Saltar al contenido

Francisco de Aguirre

Índice

    Biografía de Francisco de Aguirre

    Francisco de Aguirre era un conquistador y explorador español natural de Meneses, en Talavera de la Reina. Su vida transcurriría entre el 1500 y el 1581 cuando la muerte le hallaría.

    Primer alcalde de Santiago de Nueva Extremadura

    Aguirre tuvo un destacado papel como conquistador en los que hoy es Chile y Argentina. Entre sus logros se encuentra el haber sido el primer alcalde de la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, cogobernador de Chile. La cosa no quedaría ahí, también sería gobernador de Tucumán y fundador de Santiago del Estero, en Argentina; y el refundador de La Serena, en Chile.

    De personalidad autoritaria y proveniente de una familia de caballeros hijosdalgo, Francisco de Aguirre forma parte de la historia del continente americano.

    La Juventud de Aguirre en España

    Francisco de Aguirre nació como hijo del contador Hernando de la Rúa y de Constanza de Meneses Aguirre en el año 1500. Su madre era bisnieta del conde Barcelos y Ourém, don Juan Alfonso Téllez de Meneses, convirtiéndolo en un descendiente del rey de Castilla y León Alfonso X «el Sabio».

    Fue capaz de recibir instrucción en su ciudad natal, Toledo, para después alistarse en una temprana juventud a las tropas imperiales de Carlos I de España. En 1525 participo en la batalla de Pavía y para 1527 en el saco de Roma.

    Francisco de Aguirre en el saco de Roma
    Saco de Roma. Fuente wikipedia

    1527 también fue el año de su retorno a Talavera de la Reina, en donde se casó con María de Torres y Meneses, quien fuese su prima.

    Francisco de Aguirre llega a América

    Dejando atrás a su esposa e hijos, e impulsado por las hazañas de Francisco Pizarro con el imperio Inca, Aguirre decide emprender rumbo a América. Junto con su hermano Diego de Torres y otros acompañantes se dirigió a la Castilla de Oro en  Panamá. Llegado a este punto, en 1537, pasa al Perú.

    Si bien no hay pruebas de que haya participado en las luchas entre Pizarro y Diego de Almagro, lo que sí se consta es que participó como refuerzo de Lima a Cuzco.

    Este aconteció el año 1538, después del fallecimiento de Almagro. Tras esto continuaría hacia Cochabamba en socorro de Gonzalo Pizarro. El cual estaba siendo atacado por los indígenas.

    Aguirre es nombrado gobernador de Charcas

    En 1539 fue nombrado teniente de gobernador de Charcas, para sustituir al Capitán Diego de Rojas, que había iniciado una expedición al Gran Chaco, la región de los indios chiriguanos. Sin embargo, después de un año, Rojas pide auxilio, y es así como parte Aguirre en su encuentro.

    En la búsqueda de un sitio para acampar con sus soldados, Aguirre se vio obligado a retroceder a la región de los chichas, región localizada al Oeste de Tarija. Pero lo peor fue que sus hombres lo abandonaron.  Algunos siguieron a Pedro de Valdivia, pues justamente para el mes de enero de 1540, la conquista de Chile había dado comienzo.

    Aguirre se adentra en Chile

    Dada las circunstancias, es este momento cuando Aguirre se decide por unirse a Valdivia en compañía de veinticinco soldados. Para este propósito, lo esperaría en la Atacama la Grande, después de haber cruzado la cordillera de los Andes.

    Retrato de Pedro de Valdivia
    Retrato de Pedro de Valdivia

    En junio se unirían y serían objetivo de hostilidades por parte de los aborígenes. Los nativos tenían su asentamiento en la pucará de Quítor. A donde con treinta hombres Valdivia envió a Aguirre a negar ese refugio a sus enemigos.

    En 1540 se inicia el cruce del inhóspito de Atacama, esto les llevaría alrededor del mes, siendo ya en septiembre cuando llegarían al valle de Copayapo.

    En este sitio permanecería por un periodo de unos tres meses. La resistencia de los locales se intensificaría, siendo manifiesta en lugares como Huasco, Coquimbo y Aconcagua.

    Es nombrado alcalde de Santiago

    Fue en el valle del Mapocho que para 1541, donde Valdivia fundó la ciudad de Santiago. Por sus servicios, Aguirre recibió el solar de la Plaza Mayor, además de convertirse en el primer cabildo y siendo nombrado como alcalde. Un puesto que volvería a ocupar para los años 1545 y 1549.

    Francisco de Aguirre y Valdivia en la fundación de Santiago de Nueva Extremadura
    Francisco de Aguirre y Valdivia en la fundación de Santiago de Nueva Extremadura

    Sin embargo, después de unos escasos seis meses de vida, en septiembre de 1541, la ciudad de Santiago fue atacada por los indígenas. Para 1544, realizaría un reconocimiento de la región meridional y también crearía un fuerte cerca de las orillas del río Itata.

    Para 1546, Aguirre queda a la cabeza del gobierno militar en Santiago, esto se debió a que Valdivia se aventuró en un reconocimiento de las tierras entre los ríos Ñuble y Bío-Bío.

    La repoblación de La Serena y  llegada a Tucumán

    La defensa de la ciudad continuó, pero en 1549 una sublevación por parte de los Copiapó y Coquimbo logró la destrucción de la ciudad de La Serena.

    Con el retorno de Pedro de Valdivia, Francisco de Aguirre fue nombrado como gobernador de La Serena. Encomendándosele la misión de su reconstrucción y repoblación.

    Con las encomiendas de indios concedidas por parte de Valdivia, Aguirre se dedicó a incrementar el número de indígenas del territorio. Aguirre supo ganarse la obediencia de estos y logró la calma en la región septentrional de la Nueva Extremadura. Gracias a su gestión los españoles fueron capaces de cultivar las tierras y empezar a extraer el oro de las mismas.

    Aguirre Teniente General en La Serena y Barco

    Para 1552, Valdivia otorgó a Aguirre otro título, el de Teniente General en La Serena y Barco. Cabe destacar, que el cabildo de Santiago presentó a Valdivia una petición en la que se pedía impedir que Aguirre tratase de conquistar dicha ciudad. En respuesta, Valdivia indicó que Aguirre estaba destinado a poblar La Serena, no Santiago.

    Aguirre pasó a través de La Serena, sometiendo a los diaguitas del valle Calchaquí, para después entrar en la ciudad de Barco. Para 1553, obtiendría el gobierno de este territorio a nombre de Valdivia.

    También expulsría a Núñez de Prado de Chile. Ese mismo año Aguirre pide al Rey el gobierno de Tucumán, de ello consta una carta del cabildo de Santiago del Estero al mismo.

    Aguirre demostró en este tiempo sus habilidades como gobernador y mediador, al repartir tierras e impulsar siembras. Haciéndose respetar entre los indígenas. Posteriormente iría a la conquista de la región del río Salado, siguiendo con una serie de acciones para mejorar las condiciones de vida de las personas bajo su mandato.

    ¡Valdivia ha muerto!

    Aun así con la muerte de Pedro de Valdivia en 1553, su trabajo como conquistador debió ser interrumpido para imponerse otra: el gobierno de Nueva Extremadura.

    La lucha por la gobernación de Santiago

    Un dato importante a conocer es que Pedro Valdivia, como forma de prevención al emprender su expedición al sur, dio en 1549 el cabildo de Santiago a Jerónimo de Alderete. Y en caso de faltar este, en su testamento se nombraba a Francisco de Aguirre como sucesor, en lugar de su teniente general Francisco de Villagra, por estar en el Perú.

    Con el fallecimiento de Valdivia, fue seleccionado como gobernador de la Nueva Extremadura al capitán Rodrigo de Quiroga. Quedando así el contenido del testamento olvidado por la ausencia en el territorio de los nombrados en el mismo, y teniendo como justificación la de la paz política.

    No obstante, en 1554, Quiroga renuncia al puesto como gobernador. Cabe destacar, que el cabildo Imperial tampoco aceptó a Villagra como gobernador.

    Mapa de Santiago de Estero y San Miguel de Tucumán
    Mapa de Santiago de Estero y San Miguel de Tucumán

    Así comenzó el reconocimiento paulatino como gobernador de Aguirre por parte de los cabildos de Santiago de Estero y más tarde en La Serena. También nombró a su primo, el capitán Juan Gregorio Bazán para que fuese su teniente en Tucumán.

    La tensión entre Villagra y Aguirre aumenta

    Pero la tensión entre los partidarios de Villagra y de Aguirre seguía en pie. Por lo que el cabildo de Santiago se vio obligado a encargar a dos regidores ver a Aguirre, que se encontraba en La Serena, para que no entrará en son de guerra a la capital para reclamarla.

    Retrato de Francisco de Villagra posando sentado y con una espada
    Retrato de Francisco de Villagra

    No obstante, eso no evitó que su hijo, Hernando, llevase una carta al cabildo en donde se nombraba como gobernador. Una negación, fue la dada por parte del cabildo, que no aceptó el contenido de la carta a no ser que el propio Rey lo mandase.

    La falta de hombres de Aguirre, le impidió avanzar en Santiago, sin embargo, después de pasados siete meses, finalmente la Real Audiencia de los Reyes dio como resultado, la aceptación de Villagra como gobernador del país.

    La insistencia de Aguirre con respecto a la posesión de Santiago, continuaba en pie. Alrededor del año 1555 se esparció el rumor de que intentaría apoderarse del gobierno, pero no fueron más que rumores porque una vez más se presentó su hijo Hernando acompañado de pocos soldados. Este llevaba una carta, en donde se daba aviso del alzamiento de Francisco Hernández Girón.

    La Serena era el lugar de refugio de Aguirre, durante el envió de sus cartas al cabildo de Santiago. Pero sus intenciones se desvanecieron cuando fue obligado a entregar sus cargos en La Serena y los nombramientos del testamento de Valdivia fueron anulados.

    Con ello, Aguirre se dedicó a enviar recursos para la consolidación de la colonia de Tucumán, como animales, armas y herramientas.

    Primer encarcelamiento

    En 1555, y tras veinte años sin verse, su esposa María de Torres comenzó un viaje a Chile para su encuentro. Esta fue acompañada por dos hijas y un hijo. Para prevenir una vez más el enfrentamiento directo ente Aguirre y Villagra, Andrés Hurtado de Mendoza, tomó una medida drástica.

    Esta fue la retención de la esposa e hijos de Aguirre en Perú. Después de una actitud sumisa ante las circunstancias del mismo, se le ordenó conducirle hasta un galeón en donde también fue conducido Villagra poco después. Así, los dos gobernantes que no daban su brazo a torcer, fueron reunidos en una cámara del navío.

    En 1557 y antes de que la nave zarpara, se inició un proceso. En el se mismo se juzgo tanto a Aguirre como a su hijo Hernando , así como a otros seguidores de estos.

    El Virrey veía a Aguirre como un hombre con intenciones  belicosas, y sin ganas de acatar órdenes. Sus partidarios lo veían como un capitán capaz de cumplir con sus funciones, aceptado por los indios y temido.

    Al final, los bienes de Aguirre son secuestrados, y es enviado al Callao. Allí estaría poco más de un año privado de libertad. Fue procesado, pero el tribunal no pudo atribuirle cargos, quedando libre de toda culpa y ordenándose el devolverle sus bienes.

    Pero la postura del virrey e hijo, lo impidieron. Aunque en 1558 estas gestiones serían interrumpidas por el nombramiento del nuevo Virrey, Diego de Acevedo quien era conde de Nieva.

    Aguirre lucha por recuperar su patrimonio

    Mientras tanto Aguirre en compañía de su esposa, emprendieron la lucha para la obtención de ciertos bienes. Por igual, el gobierno de La Serena, en compañía de las provincias de Juríes y Diaguitas, además de la ciudad de Santiago del Estero.

    Su lista de peticiones fue mucho más extensa, incluyendo por igual otras como la gobernación, concesión a perpetuidad de la encomienda de indios o un pago por sus servicios a la corona.

    Sus pretensiones fueron gestionadas ante el Rey en España, teniendo como intermediario a su sobrino Diego de Villarroel. Pero la cosa no fue tan bien como le habría gustado.

    Retorno a Chile

    Para 1559 tuvo la posibilidad de regresar a Chile, esta vez junto a su esposa e hijos. Su misión en este retorno fue el de recuperar su fortuna. Algo que logró hacer por medio de minas y propiedades rústicas. Nuevamente permanecía la mayor parte de su tiempo en La Serena.

    En ese mismo año Francisco de Villagra es nombrado como gobernador de Chile por el Rey. Tucumán entro en esta jurisdicción. Y con ello Aguirre fue procesado por sus acciones, no obstante, se desconoce la resolución que fue adoptada.

    Después de un breve periodo, Aguirre volvió a insistir con obtener el gobierno de Tucumán. En 1562 su hijo Hernando solicitó al virrey, que remitiera la intención de su padre al Rey. el virrey no lo pondría fácil y lo pararía hasta el siguiente año, 1563.

    Ahora si, Lograría la gobernación de Tucumán, Diaguitas y Juríes, junto a la inclusión de Las Charcas. Además consiguió que estas fuesen separadas de Chile, y gobernadas por él.

    Segundo y tercer gobierno en Tucumán

    Se sabe que Aguirre hizo su testamento en 1563. En 1565, y bajo las órdenes de éste, su sobrino, el teniente Diego de Villarroel fundó la ciudad de San Miguel de Tucumán. También realizaría campañas en contra de los indios diaguitas.

    Para 1566, Aguirre emprendió una expedición en la provincia de los comechingones. Su intención era la formación  de una nueva ciudad, y continuar para establecer un puerto y así una ruta más segura a España.

    Pero el infortunio le siguió y ese mismo año, sus soldados se revelaron. Éstos atraparían a Aguirre junto con sus hijos, Hernando y García. Los traidores proclamarían como sustito al general Jerónimo de Holguín.

    Aguirre es acusado por crímenes contra la fe

    Aguirre fue acusado de crímenes en contra de la fe. Su carácter violento y que no fuese un hombre religioso jugaron en su contra. Fue llevado a Charcas con grillos (engrilletado). Además, su mala relación con diversos vicarios, fueron sumándose a la lista de quienes estaban en su contra. .

    La mala suerte se cebaría con Aguirre, quien estuvo más de dos años preso. En este tiempo su hijo Hernando se casó con una de las hijas del oidor Matienzo. En 1568, Aguirre pudo escuchar su sentencia, en la que se le pidió que se retractase de manera pública y ante la iglesia.

    A todo esto debía de sumarle el pago de una importante suma de dinero y donar una campana a dicha edificación de Santiago del Estero.

    Una vez liberado, Aguirre quiso volver a ejercer de inmediato sus funciones como gobernador de Tucumán, pero esto no fue admitido. En 1569,al fin pudo reintegrarse a su tercer mandato en Tucumán.

    Al lograrlo mandó a desterrar a quienes participaron en su detención en 1566. Asimismo tomó otras previsiones para evitar nuevas detenciones, como la construcción de una casa fuerte, con un cañón.

    Detenido por la inquisición

    Para 1570, y con la instalación del Tribunal de la Inquisición, Aguirre sería nuevamente procesado, y una vez más, solicitándosele su detención y la obtención de sus bienes.

    Por lo que Aguirre fue vuelto a apresar, esta vez permaneció cinco años privado de libertad mientras se llevaba a cabo su proceso.

    La condena finalmente llegó, y esta fue el destierro de Tucumán además de su reclusión en un convento de Lima. Lo cual no fue acorde con el tiempo que se tardo en obtener la sentencia. El virrey hizo todo lo que pudo por tenerlo encerrado, no se fiaba de él.

    La muerte de Francisco de Aguirre

    En 1576 llega a La Serena en una avanzada edad y lleno de deudas, para reencontrarse con su familia. A modo de compensación por todo lo sufrido, el gobernador Rodrigo de Quiroga ofreció algunas tierras, en donde construyó varias casas y viñas fueron plantadas.

    Se cree que murió en 1581, pero la fecha no ha podido ser precisada porque un incendio en La Serena, acabó con los archivos que constataban la misma.

    Bibliografía que seguro que te interesa

    Artículos para comprender mejor el mundo en el que vivió Francisco de Aguirre