Saltar al contenido

Francisco Vázquez de Coronado

Retrato de Francisco Vázquez de Coronado

Biografía de Francisco Vázquez de Coronado

Francisco Vázquez de Coronado tenía poco más de veinte años cuando dirigió una importante expedición de reconocimiento y conquista desde Ciudad de México hasta Cíbola, Tiguex y Quivira, entre 1539 y 1542. Era natural de la gran ciudad universitaria de Salamanca. En su juventud, probablemente pasó un tiempo en la ciudad de Granada, que había sido recuperada de sus antiguos gobernantes moros sólo una generación antes.

El padre de Francisco, Juan Vázquez de Coronado, había ocupado el cargo de corregidor o administrador real en 1515 y 1516. La madre de Francisco era Isabel de Luján, que ya había dado a luz a otro hijo, Gonzalo. Como hijo menor de una familia acomodada, Francisco quedaría excluido de la herencia del patrimonio familiar, según marcaba la tradición de la época.

Medallón de Francisco Vázquez de Coronado en la plaza Mayor de Salamanca
Medallón de Coronado en la Plaza mayor de Salamanca

Fue durante el mandato de su padre en Granada cuando los Vázquez de Coronado estrecharon lazos con la poderosísima casa de Mendoza. Íñigo López de Mendoza, segundo conde de Tendilla, fue el primer capitán general español y gobernador del antiguo reino islámico de Granada, cargo que permanecería en la familia Mendoza durante más de cien años. Juan Vázquez de Coronado fue, pues, miembro de la administración de Mendoza.

Coronado se dirige a Nueva España

Esa estrecha asociación dio sus frutos para el hijo del corregidor, Francisco, cuando Antonio de Mendoza, hijo del capitán general de Granada, fue nombrado primer virrey de Nueva España en América en abril de 1535. Francisco Vázquez de Coronado formó parte del séquito del nuevo virrey cuando éste se embarcó hacia Nueva España ese mismo año.

A los 12 meses de llegar a Nueva España, el joven caballero se casó con Beatriz de Estrada, de 12 o 13 años, una de las hijas del antiguo tesorero real y gobernador interino de Nueva España Alonso de Estrada y de su muy capaz esposa Marina Flores Gutiérrez de la Caballería.

Su matrimonio con Beatriz de Estrada

Gracias a este matrimonio, Francisco se convirtió en un hombre muy rico. Beatriz había aportado al matrimonio la encomienda de Tlapa, en el actual estado mexicano de Guerrero, la tercera mayor encomienda de Nueva España. A través de la encomienda, la pareja ejercía el derecho, concedido por el rey español, de cobrar tributo a los indígenas de esa región. El valor monetario de Tlapa pronto figuraría de manera importante en el futuro del joven Vázquez de Coronado.

Cabeza de Vaca aparece en la vida de Francisco Vázquez de Coronado

El mismo año del matrimonio de Francisco y Beatriz se produjo otro acontecimiento que marcaría su carrera. Cuatro supervivientes de la expedición de Pánfilo de Narváez a La Florida, Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Andrés de Dorantes, Alonso del Castillo Maldonado y Esteban de Dorantes, llegaron a la ciudad de México tras un increíble viaje por tierra a través del continente. Informaron de que, mientras viajaban de una comunidad indígena a otra más allá de los confines del norte de Nueva España, habían oído hablar de ciudades ricas y pobladas incluso más al norte. En aquella época, se suponía que podría tratarse de las ciudades de Cíbola.

Como hidalgo y protegido del virrey, el joven Vázquez de Coronado ascendió rápidamente en la administración de Mendoza. En 1537, Mendoza le envió a investigar una sublevación de esclavos negros e indios en las minas de Amatepeque, al suroeste de la ciudad de México. Tras obtener confesiones de varios negros, Francisco los hizo desenfundar y descuartizar, poniendo fin a la sublevación. Según lo que escribió al rey, el virrey Mendoza se mostró satisfecho con la actuación del joven.

Coronado se encargaría de supervisar el buen trato a los indios

Vázquez de Coronado continuo investigando las condiciones de vida y trabajo de los indios que trabajaban en las minas de Sultepec. Allí se había acusado a los explotadores de las minas de hacer trabajar a los mineros indios sin suficiente descanso y comida, de obligar a los indios a transportar cargas excesivamente pesadas de mineral y de no enseñarles la doctrina católica.

Francisco, en su calidad de visitador, encontró que las acusaciones parecían ser ciertas y remitió el caso a la audiencia, o tribunal superior, en la ciudad de México para que tomara una decisión definitiva. El resultado fue que los propietarios de la mina fueron multados.

Una vez concluida su labor en Sultepec, Vázquez de Coronado fue enviado a la provincia de Nueva Galicia, que tenía ocho años de antigüedad y comprendía gran parte de los actuales estados mexicanos de Jalisco, Nayarit y Sinaloa. La provincia había sido establecida en 1530-1532 por su conquistador y primer gobernador Beltrán Nuño de Guzmán. Éste había sido arrestado y relevado de su gobernación en 1537, y ahora Francisco debía realizar la residencia, o revisión administrativa formal, del sucesor de Guzmán, Diego Pérez de Luján.

Vázquez de Coronado gobernador de Nueva Galicia

En su viaje desde la ciudad de México a Compostela, la capital de Nueva Galicia, Vázquez de Coronado iba acompañado por el sacerdote franciscano fray Marcos de Niza. este había sido enviado al norte para verificar los informes de Cabeza de Vaca y sus compañeros sobre las siete ciudades de Cíbola. Al llegar a Nueva Galicia, Vázquez de Coronado se encontró con que el gobernador Pérez de Luján había muerto, dejando vacante el cargo de jefe del ejecutivo. Francisco asumió él mismo esas funciones y pronto fue confirmado oficialmente en el cargo.

Cuando Marcos de Niza regresó a Nueva Galicia desde el norte a finales del verano de 1539, informó al joven gobernador de noticias electrizantes: había una ciudad notablemente próspera al norte llamada Cíbola. Ambos hombres se apresuraron a ir a la ciudad de México para avisar al virrey. Allí se reclutaron inversores y participantes en lo que iba a ser una expedición financiada por el sector privado. El objetivo era incorporar a Cíbola a la esfera española. Francisco Vázquez de Coronado, hipotecó Tlapa y junto con Mendoza fue uno de los principales inversores de la empresa. Además asumiría el papel de capitán general.

Rumbo a Cíbola

A finales de febrero de 1540, Vázquez de Coronado, Marcos de Niza y casi 2.000 personas más, europeos, esclavos africanos e indios aliados de lo que hoy es el centro y el oeste de México, estaban de nuevo en Compostela, listos para saltar hacia Cíbola. Tras cuatro meses agotadores y muertos de hambre conseguirían llegar a su destino. Vázquez de Coronado y una avanzadilla de un centenar de europeos con sus aliados indios llegaron a vislumbrar de la ciudad de Cíbola. Su aspecto fue profundamente decepcionante. Como Vázquez de Coronado escribió más tarde, «todo lo que el fraile había dicho se encontró con lo contrario».

Expedición de Coronado rumbo a Cíbola
Expedición de Coronado rumbo a Cíbola. Autor Reminton

A pesar de ese golpe a su entusiasmo, los expedicionarios estaban muy necesitados de alimentos. Además, puede que las otras ciudades de Cíbola fueran más ricas que ésta. Vázquez de Coronado y sus principales consejeros, en consejo, decidieron que debían entrar en Cíbola, obtener alimentos y reconocer el territorio. Cuando se acercaron a la ciudad, el pueblo ancestral zuni de Hawikku, ubicado en el centro-oeste de Nuevo México, el capitán siguió la tradición. Se informo de la petición formal de someterse al rey, se leyó en voz alta tres veces a los guerreros zuni pueblo que salían del pueblo de piedra y barro. Los zunis respondieron con abucheos y flechas de advertencia.

Ante la negativa de los zunis a admitir a la avanzadilla en Hawikku, Vázquez de Coronado, de nuevo con la aprobación de su consejo, ordenó que fuera atacada. Durante la batalla que siguió, Francisco fue derribado al suelo por una pesada piedra lanzada.

Francisco Vázquez de Coronado es herido en combate

Siendo esta la primera de las dos gravísimas heridas que sufrió en el transcurso de la expedición. Mientras yacía inconsciente en una tienda cercana, los zuníes evacuaron Hawikku, que previamente había sido vaciado de mujeres, niños y ancianos. La avanzadilla entró en tropel, encontrando un abundante suministro de maíz y otros alimentos. En cuestión de horas, mientras los demás expedicionarios comían y examinaban a Hawikku, el capitán general revivió.

Mapa de los actuales Estados Unidos donde se refleja la ruta que siguió Francisco Vázquez de Coronado en su búsqueda de las 7 ciudades de Cíbola.
Ruta de la expedición Vázquez de Coronado

Ni Hawikku ni ninguno de los otros pueblos zuni cercanos revelaron el tipo de bienes de gran valor que los expedicionarios esperaban encontrar. Y la población de la región era demasiado pequeña para mantener a los europeos y sus hogares mediante el pago de tributos. Aun así, Vázquez de Coronado y su consejo tomaron la decisión de enviar un mensajero al sur al cuerpo principal de la expedición. El grueso había seguido a la avanzadilla sólo hasta lo que hoy es el centro de Sonora. El mensajero debía decirles que hicieran las maletas y se dirigieran a Cíbola. Esa fue una decisión que más tarde enfureció al virrey y que les costaría a casi todos los expedicionarios todo el maravedí que habían invertido.

El principal problema de la decisión de trasladar el grueso de la expedición de Sonora a Cíbola fue la imposibilidad de reabastecer de alimentos y ropa sin depender de los indios de la región. La ruta por tierra desde Ciudad de México y Nueva Galicia era prohibitiva. Además, el abastecimiento por mar, que se había supuesto que cubriría las necesidades de la expedición, quedó rápidamente descartado por la distancia.

Surgen los problemas logísticos en la expedición

El problema del abastecimiento se agravó aún más con la posterior decisión del capitán general y del consejo de trasladar la base de la expedición a Tiguex, a lo largo del Río Grande, en las cercanías de Albuquerque y Bernalillo. Tiguex, un conjunto de 12 a 20 pueblos, ofrecía una población nativa mucho mayor que la de Cíbola, así como un clima más templado y una producción agrícola mucho mayor. El acceso a los alimentos y a la ropa de los pueblos dependía de la buena voluntad de los habitantes de Tiguex.

La buena voluntad que había se evaporó rápidamente ante las exigencias de la expedición de desalojar un pueblo para su uso. A esto le siguieron, en pocas semanas, peticiones perentorias de comida y, al acercarse el invierno, de ropa. El pueblo de Tiguex respondió atacando la manada de caballos de la expedición, matando hasta 60 animales. En respuesta, Vázquez de Coronado envió grupos para presentar un ultimátum formal a los residentes de varios pueblos de Tiguex. La propuesta fue rechazada y estalló la guerra entre la expedición y los tigueños. Los combates duraron hasta principios de la primavera de 1541, cuando la expedición abandonó el Río Grande en busca de rumores sobre otra comunidad india supuestamente rica conocida como Quivira.

Tras semanas de viaje por las Grandes Llanuras, el capitán general y un pequeño destacamento llegaron a Quivira, sólo para ser decepcionados de nuevo. Vázquez de Coronado cedió a la presión de varios capitanes y permitió la ejecución de su guía. Tras esto se dirigiría de nuevo al Río Grande para unirse al resto de la expedición. El capitán general y su consejo determinaron que la expedición debía volver a Quivira tras el invierno de 1541-42 . El objetivo era investigar los nuevos informes de comunidades nativas grandes y prósperas, quizá hasta el este del río Misisipi.

Todo se complica, levantamiento en Nueva Galicia

Sus planes se vieron frustrados por los acontecimientos ocurridos en el sur. Había estallado un levantamiento indígena en Nueva Galicia, ahora conocido como la Guerra del Mixtón. Las hostilidades allí interrumpieron lo que había sido una comunicación regular entre la expedición y la capital virreinal en la Ciudad de México. Esto, combinado con la continua y violenta resistencia del pueblo, hizo insostenible la continuación de la expedición. Además, Vázquez de Coronado sufrió una segunda lesión grave en la cabeza al caer de su caballo.

El capitán general convocó un consejo de expedicionarios prominentes y les planteó la cuestión de si la expedición debía ser abandonada. La decisión fue unánime: volver a la Ciudad de México en primavera, en lugar de marchar más al este. Una facción dentro de la expedición intentó más tarde rescindir su acuerdo de retirarse de Tierra Nueva. Pero, al final, Vázquez de Coronado pudo mantener la decisión original. Alrededor del 1 de abril de 1542, la expedición levantó las estacas y regresó al sur. La disciplina era escasa, y la fuerza se desintegró mientras se retiraba a través de Nueva Galicia. Menos de 100 de los más de 360 hombres de armas originales regresaron a la ciudad de México con el capitán general.

La expedición fue una ruina

El virrey Mendoza, como ciudadano particular y mayor inversor en la expedición, no pudo ocultar su descontento con su protegido. En pocos meses, se iniciaron dos investigaciones sobre la conducta del antiguo capitán general y gobernador. Aunque se le eximió en gran medida de la culpa, Vázquez de Coronado se vio envuelto en batallas legales durante años.

Expedición del Francisco Vázquez de Coronado en el Cañón del Colorado
Expedición del Coronado en el Cañón del Colorado. Cuadro de Ferrer Dalmau.

Una de estas fue la reclamación de las encomiendas que le habían sido despojadas durante la expedición a Cíbola. Esta seguiría pendiente en el momento de su inesperada muerte en 1554, a la edad de 43 años. Había seguido ejerciendo como regidor de la ciudad de México hasta muy poco antes de morir. La causa de su muerte fue un contagio que también afectó a otros miembros del ayuntamiento. En los años siguientes, su viuda Beatriz, vio cómo tres de sus cinco hijas se casaban con familias muy prominentes e influyentes en Nueva España. Nunca volvió a casarse y se dedicó a una vida piadosa como beata, o mujer laica de devota práctica religiosa.

Bibliografía interesante

Preguntas frecuentes sobre Coronado

¿Qué descubrió Francisco Vázquez de Coronado?

Francisco Vázquez de Coronado descubrió con su expedición el Gran Cañón mientras buscaba las legendarias Siete Ciudades Doradas de Cíbola.