Saltar al contenido

Martín de Paz, el más misterioso de los trece de la fama

Índice

  1. Biografía de Martín de Paz
  2. Martín de Paz en sus primeros años como soldado
  3. La Vida de Martín de Paz en Panamá
  4. La mala la reputación de Martín de Paz
  5. Ida a Perú
  6. Desaparición de Martín de Paz

Biografía de Martín de Paz

Martín de Paz, o Martín de Páez según algunos cronistas fue un explorador español cuya historia a quedado para la posteridad unida a la historia del Perú por ser uno de los protagonistas de los trece de la fama. Por desgracia desconocemos las fecha de su nacimiento y su muerte si bien se cree que era malagueño.

Fue uno de los soldados más reconocidos del segundo viaje de Francisco Pizarro. Además, estuvo bajo las ordenes del excelente militar Diego de Almagro, operando así directamente a Perú. Sin embargo, según la historia conocida, dice que a Martín de Paz no se le tuvo mucha estima.

Esta mala reputación y poca credibilidad, ha hecho que sea uno de los protagonista de la gesta de la isla del Gallo menos conocidos.

Martín de Paz en sus primeros años como soldado

Como bien se sabe, este explorador español participó en el segundo viaje realizado por Francisco Pizarro. Fue con él hasta la isla del Gallo y luego a Gorgona, lugar en donde sabemos que enfermó de gravedad.

De este hecho tenemos constancia pues tuvo que permanecer en la isla hasta que Bartolomé Ruiz lo recogió en su carabela. Junto a él se encontraban el resto de los hombres de Pizarro, los cuales fueron luego hacia el levante para continuar sus exploraciones.

Martín de Paz junto al resto de los trece de la fama
Martín de Paz junto al resto de los trece de la fama

Pizarro cumplió su palabra y volvió a isla Gorgona a por los heridos para llevarlo a Panamá. El problema fue, que de los tres heridos de isla Gorgona:

Solamente los dos primeros sobrevivirían. Gonzalo Martín Trujillo había fallecido unos días antes de la llegada del tan ansiado rescate.

La Vida de Martín de Paz en Panamá

Para 1531, Pizarro se encontraba ya en su tercer viaje a Coaque, pero aparentemente Paz no tenía
interés de participar en éste. Decidió quedarse en Panamá y allí se buscaba la vida como podía para salir adelante.

La desconfianza hacia Martín de Paz comenzó a pesar de que ejerció de criado de Diego Diaz. Este era hijo de un importante vecino de la ciudad en la que se encontraba.

A su favor contaba que sabía leer y escribir, además con excelente caligrafía. Ésto le facilito el poder copiar textos del escribano Hernando del Castillo para ganar algo más de dinero.

En muchas ocasiones sus documentos se remiten a la Real Audiencia de Santo Domingo, sumándose así su importancia. Esto hizo que, de alguna forma, fuese un personaje relevante para la sociedad, pero no
se encontraba confianza en él.

La mala la reputación de Martín de Paz

Panamá era un lugar pequeño y pronto se hizo «demasiado famoso» por ser un jugador compulsivo, que gastaba todo lo poco que podía ganar.

Llego un momento que no sólo apostaba dinero, sino que se jugaba todo tipo de artículos, ropas e incluso objetos que eran de otras personas. A pesar de lo mundano de esta actividad, si se conocen a algunos compañeros de correría:

  • Pedro del Páramo.
  • Diego de Narváez.
  • Pedro de Valladolid.

Ida a Perú

A los oídos de Martín de Paz llegó que el tercer viaje de Pizarro había sido un gran éxito. Supo de la captura de Atahualpa, un importante inca por el cual se ofreció un importante rescate en plata y oro.

En ese momento tiró de todas sus amistades para conseguir dar un cambio en su vida. Hizo hasta lo imposible para estar en la hueste de Diego de Almagro, ingresando así al Perú con facilidad.

Ya en el Perú, se encargó de ser un comerciante de caballos por los cuales cobraba mucho. Esto le hizo que su mala fama o la inquina que le tenían siguiese creciendo.

En Cajamarca fue frecuente su actuación, porque era conocida la gran cantidad que recibían los encabalgados de oro y plata. La diferencia de salario entre ellos y los hombres que iban a pie era muy grande, por lo que disponer de un buen animal era importante.

Es por ello que Martín de Paz compró caballos a medias con algunos soldados. Se rumorea que estuvo de nuevo al servicio de Francisco de Pizarro, acompañándolo a Jauja y a la costa.

Desaparición de Martín de Paz

Cuando comenzó la conquista de Perú, Martín se encontraba entre las filas de Pizarro que iban hacia Cuzco. Sin embargo, nunca se tuvieron más noticias concretas de su vida o acciones.

Muchos creen que retornó a España cuando se supo de toda su reputación, otros que murió en el frente. Sin embargo, en la historia de Perú, no se tiene registro de su muerte en ningún momento.

Algo que no puede negarse es que, dejó gran marca como un personaje que se dejó llevar por la avaricia a pesar de haber protagonizado uno de los momentos más heroicos y de lealtad al mando.

Por eso nunca se le consideró como al resto de sus compañeros de hazaña.