Saltar al contenido

Rodrigo de Bastidas, el fundador de la primera ciudad de Colombia

Biografía de Rodrigo de Bastidas

Fue marino, explorador y conquistador español, descubrió la costa atlántica de Colombia y la meridional de Panamá. Además, fue el fundador de la ciudad de Santa Marta, la cual fue la primera ciudad de Colombia.

Rodrigo de Bastidas nació en Triana, Sevilla, España, entre los años 1473 y 1475 (fechas recabadas de datos históricos provenientes de diversas fuentes). No se conoce mucho acerca de quiénes fueron sus padres y de cómo vivió sus primeros años de vida o la época de infancia.

Índice

    Rodrigo de Bastidas, matrimonio y familia

    Rodrigo de Bastidas contrajo nupcias con Isabel Rodríguez Romera, de cuya unión nació un niño al cual llamo con el mismo nombre, Rodrigo. Acompañado de su esposa y su hijo, Bastidas se fue a Santo Domingo, donde permaneció un tiempo viviendo con su familia.

    Grabado de Rodrigo de Bastidas
    Grabado de Rodrigo de Bastidas

    Del hijo de Bastidas, el cual llevaba el mismo nombre de su padre, se conoce que logro entrar a la iglesia, tiempo después fue el primer obispo de Venezuela, en Coro, durante el 1535, ciudad de la que también fue gobernador interino.

    Rodrigo de Bastidas y sus viajes al nuevo mundo

    Siendo vecino de Triana, Sevilla, y marinero, como lo ha podido demostrar la historia, Rodrigo de Bastidas participó en el segundo viaje de Cristóbal Colón a las Indias, en 1493. Viaje que, seguramente, hizo crecer su espíritu aventurero y sus deseos de seguir explorando el tan codiciado Nuevo Mundo y las promesas de riqueza que hay se escondían.

    Ruta seguida por Bastidas en el segundo viaje con Colón
    Ruta seguida por Bastidas en el segundo viaje con Colón

    Rodrigo de Bastidas inició la preparación y organización de su viaje propio, y el 5 de junio de 1500 lo capituló con la corona, consiguiendo licencia para explorar y descubrir nuevas tierras. Esto bajo la condición especifica de que no se tratara de tierras visitadas o avistadas por Colón u otros navegantes, así como también, que no pertenecieran a Portugal.

    Asociado con el cartógrafo Juan de la Cosa, quien recién regresaba de su viaje a Tierra firme con Ojeda y Vespucio, se encaminaron en la búsqueda de socios capitalistas que ayudaran a financiar el viaje. Lograron convencer a cerca de 20 inversores, logrando reunir la cantidad de 377.500 maravedís.

    Con ese dinero prepararon 2 naves, la Santa María de Gracia y la San Antón, además de un pequeño bergantín. Con el resto del dinero compraron equipo náutico necesario para la travesía, alimentos y algunos regalos para los nativos como cascabeles, espejos de colores, telas, etc.

    El viaje del descubrimiento

    Ya organizada la expedición, partieron desde el puerto de Las Mulas, en Sevilla, bajando el río Guadalquivir hasta llegar a Sanlúcar de Barrameda y luego a Cádiz, de donde partirían definitivamente en su travesía trasatlántica.

    En septiembre de 1501 (algunas otras fuentes afirman que fue en enero de 1502) la expedición de Bastidas parte desde Cádiz y se dirige a Canarias, hizo escala en Gomera para hacer aguada y, posteriormente, siguió con su viaje para cruzar el Océano Atlántico.

    Navegaron hasta llegar a la costa venezolana, y recorrieron toda la zona que ya había sido descubierta por Alonso de Ojeda, Américo Vespucio y el mismo Juan de la Cosa entre 1499 y 1500. Luego recorrieron la península de la Guajira y llegaron hasta el Cabo de la Vela. A partir de allí, se daría inicio al verdadero descubrimiento de Bastidas.

    Bastidas navegó hacia el occidente, convirtiéndose así en el descubridor de toda la costa atlántica colombiana. Llegaron a la bahía de Santa Marta, la cual bautizaron con ese nombre, y luego pasaron por la costa cercana a la Sierra Nevada.

    Descubrieron la desembocadura del rio Magdalena, luego el puerto de Zamba y, a continuación, la bahía de Cartagena, las islas del Rosario, Barú, San Fernando, isla Fuerte y la desembocadura del Sinú. En este punto hicieron algunas paradas para aguada y rescates de oro, luego siguieron hacia poniente, llegando hasta el golfo de Urabá, al que llamaron golfo Dulce.

    El fin de la exploración

    El fructuoso viaje de nuestro explorador se vio interrumpido cuando Bastidas descubre que sus naves corrían gran peligro de hundirse debido a los daños que habían sufrido las cuadernas de la quilla. Estas habían sido perforadas por “la broma” un molusco del caribe conocido como el verdadero devorador de las cuadernas de roble.

    Por lo que, Bastidas decidió poner fin a la exploración y fijar el rumbo hacia la isla de Santo Domingo para hacer las reparaciones necesarias a las naves. Como tenían exclusivamente prohibido tocar tierra en Santo Domingo recalaron en una isla cercana, donde pudieron revisar y carenar las embarcaciones, aunque no a fondo, ya que carecían de los materiales necesarios.

    Partieron de nuevo al mar, pero los azotes de una fuerte tormenta los obligó a refugiarse en el puerto de la Canonjía, en la Isla Española. Allí estuvieron alrededor de un mes, al parecer, lograron rescatar algo de oro y volvieron a salir. Tras zarpar, los embates y azotes de otras tormentas los obligaron a regresar, siendo arrastrados por los fuertes vientos hasta Xaraguá, donde naufragaron.

    Bastidas dividió a su gente en tres grupos y emprendieron el viaje a pie hasta Santo Domingo, adonde pudieron llegar finalmente con el resto de los botines que lograron rescatar del naufragio.

     De regreso a España

    Rodrigo de Bastidas regresó a España en la gran flota del exgobernador Francisco de Bobadilla, que zarpó de Santo Domingo a mediados de 1502. Durante el viaje, un fuerte huracán azotó a la flota, hundiendo a la mayoría de las naves, incluyendo en la que se transportaba el exgobernador Bobadilla.

    La nave en la que viajaba Bastidas fue una de las pocas que logró salvarse, logrando este llegar a Cádiz, España, en septiembre de 1502.

    Después de un proceso legal que estaba enfrentando bajo diversas acusaciones, el 3 de diciembre de 1503 Bastidas es declarado inocente de los cargos que se le imputaban, incluso, los monarcas deciden recompensarlo por sus descubrimientos, otorgándole una renta anual sobre los frutos que produjera Urabá y el Sinú.

    Durante un tiempo Bastidas se dedicó a los negocios y a acumular capital. Regreso a Santo Domingo, construyó una gran casa y se dedicó a hacer todo tipo de negocios. En poco tiempo se convirtió en uno de los hombres más adinerados de la isla.

    Fundación y colonización de Santa Marta

    El 6 de noviembre de 1524 Bastidas capituló con el emperador la gobernación de Santa Marta, la que el mismo había descubierto. Se le nombró capitán y adelantado de Santa Marta, y se le ordenó construir una ciudad con no menos de cincuenta vecinos casados, así como también, una fortaleza en su costa.

    Inmediatamente empezó los preparativos de su viaje, aunque se dice que tuvo dificultades para reclutar la hueste conquistadora y colonizadora. Logró fletar una nao, la Santiago, y cuatro carabelas, en donde se embarcaron alrededor de 450 pobladores, de los cuales, la tercera parte, eran mujeres.

    Partió de Santo Domingo el 28 de mayo de 1525, dirigiéndose directamente hacia su objetivo, el puerto de Gayra, cercano a Santa Marta, donde comenzó la construcción de la fortaleza, que sería la base principal de la ciudad. Posteriormente fundó Santa Marta, la primera ciudad fundada en Colombia.

    Tras la fundación de la ciudad y la construcción de las primeras casas, Bastidas emprendió la conquista del territorio de los indios de Bonda y Bondigua, donde logró rescatar importantes sumas de oro. Sus hombres pidieron repartir el botín, pero Bastidas se negó lo que causó mucho malestar entre sus hombres.

    Muerte de Rodrigo de Bastidas

    Alrededor de 5 o 6 hombres entraron en la casa de Rodrigo de Bastidas durante la noche, mientras este dormía, y trataron de apuñalarlo. No lograron matarlo, pero quedó muy herido. Decidió viajar hasta Santo Domingo en busca de mejor atención médica, delegando el mando de la colonia que había fundado a Rodrigo Álvarez de Palomino.

    Bastidas se embarcó de inmediato a Santo Domingo, pero no llegó a su destino, pues, los fuertes vientos hicieron desviar la nave hasta Santiago de Cuba. Allí desembarcó y consiguió hospedaje en la casa de la portuguesa Mayor de Acevedo, donde finalmente falleció el 28 de julio de 1527.

    Tumba de Rodrigo de Bastidas

    En cuanto a sus atacantes, Álvarez Palomino logró darles captura, encontrándolos escondidos en unos montes cercanos. Los remitió a Santo Domingo, donde fueron sentenciados a morir en la horca.

    Preguntas frecuentes sobre Rodrigo de Bastidas


    En su navegación hacia el Oeste Bastidas descubrió las costas de la actual Colombia. En concreto la bahía de Santa Marta, Cispatá y Cartagena, así como la desembocadura del río Magdalena en 1501. También fue muy importante su cruce del golfo de Urabá y el descubrimiento de los puertos de Retrete y Nombre de Dios en el istmo de Panamá.

    Bastidas murió de la heridas que recibió en un ataque a traición en su casa y en plena noche. Aunque sobrevivió al ataque y fue a Santo Domingo por mejor atención médica aunque no la pudo alcanzar y nada se pudo hacer por él.

    Rodrigo nació en 1475 y falleció a la edad de 52 años en 1527.