Saltar al contenido

Andrés Dorantes de Carranza en búsqueda del Nuevo Mundo

Índice

Biografía de Andrés Dorantes

En el año 1500 nació Andrés Dorantes de Carranza en Béjar, Salamanca. Su papel histórico más importante fue ser integrante de la expedición de Pánfilo de Narváez,  que aunque tuvo un fracaso inmediato, acabaría siendo protagonista junto a Cabeza de Vaca en una de las aventuras más grandes de la historia.

Dorantes formó parte de los 4 náufragos sobrevivientes de dicha expedición. Fue acompañante de Álvar Núñez Cabeza de Vaca al recorrer el suroeste de Estados Unidos y el norte de México. Este último recorrido fue a pie, destacándose su perseverancia a todo momento. Sumado a ello, se dieron diversos sucesos en los que Dorantes figuró en el Nuevo Mundo que se descubrió.

Andrés Dorantes y su salida de Salamanca

Andrés fue hijo de Pablo Dorantes, considerándose como un joven que quería conocer el mundo más allá de Salamanca. Con el paso del tiempo buscó la fortuna del Nuevo Mundo, alistándose en 1527 con el grado de Capitán.

Sin embargo, la expedición de Pánfilo de Narváez fue a la que asistió y fracasó con rumbo a La Florida. Se convirtió en uno de los 4 náufragos, quienes se encontraron como prisioneros de los indios por más de 5 años.

Naufragio de la expedición de Narváez

En Sanlúcar de Barrameda, en 1527, fue de donde partió la flota de Narváez. Esta contaba con 5 navíos y 700 hombres comandados por él de forma directa.

Dadas algunas semanas de navegación, se dio ingreso a las aguas poco conocidas del golfo de México. En ese momento, un navío fue colocado al mando de Andrés Dorantes y Alonso del Castillo Maldonado.

Sin embargo, para desventaja de ellos, era una embarcación muy débil y en poco tiempo llegó una tormenta. Inmediatamente se encontraron atrapados en ella, lo que dio como resultado un naufragio cerca de una isla.

Ruta seguida por Andrés Dorantes de Carranza por los actuales Estados Unidos y Mexico
Ruta seguida por Andrés Dorantes de Carranza

La misma estaba frente a Galveston, Texas, dando así la captura de ellos por parte de los indios. Los capturados fueron Alonso del Castillo Maldonado, Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Andrés Dorantes y Estebanico, su esclavo.

Casi 6 años después, fue posible que se diese la huida de todos de aquel lugar donde estaban apresados. Luego, se dedicaron a recorrer el sur de Estados Unidos, llegando después a la villa de los colonos españoles. Esto fue al norte de México en 1536, lo que ahora se conoce como Culiacán.

Rendición de cuentas por parte de los náufragos

Nuño de Guzmán era conocido por ser el gobernador de Nueva Galicia en aquel entonces. Al momento en que se enteró de la supervivencia de los 4 náufragos, tomó acciones de forma inmediata.

Dado que esas tierras estaban en su jurisdicción, les otorgó caballos, alimentos y ropas adecuadas. Esto generó que los enviase a Ciudad de México, pidiendo que rindieran cuentas al virrey Antonio de Mendoza y Pacheco.

Sin embargo, antes de ello se encargó de solicitarles la información de todo aquello que había vivido. Andrés de Dorantes le informó todo, haciendo saber a otros exploradores ubicados en Texas y La Florida de lo ocurrido.

Muchos relatos resultaron de ello, sabiéndose mitos que contaban sobre terrenos llenos de riquezas. Aun así, nadie creaba una comparación entre dichas experiencias y El Dorado.

Ofrecimiento a otras expediciones

Cuando el virrey Antonio de Mendoza y Pacheco supo de lo ocurrido, quiso ayuda por parte de Dorantes. La misma consistía en que fuese parte de una expedición a uno de los tantos territorios que se habían visitado.

Sin embargo, como era de esperarse tras su experiencia, Dorantes no aceptó la oferta realizada, a cambio ofreció a Estebanico, su esclavo, siendo posible que él fuese partícipe del viaje que se daría en breve.

Imagen de Estebanico el esclavo de Andrés Dorantes.

Después de esto, duró poco tiempo en la Corte, yendo luego de regreso a Indias, donde prestó servicio al virrey. Aunque intentó retornar a España, las condiciones de viaje no eran las mejores y no quiso revivir su experiencia.

Andrés de Dorantes en Nueva España

En Nueva España fue donde Dorantes dio servicio directo a Antonio de Mendoza y Pacheco. Este ayudó a que se concertara el matrimonio con María de la Torre, siendo ella viuda de Francisco de Valdés.

María, antes de casarse con él, ya era dueña de algunas tierras de labor con mano de obra indígena activa, esta fue la tarea que se dedicó el resto de su vida: explotar las tierras encontradas.

Su matrimonio no duró demasiado, pues su esposa falleció al poco tiempo. Sin embargo, Andrés se casó luego con Paula Dorantes, quien era viuda de Antonio Gómez de Corona.

Andrés Dorantes murió en 1550, dejando a su esposa con el control de las tierras que había explotado. Su papel como conquistador fue relevante y reconocido por sus coetáneos, guardándose un lugar principal en el olimpo de los grandes exploradores.

Actualmente, se sigue considerando protagonista de muchos relatos históricos sobre la incursión hacia el Nuevo Mundo.