Saltar al contenido

P√°nfilo de Narv√°ez, cu√°ndo la suerte no acompa√Īa al explorador espa√Īol

P√°nfilo de Narv√°ez fue un conquistador y explorador espa√Īol que gan√≥ gran reputaci√≥n y fama por sus expediciones en Norte Am√©rica. Fue tra√≠do al mundo en la peque√Īa localidad segoviana de Navalmanzano. Tras formarse en Espa√Īa, parti√≥ con destino a la isla de Jamaica en 1510 como oficial. P√°nfilo lleg√≥ a participar en la campa√Īa de Cuba y condujo una expedici√≥n a Camag√ľey acompa√Īado por Bartolom√© de las Casas.

En este artículo conoceremos la vida de Pánfilo Narváez, acercándonos a episodios tan destacados en la historia de América como fueron la gesta de Hernán Cortés, o la increíble aventura de Cabeza de Vaca recorriendo Norte América. Su huella ha quedado patente a pesar de que la suerte no sonriera al segundo adelantado de la Florida como veremos a continuación.

√ćndice

Breve biografía de Pánfilo de Narváez

Cómo decíamos anteriormente, su labor exploradora sería fundamental en las islas de Jamaica y Cuba. Tras el intento de captura de Cortés sería designado como gobernador de la Florida, si bien esta empresa no sería tan fructífera como esperaba.

Retrato de P√°nfilo de Narv√°ez
Idealización de Pánfilo de Narváez

Pánfilo era un hombre alto, de cabello rubio, con un carácter firme y muy buenas costumbres. Era una persona honrada, en la que cualquiera podía confiar, pero también se dice que era un poco imprudente y descuidado.

Es posible que esta imprudencia le llevara a caer preso en la Nueva Espa√Īa, aproximadamente por dos a√Īos, cuando iba con orden de arrestar a Hern√°n Cort√©s. Sin embargo, esto no le arrebat√≥ sus ganas de seguir explorando nuevos territorios.

Imagen de Hernán Cortés tras haber apresado a Pánfilo de Narváez
Imagen de Hernán Cortés tras haber apresado a Pánfilo de Narváez

Pánfilo de Narváez cómo ejemplo de superación

Una de las cosas buenas que se pueden esgrimir de Pánfilo Narváez es que es un vivo ejemplo de superación. De joven se trasladó a Jamaica para servir bajo las órdenes de Juan de Esquivel. Donde le otorgaron el grado de capitán en la expedición de Velázquez.

Adem√°s, explor√≥ las tierras interiores de Cuba llegando a provincias desconocidas, fundando varias poblaciones antes de decidirse a regresar a Espa√Īa. En la Pen√≠nsula Ib√©rica solicit√≥ el t√≠tulo de adelanto para poder preparar y realizar una gran expedici√≥n. Aunque antes tuvo que dirigirse a M√©xico para tratar de capturar a Hern√°n Cort√©s.

Adem√°s, particip√≥ en la b√ļsqueda activa de un lugar o poblado mexicano, habitado por los Incas, que se dec√≠a que estaban repletos de oro y grandes riquezas. Narv√°ez nunca se imagin√≥ lo lejos que podr√≠a llegar.

√Čste era el sue√Īo de gran cantidad de espa√Īoles en esa √©poca. El lograr ser un explorador para llevar m√°s gloria a su majestad. Narv√°ez tuvo una participaci√≥n muy relevante en las expediciones encargadas por los reyes a M√©xico y otros lugares del Caribe.

P√°nfilo, Ojeda y el Caribe

Narváez en el Caribe realizó expediciones junto Bartolomé de las Casas y a Juan de Grijalva a lo largo de la isla. La primera noticia que tenemos de Narváez en América procede de la isla de Jamaica. En 1508 sus majestades otorgaron a Nicuesa y Ojeda la gobernación de Veragua y Urabá ( Casitlla de Oro y Nueva Andalucía). La base de operaciones para esta empresa se encontraba en la isla de Jamaica.

Ante esta situación, Diego Colón sintió sus derechos vulnerados y protestó formalmente ante el rey Fernando. Para dar más fuerza a sus peticiones, envió a su mejor teniente, el sevillano Juan de Esquivel.

El objetivo de Esquivel era impedir que Diego de Nicuesa y Alonso de Ojeda consiguieran llevar a cabo su proyecto. Una vez conseguido, Ojeda se refugió en Cuba y desde allí envió a Diego de Ordás a Jamaica. Ordás logró que Esquivel les auxiliara enviando una carabela capitaneada por Narváez para llevar a Alonso de Ojeda y algunos otros hombres a la isla.

Al llegar a Cuba y ver a Ojeda en una canoa Narv√°ez le dijo:

‚ÄúSe√Īor Ojeda, ll√©guese vuesa merced por esta parte; tomarle hemos‚ÄĚ

P√°nfilo de Narv√°ez

Cuenca respondi√≥ diciendo: ‚ÄúSe√Īor, mi remo no rema‚ÄĚ, aludiendo veladamente a las diferencias que hab√≠a tenido con su subalterno Bernardino de Talavera. Los cronistas cuentan que, ‚Äúque era honrado y sab√≠a lo que merec√≠a Ojeda, le hizo muy buen acogimiento y le trat√≥ como persona que era‚ÄĚ.

Pero P√°nfilo de Narv√°ez no pod√≠a quedarse quieto y no se acostumbro a la tranquila vida en Jamaica. As√≠ que, teniendo noticias de las campa√Īas de Cuba por Diego Vel√°zquez de Cu√©llar, solicit√≥ y consigui√≥ permiso de Esquivel para sumarse a las expediciones de colonizaci√≥n de Cuba junto con treinta flecheros.

El Servicio de P√°nfilo de Narv√°ez en el Cuba

En 1510 Narváez fue ascendido como lugarteniente del gobernador de Cuba, Diego Velázquez de Cuéllar.

Narváez tuvo la oportunidad de colaborar activamente con Velázquez en la conquista de la isla de Jamaica. Además participó activamente en la batalla de Caonao, este era un pueblo situado en el centro de Cuba.

La Batalla de Cao nao

En 1511, dos a√Īos despu√©s de llegar a Jamaica P√°nfilo de Narv√°ez fue reclutado para dirigir una expedici√≥n a Cuba bajo las √≥rdenes de Diego Vel√°zquez. Narv√°ez se encontrar√≠a con una fuerte resistencia de los nativos ta√≠nos de la isla.

Varias tribus ta√≠nas liderar√≠an una guerra de guerrilla contra los espa√Īoles que dur√≥ varios a√Īos. En el ej√©rcito de Narv√°ez en Cuba se encontraba un sacerdote llamado Bartolom√© de las Casas. Bartolom√© fue el primer sacerdote ordenado en el nuevo mundo.

Lo peor ocurri√≥ en un lugar llamado Cao Nao, cerca del camino de Kamel. De acuerdo con el relato de De las casas, dos mil aldeanos ta√≠nos salieron para recibir a los espa√Īoles con panes y pescado. Mientras la comida se distribu√≠a entre los soldados, Bartolom√© dice que un soldado fue pose√≠do por el diablo, sac√≥ su espada y se lanzo a atacar a los locales. Pronto el resto de los soldados se hab√≠an sumado al ataque sin saber bien porqu√©.

De las Casas dice que corría de un lado a otro frenéticamente tratando de detener la matanza. Cuando Pánfilo de Narváez subió a su caballo, le dijo a Bartolomé qué le parecía lo que había pasado. Ante esta pregunta le respondió que los mandaban a todos al diablo por lo que habían hecho.

Si bien la figura de Bartolomé de las casas ha sido muy rebatida, suponiendo la veracidad de este hecho, mostraría claramente dos cosas:

  • Una psicosis colectiva fruto del estr√©s del Combate. Es normal que cuando combates de manera constante, eres plenamente constante de que dependes de tus compa√Īeros para salir adelante. Por eso si ves que uno reacciona o toma una actitud, el resto act√ļa por imitaci√≥n, por instinto de supervivencia.
  • La carencia de liderazgo y conciencia situacional del Narv√°ez a la hora de abstraerse como jefe y valorar lo que de verdad pasaba y controlar a sus hombres.

Narváez funda San Cristóbal de la Habana

P√°nfilo Narv√°ez por orden de Vel√°zquez fundar√≠a San Crist√≥bal de La Habana, en el a√Īo 1514, en un lugar no localizado de la Costa Sur.

Los habitantes de este lugar se fueron trasladando hacia el norte debido a que las condiciones climáticas eran muy difíciles, y se estaban muriendo. Además, cuándo se descubrió el canal de Bahamas la ciudad se estableció en Puerto carena.

Ya que este facilitaba el tr√°fico y la comunicaci√≥n mar√≠tima entre Espa√Īa y Am√©rica. Se ubicaron en el litoral norte√Īo, al pie de una frondosa y extravagante ceiba. P√°nfilo Narv√°ez tambi√©n fund√≥ en 1515 Santa Mar√≠a del Puerto Pr√≠ncipe. Pero esta Villa estuvo primera en la costa norte y fue trasladada despu√©s tierra adentro, y finalmente se estableci√≥ definitivamente junto al r√≠o Timina.

P√°nfilo de Narv√°ez en b√ļsqueda de Cort√©s

En 1519, Diego Velázquez de Cuéllar, era el gobernador de Cuba y aprobó y pagó a Hernán Cortés una empresa a México. Sea como fuere, al poco tiempo se arrepintió y anuló los términos de la expedición al poco de partir Hernán Cortés.

Cortés al enterarse, se resistió y continuó con la empresa concertada que acabaría provocando la derrota del Imperio Azteca. Al presentarse desde Cuba, Narváez fue nombrado jefe legislativo de México por Velázquez, quien le envió a él y a 1400 hombres en 19 barcos a México para atrapar a Cortés.

Narváez siguió la misma ruta que Hernández de Córdova, Grijalva y Cortes en sus expediciones. Pánfilo llegó a Veracruz, donde trató de fundar una gran población. A esta población la denominó San Salvador, sin embargo, esta era la contraposición de la Villa de Cortes. Este nombró dos alcaldes, que fueron Vermut y Verdugo.

Narv√°ez desembarc√≥ en Veracruz, donde Cort√©s hab√≠a dejado un peque√Īo puesto al partir con el resto de sus hombres hacia la capital Mexica de Tenochtitlan. El Fuerte estaba vigilado por el jefe de Cort√©s, Gonzalo de Sandoval, que se las ingeni√≥ para atrapar a una parte de los hombres de Narv√°ez y avisar a Cort√©s del riesgo que se avecinaba.

Incapaz de superar el puesto Narv√°ez se dirigi√≥ a la ciudad totonaca de Cempoala, donde se estableci√≥ para hacer negocios. En el momento en que la informaci√≥n sobre la aparici√≥n de Narv√°ez lleg√≥ a Cort√©s, √©ste acumul√≥ un n√ļmero imprevisto de sus soldados, tal vez hasta 250 hombres, y regres√≥ a la costa.

Los hombres de Cortés se dirigen a su encuentro

El 27 de mayo de 1520, los hombres de Cortés se dirigieron al campamento de Narváez en Cempoala. Narváez se mantuvo firme en el fuerte que tenía en la ciudad de Cempoala con un nutrido grupo de mosqueteros y ballesteros.

Por fin, Gonzalo de Sandoval se presentó en el campo de batalla y consiguió incendiar el fuerte, expulsando a Narváez y sus hombres del mismo. Narváez resultó gravemente herido, perdiendo el ojo derecho herido por una pica.

Ser√≠a hecho prisionero y pas√≥ dos a√Īos como detenido en el puerto de Veracruz antes de ser enviado de vuelta a Espa√Īa. Sus hombres, a los que Cort√©s hab√≠a garantizado oro, se unieron al resto de los hombres y regresaron a Tenochtitlan, donde participaron en la conquista del Imperio Azteca.

Es digno de citar que una de las caravanas de la expedici√≥n de Narv√°ez, fue atacada por las fuerzas de Texoco. Los guerreros de Texoco no tuvieron piedad y siguiendo sus tradiciones dar√≠an una terrible muerte a los supervivientes del ataque. Tanto hombres, como mujeres y ni√Īos, terminaron sacrificados y comidos en diversos rituales.

Tras esta obscena escena, las calaveras de este grupo de personas fueron mostradas p√ļblicamente. Como una forma de mensaje de advertencia para los futuros invasores que quieran conquistar sus tierras.

P√°nfilo de Narv√°ez, adelantado de la Florida

Este t√≠tulo de gobernador abarcaba todas las tierras que descubrieran desde el r√≠o de Las Palmas, Hasta los fines de la pen√≠nsula. Narv√°ez se fue al mar en San Lucar de la Barrameda, en el a√Īo 1527 con una flota de cinco nav√≠os y aproximadamente seiscientos hombres.

La traves√≠a no fue f√°cil, lo que ocasion√≥ da√Īos y deserciones que debilitaron la expedici√≥n. Por lo que no pudo arribar a las costas de Florida hasta el a√Īo 1528, es decir un a√Īo despu√©s.

Mapa de la Florida y de los territorios sobre los que P√°nfilo de Narv√°ez era adelantado.
Mapa de la Florida en el S.XV

Una tempestad al sur de Cuba destruyó algunos de los barcos. El resto de la expedición partió de Cuba en febrero de 1528 con el objetivo de llegar al río de las Palmas, cerca de la actual Tampico, México.

Las embarcaciones se encallaron e contra las rocas y después, al intentar llegar a La Habana para reabastecerse, fueron conducidas hacia el norte, hacia la costa oeste de Florida. De esta manera llegarían a la bahía de Boca Ciega, al norte del acceso principal a la bahía de Tampa.

Pánfilo pudo observar que el lugar del desembarco no era valido para crear un asentamiento. Así que Narváez ordenó que se separara la fuerza, con 100 hombres y 10 damas a bordo del envío, y 300 hombres y 42 caballos por tierra.

P√°nfilo de Narv√°ez lleg√≥ cerca de la bah√≠a de Tampa el 14 de abril de 1528. El gobierno espa√Īol le hab√≠a dado permiso para asentarse y gobernar la tierra a lo largo de la costa del Golfo, desde el norte de M√©xico hasta la pen√≠nsula de Florida y hasta el interior que pudiera controlar.

Un error que pagarían caro

Esta decisión resultó ser un terrible error. En lugar de desembarcar en el puerto descrito por Narváez, los barcos desembarcaron en otro lugar. Narváez y sus hombres esperaron a los barcos en el puerto donde Narváez pretendía que desembarcaran, pero los barcos nunca pudieron encontrarlos ni a él, ni a sus hombres.

Pánfilo de Narváez recibido por nativos pacíficos. Fuente arrecaballo.es

Los capitanes de los barcos buscaron por toda la costa durante casi un a√Īo, luego se dieron por vencidos y regresaron a Espa√Īa. Desamparado, Narv√°ez, junto con su tesorero y preboste, N√ļ√Īez de Cabeza de Vaca, condujo a sus hombres hacia el norte de la pen√≠nsula, hasta el cacicazgo de los apalaches.

Esto habr√≠a sido cerca de la actual Tallahassee. Los espa√Īoles se encontraron muy presionados por la hostilidad y violencia en el territorio de los apalaches. No era de extra√Īar, ya que a lo largo de su ruta los espa√Īoles ante su desesperaci√≥n y falta de alimentos hab√≠an tomado una aldea apalachee, robado ma√≠z y otras cosechas, e incluso hab√≠an retenido a un jefe como reh√©n.

Al cabo de un mes, Narv√°ez y los espa√Īoles renunciaron a la esperanza de encontrar los barcos y recibir sus suministros. Las raciones eran escasas y muchos de los hombres estaban d√©biles por las m√ļltiples enfermedades.

P√°nfilo entra en territorio Apalache con mal pie

P√°nfilo de Narv√°ez, l√≠der de la expedici√≥n espa√Īola, entr√≥ en el territorio en 1528. Las cr√≥nicas de la expedici√≥n, registrada por Cabeza de Vaca , no s√≥lo ofrecen la primera informaci√≥n sobre los indios del sureste de los actuales Estados Unidos.

Despu√©s de entrar en el territorio de los apalaches, Cabeza de Vaca dice que la expedici√≥n se encontr√≥ con algunos indios que condujeron a los espa√Īoles a su pueblo. No dice si los indios los invitaron por amistad o por coacci√≥n. Pero al entrar en el pueblo informa:

¬ęAll√≠ encontramos muchas cajas‚Ķ En cada una de ellas hab√≠a un cad√°ver cubierto con pieles de ciervo pintadas. El comisario pens√≥ que esto era una pr√°ctica idol√°trica, as√≠ que quem√≥ las cajas con los cad√°veres¬Ľ.

Cabeza de Vaca

En realidad, los cad√°veres se conservaban hasta un momento adecuado para su entierro. Esta profanaci√≥n de los restos no cre√≥ una impresi√≥n favorable de los ¬ęinvasores peludos¬Ľ entre las tribus del norte de Florida que ya no podr√≠an revertir.

Los espa√Īoles se dirigieron entonces al poblado indio de Apalachen, donde Cabeza entr√≥ con nueve jinetes y cincuenta soldados de a pie. En el pueblo s√≥lo hab√≠a mujeres y ni√Īos, pero los hombres indios no tardaron en regresar y comenzaron a disparar flechas a los intrusos.

Sin duda, ya les hab√≠a llegado la noticia de la profanaci√≥n espa√Īola en el primer pueblo dos horas antes. Tras una escaramuza, los guerreros indios huyeron, pero m√°s tarde regresaron pidiendo la liberaci√≥n de sus mujeres y ni√Īos. Los espa√Īoles lo hicieron, pero mantuvieron a un cacique como prisionero.

Los indios combaten la expedición a muerte

Esto enfureci√≥ a los indios, por supuesto, y volvieron a atacar al d√≠a siguiente. Los apalaches siguieron atacando a diario, perdiendo s√≥lo dos guerreros en los veinticinco d√≠as que los espa√Īoles ocuparon su pueblo. Los espa√Īoles se vieron expuestos a una guerra de guerrillas en la que sus caballos y hombres eran frecuentemente heridos o muertos cuando iban a por agua. La persecuci√≥n de los indios era in√ļtil, ya que desaparec√≠an en los grandes parches de ma√≠z o en un lago o estanque poco profundo.

¬ę‚Ķ algunos de los nuestros fueron heridos a pesar de su buena armadura. Aquel d√≠a hubo hombres que juraron haber visto dos robles, cada uno de ellos tan grueso como la pantorrilla de una pierna, atravesados por flechas, lo que no es de extra√Īar si tenemos en cuenta la fuerza y la destreza con la que disparan. Esa gente (de Florida) tiene una constituci√≥n maravillosa, muy enjuta y de gran fuerza y agilidad. Sus arcos son tan gruesos como un brazo, de once a doce palmos (manos) de largo, disparando una flecha a 200 pasos con una punter√≠a infalible.¬Ľ

Cabeza de Vaca

La muerte de P√°nfilo de Narv√°ez

Los espa√Īoles llegaron finalmente a la costa del Golfo, donde hicieron cinco barcazas y navegaron hacia el oeste, sin tener m√°s contactos con los habitantes, ni con el territorio apalache.

Muchos de los hombres fueron asesinados por los indios; el propio Narváez desapareció cerca de la desembocadura del río Misisipi. Al final de muchas penurias sólo quedaron cuatro hombres:

El gran ej√©rcito hab√≠a vagado durante ocho a√Īos, recorriendo m√°s de dos mil millas a trav√©s del continente, y s√≥lo cuatro supervivientes llegaron finalmente a un asentamiento espa√Īol en la costa occidental de M√©xico‚Ķ