Saltar al contenido
Tras la última frontera

LA ODISEA DE LA VOSJOD 2

LA CARRERA ESPACIAL

Vosjod 2 y las 7 vidas de Aleksei Leonov

Cuando Aleksei Leonov realizó la primera caminata espacial en 1965, fue aclamada como otro gran éxito de la URSS en su carrera espacial contra USA.

El primer paseo espacial

Fue solo después de la caída de la Unión Soviética que Occidente descubrió que si bien la prensa soviética lo hizo parecer como un éxito, de hecho estaba tambaleándose al borde del desastre desde el momento en que Leonov salió de la escotilla hasta el punto en que la tripulación fue rescatada de un lugar desolado en un bosque  congelado de la Taiga rusa. 

Vamos ganando la carrera pero debemos mantener el impulso.

En 1961 Yuri Gagarin orbitó la tierra para convertirse en el primer ser humano en viajar al espacio exterior. Inmediatamente a su regreso viajó por el mundo otra vez, pero esta vez sonriendo a las multitudes internacionales como un embajador de celebridades para la Unión Soviética, los rusos aparentemente estaban ganando la carrera espacial con seis misiones tripuladas entre 1961 y 1963. Sin embargo, la presión estaba sobre el próximo proyecto espacial soviético que debía mantener el impulso. 

Imagen del cosmonauta Aleksei Leonov, el heroe de la Vosjod 2 con su traje espacial.
Aleksei Leonov, el heroe de la Vosjod 2

EE:UU prepara la “Gemini”

Los primeros planes para adaptar la cápsula “Vostok que originalmente llamaron «Avance» y eventualmente llegaría a ser conocido como «Amanecer» o en ruso «Vosjod».

Resumen del proyecto Gemini

En Norte América, la misión “Gemini” tenía como objetivo volar múltiples misiones tripuladas y el astronauta Ed White fue entrenado para realizar la primera caminata espacial o como se denominó «extra vehicular activity» o EVA en inglés. El diseñador a cargo del programa espacial Sergei Korolev, estaba convencido que aún podrían vencer a los estadounidenses de un solo golpe.

Adaptando el diseño del asiento individual del “Vostok”, en la primera cápsula “Vosjod” se comprimieron las tres sillas en ángulos de 90 grados en el área central de control de la nave espacial.

Korolev: De la “Vostok” a la “Vosjod”

La cápsula quedó tan estrecha que la tripulación tuvo que seguir una dieta estricta tan solo para caber justo en sus asientos. Los diseñadores no escatimaron recursos para ahorrar peso y espacio. Por ejemplo el sistema de eyección fue eliminado, lo que significaba que si algo salía mal en los primeros dos minutos y medio después del despegue no habría salida. Esta fue, sin duda, una configuración temeraria. El cohete “Vosjod” también se adaptó a una versión mejorada del R7 para alcanzar altitudes mayores antes logradas. Pero el primer vuelo de la “Vosjod” fue un éxito en octubre de 1964 y en los primeros meses de 1965 la “Vosjod 2” fue preparado en el Cosmódromo de Baikonur, Kazajistán. 

Imagen de Korolev
Imagen de Korolev

«Nuestras ciencias tuvieron el honor de abrir el camino del espacio. Llegará el tiempo de los viajes de pasajeros e interplanetarios. Será muy interesante utilizar las naves espaciales para retransmisión y la creación, en el futuro, de un sistema nacional, y después internacional, de comunicación y televisión. Y todo esto debe estar al servicio de los pueblos del mundo.» 

Sergei Korolev

El primer paseo espacial.

En la mañana del 18 de marzo de 1965 despegó la “Vosjod 2”, estableciendo nuevamente récords de velocidad y altitud en los vuelos espaciales tripulados al alcanzar la órbita.

Sello conmemorativo de la gesta de Leonov y la Vosjod 2
Sello conmemorativo de la gesta de Leonov y la Vosjod 2

En la cual, el cosmonauta Pavel Beliáyev infló la cámara en tela en un proceso de siete minutos. Después del cual Aleksei Leonov salió de la nave para obtener la primera vista libre de la tierra desde una altura de 475 km en el espacio.

Leonov conectó una cámara externa para filmar la histórica caminata espacial y en la que aparece tranquilo en las imágenes, pero fuera de cámara las primeras maniobras fueron torpes y a medida que se apartaba de la nave espacial entró de súbito en un giro, sacudiéndose para luego detenerse al final de su soga de seguridad de cinco metros.

Comienzan los problemas

Después de unos momentos, Leonov notó que su traje espacial comenzaba a deformarse, se estaba abombando inesperadamente en el vacío del espacio. Las manos y los pies se le resbalaban de los guantes y de las botas y se dio cuenta que pronto podría ser imposible re-ingresar en la angosta cámara de aire. Solo le restaban cinco minutos de luz diurna antes que la nave entrara en la zona de sombra y quedara navegando totalmente a oscuras. Sin tener contacto con el control de tierra, Leonov tomó la decisión de liberar la presión del traje espacial hasta quedar con menos de la mitad de la presión restante pero eso significaba correr el riesgo de sufrir la enfermedad descompresiva.

«Mi traje era de un material muy suave. No sabíamos cómo iba a funcionar en el espacio. Sabíamos que se produciría una deformación, pero no tanto. Tomé la decisión de bajar la presión dos veces sin consultarlo a la central y, aunque al revés, pude acceder a ella y desde ahí volver a tomar los mandos».

Aleksei Leonov

La baja presión funcionó y el traje recuperó el tamaño correcto. Leonov finalmente ingresó de cabeza a la cámara de aire cuando debió hacerlo de pie primero, lidiando con el re-acomodamiento mientras trataba de darse vuelta en la estrecha cavidad. Este forcejeo adicional hizo que la temperatura corporal se acercase a la zona de peligro de un choque térmico. 

¿Piensas que has tenido un mal día?

Finalmente Leonov logró regresar a la cápsula en la que la humanidad había llegado al espacio por primera vez y a donde control de tierra envió felicitaciones por radio. El alivio de Leonov se evidenció palpablemente en una entrevista reciente donde reveló que su traje espacial había sido

equipado con una píldora suicida en caso que no pudiera volver a re-ingresar. 

Ambiente sobreoxigenado

Sin embargo, el peligro estaba lejos de haber terminado después de que Belyayev desechara la

cámara de aire y descubriera que la escotilla no cerraba correctamente y para empeorar el sistema automático de control climático de la “Vosjod”. Estaba intentando compensar la presión de la cápsula incrementando la presión con oxígeno. En este ambiente sobreoxigenado cualquier chispa podría iniciar un fuego incontrolable, era el mismo escenario que había matado a Valentin Bondarenko hacía cuatro años antes mientras se entrenaba para convertirse en cosmonauta y lo que acabó con la vida de la tripulación del Apolo 1 en 1967

Pero la “Vosjod 2” tuvo suerte; no hubo chispa alguna y los cosmonautas se esforzaron en controlar la temperatura y la humedad, disminuyendo el aumento de la presión del oxígeno. Ese no fue el final de los problemas con la misión. 

El sistema automático de re-ingreso no funciona

La “Vosjod” estaba equipada con un sistema automático de re-ingreso, pero no funcionó en la siguiente órbita. El equipo tuvo que adelantar una maniobra de re-ingreso manual en su lugar, algo que nadie había hecho anteriormente y podría darles poco control sobre el lugar de aterrizaje. Tomaron la decisión de intentarlo y aterrizaron en la Taiga, un despoblado y vasto bosque en el lejano norte de Rusia.

Traje usado por Leonov en su paseo espacial
Traje usado por Leonov en su paseo espacial

La “Vosjod” era tan estrecha que después del procedimiento de re-ingreso, les tomaba 46 segundos a los tripulantes con sus trajes espaciales regresar a las sillas para recuperar el centro de masa de la nave.

Los 46 segundos ocasionó el cambio de trayectoria y desvió la nave 386 kilómetros del punto de aterrizaje previsto. Posteriormente, en la medida que la nave comenzó el re-ingreso la separación del módulo de servicio falló, haciendo que la “Vosjod” oscilara de atrás hacia adelante hasta que finalmente el calor del re-ingreso incinerara las correas de conexión. 

Aterrizaje invernal en la “Taiga» rusa a más de 300km del lugar previsto

Durante su descenso la “Vosjod 2” sobrevoló precisamente sobre la Plaza Roja de Moscú, Leonov bromeó con Baliáyev: «Podríamos aterrizar allí si quieren” antes de que la nave volara más hacia el norte y finalmente aterrizara a las 9:02 GMT del 19 de marzo en los espesos bosques nevados de los Montes Urales. 

Como el re-ingreso se había desviado significativamente, nadie en control de tierra sabía dónde estaban realmente. La tripulación tuvo que pasar la noche en el bosque a temperaturas por debajo de los -25 grados centígrados. 

Armados en el espacio

A medida que esperaban respuesta a sus señales de emergencia para ser localizados y rescatados, el sistema de calefacción de la cápsula falló, el traje espacial de Leonov le caía hasta los tobillos por el sudor, a lo que este dijo que había sido tan mala la situación que había perdido 6 kg durante el vuelo.

Exprimiendo la humedad de sus ropas lo mejor que podían; los cosmonautas vigilaban los lobos mientras esperaban la arribaba el equipo de rescate.

Los soviéticos ya habían pensado alguna vez que este tipo de problemas podrían ocurrir, que un mal aterrizaje podría suceder por lo cual los astronautas viajaban equipados con una pistola modelo “makárov para protegerse de animales o delincuentes tras un desviado aterrizaje. Esto hace que los cosmonautas soviéticos fueron los primeros y hasta donde se sabe los únicos astronautas armados de la historia.

El equipo de rescate se encontró que el área estaba tan cubierta de bosque que el helicóptero tuvo que aterrizar a 9 Km de distancia y teniendo que esquiar hacia la “Vosjod” para llevar abrigo, alimentos y claro, cámaras de grabación. A pesar de tan aclamado éxito internacional, los numerosos fallos de la “Vosjod 2” la convirtieron en el particular “Apolo 13” soviético y como consecuencia acabó con la cancelación del programa. 

La famosa caminata espacial de Leonov efectivamente marcó el fin de la supremacía Soviética en el espacio. El líder del programa espacial soviético Sergei Korolev falleció inesperadamente pocos meses después en 1966. Pero la oficina de diseño OKB-1 siguió adelante para desarrollar la Soyuz, un vehículo orbital mucho más capaz el que fue operado por primera vez en 1967 y desde entonces se usa hoy en día. En sí mismo ha demostrado ser el vehículo orbital a largo plazo más fiable hasta la fecha.  

«Korolev era un jugador. Él me ha dicho: Tu estás trabajando errado, paso a paso. Yo hago el cohete y aprieto el botón.»

Serguei Kruschev, hijo de Nikita Kruschev