Saltar al contenido

La primera travesía de Groenlandia (1888-1889)

La primera travesía de Groenlandia tuvo lugar en 1888 y fue el resultado del empeño y preparación de Fridtjof Nansen. Él junto con cinco compañeros, se convirtió en el primero en cruzar los vastos campos helados de Groenlandia enfrentándose a lo desconocido.

Para conseguirlo necesitaron seis semanas esquiando a través de la capa de hielo de este a oeste y tuvieron que pasar el invierno de 1888-1889 en Godthaab (Nuuk) en la costa oeste antes de poder coger un barco de regreso a Noruega.

El origen de la primera travesía de Groenlandia

En 1882, durante los cuatro meses que Nansen pasó en el este de Groenlandia recolectando especímenes marinos, vio con admiración las montañas que rodeaban el interior desconocido de Groenlandia.

Esto le despertó un interés en la región relativamente desconocida. Al año siguiente, se enteró de que el científico ártico finlandés-sueco Adolf Erik Nordenskiöld había regresado de Groenlandia después de una expedición al campo, y su informe sobre la vasta área de hielo y nieve inspiró a Nansen a planificar su propia expedición para cruzar toda la ruta.

Además de la experiencia en sí, la expedición finalmente conseguiría demostraría cómo era el interior y, como suplemento científico, podría proporcionar información sobre las condiciones en el norte de Europa durante la última edad de hielo.

En 1884, mientras trabajaba en su tesis doctoral, Nansen se burló de su plan, que era extremadamente arriesgado. En lugar de partir de un lugar poblado en la costa oeste, como todas las expediciones anteriores, pensó en partir de la costa este casi deshabitada.

De esta manera, todo lo que tenía que hacer era recorrer un largo camino para llegar a las colonias y un barco para regresar a Noruega. En cierta manera, estaba quemando sus naves como Hernán Cortés, pues un regreso a su punto de partida habría sido inútil.

«Siempre he pensado que la llamada línea de retirada es una trampa para las personas que quieren lograr su objetivo»

Fridtjof Nansen

El único camino posible era seguir adelante (Fram en noruego) y era, en su opinión, el mejor incentivo: «costa oeste o morir».

¿Cuál fue el punto de partida de la Expedición?

El área alrededor del fiordo Sermilik al oeste de Angmagssalik a 65,35 ‘N fue elegida como punto de partida: Angmagssalik era en ese momento el asentamiento inuit más septentrional en el este de Groenlandia. Christianshåb en la bahía de Disco era el objetivo a una distancia en línea recta de 600 km. Este audaz plan fue recibido con considerable escepticismo en los círculos del conocimiento y exploración polar.

Nansen estaba dispuesto a pagar la expedición por su cuenta, pero pidió a la Universidad de Kristiania (Oslo) 5.000 coronas para enfatizar el aspecto científico de la expedición. Cuando fue rechazado por razones presupuestarias, el comerciante danés Augustin Gamél amablemente se ofreció a financiar el viaje.

Como haría Roald Amundsen unos años más tarde, Nansen prestó mucha atención a los detalles sobre el equipo y para conseguir el éxtio. Ropa, botas, esquís, electrodomésticos de cocina, tiendas de campaña y alimentos habían sido cuidadosamente estudiados y modificados para que se adaptaran al 100% a las necesidades de la expedición.

Nansen (26) eligió al capitán, agricultor y esquiador Otto Sverdrup (33), al teniente Oluf C. Dietrichson (32), al marinero, guardabosques y esquiador Kristian Kristiansen Trana (24) y Sami Samuel Johannesen Balto (27) y al propietario de renos Ole Nielsen Ravna (46). Sverdrup se convirtió en el segundo al mando.

Fridtjof Nansen y los miembros de la expedición que llevó a cabo la primera travesía de Groenlandia
Fridtjof Nansen y los miembros de su expedición

Llegando al hielo de la costa este de Groenlandia

El barco de Jason recogió a los hombres de Islandia el 4 de junio de 1888 y encontró el hielo a la deriva al día siguiente. Ya se sabía que el hielo que fluía hacia el sur a lo largo de la costa este de Groenlandia era difícil de penetrar para los barcos, especialmente antes del final del verano.

El 11 de junio fue un día claro y hermoso y estaban a unos 70 km de la costa cerca de Angmagssalik. Parecía prometedor, pero los intentos de Jason de cruzar el hielo a la deriva fueron en vano. Era un mes entero y la temporada de sellado estaba llegando a su fin.

El 17 de julio, estaban a solo 20 km del fiordo de Sermilik, y Nansen decidió correr a tierra a través del cinturón de hielo en dos botes de remos, uno traído por él y el otro dado por el capitán del Jason. Los barcos estaban embalados y las últimas cartas escritas. Sverdrup fue puesto a cargo de un barco con Kristiansen y Ravna, mientras que Nansen estaba en el otro con Dietrichson y Balto. Finalmente puedes comenzar la expedición.

Sin embargo, la costa no se ganó tan fácilmente. El viaje a remo comenzó bien, pero las fuertes corrientes y el hielo amenazaron con aplastar los barcos y tuvieron que arrastrarlos al hielo de la manada. Habían luchado durante 15 horas en lo que originalmente parecía un viaje corto y fácil a la orilla, y ahora levantaron sus tiendas de campaña sobre hielo para un merecido descanso.

Las inclemencias les impiden llegar a Groenlandia

El 19 de julio, el clima se despejó nuevamente y todavía podían ver la tierra cerca del fiordo de Sermilik, pero ahora el doble de la distancia. Se hizo un nuevo intento de remar, pero una vez más, tuvieron que detenerse en el hielo. Fueron capturados por una corriente que rápidamente los llevó al sur y lejos del fiordo.

El 20 de julio, las olas aumentaron de tamaño y comenzaron a romper el hielo del tempano. Originalmente de unos 30 m de diámetro, ahora se habían roto en tempanos más pequeños que eran empujados cada vez más cerca de la costa con la rompiente de las olas. Los hombres lograron avanzar hacia un enemigo más grande y grueso, pero la situación era crítica.

En un momento dado, Ravna y Balto desaparecieron de repente. Nansen los buscó y finalmente buscó bajo la lona de uno de los botes. Encontró a los dos en el fondo del barco, donde se habían rendido y preparado para la inevitable muerte. Un rato después, el tiempo cambió a soleado. Ahora se encontraban a unos 55 km al sur de la desembocadura del fiordo de Sermilik y cada vez más lejos de tierra. Incluso este último témpano sólido empezó a romperse y las opciones ya no eran buenas.

Mapa que muestra la ruta prevista y real de la primera travesía de Groenlandia hecha por la expedición de Fridtjof Nansen.
En rojo lo previsto y en verde y azul la realidad

Al final la suerte les sonrió

Al final, tuvieron que lanzar los barcos y esperar lo mejor. Simplemente se resistieron, trataron de dormir y estar lo más descansados y preparados posible. Mientras se deslizaban en sacos de dormir, la caída de las olas de colisión fue ensordecedora y el agua espumaba fuera de las paredes de la tienda. El hielo se balanceaba como un barco en mares agitados y Nansen esperaba que Sverdrup, que era el reloj, los llamara en cualquier momento, pero no pasó nada. Cuando Nansen se despertó esta mañana, todo lo que podía escuchar eran tormentas eléctricas distantes. El hielo en el paquete estaba muy dañado y cubierto con trozos de hielo que habían sido desechados.

La tienda estaba ubicada en el borde del bloque de hielo y cerca de un gran iceberg empacado arriba y abajo y amenazado con caer sobre la tienda. El mar barrió el hielo por todos lados, pero montones de hielo protegieron la tienda. El barco en el que se escondieron Ravna y Balto fue arrastrado por una enorme ola y Sverdrup tuvo que aferrarse a él lo mejor que pudo.

Cuando todo parecía perdido y el hielo se movía a través de las olas rompiendo, cambió de dirección y, a una velocidad inesperada, corrió al suelo. Habían sobrevivido al episodio más dramático de la expedición. Se llevó a cabo un monitoreo continuo durante turnos de dos horas para alertar a otros sobre cualquier cambio en las condiciones del hielo y el mar. Todos estaban preocupados. Se arriesgaron a vagar por el Atlántico y desaparecieron allí, aunque Nansen estaba seguro de que eventualmente entrarían en contacto con la Tierra.

Llegó la hora de lanzar los botes a la mar

Después de unos días más, el hielo se despejó. El desayuno se tomó rápidamente y los barcos fueron lanzados. Ahora estaban en mar abierto, y con banderas noruegas y danesas ondeando, remaron por un acantilado empinado. Poco después, estaban a salvo en una pequeña bahía, lograron desembarcar, preparar una buena cena y beber cacao. Ahora la tarea era ir más al norte, ya que habían sido transportados a 200 millas al sur de donde habían dejado a Jason.

Remar hacia el norte a lo largo de la costa era difícil y a menudo corrían el peligro de caer rocas de los acantilados. Después de un tiempo, conocieron a un pequeño grupo de inuit. Los regalos se intercambiaban y las agujas se cambiaban por carne, ya que la comida concentrada que Nansen había traído no evitaba la sensación de hambre.

Antes de abandonar Kristiania, Nansen había prometido que habría suficiente comida y bebida. Todos los días los hombres podían comer hasta saciarse. Ahora se encontraban en la incómoda situación de tener que racionar la comida. Balto se quejó y dijo que ninguno de ellos había podido comer lo suficiente después de llegar a la costa.

Además, se les ordenó todo tipo de trabajos extenuantes. Nansen, por su parte, quiso decir que nunca había prometido nada con respecto a la comida. Sostuvo que las provisiones sólo durarían hasta la mitad de Groenlandia si todos comían sin restricciones. Cuando Kristiansen llegó a casa le preguntaron si habían tenido suficiente comida. Su respuesta fue que «no, nunca se había llenado».

Imagen del joven Kristiansen
Imagen del joven Kristiansen

Al final llega a Tierra

Finalmente, el 10 de agosto, llegaron a Umivik. Aquí acamparon y Nansen decidió que este debería ser el punto de partida de la travesía. Los preparativos para el viaje de esquí ya puedían comenzar.

Salieron del Jason el 17 de julio, no muy lejos del fiordo de Sermilik, que era el punto de partida previsto para el viaje. Al llegar a Umivik, 25 días después, habían recorrido unos 800 km en los barcos y estaban a unos 110 km al sur del fiordo de Sermilik. Por fin podían continuar, pero el punto de partida era diferente y habían perdido mucho tiempo. Nansen y Sverdrup hicieron un viaje de reconocimiento hacia el interior hasta unos 125 metros. Estaba muy agrietado, sobre todo en sentido transversal.

Por lo tanto, estaba fuera de discusión subir desde el noroeste. Eligieron otro camino, pero aún así tuvieron que moverse lentamente a través de las grietas. A medida que avanzaban hacia adentro, las fisuras disminuyeron y fue más fácil lidiar con ellas.

Por otro lado, la nieve se hizo más pesada y lamentaron no llevar los esquís con ellos. Finalmente, llegaron a la cima del «Monte Branco», como lo llamaban, a unos 900 metros sobre el nivel del mar. Desde allí, vieron Groenlandia y concluyeron que el hielo interior parecía más fácil de cruzar de lo que esperaban.

El equipamiento empleado

Los trineos eran de fresno resistente, trincados sin clavos para mantener la elasticidad. La longitud era de 2,9 m, la anchura de 0,5 m y los patines de olmo y arce eran de 9,5 cm de ancho, calzados con placas de acero finas atornilladas que podían retirarse. El peso era de 11,5 kg sin las placas de acero. Con las placas pesaban 13,75 kg. Nansen había querido utilizar perros de trineo fuertes, pero no había podido conseguir ninguno antes de partir.

Todos los hombres tenían esquís y algo de reserva. También habían traído raquetas de nieve indias que pensaban que serían útiles para el trineo. Algunas de las raquetas de nieve noruegas que habían usado resultaron ser demasiado pequeñas.

La carpa era cuadrada y constaba de cinco piezas, dos lados y dos extremos de tela de algodón ligera e impermeable, con un piso de lona de vela más áspero. Esto se usó como vela. Las cinco partes tenían que ser atadas con cuerdas. Desafortunadamente, la nieve penetró a través del vendaje y habría sido una gran mejora si las piezas se hubieran cosido juntas.

La cocina de campaña fue construida por Nansen como una modificación de la patente del estadounidense Adolphus W. Greely. Consistía en un quemador con dos ollas en las que se pasaba calor alrededor de las dos sartenes para una máxima eficiencia.

Para hacernos una idea de su capacidad, en la fría Groenlandia conseguía una temperatura de aproximadamente menos 40 grados. Se podían obtener cinco litros de chocolate caliente en una olla y cuatro litros de agua en la otra usando 0,35 litros de alcohol metilado. El agua potable mientras los hombres esquiaban era proporcionada por la nieve derretida en una botella plana de lata.

La comida

La comida era lo más nutritiva posible en relación con su peso. Tenían pan crujiente sueco, galletas de carne y pemmican que resultaron estar hechos de carne seca sin grasa. Luego llegaron a sufrir de una necesidad imperiosas de injerir de grasa.

Tenían mantequilla, pero muy poca. Además, tenían chocolate, queso, fletán seco, sopa de lentejas y frijoles de guisantes, paté de hígado de ternera (que se congelaba y tenía que ser picado con un hacha), brotes de comino secos, compota de arado, leche condensada, té y extracto de café fuerte, entre otras provisiones.

Eso sí, no bebían alcohol. Nansen dijo:

«El alcohol de cualquier manera es, en mi experiencia, absolutamente reprensible; puede darte un poco de calidez y diversión de inmediato, pero tienes que pagar por ello más tarde».

Fridtjof Nansen

Fue más positivo con el tabaco: «disfrútalo con moderación, pero también relaja la fuerza del cuerpo y debilita los nervios, la resistencia y la tenacidad a su alrededor». Así que solo cogió tabaco para una pipa los domingos y en días especiales, como cumpleaños.

Imagen de Fridtjof Nansen
El explorador y zoologo Fridtjof Nansen

Se llevaron un gran número de instrumentos de diferentes tipos, incluidos instrumentos puramente científicos para la recogida de muestras de aire y otros datos. Además, había, por supuesto, herramientas de expedición como brújula, teodolito, sextante de bolsillo, termómetro, reloj de bolsillo, cámara (Nansen fue uno de los primeros usuarios de la nueva cámara de cine eastman), telescopio y barómetros.

Se llevaron dos escopetas de doble cañón, uno con perdigones, así como cuerdas, piolets con largos bastones de bambú para servir de bastones de esquí, balanzas para raciones, vidrio quemado, piedra y acero y fósforos,un pequeño botiquín, alquitranes y una bolsa de ropa de repuesto, entre otros.

Se inicia el camino a la montaña

El 15 de agosto estaban listos. El plan original de Angmagssalik de irse había sido abandonado y Umivik era el nuevo punto de partida, con Christianshåb todavía el objetivo. Los trineos estaban cargados con más de 120 kg, lo que resultó ser demasiado. Por lo tanto, reorganizaron las cargas a unos 100 kg en cuatro trineos, y el quinto, al ser mucho más pesado, tuvo que ser remolcado por Nansen y Sverdrup.

El primer día, hicieron 4 km y hasta una altura de 180 m. El 17 de agosto, el clima los mantuvo en la tienda durante tres días.

Las muchas grietas en el hielo eran un problema, pero el 21 de agosto estaban en la capa de hielo del interior y habían dejado atrás las grietas. Ahora no tenían acceso al agua y la única agua potable que tenían era la nieve que se derretía en las botellas de lata que llevaban dentro de sus ropas.

En cuatro días, habían esquiado 18 km desde el principio y hasta 870 m de altitud. La pendiente era más alta ahora, pero todavía había áreas empinadas donde tenía que haber varios tirando de cada trineo. Las condiciones de nieve fueron buenas, al igual que su progresión, pero no duró. La nevadas y la escarcha estropearon el deslizamiento de las correderas de acero de los trineos.

Problemas con la cocina de campaña al limite de lo conocido

Intentaron usar las cubiertas de los sacos de dormir con piel grasa como combustible, pero esto solo tuvo un éxito parcial, ya que la tienda se llenó de humo y hollín. Una vez apagada la chimenea la cosa mejoró. Una vez, Nansen untó la sopa de frijoles que estaba cocinando en la tienda e inundó el suelo con nieve, hielo y alcohol quemados por la estufa. La sopa se raspó del centro del piso y se vertió en la sartén.

Para el 27 de agosto, habían alcanzado una altura de 1880 m, habían llegado a una tierra desconocida. Ese mismo día aparejaron los trineos y se hicieron a la mar, a lo que los dos samis se opusieron con rotundidad. Pusieron los trineos uno al lado del otro y, con los palos de esquí cruzados, los amarraron como dos balsas. El suelo de la tienda y dos lonas sirvieron de velas. La meta seguía siendo Christianshåb.

Con el viento en contra y las malas condiciones de la nieve hacían cada vez menos seguro que llegaran a Christianshåb. Estaba a 595 km de distancia y en septiembre ya estarían muy lejos para poder llegar.

Para entonces, el último barco ya habría partido hacia Copenhague. Hasta Godthaabsólo había 470 km. La desventaja era que unos 100 km al final del viaje tendrían que ser a través de un terreno desnudo con profundos fiordos y altas montañas.

Las velas estaban listas y decidieron probar por Godthaab. En el camino tuvieron varios accidentes. Kristiansen se torció la rodilla y tuvo problemas para caminar después de enganchar su esquí en un sastrugi duro. Además, Ravna y Balto sufrieron ceguera por la nieve.

La nieve suelta hizo necesario el uso de raquetas. Cuando dominaron la técnica, las raquetas fueron de gran ayuda, pero al cabo de unos días volvieron a ponerse los esquís. Al fin y al cabo, ese era el mejor método, pensaron todos.

Las siguientes tres semanas se caracterizaron por un trabajo duro y monótono. Las condiciones de nieve eran pesadas y la fina nieve a la deriva que caía era como arena a la hora de caminar. La sed, el frío y el deseo de grasa eran tormentos diarios.

Cuando Nansen se metió en el saco de dormir el 11 de septiembre, puso un termómetro de alcohol debajo de su almohada. se hundió muy por debajo del rango de menos 37 grados. Por la mañana, la tienda siempre estaba cubierta de escarcha en el interior.

El profesor de meteorología Henrik Mohn calculó más tarde que la expedición tenía temperaturas por debajo de los -40 grados durante las noches. Las temperaturas diurnas oscilaron entre -20 y -15 ° C.  Nansen generalmente se levantaba una hora antes que otros para preparar el desayuno, pues no se fiaba de que usaran bien la cocina de alcohol patentada.

Luchando contra el infierno blanco

La lucha por arrastrar los trineos a través del desierto blanco continuaba. Después de dos horas se solía repartir a cada uno una barra de chocolate con carne. La cena se comía mientras estaban sentados en los trineos. Con una pequeña balanza se medían las porciones exactas para cada hombre, pues la provisiones escaseaban.

Después de otro par de horas, alrededor de las 5 de la tarde, cenaban. Luego avanzaban hasta que les alcanzaba la noche, sólo interrumpida por un breve descanso y otra barra de chocolate con carne. La noche en la tienda era el punto culminante del día. La cena solía ser una sopa o un guiso caliente para poder entrar en calor antes de ir al saco.

El antojo de grasa era fuerte y la mantequilla sabía particularmente bien. Un cuarto de kilo de mantequilla se distribuía a cada hombre una vez a la semana. La mejor experiencia fue comer la mantequilla en trozos grandes. Casi tan bueno como el tabaco.

El momento pipa que tenían cada domingo se extendía; primero fumaban el tabaco, luego la ceniza y la madera de la cazoleta. Al no tener tabaco para toda la semana, algunos de los hombres metían cuerda alquitranada en la pipa para fumar. Otros se limitaban a masticar la cuerda.

Nansen lo probó, pero le pareció que tenía un sabor demasiado desagradable. En cambio, descubrió que estaba bien masticar trozos de madera. Eso mantenía la boca húmeda y ayudaba a combatir la sed. Como el combustible para la calefacción y para derretir la nieve y el hielo era limitado, el agua escaseaba. La sed y el ansia de grasa eran compañeros constantes. La ración diaria de alimentos, de aproximadamente 1 kg por persona, tampoco era suficiente.

Para estar seguros de mantener el rumbo correcto, se anotaron fielmente las posiciones diariamente y se realizaron observaciones meteorológicas cada pocas horas.

La cresta y el descenso a la costa oeste

Para el 4 de septiembre, habían cruzado la cordillera más alta, a 2.720 metros sobre el nivel del mar. Para el día 11 habían bajado a 2.600 m y pensaron que pronto verían la Tierra desnuda. De hecho pensaban que estaban a 80 millas de distancia. De hecho, resultó que todavía había 100 millas a su objetivo, por lo que todavía no podía haber tierra a la vista.

El 17 de septiembre, hacía dos meses desde que dejaron a Jason. Al día siguiente, el viento aumentó y finalmente hubo una promesa de buen viento para navegar. A pesar de la seguridad de Balto de que navegar en la nieve era una idiotez absoluta, las velas estaban listas. Los trineos estaban empatados en parejas, con Sverdrup, Nansen y Kristiansen ocupando uno y Dietrichson, Ravna y Balto el otro.

Mientras navegaban la misma tarde, Balto de repente gritó «Tierra por delante», y a través de la nieve que caía, vieron la cima de una montaña. El curso se cambió a la cima y corrieron. Nansen estaba a la cabeza. Cuando la oscuridad comenzó a caer, vio algo oscuro frente a él. Interpretándolo como una sombra, continuó. De repente, se dio cuenta de que era otra cosa y logró convertir el trineo en un viento, en el último momento, mientras estaba al borde de una amplia grieta. Logró detener el trineo de Dietrichson y la situación estaba bajo control. Estaban de vuelta en un área agrietada, pero cuando el tiempo se despejó y con la luz de la luna, pudieron ver lo suficientemente bien como para evitar las peores grietas.

Mientras Dietrichson y Balto instalaban la tienda en la noche del 21 de septiembre, Nansen, Sverdrup y Kristiansen inspeccionaron el hielo. Estaban atados con una cuerda, porque el hielo era inusualmente difícil, con bordes afilados y grietas.

Nansen vio una mancha oscura entre las crestas de hielo que parecía agua, y cuando puso su palo de esquí sobre ella, estaba mojada. Se tiraron y bebieron toda el agua que pudieron. Después de tanto sufrimiento, era un placer indescriptible poder beber lo que quisieran. En los días siguientes, cruzaron el glaciar hasta que pudieron ver uno de los brazos de Godthaab Fiord.

En la mañana del 24, Nansen llegó a una pendiente empinada. Bajo él había tierra desnuda y el hielo descendía hasta un estanque cubierto de hielo. Pronto todos los hombres se situaron en el borde, y luego se pusieron a descender por la ladera.

Continuaron sobre el tarn y luego se quitaron los crampones que habían utilizado durante los últimos días en el glaciar. La capa de hielo interior se había cruzado en 41 días. Era una buena sensación tener hielo y piedra bajo los pies.

El fiordo más cercano, Ameralikfjord, cortaba la tierra al sur de Godthaab, y ahora tenían que llegar al extremo interior del fiordo. Llevaron todo lo necesario y dejaron el resto amontonado en los trineos, cubierto con lonas para recogerlo más tarde.

El objetivo final

El 26 de septiembre, finalmente se encontraron en la orilla del fiordo Ameralik. En muchos lugares a lo largo de las costas había arbustos de sauce y amieiros de dos metros de altura. La pregunta ahora era cómo podían continuar. Se decidió que debían construir un barco, y Sverdrup y Nansen deberían usarlo para llegar a la civilización.

Para el armazón utilizaron dos largas cañas de bambú y un bastón de esquí de bambú. Para las costillas querían utilizar los listones de fresno doblados de los trineos, pero tardarían varios días en ir a buscarlos. Por lo tanto, decidieron utilizar ramas de sauce. Con mucho trabajo y una buena ración de inventiva consiguieron completar el armazón. La tela de vela que había sido el suelo de la tienda se cosió en forma de barco y se estiró por encima, y se creó uno de los barcos más originales. Tenía 2,56 m de largo, 1,42 m de ancho y 61 cm de profundidad. A la popa se le dio una forma roma.

El barco solo era lo suficientemente grande para dos y no era particularmente agradable de ver. Tampoco fue fácil remar, pero hicieron cuatro remos, usando ramas de sauce en forma de tenedor como palas de paleta, unidas a los extremos de cuatro postes de bambú.

Trajeron consigo la ropa necesaria, una escopeta, municiones y suministros y se sorprendieron de lo mucho que el barco podía cargar. Además, resultó ser más marinero de lo que parecía.

Empezaron el 29 de septiembre. Después de algunas horas en la nave les dolía todo el cuerpo, así que por la noche bajaron a tierra. Nansen cazó seis gaviotas grandes y ahora se comían dos cada uno. Cuando más tarde se le preguntó a Sverdrup si habían limpiado bien las gaviotas de antemano, respondió:

«Oh, no lo sé. Vi que Nansen raspó algo de ellas, supongo que parte de los intestinos, y el resto supongo que fue a parar a la sopa. Pero nunca he comido mejor». Las cabezas y los pies también bajaron.

Sverdrup

En Godthaab

Durante los siguientes dos días, tuvieron viento de proa, pero el barco funcionó bien. A finales del 3 de octubre, el viento sopló el dirección hacia Godthaab. Después de un tiempo, vieron varias casas y esquimales, señalándolos, gesticulando y hablándoles.

Naturalmente, se sorprendieron al ver a dos hombres en un bote cochambroso. El bote y todo el equipo fueron llevados a tierra y un hombre rubio vino a saludarlos, hablando inglés, asumiendo que Nansen y Sverdrup eran marineros estadounidenses naufragados.

El buen hombre era Gustaf Baumann, el gobernador interino de Godthaab. Pudo decirle a Nansen que el último barco de la temporada a Copenhague había partido incluso antes de que los noruegos hubieran comenzado su recorrido de esquí. No había otro barco en Groenlandia al que se pudiera llegar ahora. El único barco, el Fox, estaba a 300 millas de distancia en Ivigut y partiría a mediados de octubre. Podía olvidar llegar a casa en 1888. Habían llegado a Nyherrenhut, una estación misionera de Moravia al sur de Godthaab.

Al llegar a Godthaab fueron recibidos con salvas de cañón, la bandera danesa ondeando en alto y con invitaciones a cenar. Por primera vez en meses pudieron meter la cabeza en un lavabo y hacerse una limpieza general. Se pusieron ropa interior limpia y se sintieron como nuevos.

Hubo dos cuestiones importantes que tuvieron que abordar. Primero, tuvieron que recoger a los otros miembros de la expedición, y luego intentaron enviar un mensaje al Fox en Ivigtut. Después de que Nansen envió comestibles de comida, tabaco, pipas y más en kayaks a los hombres, recibió una carta a cambio de Dietrichson que podía decir que todo estaba bien y que estaban muy contentos con todos los presentes.

Luego se organizó un barco para recoger a los cuatro, y el 12 de octubre, todos los miembros de la expedición se reunieron en Godthaab. A finales de octubre, los inuit que habían sido enviados al Fox regresaron a sus kayaks para indicar que el capitán no podía esperar a los noruegos, sino que trajeron sus cartas y telegramas a Escandinavia.

Nansen escribió sobre la estancia en Godthaab:

«Así que vivimos el invierno en Groenlandia y pasamos un tiempo interesante y en muchos sentidos instructivo junto a los daneses en Godthaab y junto a los esquimales de allí y del distrito. Estudiamos el modo de vida de los esquimales e intentamos aprender a remar en kayak y a cazar. Son un pueblo extraordinariamente virgen y atractivo por su naturaleza, con unas relaciones sociales y un modo de vida sencillos, en los que la envidia y la avaricia y las diferencias de clase no han hecho a la gente codiciosa y celosa.»

Fridtjof Nansen

Durante el invierno, Nansen pasó mucho tiempo con los inuit y escribió el libro «Vida esquimal». Aquí describió Groenlandia y los inuit, kayaks y equipos de kayak, casas de invierno, tiendas de campaña, botes umiak y viajes, personalidades y condiciones sociales, relaciones y matrimonio, moral, justicia, danza y entretenimiento de tambores, funerales, arte y literatura, creencias religiosas y supersticiones, así como las europeas.

El 25 de abril de 1889, el Hvidbjørnen llegó como el primer barco de la temporada y lo llevó a Copenhague el 21 de mayo. Aquí, Nansen pudo conocer y agradecer a su benefactor Gamél.

La vuelta a Casa

Después de una semana de celebraciones, el grupo partió en el barco postal danés a Kristiania, donde llegaron el 30 de mayo. Cientos de admiradores esperaron a que los acogieran, así como una flota de barcos de vapor. Cuando se acercaron al puerto y al castillo y vieron el muelle cubierto de gente, Dietrichson preguntó: «Mira, ¿no es maravilloso con toda la gente, Ravna?». «Sí, maravilloso, muy maravilloso, si sólo hubiera habido renos». Es más común de lo que parece encontrarse colofones como este a grandes gestas, y no cabe duda que la primera travesía de Groenlandia lo fue.