Nansen y al rey, incluso a los patrocinadores se les envió la noticia más tarde.

El telegrama matutino de su hermano le informaba de que León Amundsen había vendido para entonces los derechos exclusivos para publicar material sobre la expedición polar noruega al periódico Daily Chronicle de Londres.

Los honorarios de Roald Amundsen fueron de 2.000 libras esterlinas, la tarifa más alta. Ernest Shackleton fue de gran ayuda para concluir el contrato. Según los términos del contrato, Amundsen tenía el derecho exclusivo de publicar los informes y diarios de todos los miembros de la expedición. No podían publicar nada sin el consentimiento de Amundsen durante los tres años siguientes a su regreso.

El telegrama a Nansen era muy escueto: «Gracias por todo. Misión cumplida. Todo está bien». Leon Amundsen no consiguió reunirse con el Rey de Noruega, ya que se encontraba en el cuartel general de los ejercicios militares, pero el contenido del telegrama le fue transmitido por su ayudante.

Sólo el 11 de marzo de 1912 se permitió a la tripulación del Fram desembarcar en Hobart con 10 chelines como dinero de bolsillo. Jalmar Johansen, que no se había recuperado de su disputa con Amundsen, se fue de juerga y el 15 de marzo Amundsen rescindió su contrato y lo envió a casa. Su mujer ya no cobraba una asignación. Los honorarios de Johansen fueron de 600 coronas, que corresponden a 33 libras y 10 chelines. Un billete para Johansen de Melbourne a Christiania costó al fondo de la expedición 505 coronas.

El 20 de marzo de 1912, Amundsen partió en una gira de conferencias por Australia y Nueva Zelanda, el mismo día en que recibió la noticia de que el editor de Jakob Dubwad le había contratado un libro sobre el viaje, por valor de 111.000 coronas, un récord para la época. Llegó a Buenos Aires el 21 de mayo, afirmando ser Engelbrecht Gravning, y fue celebrado ceremonialmente el 30 de mayo en la Sociedad Noruega de La Plata. La tripulación fue enviada a Noruega, el Fram permaneció en Argentina bajo el cuidado del teniente T. Nielsen.

La vida de Amundsen en 1912-1917

Desde el 11 de junio de 1912, Amundsen vivió en la finca Carmen de Don Pedro Christophersen, cerca de Buenos Aires, donde escribió un libro sobre la expedición. Los capítulos sobre la travesía marítima fueron escritos por C. Prestrud (no se menciona en el libro como autor), el texto fue enviado a Noruega y publicado por publicaciones periódicas casi sin edición literaria.

Para entonces, se estaban gestando dos escándalos: Frederick Cook, deseoso de restaurar su reputación y autoridad como explorador polar, anunció que tenía la intención de visitar Noruega y reunirse con Amundsen. Al mismo tiempo, León Amundsen insistió en que se eliminara cualquier mención a Cook de su libro sobre el Polo Sur.

Surgieron nuevas complicaciones en Londres, donde las actitudes hacia Amundsen cambiaron a peor mientras se esperaban noticias de Scott. Aunque la Royal Geographical Society fue la primera en invitar al conquistador del Polo Sur a dar una gira de conferencias, su descubrimiento se programó no en el Albert Hall, donde habían actuado anteriormente Nansen, Peary y Shackleton, sino en el Queens Hall, lo que ofendió a Amundsen.

A continuación, Lord Curzon hizo una declaración ambigua sobre el «cambio de planes de Amundsen» que también podría interpretarse como una crítica. El problema sólo se resolvió tras la intervención del rey Haakon VII: Amundsen se vio obligado a moderar sus ambiciones.

El 1 de julio de 1912, casi todos los miembros de la expedición al Polo Sur llegaron a Bergen, excepto Johansen, que regresó el 11 de junio. Amundsen también llegó desde Buenos Aires, vía Copenhague, el 31 de julio, bajo el alias de Engelbrecht Gravning, que nunca fue identificado por nadie aunque utilizaba el transporte público. El 20 de agosto se ofreció una cena en su honor en el palacio real, pero el resto del tiempo Amundsen se quedó en casa, terminando su libro sobre la expedición.

El informe de Amundsen a la Sociedad Geográfica de Noruega fue leído el 9 de septiembre en presencia del cuerpo diplomático y de la familia real, «el acontecimiento más importante de la Sociedad en sus 25 años de existencia». Nansen no estuvo presente, ya que se encontraba en una expedición a Spitsbergen.

Inmediatamente después de la actuación, Amundsen se dirigió a Bergen, desde donde, tras visitar varias ciudades noruegas, se dirigiría a Suecia, Dinamarca y Alemania, y desde allí a Inglaterra, Francia e Italia. A principios de 1913 se programó una gira por Estados Unidos, con la intención de trasladar el Fram a San Francisco para el verano y navegar hasta el Estrecho de Bering y el Polo Norte inmediatamente después de terminar la gira. Para entonces, el fondo de la expedición en el Fram contaba con 330.000 coronas, que se completarían con los derechos de autor del libro de Amundsen y sus actuaciones por todo el mundo.

Amundsen llegó a Dover el 14 de noviembre de 1912 y esa misma noche se celebró en Londres una gran recepción en honor del explorador polar. Para entonces, la gira por Alemania (que había aportado 40.000 marcos) y Bélgica acababa de concluir con un triunfo. El 15 de noviembre se produjo un escándalo en la Royal Geographical Society de Londres: el presidente de la Sociedad, Lord George Nathaniel Curzon, pronunció un discurso ambiguo. Amundsen describió el episodio de la siguiente manera:

«Sopesando cuidadosamente sus palabras, lord Curzon justificó el haberme invitado como orador, con especial referencia al hecho de que atribuyo parte de nuestro éxito a los perros, y luego concluyó su discurso diciendo: «Por lo tanto, sugiero que todos los presentes den un triple «hurra» en honor a los perros», y enfatizó aún más el significado sarcástico y humillante de su declaración con un gesto tranquilizador en mi dirección.

Fue este episodio, según R. Huntford, el que motivó a Amundsen a dejar de ser miembro de la Royal Geographical Society. El explorador polar se consoló con una entusiasta recepción en París el 16 de diciembre, donde fue elevado al rango de Oficial de la Legión de Honor, y con una recepción en Roma el 19 de diciembre con una audiencia con el Rey Víctor-Emmanuel. El Storting concedió a Amundsen un salario honorífico de 6.000 coronas al año, y cada miembro de la expedición recibió una prima adicional de 4.000 coronas.

1913 y 1914

El 4 de enero de 1913, mientras Amundsen se dirigía a Estados Unidos, Jalmar Johansen se pegó un tiro en el parque Solly de Cristianía. Su cuerpo fue llevado a su Sheehan natal por Leon Amundsen y Jørgen Stubberud, fue el 7 de enero. El funeral tuvo lugar el 9 de enero, los gastos fueron divididos por la mitad por Nansen y Amundsen, ambos no estuvieron en la ceremonia – Nansen tenía un hijo menor Osmund que murió.

La gira americana de Amundsen comenzó en el Carnegie Hall el 15 de enero de 1913 y fue un triunfo. El explorador polar fue invitado a cenar con el presidente estadounidense Theodore Roosevelt y fue homenajeado junto al almirante Peary. Los periódicos de todo el mundo difundieron una foto de Peary, Amundsen y Shackleton juntos

El 11 de febrero de 1913, llegó un telegrama de Littleton informando al mundo de la tragedia del capitán Scott. Roald Amundsen se encontraba entonces en Madison, Wisconsin. Leon Amundsen envió inmediatamente una tarjeta de condolencia a la embajada británica en Christiania, Roald Amundsen envió telegramas al día siguiente desde Chicago al capitán Edward Evans, comandante del Terra Nova, y a las viudas de Scott y Wilson. Leon Amundsen escribió a su hermano:

…La expedición (de Scott) se ha organizado de forma que no inspira confianza. Me parece que… todo el mundo debería alegrarse de haber estado ya en el Polo Sur. De lo contrario… se habría montado una nueva expedición británica al instante para lograr el mismo objetivo, muy probablemente sin cambiar la metodología de la caminata en lo más mínimo. El resultado habría sido un desastre tras otro, como ocurrió con el Paso del Noroeste.

León Amundsen

La noticia de la catástrofe causó un gran revuelo en Estados Unidos: Roald Amundsen llegó a pronunciar 160 discursos. Aunque dijo en una entrevista:

«Habría sacrificado la fama y todo mi dinero si hubiera podido evitar de este modo que Scott sufriera una muerte terrible»

Roald Amundsen

Roald escribió con franqueza a su hermano León:

«El triste destino de Scott ha causado un extraordinario interés en mis informes. La asistencia, que había empezado a descender, se ha disparado de nuevo hasta alcanzar cotas inalcanzables».

Roald Amundsen

León instó a su hermano a tener cuidado y declaró que no había forma de relacionar el triunfo en el Polo Sur y el desastre de Scott delante de los forasteros. Sin embargo, la popularidad de Amundsen en todo el mundo creció considerablemente tras la noticia de Scott, especialmente en Alemania y Australia.

Al mismo tiempo, el vicecónsul noruego en Melbourne señaló que la promulgación del hecho de que Scott había encontrado la carta de Amundsen en el Polo disipó las dudas de la gente corriente sobre si los noruegos habían estado realmente en el Polo Sur y les hizo darse cuenta de la hazaña que había realizado Amundsen.

La principal tarea de Amundsen en 1913 fue preparar el viaje del Fram. El 19 de abril escribió a Don Pedro Christophersen que se había encargado dos hidroaviones, que podrían ser de gran utilidad para la expedición.

Sin embargo, los patrocinadores no tenían prisa por donar para una segunda llegada al Polo Norte y, además, la tripulación empezó a escasear. En marzo de 1912, a su regreso de la Antártida, Amundsen reunió a su tripulación y preguntó quién estaría dispuesto a acompañarle en la deriva del Océano Ártico, con el resultado de que todos, excepto el navegante de hielo Andreas Beck, dijeron que no.

Amundsen tuvo que interrogar a los miembros de la tripulación uno por uno, con el resultado de que todos, excepto Bjoland, estuvieron de acuerdo. Olaf Bjoland acabó renunciando en 1913, pero Amundsen le dio 20.000 coronas para que pusiera en marcha una fábrica de esquíes.

En mayo, Amundsen partió de Estados Unidos hacia Canadá, desde donde regresó a Londres el 10 de julio de 1913, pasando 10 días en la capital imperial. Le esperaban en Bergen, donde le ofrecieron el puesto de codirector del recién inaugurado Instituto de Oceanografía. Amundsen rechazó la oferta porque nunca se había interesado por la ciencia, lo que provocó el desconcierto de F. Nansen.

En otoño se presentó la oportunidad de utilizar el Fram en la ceremonia de inauguración del Canal de Panamá. El 3 de octubre de 1913, el Fram al mando de T. Nielsen llegó a Colón. Como el canal aún no estaba abierto en diciembre, Amundsen abandonó la idea.

La travesía desde Colón hasta Buenos Aires fue muy difícil, con 100 días de tormentas continuas. La estructura de madera, que había resistido dos expediciones al Ártico y una vuelta al mundo, estaba irremediablemente dañada por la carcoma tropical. Una plaga de insectos el 2 de enero de 1914 destruyó todas las provisiones de a bordo. El 18 de marzo de 1914 murió el marinero Andreas Beck. No fue hasta el 25 de marzo de 1914 que el Fram llegó a Montevideo necesitando reparaciones importantes.

El 16 de junio de 1914, el viejo barco regresó a Horten y fue puesto en reposo. El «Fram» había circunnavegado el globo dos veces y media desde el 7 de junio de 1910, recorriendo 54.000 millas náuticas, principalmente en aguas templadas y ecuatoriales.

El 11 de agosto el barco fue examinado por la oficina de clasificación: toda la parte subacuática del barco, la chapa interior y exterior, la cubierta y las vigas de cubierta estaban afectadas por el deterioro. El coste de la revisión se estimó en 150.000 coronas, lo que equivalía aproximadamente al coste de construcción del Fram.

Ya en febrero de 1914, Amundsen organizó una conferencia antártica en Berlín a la que asistieron Edward Evans, ayudante de Scott, con quien el noruego mantenía excelentes relaciones, y Wilhelm Filchner. El explorador polar debía ir directamente de Alemania a Estados Unidos, pero regresó a Noruega inesperadamente. El 29 de abril de 1914, Amundsen telegrafió al cónsul noruego en San Francisco que la expedición al Polo Norte se posponía hasta 1915.

Primera Guerra Mundial

En 1909, tras los sensacionales vuelos de Louis Blériot, Amundsen se dio cuenta de que la aviación era el transporte del futuro. Incluso antes de partir hacia el Polo Sur en el verano de 1909 había experimentado con cometas, pero se dio cuenta de que el uso de la aviación en la Antártida al nivel técnico de los años 1900 era imposible. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Amundsen decidió vender los hidroaviones que había comprado en San Francisco, ya que era demasiado caro enviarlos por mar a Noruega.

En la primavera de 1914, Amundsen compró un avión Maurice-Farman en París por 20.000 francos, con el objetivo de convertirse en el primer civil de Noruega en tener una licencia de piloto. Su mentor en la aviación fue el capitán Einar Sem-Jakobsen.

Roald Amundsen aprendiendo a pilotar aviones
Roald Amundsen aprendiendo a pilotar aviones

Amundsen se presentó al examen de piloto el 11 de junio de 1914, con 20 horas de vuelo para entonces. Cuando el piloto consiguió sacar la máquina de una inmersión, el rey envió un telegrama de felicitación. Tras el estallido de la guerra, Amundsen escribió una carta oficial al gobierno noruego el 3 de agosto, en la que ofrecía su avión a las fuerzas aéreas y solicitaba ser alistado como soldado raso en la misma rama. Al mismo tiempo, Amundsen rechazó las 200.000 coronas que le asignó el Storting para una nueva expedición. Nansen calculó que la conquista del Polo Norte costaría el doble, y aceptó financiar él mismo el déficit.

Tras el estallido de las hostilidades, Noruega siguió siendo un país neutral y Amundsen nunca fue llamado al servicio militar. Según T. Boomann-Larsen, Amundsen entró en el periodo más tranquilo de su turbulenta vida entre 1914 y 1917. Para entonces, Amundsen tenía 25.000 dólares de sobra, que invirtió en el negocio tradicional de su familia, el transporte de mercancías.

Una única venta de acciones en 1916 le aseguró una fortuna de un millón de dólares. Desde el punto de vista político, Amundsen estaba del lado alemán y continuó su correspondencia con Wilhelm Filchner, reclutado en las fuerzas aéreas del Kaiser: el explorador polar alemán quería participar en la expedición de Amundsen.

En 1916 fue designado en Bergen como jefe de la misión del Ministerio de Marina alemán, pero fue expulsado tras un escándalo de espionaje. Como el propio Filchner afirmó en sus memorias, esto puso fin a las negociaciones secretas para terminar la guerra, que habían sido iniciadas por Nansen en su propia residencia.

En la primavera de 1916, Amundsen decidió volver a sus planes nor-polares, habiendo ganado lo suficiente para financiar la expedición con sus propios fondos. En su correspondencia fijó como fecha de partida el verano de 1917. Como el Fram estaba muy deteriorado y era propiedad del Estado, Amundsen emprendió la construcción de su propio buque polar.

Ruta marítima del noreste

El buque de expedición se construyó según los planos del «Fram«, pero se tuvo en cuenta la experiencia de las campañas anteriores: el tamaño del equipo se redujo a 9 personas (cada una tenía un camarote individual), con salas separadas para el taller y el laboratorio, la disponibilidad de un hidroavión y una radio, instalada en 1922.

La botadura tuvo lugar al amanecer del 7 de junio de 1917, y durante la ceremonia de consagración se utilizó un carámbano en lugar de champán. El barco recibió el nombre de Maud en honor a la reina de Noruega, Maud de Gales, a la que el rey Haakon VII dio un permiso especial.

El buque Polar Maud antes de ser utilizado por Roald Amundsen
El Maud

La organización de la expedición se vio dificultada, ya que incluso las provisiones tuvieron que pedirse a los Estados Unidos, con un permiso especial para transportarlas a Noruega: en 1917, los Estados Unidos entraron en la guerra e impusieron un embargo. Fridtjof Nansen, el entonces enviado diplomático noruego en Estados Unidos, proporcionó una ayuda inestimable para obtener la licencia de exportación de las provisiones. La mayor parte del equipamiento e incluso el mobiliario de alojamiento tuvo que ser desmontado del Fram.

Se suponía que la deriva llevaría al barco más allá del Polo, lo que permitiría realizar viajes al norte de Groenlandia, para lo que se organizaron almacenes adicionales en Cabo Colombia. Debido a la guerra submarina sin restricciones desencadenada por Alemania, hubo que cambiar los planes. La expedición debía llegar al Estrecho de Bering por el Paso del Noreste.

Amundsen también devolvió todas las condecoraciones alemanas que había recibido a Guillermo II, entregándolas a través del embajador en Noruega, el príncipe Vid.

«Maud» zarpó de Christiania el 24 de junio de 1918. El barco tenía 9 hombres al mando, de los cuales cuatro habían participado en las anteriores expediciones de Amundsen. Helmer Hansen (un veterano de la conquista del Polo Sur) fue nombrado comandante del barco y la tripulación incluía también al geofísico Harald Sverdrup.

Amundsen no subió a su barco hasta el 14 de julio en Tromsø, sólo unos días antes de regresar de Estados Unidos. El buque se hizo a la mar el 16 de julio, día en que el Jefe cumplía 47 años. El medio ruso medio noruego, Gennady Olonkin, fue llevado a bordo como segundo motor y operador de radio. Su padre y su madre recibían un salario mensual de 200 coronas por su hijo.

El 9 de septiembre de 1918 el «Maud» quedó varado por el hielo cerca del Cabo Chelyuskin – en el 25º aniversario del paso del Cabo por el «Fram«, tuvo que pararse para una invernada no programada. Una cala a 21 millas náuticas al este del Cabo Chelyuskin fue bautizada como Maud Haven (Puerto de Maud).

El 30 de septiembre, Amundsen cayó por la borda sobre el hielo y se rompió el brazo izquierdo en dos partes, por encima y por debajo de la articulación del hombro. La fractura iba acompañada de calambres musculares. Cinco semanas después, Amundsen estuvo a punto de ser mutilado por un oso y sufrió graves lesiones en la espalda. Nada más llegar a EE.UU. descubrió que las fracturas no se habían curado bien, ya que el brazo roto era más corto que el otro. Los expertos llegaron a afirmar que Amundsen no debería haber sido capaz de dominar el brazo en absoluto, pero funcionó.

El 10 de diciembre, Amundsen sufrió una grave intoxicación por monóxido de carbono debido a una lámpara de parafina defectuosa y desde entonces sufre graves problemas cardíacos La invernada en general fue difícil: el patrón de navegación Rønne sufría de alcoholismo (también era el cocinero y tenía acceso al suministro de licor del barco) y algunos miembros de la tripulación mostraban signos de enfermedad mental. También aumentaron los conflictos entre la tripulación y el enfermo Amundsen.

En septiembre de 1919, dos marineros abandonaron el barco: el experimentado explorador polar Peter Tessem y el joven Paul Knudsen. Amundsen, en distintos momentos, dio diferentes razones para enviarlos a Dixon, a 800 km al suroeste de la zona de invernada. Al principio, habló de la necesidad de entregar el correo de investigación a Noruega. Esto no fue muy convincente, ya que nadie esperaba el correo allí.

En una autobiografía escrita 5 años después, atribuyó la decisión a la enfermedad de Peter Tessem, que sufría fuertes dolores de cabeza. Tessem y Knudsen nunca volvieron a casa y sus restos sólo fueron encontrados en 1921-1922 por las expediciones de N.A. Begichev y N.N. Urvantsev. Al parecer, Knudsen cayó en un agujero de hielo y Tessem murió por una razón desconocida a pocos kilómetros de la estación polar de la isla Dixon. Una fotografía del esqueleto de Tessem fue tomada por Georgy Rybin en julio de 1922.

Liberado del hielo el 12 de septiembre de 1919, el Maud se vio obligado a hibernar durante 11 días ya cerca de la isla Aion, a medio camino entre las islas Novosibirsk y el estrecho de Bering. Casi hubo un motín a bordo. Harald Sverdrup se interesó entonces por la etnografía y se instaló durante un año en una tribu chukchi. Entre el 1 de diciembre de 1919 y el 14 de junio de 1920, Oscar Wiesting y Helmer Hansen intentaron viajar con perros hasta Nome, en Alaska, pero debido a las vicisitudes de la guerra civil rusa, sólo llegaron hasta Anadyr y pudieron regresar sanos y salvos. Allí se enteraron del final de la Primera Guerra Mundial.

Sólo dos años después el Maud llegó a Alaska, donde se descubrió que la expedición estaba en bancarrota y tuvo que solicitar una subvención del gobierno. Hubo un gran conflicto con Helmer Hansen, que fue despedido, y pronto el patrón de navegación Rønne y el ingeniero Sundbeck, ambos veteranos de la conquista del Polo Sur, también pidieron volver a casa.

No obstante, Amundsen intentó cruzar el Estrecho de Bering con una tripulación de 4 personas (la tripulación debía estar compuesta por cazadores locales chukchi y rusos), pero tuvo que pasar el tercer invierno en el Cabo Corazón de Piedra. La hélice del Maud se rompió y el hielo arrastró el barco a la orilla, pero en primavera, tras derretirse el hielo, volvió a estar en el agua. Amundsen adoptó a dos niñas chukchis de 4 y 10 años durante el invierno, Kakonita y Kamilla, enviándolas posteriormente a Noruega para su formación y dándoles su apellido.

Hijas de Roald Amundsen
Hijas de Roald Amundsen

En 1921, Amundsen cedió el mando de la expedición a Visting y se retiró del negocio. El barco fue a Seattle para reparaciones y dotación. Finn Malmgren (1895-1928) se convirtió en asistente de Sverdrup. El gobierno noruego aportó 500.000 coronas para continuar la expedición. El «Maud» quedó a la deriva sobre las plataformas del Mar de Siberia Oriental en 1922-1925 y se liberó no muy lejos de donde el «Fram» se había congelado en el hielo. La expedición aportó nuevos datos sobre meteorología y geofísica, amplias colecciones etnográficas, zoológicas y ornitológicas y datos sobre las corrientes polares. La deriva transpolar ha fallado. Según opiniones contemporáneas, el plan de Amundsen podría haber tenido éxito si la deriva hubiera partido de la costa norte de Alaska, pero no de Chukotka.

A finales de junio de 1921, Amundsen y sus hijas adoptivas, Kakonita y Camille, se embarcaron en el vapor Victoria, el único que por aquel entonces mantenía un enlace directo entre Nome y Seattle. El 4 de julio la compañía llegó a Seattle, donde Amundsen ordenó la entrega de la esposa de Visting, Elise-Marie, junto con una gran cantidad de suministros y dos aviones. Amundsen envió a sus hijas adoptivas a su hermano León para que su familia se ocupara de su crianza.

Expediciones polares aéreas
Cambio de planes

Amundsen escribió que, cuando llegó a Seattle en 1921, se enteró de que el récord mundial de vuelo sin escalas se había reducido a 27 horas. Esto le llevó a un drástico cambio de planes: el 5 de enero de 1922 partió hacia Europa, cediendo el mando del Maud a Whisting y sus asuntos al noruego Håkon Hammer.

En Nueva York, las alumnas chucas de Amundsen causaron un gran furor en la sociedad laica, a la mayor de las cuales, Camille, pensaba entregarla a la escuela de ballet. El 13 de enero, E. Visting y Camille y Kakonita fueron enviados a Noruega. Amundsen regresó a Londres el 30 de enero. No abandonó oficialmente los Estados Unidos

El 17 de marzo de 1922, Amundsen zarpó de Christiania, acompañado por los pilotos Oskar Omdahl y Odd Dahl. En mayo de 1922, Amundsen planeó volar de Nueva York a Seattle en un avión Curtiss, pero el vuelo terminó en un accidente: el motor se paró a 125 millas de Cleveland. El avión se derrumbó durante el accidente, todos los pilotos sobrevivieron y sufrieron pocas lesiones. Amundsen siguió adelante y llegó a Seattle en tren.

El 3 de junio de 1922, el Maud comenzó la cuarta temporada de la expedición polar (en la Autobiografía se menciona la fecha como 1 de junio), Amundsen zarpó el mismo día en el Victoria, con destino a Nome. El 9 de junio, Leon Amundsen dio una gran conferencia de prensa en Christiania, en la que anunció que Roald Amundsen tenía la intención de realizar un vuelo transpolar desde el cabo Barrow hasta el cabo Columbia, donde G. Hansen, un veterano de Yoa, había dispuesto almacenes para una expedición de trineos desde el Maud. Se llegó a un acuerdo con los principales periódicos noruegos para el derecho exclusivo a publicar informes del viaje por 15.000 coronas.

En el Maud, Amundsen y el teniente Omdahl llegaron al pueblo de Dearing, en la bahía de Kotzebue, donde el explorador polar celebró su 50º cumpleaños el 16 de julio. A finales de julio, Radio Maud informó a Noruega de que el vuelo se posponía hasta el año siguiente debido a las difíciles condiciones del hielo. El 28 de julio, el Maud partió a la deriva hacia el mar de Chukchi, mientras que el Jefe, Omdal y el operador Reidar Lunn partieron hacia el cabo Barrow en la goleta Holmes.

Aunque el lugar de hibernación debía establecerse en el Cabo Barrow, Amundsen construyó una base de hibernación más al sur, en Wainwright, llamándola «Modheim». Los tres pasaron el invierno, y el Jefe asumió el papel de cocinero. Amundsen partió hacia el Cabo Barrow el 19 de noviembre en busca del cartero y esquió 1.000 km hasta la bahía de Kotzebue en sólo 10 días, y luego se dirigió a Dearing, 180 km que superó en dos días. Desde Dearing, Amundsen esquió 400 km hasta Nome, una media de 100 km al día. Amundsen llegó a Nome en el aniversario de la conquista del Polo Sur y permaneció allí todo el invierno.

A principios de 1923, Amundsen se enteró de que estaba al borde de la ruina financiera: deudas de 20.000 dólares sólo en Seattle. Los periódicos noruegos se burlaron abiertamente de él, y también publicaron material malintencionado en el que se afirmaba que las niñas chukchi adoptadas eran en realidad hijas ilegítimas de Amundsen.

El 12 de mayo de 1923, el explorador polar regresó a Modheim, donde inmediatamente empezaron a ensamblar el avión. El vuelo estaba previsto para el 20 de junio, y el 14 de mayo Omdahl intentó levantar el avión en el aire por primera vez. Al aterrizar, el motor falló y uno de los esquís se rompió. El 10 de junio, el puntal del tren de aterrizaje volvió a romperse al intentar despegar de nuevo. El 19 de junio, el despacho se dirigió a Noruega para cancelar el vuelo.

Dificultades financieras

El 17 de septiembre de 1923, Amundsen regresó a Seattle y llegó a Londres el 29 de octubre. Regresó a su país el 9 de noviembre vía Copenhague, donde esta vez fue identificado. Ya a principios de enero de 1924, Amundsen viajó de nuevo a Copenhague donde negoció con Dornier, firmando el 7 de enero un contrato para construir dos hidroaviones para un vuelo transpolar con base en Spitsbergen. Los fondos fueron proporcionados por H. Hammer, con quien la deuda de Amundsen ya había ascendido a 100.000 coronas.

El acuerdo final con Hammer preveía una expedición en tres aviones, con pilotos estadounidenses e italianos. Además de Omdal y Amundsen, Noruega estuvo representada por Jalmar Riiser-Larsen, que conocía al explorador polar de Alaska, y Leif Dietrikson. Los problemas surgieron de inmediato: Hammer esperaba encontrar vastas extensiones de tierra en la parte inexplorada del Océano Ártico para anexionarlas a los Estados Unidos; la prensa estadounidense le dio mucha publicidad. También hubo problemas de organización: los hidroaviones que necesitaba Amundsen no podían construirse en Alemania en virtud del Tratado de Versalles.

Se decidió que se reunirían en Marina di Pisa (Italia), desde donde se transportarían por carretera a Oslo. Para entonces, Hammer había comenzado claramente a construir una «pirámide financiera», por lo que Amundsen ordenó la interrupción de la asamblea el 26 de junio de 1924. Riesser-Larsen y Omdahl, que estaban en Roma, fueron llamados a su país de origen.

Amundsen se encontró en apuros económicos y se declaró en bancarrota el 2 de septiembre de 1924, lo que provocó un gran escándalo en Noruega y luego en el mundo. Rompió todas las relaciones con su hermano León, que desde 1902 se dedicaba a todos sus asuntos, adoptó a las hijas Camille y Kakonita, a las que la familia cuidó de León, Amundsen ordenó «enviar a casa». Al mismo tiempo se describió la finca de Uranienborg, valorada en 30.000 coronas.

A finales de septiembre, Amundsen viajó a los Estados Unidos, tratando de ganar dinero para pagar a sus acreedores, pero él mismo calculó que una gira de conferencias y los derechos de autor de los artículos en los medios de comunicación sólo cubrirían todos los gastos cuando cumpliera 110 años. En su autobiografía, escribió que «más que nunca en todos sus 53 años de vida, estuvo cerca de la sombría desesperación».

Se encontró una salida durante una reunión con periodistas el 8 de octubre. Durante la conferencia de prensa, Amundsen recibió una llamada telefónica de Lincoln Ellsworth, el hijo de un importante propietario de minas de carbón al que el explorador polar había conocido en París incluso antes de que el Maud zarpara El 26 de octubre, el padre de Ellsworth entregó a Amundsen 85.000 dólares, con lo que el vuelo estaba prácticamente asegurado.

En diciembre, Amundsen también tuvo que someterse a un procedimiento de quiebra en Estados Unidos, pero el 5 de enero de 1925 inició una nueva gira con el diarista y pudo ganar en poco tiempo las 27.000 coronas necesarias para cubrir los pagos más urgentes de sus deudas.

Los viejos amigos Don Pedro Christophersen y Hermann Gade también se ofrecieron a ayudar económicamente al explorador polar. En febrero, Amundsen y Riiser-Larsen inspeccionaron sus aviones en Marina di Pisa, declarándolos totalmente listos. Para entonces, la expedición había sido tomada bajo su patrocinio por la Sociedad Aeronáutica Noruega («aeroclub» en la edición rusa de Amundsen de 1936).

Expedición aérea de 1925

La expedición comenzó el 11 de marzo de 1925, cuando el barco con los aviones zarpó de Italia. El Storting votó el 24 de marzo para conceder a Amundsen el transporte militar Farm y 25.000 coronas para equiparlo. «Ochenta y siete diputados votaron a favor y 54 en contra.

La tripulación de Amundsen en dos barcos, el Hobby y el Farme, zarpó de Tromsø el 9 de abril, la noche antes de ser homenajeados por la Sociedad Aeronáutica, presidida por Otto Sverdrup. A bordo del Hobby estaban Rieser-Larsen, Dietrikson y Omdahl y los aviones desmontados, en el Farme estaban Amundsen, Fritz Zapfe, Lincoln Ellsworth, periodistas, el director de las plantas de Pisa, el alemán Schulte-Frolinde, y muchos otros.

El 13 de abril, la granja entró en el Kongsfjord, en Spitsbergen, a 79°N. A nivel práctico, Amundsen ya no tenía el control de la expedición, siendo Riesser-Larsen y el director de Dornier, Schulte-Frolinde, las principales figuras. El 3 de mayo llegó un telegrama del primer ministro Muvinkel, que autorizaba a Amundsen a tomar posesión de las nuevas tierras en nombre del rey. Sin embargo, la salida se aplazó debido al mal tiempo local. A las 15 horas del 21 de mayo de 1925, el equipo estaba listo. Los aviones tenían los números de fábrica N24 y N25. El lanzamiento reveló una sobrecarga de unos 500 kg (carga total de 3100 kg)

Dornier N-25 de Roald Amundsen
Dornier N-25 de Amundsen

Había tres personas a bordo de cada avión: el N24 lo pilotaba Leif Dietrickson, el navegante era Lincoln Ellsworth y el mecánico era Oscar Omdahl. El piloto de la N25 era J. Rieser-Larsen, Amundsen era el navegante y el mecánico era el alemán Karl Feucht, representante de la empresa Dornier.

La temperatura media durante el vuelo fue de -13 °C, el sol era claramente visible pero el horizonte no era adecuado para las observaciones de navegación, el cielo se fundía con los campos de hielo. Se decidió descender después de ocho horas, cuando se había agotado la mitad del combustible, y se calculó que la tripulación estaba a 88°N, sobre todo porque había un gran promontorio debajo. Tras evitar milagrosamente estrellarse contra los mogotes, Riiser-Larsen aterrizó la máquina. Las observaciones tras el desembarco mostraron las coordenadas: 87° 43′ N, 10° 20′ W con 136 millas náuticas hasta el polo. La principal tarea de la tripulación fue dar la vuelta al avión y derribar el montículo que amenazaba el fuselaje y empujar la máquina fuera de la cresta de compresión del hielo.

Para ello, se contó con las siguientes herramientas: 3 aletas, 1 cuchillo, 1 hacha de explorador y 2 palas de madera. Había suficientes alimentos para los primeros días (se disponía de un mes de suministro, sobre la base de una ración diaria de 1 kg de alimentos sólidos por persona) y los calentadores de gasolina a -15°C permitían que la cabina mantuviera unas condiciones decentes. Pronto Amundsen ordenó que la ración se redujera a 300 g de comida sólida al día. La tripulación llevaba narices y un kayak a bordo y estaba preparada para ir a Cabo Colombia, que estaba a 650 km, en caso de accidente.

El 23 de mayo, Amundsen subió al montículo con prismáticos y pronto encontró el N24, que parecía estar en buen estado. Había banderas de señales a bordo y los pilotos estaban familiarizados con el código; se descubrió que Dietrickson ya había detectado daños en el fuselaje en la salida, pero no había aterrizado. No se pudo averiguar nada más, ya que las negociaciones en código Morse llevaban mucho tiempo. Durante todo el día del 24 de mayo, el equipo de Amundsen estuvo cavando un montículo y el 25 de mayo la máquina ya se encontraba en la ladera.

En la tarde del 26 de mayo, el equipo de Ellsworth tuvo grandes dificultades para cruzar la cresta de mogotes y cayó en un agujero de hielo. Ellsworth consiguió rescatar a Dietrickson y Omdal. Los seis globeros debían ahora emprender el vuelo en un solo avión.

A pesar de la desesperada situación, Amundsen midió la profundidad del océano con una ecosonda y comprobó que era de 3.750 metros, lo que demostró que no existía ningún continente polar. En la noche del 29 de mayo, el hielo comenzó a cerrarse y la distancia entre los aviones se redujo a aproximadamente un kilómetro. De este modo, fue posible recuperar todos los suministros de gasolina de aviación.

Dos intentos de lanzamiento fracasaron: el hielo joven era delgado y el casco del hidroavión funcionaba como un rompehielos. Tras el tercer intento infructuoso de arrancar, Amundsen encontró un agujero de hielo de unos 400 m de longitud, tras el cual comenzó inmediatamente un campo de hielo joven; había una posibilidad de que el avión no frenara en el campo de hielo al ganar velocidad en aguas claras, ganando otros 700 m para arrancar. Además, hubo que cortar un tobogán de lanzamiento en el montículo y arrastrar el avión 300 m hasta él sobre un campo de hielo joven.

Este trabajo comenzó en la mañana del 6 de junio y fue muy arduo. Ellsworth escribió en sus memorias que Amundsen había envejecido considerablemente en esos pocos días y que el mecánico Voicht había desarrollado una depresión. Otros dos intentos de lanzamiento resultaron infructuosos.

El 8 de junio, la temperatura superó la marca de cero y comenzó a llover. Ese día la tripulación tuvo que dar la vuelta al avión en una nieve espesa y suelta y Amundsen redujo su ración de 300 g a 250 g. En esa ración había que arrastrar un avión de 4½ toneladas por el hielo roto.

El 10 de junio comenzó la construcción de una nueva plataforma de lanzamiento, de 500 m de largo y 12 m de ancho, hecha con una capa de un metro de nieve húmeda compactada. Los exploradores polares estaban demasiado débiles para palear, pero el 11 de junio Omdal comprobó que la nieve estaba bien pisada. El sexto y el séptimo intento de despegue fueron infructuosos. Mientras tanto, el 15 de junio era la fecha límite en la que todavía era posible partir a pie hacia Groenlandia. La tripulación, incluso con una ración reducida, debería tener suficientes provisiones hasta el 1 de agosto.

En la noche del 14 de junio, todo lo que se podía hacer sin él fue arrojado de los aviones. Dejamos gasolina y aceite para 8 horas de funcionamiento del motor, 2 escopetas y 200 cartuchos de munición, sacos de dormir, una tienda de campaña y provisiones para quince días. A las 10:30 horas GMT conseguimos despegar. El vuelo tuvo lugar en condiciones meteorológicas adversas, a una altura de 50 m y con una niebla densa, y duró 8 horas y media.

Consiguieron aterrizar a 25 km del Cabo Nordkapp, en el grupo de las Siete Islas, donde los aviadores fueron llevados pronto a bordo de la goleta «Shøliv» y llevaron el avión a Kongsfjord el día 18. Los exploradores polares volvieron a casa el 25 de junio y el 5 de julio se organizó una entrada triunfal en Oslo, que incluyó el N25.

Thor Boomann-Larsen escribió:

«Y así, los vencedores fuman puros como Roald Amundsen y sus compañeros los fumaron en el Polo Sur. Las cámaras se disparan. Pero cuando las fotos son reveladas… parecen haber sido tomadas… por la cámara automática del Capitán Scott. Los seis están marcados para la muerte. Así es como probablemente Robert Scott y sus camaradas se habrían visto si hubieran tenido suerte…»

Thor Boomann-Larsen

El 16 de julio de 1925, Amundsen telegrafió a Roma a Umberto Nobile, a quien conocía desde el verano de 1924, pidiéndole que se reuniera con él en Oslo. Nobile estaba en Noruega el 25 de julio; el encuentro con Amundsen y Riiser-Larsen tuvo lugar en el Uranienborg, donde el explorador polar vivía sólo por cortesía del administrador de la quiebra.

Amundsen comunicó inmediatamente al constructor italiano de dirigibles que estaba interesado en realizar un vuelo de 3.500 km desde Spitsbergen hasta el Cabo Barrow. Nobile escribió que estaba confundido, porque no estaba seguro de que el dirigible con un volumen de 19.000 m³ fuera capaz de superar tal distancia.

Amundsen declaró que tenía la intención de iniciar una expedición en la primavera de 1926, y Nobile lo relacionó con una rivalidad con Nansen, que preparaba una expedición al Ártico ese mismo año. Ellsworth garantizó la parte financiera del vuelo aportando 100.000 dólares, Nobile, sin embargo, pidió la cantidad de 125.000 dólares.

El 22 de agosto de 1925, Amundsen y Riiser-Larsen partieron hacia Italia y el 1 de septiembre se firmó en Roma un acuerdo entre la Sociedad Aeronáutica Noruega y el gobierno italiano. Amundsen escribió que, gracias al interés de Mussolini, el asunto se resolvió fácilmente. Según el acuerdo, el dirigible N-1 estaba a disposición de la Sociedad Aeronáutica Noruega, mientras que el gobierno italiano aportaba técnicos, trabajadores y todo el equipo de vuelo, incluida la tripulación. El contrato se anunció en Oslo el 9 de septiembre, momento en el que se anunció que la aeronave pasaría a llamarse Noruega.

Dirigible N-1
Dirigible N-1

Nobile debía preparar el dirigible para el vuelo y transportarlo a Kingsbay desde Roma vía Pulham, Oslo y Gatchina. En Ny-Olesund se construyó un hangar para la aeronave y un mástil de amarre, y desde Italia se enviaron gasolina, piezas de repuesto, incluidos motores enteros, herramientas e hidrógeno comprimido en cilindros.

Los vuelos de prueba se realizaron del 27 de febrero al 3 de abril de 1926, se realizaron 5 vuelos con una duración total de 27 horas. Rieser-Larsen participó en las pruebas, deseando aprender a pilotar la aeronave. El 29 de marzo se izó la bandera noruega en el dirigible y se le cambió el nombre oficialmente, aunque no se eliminó la antigua designación N-1, con la que también estaba registrado en Noruega.

Riesser-Larsen actuó como navegante, siendo su asistente el noruego E. Horgen. Los demás miembros de la tripulación eran noruegos: el operador de radio B. Gotvald, el mecánico O. Omdal y Oskar Visting que manejaba el timón de altura. Escandinavia también estuvo representada por el meteorólogo sueco Finn Malmgren y el operador de radio «Maud» Gennady Olonkin.

Amundsen y su séquito llegaron a Spitsbergen en barco de vapor el 21 de abril de 1926 y Nobile salió de Roma el 10 de abril. El 29 de abril, mientras el «Norway» seguía anclado en un hangar cerca de Gatchina, Richard Evelyn Baird llegó a NyÅlesund con su tripulación, tras haber decidido volar al Polo Norte en avión. «Noruega» no llegó hasta el 7 de mayo, y en la noche del 9 de mayo Baird y el piloto Floyd Bennett volaron hacia el norte y regresaron a las 4 de la tarde del día siguiente, afirmando haber visitado el Polo Norte.

Amundsen, en palabras de Boomann-Larsen, «recibió a los americanos con los brazos abiertos»: la prioridad polar no le preocupaba demasiado, pues el Polo sólo abría la travesía de todo el Ártico. Las dudas sobre el logro de Baird surgieron inmediatamente, ya en Svalbard. Ya se demostró en 1996: un examen del diario de vuelo de Baird mostró rastros de borrado: la falsificación de parte de los datos del vuelo en el informe oficial a la National Geographic Society.

El 11 de mayo, fecha prevista para la salida, hubo un conflicto entre Amundsen y los italianos sobre la composición de la tripulación. La composición de la tripulación no se determinó hasta el día de la salida, debía ser de 16 personas. En el último momento Olonkin fue sustituido por F. Storm-Johnsen, un operador de radio de NyyÅlesund; Nobile escribió que Amundsen deseaba tener un noruego más a bordo. El equipo estaba formado por siete italianos, siete noruegos, un sueco y un estadounidense. Se comunicaban entre sí en inglés.

El «Norway» zarpó del mástil de Ny-Olesund a las 08:55 GMT del 11 de mayo de 1926 a -4,5 °C. Había 1.280 km hasta el polo. Amundsen escribió en su autobiografía:
Tuve el trabajo más fácil a bordo. Estudié el terreno debajo de nosotros, su carácter y sobre todo observé atentamente si había alguna señal de una nueva tierra .

Nobile cita las mismas líneas y añade que Amundsen tenía un sillón especial de cuero junto al ojo de buey. El propio Amundsen afirmó haber estado sentado en un tanque de agua. A medianoche, cuando la aeronave se encontraba a 88° 30′ N, se celebró el 46º cumpleaños de Ellsworth. A las 02:20 horas del 12 de mayo, llegaron al Polo Norte: en el diario de Amundsen, éste escribió que la aeronave flotaba a una altura de 200 m sobre un campo de hielo muy fracturado sobre el que se soltaron las banderas. En la descripción del viaje, esta escena se embelleció mucho (Amundsen escribió de sí mismo en tercera persona):

…Amundsen se dio la vuelta y apretó con fuerza la mano de Visting. No se dijo ni una palabra, las palabras sobraban. Dos de las mismas manos plantaron la bandera noruega en el Polo Sur el 14 de diciembre de 1911.

Roald Amundsen

Tras llegar al Polo Norte, la comunicación por radio se interrumpió, ya que la estación de a bordo no funcionaba para recibir o transmitir. La emisora noruega emitió un total de 55 mensajes con un total de 1.494 palabras. A las 14 horas del 12 de mayo se produjo el primer accidente debido a la formación de hielo en la aeronave.

Sin embargo, los problemas graves no comenzaron hasta Alaska, el 13 de mayo, cuando la aeronave se encontró con condiciones atmosféricas difíciles. La tripulación estaba agotada de trabajar: no durmieron durante más de 80 horas (nadie descansó antes del vuelo) y se olvidaron de instalar el horno para la cocina y tuvieron que comer comida congelada. El té y el café en botellas térmicas se agotaron rápidamente. A las 07:35 del 13 de mayo se vio tierra, a las 08:40 Wisting identificó Wainwright, un pueblo esquimal.

Nobile escribió que incluso tuvo la idea de aterrizar en Cabo Barrow, repostar y regresar a Svalbard. Sin embargo, debido a la congelación de la aeronave, tuvo que aterrizar antes de llegar a Nome. Rieser-Larsen estaba tan agotado que empezó a alucinar: «vio» un cuerpo de caballería sobre el terreno dispuesto a acudir en su ayuda. A las 07:40 horas del 14 de mayo de 1926 GMT (20:30 horas del 13 de mayo, hora local) el noruego aterrizó en Teller, a 100 millas de Nome.

En ese momento no había habido noticias de la suerte de la expedición durante tres días en Europa. Los primeros rumores vagos comenzaron a penetrar desde Alaska el 15 de mayo, y no fue hasta el 17 de mayo, día nacional de Noruega, cuando el periódico Aftenposten detalló la sensacional noticia.

Los italianos no abandonaron Teller hasta el 31 de mayo, ya que era necesario desmantelar el dirigible para devolverlo a Europa. Amundsen, junto con Ellsworth, Visting y Omdal, había partido en el trineo tirado por perros ya el 15 de mayo, y esto no fue un accidente: para entonces había estallado un conflicto entre Amundsen y Nobile.

El problema era la cuestión de quién tenía el honor de llegar al Polo Norte: el diseñador y piloto del dirigible de Nobile o Amundsen como líder de la expedición: en Noruega y en EE.UU. esta expedición se consideraba oficialmente un vuelo transpolar Amundsen – Ellsworth, y Nobile era considerado un técnico. Sin embargo, tanto desde el punto de vista de la Sociedad Aeronáutica como de la opinión pública, silenciar el papel de Nobile era impensable, lo que enfureció a Amundsen.

La situación se vio agravada por el hecho de que la expedición fue todo un éxito, ya que pasó 171 horas en el aire, 72 de ellas en vuelo sin escalas sobre el Océano Ártico. Desde el punto de vista de los expertos que creen que ni Frederick Cook ni Robert Peary llegaron realmente al Polo Norte, esto significa que la expedición Amundsen – Ellsworth (Amundsen – Ellsworth – Nobile) fue la primera en alcanzar realmente la cima del planeta. Además, tras discutir con Nobile, Amundsen partió hacia Seattle el 16 de junio. El 5 de julio recibió un homenaje en Nueva York.

El 12 de julio, Amundsen regresó a Bergen como un triunfador, con los lugareños llevando en brazos al explorador polar desde el vapor hasta la orilla. La asociación patriótica juvenil, en cuya junta directiva figuraba Nansen, dio una solemne bienvenida al explorador polar en su cumpleaños en Oslo.

Amundsen en sus últimos años

El estado de ánimo de Amundsen cambió considerablemente después de su viaje transártico, y se volvió completamente imprevisible: Schollborg, que estaba a cargo de la Sociedad Aeronáutica, se declaró loco después de una visita a Amundsen.

Incluso el extremadamente reservado Fridtjof Nansen escribió a un amigo en 1927:

«Tengo la impresión de que Amundsen ha perdido finalmente la cordura y no es totalmente responsable de sus actos».

Fridtjof Nansen

La casa de Svartskug fue comprada de nuevo por sus viejos amigos Herman Gade y Don Pedro Christophersen, pero Amundsen quedó con enormes deudas. En noviembre de 1926 fue invitado a Berlín para el congreso de fundación de la Sociedad Internacional para la Investigación del Ártico, pero lo rechazó. Amundsen viajó a Estados Unidos, donde organizó una gira.

En EE.UU., el conflicto entre Amundsen y Nobile había vuelto a estallar, lo que, además, se vio amplificado por la propaganda fascista que glorificaba a Nobile. A su vez, Amundsen calificó a Nobile de «arrogante, infantil y egoísta advenedizo», «oficial ridículo», «hombre de raza salvaje y semitropical».

El 9 de junio de 1927, Amundsen zarpó de Vancouver para realizar un viaje de tres semanas por Japón. Amundsen hizo 10 apariciones, incluyendo una separada para la familia imperial. El noruego causó una fuerte impresión en el público japonés; un comentarista comentó en particular cómo el explorador polar:

«repetía incesantemente que el patriotismo aleja a la gente del mal comportamiento, y con un lenguaje elevado subrayaba el valor del espíritu nacional».

Roald Amundsen

La prensa japonesa llegó a comparar a Amundsen con el almirante Togo. El 15 de julio, Amundsen partió hacia Vladivostok y no hizo más paradas hasta llegar a Moscú. En la embajada noruega en la URSS le atendió Vidkun Quisling. El 6 de agosto, el explorador polar regresó a Noruega.

La principal actividad de Amundsen durante 1926-1927 fue escribir sus memorias. Fueron encargados por la editorial neoyorquina Doubleday y Amundsen firmó el contrato ya el 24 de febrero de 1926, cuando se encontraba en Nueva York.

En Estados Unidos, el libro apareció en Worlds Work Monthly con el título My Life as an Explorer. La edición noruega (Mitt liv som polarforsker) apareció el 23 de septiembre de 1927 y, según T. Boomann-Larsen, «se convirtió en un suicidio», confirmando los rumores de que Amundsen no estaba del todo cuerdo.

Las colecciones noruegas de las obras del explorador polar no incluyen el libro desde su publicación. R. Huntford escribió que «es un libro amargo… El estilo es diferente al de las obras anteriores de Amundsen, uno tiene la impresión de que lo ha escrito una persona diferente. El humor suave ha desaparecido, el libro es mortalmente serio, y su autor ataca a sus enemigos sin fin, es especialmente duro y despiadado con Nobile».

La autobiografía provocó un nuevo escándalo en Gran Bretaña: Amundsen escribió con ironía cómo se enseñaba a los escolares de Inglaterra que Scott había conquistado el Polo Sur y detalló una anécdota con el ya fallecido lord Curzon, que brindó por los perros del explorador polar.

En la edición americana, llamó a los británicos malos perdedores (en inglés: «people who fall down when defeated and blame others for it»), la Royal Geographical Society exigió una disculpa, afirmando que no se encontraba en los archivos ningún registro del comportamiento de Lord Curzon.

Muchas páginas del libro están dedicadas a Leon Amundsen, al que se muestra de la peor manera posible y nunca se le nombra. La única persona de la que Amundsen habló con cariño en su autobiografía fue Frederick Cook.

En 1925, cuando Cook se encontraba en la prisión de Leavenworth, Amundsen fue el único amigo que le visitó durante su periodo más difícil entre rejas, el inicial, y la visita le costó un viaje por Estados Unidos. Cook describió la visita en detalle tras la muerte de Amundsen, pero las memorias no se publicaron hasta 1995.

En la conclusión de Mi vida, Amundsen escribió:

…quiero confesar al lector que a partir de ahora considero completa mi carrera de explorador. Me han dado para cumplir lo que me propongo. Esta gloria es suficiente para un solo hombre.

Roald Amundsen

Ese anuncio no significó la reclusión, ya que el 7 de octubre de 1927, Amundsen partió hacia Estados Unidos, donde planeaba emprender una gira de 5 meses antes de dirigirse a Sudamérica. Sin embargo, el 25 de octubre, cuando debía asistir como invitado a una recepción en el «Club de Exploradores», embarcó repentinamente en un barco de vapor y regresó a Noruega el 7 de noviembre.

El propio explorador polar atribuyó su decisión a un desacuerdo sobre 10.000 dólares con su empresario, Lee Kidick. La tragedia volvió a esperar a Amundsen en su tierra natal. El 11 de noviembre, Christian Prestrud, uno de los participantes en la expedición antártica, se pegó un tiro. Amundsen no apareció en público hasta la primavera de 1928.

¿Cómo murió Roald Amundsen?

Tras el vuelo transártico noruego, Benito Mussolini ascendió a Nobile a general de división de la aviación y miembro honorario del partido fascista. El 5 de febrero de 1928, Nobile llegó a Oslo, preparándose para repetir el vuelo al Polo Norte en el dirigible N-4 Italia, casi idéntico al de Noruega.

Tras partir de Spitsbergen el 24 de mayo, llegó al polo, pero en el camino de vuelta la aeronave chocó con el hielo, algunos miembros de la expedición fueron arrojados al hielo a la deriva y el contacto por radio con ellos se interrumpió temporalmente.

Amundsen recibía durante esos días a los pilotos polares estadounidenses Hubert Wilkins y Carl Eilson, y en medio de los festejos el Ministro de Defensa noruego convocó a Amundsen a una reunión sobre la desaparición del «Italia».

Amundsen se encontró en una posición ambigua: el gobierno noruego quería que dirigiera la operación de rescate, mientras que el explorador polar se declaró repetidamente en conflicto con Nobile y rompió toda relación con él.

El primer día de Trinidad, el embajador italiano, el conde Senni, envió una respuesta de Mussolini: un rechazo a la operación dirigida por Noruega. Sin embargo, Italia no se opuso al envío de un avión de reconocimiento.

Riiser-Larsen se comprometió a pilotarlo, a lo que Amundsen se ofendió y se fue a su casa de Swartskog. Amundsen fue contactado por Ellsworth y elaboraron un plan para su propia operación de rescate en el hidroavión alemán.

El plan fue ampliamente publicitado el 30 de mayo por el periódico Aftenposten, pero se quedó en el papel: la empresa alemana exigió una prima de seguro de 200.000 coronas.

El 3 de junio, el radioaficionado soviético Nikolai Schmidt recibió las primeras señales de los supervivientes de «Italia» desde el pueblo de Vozneseniye-Vokhma, pero en Occidente se cree que no se recibieron hasta el 7 de junio.

Roald Amundsen poco antes de Morir
Roald Amundsen poco antes de morir

Ese día, Riiser-Larsen llegó a NyÅlesund con el avión desmontado. El día anterior, el 6 de junio, Sverre Hassel, participante en la conquista del Polo Sur, había muerto de un paro cardíaco repentino en el jardín de la finca de Amundsen: había estado paseando por allí con Gustav Amundsen, el hermano mayor de Roald.

En una entrevista concedida en los mismos días al periodista italiano Guidici, Amundsen dijo:

‘¡Oh, si alguna vez tuvieras la oportunidad de ver con tus propios ojos lo maravilloso que es allí, en las altas latitudes! Allí quisiera morir, ¡sólo que la muerte venga a mí caballerosamente, que me atrape en el cumplimiento de una gran misión, rápidamente y sin angustia!

Roald Amundsen

El 14 de junio, Amundsen recibió una llamada telefónica desde París de Frederik Peterson, un empresario noruego que había seguido la operación de rescate a través de los periódicos. Peterson utilizó su propio dinero para encargar al explorador polar un hidroavión adecuado para operar a temperaturas cercanas a los 0 °C.

El barón Wedel-Jarlsberg, embajador noruego en Francia, se puso en contacto oficialmente con el gobierno francés y, al final del día 14 de junio, Amundsen sabía que tenía un hidroavión en su poder: el segundo prototipo de barco volador, el bombardero de reconocimiento oceánico de largo alcance Latham 47 con tripulación francesa.

Imagen del Latham 47
Imagen del Latham 47

El 16 de junio, a las 23:00 horas, Amundsen partió en tren hacia Bergen, en el 25º aniversario de la partida del Yoa. Le acompañaban su hermano Gustav, así como los embajadores de Francia e Italia y Hermann Gade, antiguo embajador de Noruega en Brasil y propietario legal de Uranienborg. Oskar Visting y el teniente Dietrickson acompañaron al explorador polar.

El Latam 47 llegó a Bergen procedente de Normandía, pilotado por René Guilbaud, Caballero de la Legión de Honor. La tripulación también incluía al copiloto Albert de Cuverville, al mecánico Brasi y al operador de radio Valette. Dietrickson y Amundsen se unieron a la tripulación y Visting partió hacia Tromsø en un barco de vapor.

A las 06:00 horas del 18 de junio de 1928, el Latam 47 llegó a Tromsø, los noruegos visitaron tradicionalmente a Fritz Zapfe, que se quedó con impresiones muy duras de su interacción con Amundsen.

A las 16:00 horas exactamente, el hidroavión despegó; posteriormente, hubo muchos relatos contradictorios sobre la dificultad del despegue; se afirmó, en particular, que el hidroavión estaba sobrecargado. El último mensaje de radio se recibió a las 18:45 – el operador de radio intentó en vano contactar y dijo que tenía varios mensajes sin enviar.

Después de tres horas de vuelo, el avión debería estar a mitad de camino de la Isla del Oso. Nadie más había oído hablar de Amundsen. El general Nobile fue rescatado cinco días después de la desaparición del explorador polar, el 23 de junio, y los últimos supervivientes de la expedición fueron llevados a bordo del rompehielos soviético Krasin el 12 de julio.

Tras la desaparición del Latam de Amundsen, hubo muchas ofertas de clarividentes que deseaban dirigir las operaciones de rescate. Riiser-Larsen citó en sus memorias un mensaje telepático que supuestamente había recibido del desaparecido Amundsen a través de cierto fogonero danés.

En la noche del 31 de agosto al 1 de septiembre, el flotador de la parte inferior del Latam 47 fue encontrado cerca de Tromsø, gravemente dañado por haber golpeado el agua. El 13 de octubre de 1928, al sur de Tromsø, el mar arrastró el tanque de gas, que también se encontró que pertenecía al Latam-47. Resultó que había habido un intento de utilizarlo como flotador, aparentemente para reemplazar uno perdido.

El comité de búsqueda elaboró la siguiente imagen:

El Latam de Amundsen fue avistado por los pescadores en la tarde del 18 de junio, volando en la niebla. Con la técnica aeronáutica de 1928 era imposible navegar en la niebla, probablemente el tiempo se deterioró, pero la red de estaciones meteorológicas de entonces en la zona no fue capaz de observarlo y, en consecuencia, de predecirlo.

No es posible decir lo que ocurrió después del aterrizaje. Rieser-Larsen participó en el examen del flotador y del depósito de gasolina y cree que el hidroavión averiado volcó en el mar embravecido y los seis tripulantes murieron rápidamente en el agua helada por hipotermia.

El embajador italiano en Noruega hizo un llamamiento oficial en el periódico Aftenposten:

«El destino trágico se ha llevado de su país natal a un hombre al que todo el mundo quiere y honra, pero al mismo tiempo el mismo destino está dando a Noruega un héroe inmortal, y para Italia Roald Amundsen seguirá siendo para siempre uno de los hombres más grandes del mundo.

Embajador italiano en Noruega

El 14 de diciembre de 1928, en el aniversario de la conquista del Polo Su, se guardaron dos minutos de silencio en Noruega, exactamente a mediodía, para recordar al explorador polar. Se organizó una recepción en honor de Amundsen en la fortaleza de Akershus, a la que asistieron el entonces rey de Noruega, Håkon VII, F. Nansen y O. Sverdrup, y su hermano, el teniente Gustav Amundsen, en calidad de familiar.

Nansen no dijo ni una palabra sobre el sacrificio y el martirio, aunque éste era el tema subyacente en la mayoría de los discursos. Fridtjof Nansen afirmó que Amundsen no era un científico, ni quería serlo, lo principal de sus trabajos era el hecho mismo de estos. Una vez completado su trabajo de pionero, Amundsen regresó una vez más a la extensión del Océano Ártico, donde se realizó el trabajo de su vida.

En agosto de 2009, se intentó encontrar los restos del Latam-47 de Amundsen en el fondo del mar. La expedición, de dos semanas de duración, fue dirigida por el neozelandés Rob McCallum y en la búsqueda participaron dos barcos de la Marina noruega. Se utilizaron sonares y sumergibles teledirigidos para estudiar 117 km² de fondo marino en las proximidades de Tromsø, pero sin éxito.

Vida privada

Roald Amundsen nunca se casó y no tuvo familia, ni hijos. La mayor parte de su vida la pasó en expediciones y largas giras de conferencias por todo el mundo. Su casa fue cuidada durante muchos años por su antigua niñera Betty, después de ser enviada a un asilo en 1925, por su sobrino Gustav S. Amundsen, el único hijo del hermano mayor de Gustav.

Los familiares del explorador polar creían que era asexual o, al menos, que no le interesaban las mujeres. Amundsen siempre fue muy reservado con su vida privada, pero a veces se expresaba en las cartas que enviaba a su hermano León y a algunos amigos, especialmente a Herman Gade, que vivía en Estados Unidos. También había un diario íntimo (los diarios que se llevaban durante las expediciones tenían un valor documental, además de ser el material para escribir informes y libros) que Amundsen llevaba de forma intermitente desde 1912. Gustav Amundsen vendió el diario, precintado y sellado, a la Roald Amundsen Memorial Foundation en 1940. La fundación entregó el documento a la Universidad de Oslo con la condición de que no se hiciera público antes de 1990.

Amundsen mantuvo una larga relación con tres mujeres, todas ellas casadas. A los 37 años (en marzo de 1909), el explorador polar se enamoró de Sigrid Kastberg, de 32 años, de soltera Flood, esposa de un procurador, y tuvieron tres hijos. Según Huntford, Amundsen no quería un escándalo y le pidió a Sigrid que se divorciara de su marido y se volviera a casar, pero ella lo postergó. En 1913, S. Kastberg se divorció de su marido e incluso obtuvo un puesto en el Ministerio de Bienestar Social, pero Amundsen no renovó su relación con ella. Murió en 1958 sin volver a casarse.

El vínculo más duradero de Amundsen fue con Christine Elisabeth Bennett (de soltera Gudde), nacida el 10 de febrero de 1886 en Trondheim. A los 17 años se casó con el empresario británico Charles Pito Bennett, que tenía la misma edad que su padre, y tuvo dos hijos con él. Conoció a Amundsen en Londres en noviembre de 1912, poco después del escándalo de la Royal Geographical Society.

La Sra Bennet, amante de Amundsen
La Sra Bennet, amante de Amundsen

La asociación de Amundsen con C. Bennett explica la constante dilación del explorador polar para enviar una expedición al Polo Norte. Como en el caso de S. Castberg, K. Bennett se negó a cambiar su estatus familiar. Una relación de esta naturaleza provocó un considerable malestar en el explorador polar, sobre todo porque Amundsen nunca había sido proclive al compromiso. La relación amorosa se fortaleció a lo largo de 1915, cuando K. Bennett visitó Noruega, pero en marzo de 1916, Amundsen probablemente lo puso a prueba.

El resultado fue el regreso del explorador polar a los planes de deriva en el Océano Ártico. Antes de zarpar en 1918, Amundsen otorgó al abogado Trygve Gudde -hermano de K. Bennett- un poder para la hacienda de Uranienborg e hizo un testamento a su favor. La relación se renovó cuando Amundsen regresó en 1922, pero se volvió notablemente más fría. En agosto de 1925 se produjo una ruptura definitiva. Tras la desaparición del explorador polar, K. Bennett compró a los herederos de Amundsen las cartas que le enviaba. Murió a los 96 años, en 1982, en la isla de Jersey.

Р. Huntford también mencionó a la tercera amante de Amundsen, Bess Magids. Su relación se hizo pública ya en 1941 en el periódico «Aftenposten», pero allí no se mencionaba ningún nombre. No fue hasta el 7 de mayo de 1968 cuando Elisabeth Patricia Magids, de soltera Berger, contó la historia de su relación con Amundsen en una breve carta a una pareja noruega en Alaska. Nació en Winnipeg en 1897, hija de un alsaciano y de una nativa de Kiev, y se casó a los 16 años con Samuel Magides, un empresario de Alaska de ascendencia ruso-judía que se enriqueció durante la Fiebre del Oro.

El diario de Amundsen la menciona por primera vez en julio de 1921, cuando el Maud estaba en Nome. Juntos, Amundsen y Magids pasaron el invierno de 1922-1923 en Nome, y también se conocieron durante la gira del explorador polar por Estados Unidos en 1925 y 1926. Según la información facilitada por T. Boomann-Larsen y R. Huntford, Magids visitó Noruega en diciembre de 1927 y se alojó en la casa de Amundsen hasta marzo de 1928. Entonces, a juzgar por las cartas de G. Gade y una biografía inédita de Amundsen escrita por H. Sverdrup, E. Magids regresó a Estados Unidos para divorciarse de su marido. Zarpó de nuevo hacia Noruega el 23 de junio de 1928, el día en que U. Nobile, y no hubo noticias de Amundsen durante 5 días. En una carta de 1968 informó:

«La última vez que vi a Roald Amundsen fue en 1928 en Oslo, Noruega. Fui allí para casarme con él. Justo entonces, un general italiano, Umberto Nobile, desapareció y Roald fue a buscarlo. Nunca volvió».

Magids guardó muchos objetos pertenecientes a Amundsen y, poco antes de su muerte en 1971, los vendió a Olaf Lillegraven, de Juneau, dando algunos detalles de su relación con Amundsen en una carta adjunta. En 1976, Lillegraven donó las reliquias al Museo Roald Amundsen de Swartskrug.

Su legado y recuerdo

Durante mucho tiempo no se intentó retomar la memoria y el legado de Amundsen en Noruega. Sólo en la novela documental de Kåre Holt (Kåre Holt, 1916-1997), Kappløpet, publicada en 1974, Amundsen fue retratado bajo una luz poco favorecedora. Los medios de comunicación noruegos acusaron al autor de desacreditar la imagen de un héroe nacional con un halo de fama mundial.

Holt retrató a Amundsen como un hombre egoísta, celoso, de dos corazones, consumido por la ambición y obsesionado con la búsqueda de la fama y el dinero, un hombre de mente insegura e incapaz de dar muestras sinceras de afecto. Al mismo tiempo, también se ha descrito a Robert Scott como un diletante sin pelos en la lengua y una personalidad poco destacada.

El libro de Holt se publicó en ruso en 1987. La línea de exposición fue continuada en la década de 1990 por Thor Boomann-Larsen y Ragnar Kvam Jr, que trataron la historia de la vida de Jálmars Johansen. En 1999 se realizó un documental, Frozen Heart (noruego: Frosset hjerte) basado en el libro de Bomann-Larsen. Los críticos de Amundsen denunciaron sus métodos de gestión autoritarios y su intolerancia con las opiniones de sus oponentes. La biografía de Amundsen, escrita por Bouwmann-Larsen, fue traducida al ruso en 2005 y publicada en la serie ZHZL. El escritor noruego Alexander Visting publicó una biografía moderna de Amundsen en 2011.