Saltar al contenido

Jerónimo de Ortal y la búsqueda de El Dorado

Índice

    Biografía de Jerónimo de Ortal

    Jerónimo de Ortal fue un gobernador, expedicionario y conquistador español nacido en Zaragoza en el año 1500. Entre los años 1516 y 1521 formó parte de las fuerzas enviadas a las campañas de Navarra y participo en el asedio y toma de la localidad de Fuenterrabía. Además, en 1522 participó en la toma de Guipúzcoa. El carácter curioso e inquieto de Jerónimo lo hizo embarcarse hacia las Indias para 1525.

    Jerónimo de Ortal, inicia la expedición en Venezuela

     Jerónimo de Ortal se unió a la expedición de Diego de Ordás como tesorero y capitán, las fuerzas ingresaron a Venezuela en junio de 1531. Harían su recorrido a través del río Orinoco intentando localizar minas de oro para explotar. Un año después la expedición regresa con muy poca evidencia sobre la existencia de oro en el país.

    Aunque no era mucha la información, este descubrimiento levantó las esperanzas de continuar con las exploraciones. Había un problema, el territorio a explorar aún se encontraba bajo los derechos de algunos de los habitantes de la isla Cubagua. Ordás viaja en 1532 a España para que le otorguen los permisos para nuevas expediciones en la región.

    Durante el viaje, Diego de Ordás fallece y toma su lugar Jerónimo de Ortal quien había perdido el interés por el lugar. Sin embargo, con su nuevo cargo las expectativas y el entusiasmo volvieron a él.

    Nuevos derechos

    Su amistad con Francisco de los Cobos le dio buenos beneficios, ya que como consejero y secretario de Carlos I le consiguió otros derechos. Jerónimo obtuvo la gobernación del golfo de Paria además de los de derechos de explotación de las fábricas que se encontraban en el territorio.

    Mediante capitulación del 25 de octubre de 1533 firmada en Monzón le fueron conferidos estos derechos. Pero la idea de Ortal estaba muy lejos de la realidad, ya que no pretendía hacer negociaciones. Sino que más bien quería ingresar al territorio en su búsqueda de minas de oro.

    Para conseguirlo, mientras estaba en España comenzó su titánica tarea de reclutamiento de cientos de soldados. También logró obtener armas, embarcaciones y una gran cantidad de tablas para posteriormente construir veleros que les facilitara el paso exploratorio por el río Orinoco.

    Comienza la búsqueda del oro

    En octubre de 1534 finalmente llegan a Paria, donde intenta reclutar muchos más hombres para emprender su viaje por el Orinoco. Con este recorrido pretendía llegar a la región del Meta y encontrar la supuesta ciudad de oro, el Dorado. La información sobre la existencia de este territorio ya comenzaba a resonar desde esa época.

    Región recorrida por don Jerónimo de Ortal

    La creencia de que el oro de los peruanos se encontraba en la zona ecuatorial era casi un hecho. A este territorio sólo se podía llegar a través de la región del Meta. Para ello, Jerónimo Ortal envió primero a su ayudante Alonso Herrera quien ya tenía un grupo de personas organizado para la misión de Paria.

    Mientras tanto Ortal esperaba a las embarcaciones que llegaban desde la Península. Alonso Herrera debía comenzar el trayecto por el Orinoco a pie, luego Jerónimo iniciaría la travesía por el río a bordo de los veleros fabricados. El primer punto de encuentro de esta expedición sería el pueblo de Huyapari, pero esto no sucedió.

    El ataque de los indios

    No se sabe si Herrera estaba muy apurado por llegar o si Jerónimo de Ortal estaba muy atrasado. Lo cierto es que siguió sin esperar a su jefe. Una vez llegaron a la región del Meta fueron recibidos por un fuerte ataque de parte de los indios donde Herrera es asesinado. Su lugar lo ocupa Álvaro Ordás, quien sabiamente regresó hacia la desembocadura del Orinoco.

    Al mismo tiempo, Ortal se encontraba en Cubagua retrasado por los problemas que sufrió durante la construcción de los veleros. El mayor de los pleitos lo había tenido con Antonio Sedeño, entonces gobernador de Trinidad. Al fin logra partir hacia el Orinoco y se encuentra con las fuerzas de Álvaro Ordás derrotadas y con la noticia que Herrera había muerto.

    Los supervivientes de la matanza le advirtieron a Jerónimo de Ortal lo que sucedía en el territorio. Sin embargo, el capitán hizo caso omiso y prosiguió con el viaje hasta la región del Meta vía terrestre. Logró llegar hasta las aguas del lugar, pero no pudo seguir su camino ya que se encontraba enfermo y decidió regresar a su gobernación.

    El fracaso de la expedición

    La expedición terminó siendo todo un fiasco, aunque sirvió para divulgar aún más la leyenda sobre la existencia de El Dorado. Con esta noticia muchos de los conquistadores tuvieron el valor para organizar sus fuerzas para iniciar expediciones que ingresarían desde el río Orinoco.

    Todos estaban realmente convencidos de que la fuente de oro de los indios del Perú se encontraba en una fantástica ciudad dentro del territorio venezolano. A su regreso a Paria, Jerónimo Ortal fundó San Miguel de Neverí ejerciendo como gobernador a mediados del año 1535.

    Ortal siempre quedó con la idea de formar otras expediciones, pero tuvo que luchar contra otros conquistadores. Además, tuvo que calmar el motín que habían iniciado sus propios hombres, entre los que se encontraba el futuro conquistador Pedro de Valdivia. . Estos hechos finalmente lo llevaron a justificar sus acciones ante la Audiencia de Santo Domingo, ahí permaneció un tiempo y contrajo nupcias.

    Los registros de su vida se detienen en 1538, por lo que se asume que no pudo continuar con las expediciones que con tanto soñaban.

    Por cierto, si has llegado hasta aquí y te ha gustado el artículo échanos una mano y comparte el artículo por redes sociales 🙂

    Otros artículos de exploradores olvidados