Saltar al contenido

Alonso de Ercilla y Zúñiga, la vida del autor de La Araucana

Retrato de Alonso de Ercilla realizado por el Greco

Biografía de Alonso de Ercilla

Oriundo de Madrid, Alonso Ercilla nace un 7 de agosto de 1533, fue un famoso poeta y soldado español cuya épica obra fue La Araucana. Era el sexto hijo de Fortún García de Ercilla y Leonor Zúñiga naturales del País Vasco, tenía tres hermanas y dos hermanos.

Su padre formó parte del Consejo de Órdenes para luego ser promovido al Consejo Real gracias a su excelente preparación. Fortún García de Ercilla muere cuando Alonso era sólo un bebé y su madre tuvo que sacarlos a él y a sus hermanos adelante sola.

Es por esta razón que se traslada a varios de los dominios donde podría vivir de las rentas, como Nájera, Bobadilla y Bermeo.

La mala situación de la familia de Alonso de Ercilla

La economía de la familia se fue en picada debido a una disputa por su patrimonio en el año 1545. Las tragedias no paraban y ese mismo año el hijo mayor fallece en la ciudad de Madrid. Sumidos en la pobreza y sin tener otra opción, Leonor Zúñiga envía al segundo de sus hijos a la Iglesia y pidió ayuda a Carlos V.

El monarca viendo la grave situación y en respuesta a su pedido, la contrató para servir a su hija recién casada, la infanta doña María. Al mismo tiempo, el pequeño Alonso de Ercilla fue dispuesto al servicio del príncipe Felipe durante los viajes que este realizaba hacia otras regiones.

Como paje, el joven tuvo la oportunidad de aprender de la mano del príncipe Felipe. En este tiempo Alonso aprendió varias lenguas como el francés, latín, alemán e italiano. Siendo joven, sin haber llegado a los 30, plasmó a través de su poema más famoso, La Araucana, todas sus aventuras durante la conquista de Chile incluyendo la captura y muerte de Pedro de Valdivia.

Breve historia de su vida

El 1555 Alonso de Ercilla se traslada desde Madrid hasta Chile, donde los araucanos habrían formado una revuelta. Al llegar a tierras chilenas tuvo la posibilidad de intervenir en distintas batallas, además comenzó a escribir su obra con todos los detalles de la conquista.

Luego de su participación en las campañas de Panamá y Perú. En 1563 retorna a España y 6 años más tarde publica la primera etapa de su genial obra que está dirigida al rey Felipe II. Sus intervenciones en distintas actividades reales y políticas se debieron a su nombramiento como cercano servidor de la corte y caballero de Santiago.

Doña María de Bazán se convertiría en su esposa en el año 1570, ofreciendo como dote de aquella época, alrededor de ocho millones de maravedíes. Así se llamaba a la moneda española en esos tiempos. Juntos se van a vivir a la capital española donde tuvieron una vida plena sin preocupaciones económicas, permitiéndole culminar su poema.

La Araucana de Alonso de Ercilla

Llega a Perú en 1556 acompañando al nuevo gobernador y capitán general de Chile, García Hurtado de Mendoza donde los mapuches armaron su rebelión. Durante diecisiete meses estuvo en Chile entre los años 1557 y 1559, allí conoció a don Francisco Pérez de Valenzuela.

Estatua de Alonso de Ercilla en  Santiago de Chile
Estatua de Alonso de Ercilla en Chile. Vía Wikipedia

Estuvo dentro de las fuerzas que pelearon en las batallas de las Lagunillas, Millarapue y Quiapo, además estuvo presente en la muerte de Caupolicán. Este último es el protagonista de su poema donde cuenta todos los hechos ocurridos durante las batallas.

En 1558, la ciudad de Osorno es fundada por don García. Este sale por una de las puertas de su casa ficticia con la cara cubierta por un casco. Junto a él se encontraban Alonso de Ercilla y Pedro Olmos de Aguilera. Con motivo de la celebración del nombramiento de Felipe II se convocaron desafíos y justas.

Al borde de la muerte

Repentinamente y de la nada aparece Juan de Pineda quien se había convertido en enemigo de Ercilla por viejos resentimientos. En el momento en que se encuentran ambos empuñan sus espadas lo que provoca un incidente bastante confuso.

Don García se da cuenta de los que está sucediendo y se abalanza sobre Ercilla tirándolo de un solo golpe. Alonso queda malherido y en ese estado se dirige a una iglesia donde buscó protección.

Frente a este hecho, el gobernador ordenó apresarlos y degollar a los dos involucrados al día siguiente. Los vecinos y una gran cantidad de personas importantes manifestaron su descontento afirmado que se trataba de una condena injusta. Intentaron hacer entrar en razón tanto a García Hurtado y Mendoza, pero esto parecía no tener vuelta atrás.

Dos damas salvan sus vidas

El equipamiento para la ejecución ya estaba preparado y esto apagaba aún más las ilusiones de salvarlos. Como último recurso, dos mujeres, una española y otra proveniente de la india, entraron a la casa del gobernador a través de una ventana. Las esperanzas estaban perdidas y con esto las dos mujeres intentaban ablandar el corazón de don García.

Y lo lograron, el gobernador estuvo dispuesto a perdonar la vida de estos dos hombres. Alonso de Ercilla permaneció tres meses más en Chile y posteriormente fue exiliado hacia Perú. Toda esta información la describe como un incidente serio dentro de La Araucana.

Un segundo altercado tiempo después

Estando en Perú, específicamente en Callao participa en algunos encuentros no muy importantes, aunque se sabe muy poco de su estancia en el país. Intentó formar parte de la batalla con Lope de Aguirre, pero cuando se enteró de su fallecimiento decidió dar marcha atrás y dirigirse a Panamá. Esto sucedió a finales del año 1561.

Encontrándose en Panamá, Ercilla tuvo otros inconvenientes ya que Fernando de Santillán se quejaba de algunas cosas que Alonso habría dicho de él. Estos no eran muy buenos comentarios, porque eran ofensivos y además se había enterado de ellos a través de Ramírez de Cartagena.

Alonso de Ercilla se lo encontró a la salida de la iglesia y junto a su compañero Bartolomé Pineda, quien estuvo presente, le pidió una aclaración. El asunto fue resuelto, así quedó asentado en el acta que se pidió para el proceso en España. En ella, Ercilla quedó como un real caballero.

La vida continúa

En el año 1563 se entera de la muerte de su madre en Madrid, la cual ocurrió 4 años antes, en 1559. Luego de esto se dirige hasta Viena para buscar a su hermana Magdalena, quien iba a casarse con Fadrique de Portugal y aún era dama de doña María. Junto a su hermana vuelve finalmente llegó a Madrid en 1564.

Unos meses más tarde, en abril de 1565 si hermana se casa. Aunque este fue un matrimonio muy corto, ya que Magdalena murió en octubre de ese mismo año. Con la muerte de su hermana obtuvo una herencia y su situación económica mejoró sustancialmente.

 Tuvo una relación con una mujer de origen humilde llamada Rafaela de Esquinas y producto de esta relación nación su hijo Juan en 1568. Con la herencia que había recibido pudo comprar una casa para ellos.

Últimos años de vida y muerte del poeta

Después de pasar un largo periodo en Perú, decidió en 1562 regresar a su país natal, España y es en ese momento que publica su poema. Con su mujer, María de Bazán, no tuvo hijos.

Sin embargo, sí tuvo dos por fuera del matrimonio, Juan quien murió durante el naufragio de la nave San Marcos en la Armada Invencible. Y, una hija quien decidió dedicarse a servir a Dios e ingresó a un convento.

Ercilla muere en Madrid a la edad de 61 años en 1594. Sus restos mortales se encuentran dentro del Convento de San José, está ubicado en la ciudad de Ocaña en Toledo y lo habitan las carmelitas descalzas.

Durante muchos siglos, los restos de Alonso de Ercilla reposaban en una cripta, este lugar era utilizado para enterrar a las monjas. Posteriormente fueron enviados a una iglesia contigua al monasterio con el propósito de ser visitados con mayor facilidad.

Bibliografía interesante