Lo primero darte la enhorabuena por el artículo, la verdad es que me ha impactado la faceta humana de Ojeda… Así como la picaresca mostrada con el cacique. Si no te parece mal, te dejo un texto por si crees conveniente ampliar algo de info.
El primero de los conquistadores que salió de España al amparo de esta proclama, en un viaje de exploración y conquista, fue Alonso de Ojeda. Nació en Cuenca, España, hacia 1466 y murió en la isla Española, hacia 1508. Procedía de una familia noble empobrecida, pero tuvo la suerte de comenzar su carrera en la casa de los duques de Medina Sidonia. Pronto obtuvo el patrocinio de Juan Rodríguez de Fonseca, obispo de Burgos y más tarde Patriarca de las Indias, que hizo posible que Ojeda acompañara a Colón en su segundo viaje al Nuevo Mundo. Ojeda se distinguió allí por su audacia en las batallas con los nativos, con los que, sin embargo, se mostró excesivamente duro y vengativo. Regresó a España en 1496 con la conclusión del segundo viaje de Colón.
A su regreso a España, Ojeda sólo tardó tres años en organizar una expedición a las Indias en busca de aventuras y riquezas. Ojeda zarpó el 20 de mayo de 1499 de Santa María (cerca de Cádiz), España. Llevaba cuatro barcos en su partida, Dirigió su rumbo a Cabo Verde y en poco más de tres semanas avistó la tierra firme cerca de la desembocadura del río Orinoco, cruzando el Ecuador, vieron la costa de Brasil, a 4° o 5° Sur, posiblemente cerca de Aracati. A partir de ahí, navegó hacia el oeste, a lo largo de la costa de América del Sur por las Guayanas y la actual Venezuela, desde el Golfo de Paria hasta Maracaibo y el Cabo de la Vela; después de desembarcar en Trinidad y en otros lugares, descubrió un puerto en la costa de América del Sur con los habitantes viviendo en casas construidas sobre el agua, como en Venecia. Llamó a la bahía, Venezuela (pequeña Venecia), porque le recordaba a la bahía de Venecia en Italia. Descubrió el cabo de San Agustín y el río Amazonas, e hizo notables observaciones de las corrientes marinas, de la Cruz del Sur y de otras constelaciones australes. Navegó hacia el oeste por la costa de Venezuela hasta el cabo de la Vela. En este punto, giró hacia el norte y se dirigió a Española, donde no fue bien recibido, porque se pensaba que estaba infringiendo los privilegios de exploración de Colón.. Regresó a España, en junio de 1500 con un gran número de perlas e indias, que vendió ha esclavos.
Con Ojeda, en esta expedición, había dos individuos que deben ser mencionados por su importancia histórica.. Uno era Juan de la Cosa, el piloto, que estaba con Cristóbal Colón en su segundo viaje, y el cartógrafo que dibujó los primeros mapas del nuevo mundo. El segundo fue Américo Vespucio, la persona que daría nombre a todo el nuevo mundo.
Algunos afirman que fue el primer conquistador que avistó la costa de Panamá, pero esto requeriría que hubiera ido al oeste hasta el Cabo Tiburón en Darién. La mayoría de las autoridades no creen que llegara tan lejos.
Cuando Colón regresó a España después de su cuarto viaje, informó sobre los ricos yacimientos de oro en Veragua, en el istmo, lo que le valió el nombre de Castilla del Oro. Toda la Tierra Firme, al norte y al oeste del río Atrato, recibió el nombre de Castilla del Oro, mientras que toda la tierra al este recibió el nombre de Nueva Andalucía, que incluía la costa norte de Sudamérica.
Pasaron muchos años antes de que el rey de España y el Consejo de Indias hicieran un esfuerzo serio por colonizar Tierra Firme. No fue hasta 1508, cuatro años después del viaje del Almirante, que se intentó colonizar la zona.
Herrera, el historiador oficial de la Corte, escribió que el rey estaba muy interesado en que se colonizara Tierra Firme; pero, en ese momento, estaba preocupado por las guerras de España. La persona más interesada en colonizar la zona, era Alonso de Ojeda. Desgraciadamente, no era un hombre rico, y no podía contratar con el Rey, sin el apoyo de otros. Juan de la Cosa, que había estado con Colón en algunos de sus viajes, le ofreció apoyo financiero. Con el apoyo de Juan Rodríguez de Fonseca , obispo de Palencia, que gestionaba los asuntos de las Indias, acudió a la Corte.
Su mayor baza fue la lealtad del viejo piloto Juan de la Cosa. En su libro «La historia de las Indias», Pedro Mártir, uno de los cronistas contemporáneos más fidedignos del Descubrimiento, dice que los navegantes de la época valoraban por encima de todos los mapas los realizados por de la Cosa «a quien estas huellas le eran tan conocidas como los aposentos de su propia casa». Había navegado más millas en el mar Caribe que incluso el gran Almirante. Tenía una cabeza sagaz y el tipo de valentía tranquila que tanto se necesitaba para equilibrar la impetuosidad de Ojeda.
Había otro aspirante al privilegio de colonizar Tierra Firme, don Diego de Nicuesa. Tenía la ventaja no sólo de ser más rico que Ojeda, sino también más pulido. Ocupaba el cargo de Carpintero Real, vestía las ropas más elegantes que se habían visto en Madrid, era muy popular entre las damas de la Corte, y era un caballero de incuestionable integridad y valor. Pero le faltaba entrenamiento para el duro trabajo que estaba por venir. No es mucho lo bueno que se puede decir de la capacidad de Nicuesa para dirigir a los hombres durante una crisis. Demostró ser un necio obstinado, que desconfiaba de sus hombres, y consiguió poner a sus amigos en su contra. Dejó a un lado el Cuchillo Real por la espada del conquistador.
Durante mucho tiempo, el mérito y el favoritismo se equilibraron en la mente del rey. No pudiendo elegir entre ellos, los nombró a ambos. Nicuesa debía gobernar Castilla del Oro, desde el cabo Gracias a Diós hasta la frontera de Nueva Andalucía. A Ojeda le correspondió Nueva Andalucía desde el Cabo de la Vela hasta los dominios de Nicuesa. La línea divisoria entre sus jurisdicciones se dejó para que la lucharan.
En el otoño de 1509, cinco años después de que Colón regresara de Panamá, los dos gobernadores se reunieron en Española y empezaron a reñir enseguida. El rey había complicado aún más las cosas, al regalarles, como fuente conjunta de provisiones, la isla de Jamaica. Esto molestó al gobernador de Española, Diego Colón, hijo del Gran Almirante. Diego reclamaba todas las tierras descubiertas por su padre, entre las que se encontraba Jamaica. Esto le hizo ser tan hostil a los dos nuevos gobernadores, que en lugar de ayudarles con barcos y hombres, como había ordenado el rey, hizo todo lo posible por obstaculizarlos e impedirles. También hizo todo lo posible para avivar el fuego de los celos entre ellos.
Con todas las peleas entre ellos, Ojeda pronto perdió la calma y desafió a Nicuesa a un duelo. Con la mediación de Juan de la Cosa, se evitó el derramamiento de sangre y acordaron aceptar el río Darién, ahora llamado río Atrato, como límite entre sus provincias.
La tregua que existía entre ellos era muy precaria. Nicuesa, al ser el más pudiente de los dos, pudo superar a Ojeda en la oferta de barcos y equipos. Esto se vio contrarrestado por la experiencia de Ojeda en la zona, su reputación y carisma personal atrajeron a los mejores y más capaces de los voluntarios. Entre ellos se encontraban dos que más tarde pintarían sus nombres con letras de sangre y fuego en la crónica de las Américas, Hernado Cortés y Francisco Pizarro. Ojeda consiguió enrolar a su lado al licenciado en Derecho, Martín Fernández de Enciso. Este abogado había amasado una fortuna en los pocos años de ejercicio colonial. Pero no se había dado cuenta de que es más fácil obtener dinero de los aventureros que de las aventuras. Como tantos otros cayó bajo el encanto de Ojeda. Ojeda le prometió hacerle «Alcalde Mayor», Justicia Mayor del virreinato de Nueva Andalucía, que pronto sería conquistado, y él se volvió ofreciéndole a Ojeda su fortuna.
El 12 de noviembre de 1509, Ojeda se hizo a la mar desde Española, con dos naves, dos bergantines, trescientos hombres y doce yeguas de cría. Hernando Cortés no pudo navegar con él, debido a una herida en la rodilla y se quedó atrás. El 14 de noviembre de 1509, Nicuesa se hizo a la mar con dos grandes naves, dos bergantines, una carabela, setecientos hombres y seis caballos. Nicuesa dirigió una expedición mejor equipada y más numerosa. Su fuerza estaba compuesta en su mayor parte por hombres recién llegados de España, sin experiencia, y no endurecidos para el trabajo que tenían por delante.
El obispo de Palencia había regalado a Ojeda, antes de salir de España, un retrato milagroso de la Virgen María que debía protegerle. Lo llevaba consigo, en todo momento, en la creencia de que le hacía invulnerable, y que ningún daño le llegaría, mientras lo tuviera. Hay muchos testigos que hacen creer que realmente vivió las innumerables aventuras durante su vida.
Poco después de salir de Española, la flota de Ojeda llegó a su nuevo virreinato no conquistado, cerca de la actual ciudad de Cartagena, Colombia. Desembarcó con parte de sus fuerzas para tomar posesión de la tierra y establecer su autoridad en la zona. Procedió a ondear la bandera española y a erigir una cruz en el punto en el que pisó tierra firme. Los españoles que habían visitado anteriormente esta costa habían venido a comerciar. Los indios de la zona, se acercaron a la costa con intención hospitalaria y dispuestos a comerciar. Una vez satisfecha su propia idea de tomar posesión, Ojeda dirigió su atención a los nativos. Ordenó a algunos de sus frailes, que habían venido a velar por el bienestar espiritual de los nuevos dominios, que leyeran en voz alta la siguiente proclama. Este curioso tratado había sido redactado por sabios divinos en su país y, con ligeras modificaciones, fue empleado por los demás conquistadores en circunstancias similares:
«Yo, Alonso de Ojeda, siervo de los altos y poderosos reyes de Castilla y León, civilizadores de las naciones bárbaras, su mensajero y capitán, os notifico y doy a conocer, de la mejor manera que puedo, que Dios nuestro Señor, uno y eterno, creó los cielos y la tierra, y un solo hombre y una sola mujer, de los cuales fuisteis y sois descendientes vosotros y todos los pueblos de la tierra, procreados, y todos los que vendrán después de nosotros; pero el gran número de generaciones que se sucedieron en el curso de los más de cinco mil años transcurridos desde la creación del mundo, hizo necesario que una parte de la raza humana se dispersara en una dirección y otra. en otra, y que se dividieran en muchos reinos y provincias, ya que no podían sostenerse y preservarse en una sola. Todos estos pueblos fueron encomendados, por Dios nuestro Señor, a una sola persona, llamada San Pedro, a la que hizo así señor y superior de todos los pueblos de la tierra, y jefe de todo el linaje humano; a quien todos debían obedecer, dondequiera que viviesen, y cualquiera que fuese su ley, secta o creencia; le dio también el mundo entero para su servicio y jurisdicción; y aunque deseaba que estableciera su cátedra en Roma, permitió que pudiera establecer su cátedra en cualquier otra parte del mundo, y juzgar y gobernar a todas las naciones, cristianos, moros, judíos, gentiles y cualquier otra secta o creencia. A este personaje se le denominó Papa, es decir, Admirable, Supremo, Padre y Guardián, por ser padre y gobernador de toda la humanidad. Este santo padre fue obedecido y honrado como señor, rey y superior del universo por los que vivieron en su tiempo, y, de la misma manera, han sido obedecidos y honrados todos los que han sido elegidos para el pontificado; y así ha continuado hasta el presente, y continuará hasta el fin del mundo.
«Uno de estos pontífices, del que he hablado, como señor del mundo, hizo donación de estas islas y continentes del mar océano, y de todo lo que contienen, a los reyes católicos de Castilla, que entonces eran Fernando e Isabel, de gloriosa memoria, y a sus sucesores, nuestros soberanos, según el tenor de ciertos papeles, redactados al efecto (que podéis ver si queréis). Así pues, su majestad es rey y soberano de estas islas y continentes en virtud de dicha donación, y, como rey y soberano, algunas islas, y casi todas, a las que esto se ha notificado, han recibido a su majestad, y le han obedecido y servido, y le sirven de hecho. Y, además, como buenos súbditos, y con buena voluntad, y sin ninguna resistencia ni demora, en el momento en que fueron informados de lo anterior, obedecieron a todos los religiosos enviados entre ellos para predicar y enseñar nuestra santa fe; y éstos por su libre y alegre voluntad, sin ninguna condición ni recompensa, se hicieron cristianos, y continúan siéndolo. Y su majestad los recibió amable y benignamente, y ordenó que fueran tratados como sus demás súbditos y vasallos. A vosotros también se os exige y obliga a hacer lo mismo. Por tanto, de la mejor manera que puedo, os ruego y suplico que consideréis bien lo que he dicho, y que os toméis el tiempo que sea razonable para entenderlo y deliberar sobre él, y que reconozcáis a la iglesia como soberana y superior del mundo universal, y al sumo pontífice, llamado Papa, en su nombre, y a su majestad, en su lugar, como superior y rey soberano de las islas y tierra firme en virtud de dicha donación; y que consintáis que estos padres religiosos os declaren y prediquen lo anterior: y si así lo hiciereis, haréis bien, y cumpliréis aquello a lo que estáis obligados y obligadas; y su majestad, y yo, en su nombre, os recibiremos con todo el amor y caridad debidos; y os dejaremos a vuestras mujeres e hijos libres de servidumbre, para que podáis hacer libremente con ellos y con vosotros mismos lo que os plazca y os parezca oportuno, como han hecho los habitantes de las otras islas. Y, además de esto, su majestad os dará muchos privilegios y exenciones, y os concederá muchos favores. Si no hacéis esto, o os retrasáis mal y a propósito en hacerlo, os certifico que, con la ayuda de Dios, os invadiré y haré la guerra por la fuerza en todas las partes y modos que pueda, y os someteré al yugo y a la obediencia de la iglesia y de su majestad; y tomaré vuestras mujeres e hijos y los haré esclavos, y los venderé como tales, y dispondré de ellos como su majestad mande; y tomaré vuestros efectos, y os haré todo el daño y perjuicio que esté en mi poder, como vasallos que no obedecen ni reciben a su soberano y que se resisten y oponen a él. Y protesto que las muertes y desastres, que de esta manera se puedan ocasionar, serán culpa de vosotros mismos, y no de su majestad, ni de mí, ni de los caballeros que me acompañan.
Y de lo que os digo y os exijo, pido al notario aquí presente que me dé su testimonio firmado».
No se sabe cuánto entendieron los nativos de este discurso en español. Sabemos que algo entendieron, pues respondieron con gran dignidad que estaban satisfechos con sus propios jefes y que estaban dispuestos a proteger a sus esposas, hijos y tierras.
En la playa abierta, los españoles derrotaron rápidamente a los nativos que se resistieron. Los españoles aún no habían aprendido el peligro de seguir a los nativos en la selva, ni el horror de su flecha envenenada. Tras derrotar a los nativos en la playa, Juan de la Cosa instó a Ojeda a contentarse con su victoria. Le insistió en la importancia de encontrar un lugar adecuado para su asentamiento y que se estableciera antes de continuar la batalla contra los nativos. La naturaleza de Ojeda no era la de ser precavido y se entusiasmó tras derrotar a los nativos en la playa. Ordenó la persecución de los nativos hacia la selva. Al cabo de una hora, llegaron a un gran poblado indio. Inmediatamente, los españoles se dispersaron en todas direcciones, en busca de botín. En ese momento, los nativos que se habían refugiado en la selva, los atacaron. Los españoles habían bajado la guardia y la mayoría de ellos cayeron durante el primer ataque por sorpresa. Juan de la Cosa reunió a algunos de ellos y se reagrupó para ofrecer cierta resistencia. Sólo uno de este grupo escapó. Ojeda también escapó a la selva. Separado de sus hombres, se perdió en esta tierra extraña y extranjera. Sin comida y en constante peligro de ser descubierto, luchó a través de la densa maleza. Finalmente llegó a la orilla del mar, donde fue encontrado por sus hombres en un estado casi moribundo. Los marineros que quedaban a bordo estaban desesperados por la larga ausencia del grupo de desembarco. Justo cuando las cosas estaban más oscuras, unas velas aparecieron en el horizonte, era la flota de Nicuesa.
Los dos gobernadores habían separado la Española con ira, y Ojeda temía que Nicuesa se aprovechara de su angustia. Pero Nicuesa. en el único incidente noble que se le relata, mandó decir que «Un hidalgo español no alberga malicia contra un enemigo postrado». Envió una partida de hombres para ayudar a Ojeda a vengar la muerte de Juan de la Cosa y sus hombres. Sorprendieron a los indios, que estaban de fiesta en su pueblo, para celebrar su victoria, y masacraron hasta el último hombre, mujer y niño. La sed de sangre de los españoles se avivó al ver el cadáver de de la Cosa, horriblemente hinchado y descolorido a causa de las flechas envenenadas. La parte del botín de los hombres de Nicuesa fue de más de treinta y cinco mil dólares.
Ojeda navegó entonces hasta el golfo de Darién, límite occidental de su provincia, y desembarcó en la orilla oriental del golfo. En memoria de Juan de la Cosa y como amuleto protector, bautizó el asentamiento con el nombre de San Sebastián, en honor al santo que murió por las heridas de flecha. Este fue el primer asentamiento europeo en el continente americano. A continuación, envió su barco más rápido de vuelta a Española, con parte del botín y cartas encendidas a Enciso, instándole a que se diera prisa con los tan necesarios refuerzos y suministros.
Al principio, el pequeño asentamiento de San Sebastián, que intentaba establecerse, dependía de los suministros y los alimentos que se traían. Su mayor problema era el veneno con el que los nativos lanzaban sus flechas. El veneno era tan mortífero que el más mínimo rasguño significaba una muerte horrible. Herrera da interesantes detalles sobre el método de su fabricación:
«Este veneno se hacía con ciertas raíces grises y hediondas que se encontraban en la costa del mar, y quemándolas en pipas de tierra, hacían una pasta con una especie de pismires muy negros, grandes como escarabajos, tan venenosos, que si picaban a un hombre, lo ponían fuera de sí. Añaden a esta Composición grandes Arañas, y Gusanos peludos, tan largos como medio Dedo de un Hombre, cuya Mordedura es tan mala como la de los Pismires arriba mencionados, así como las Alas de un Murciélago y la Cabeza y Cola de un Pez de Mar llamado Tavorino, muy venenoso: además de Sapos, las Colas de las Serpientes, y Manganillas, que son como hermosas Manzanas, pero un Veneno mortal. Todos estos ingredientes fueron puestos sobre un gran fuego, en un campo abierto, alejado de sus pueblos, y fueron hervidos en ollas, por un esclavo, hasta que llegaron a la consistencia adecuada y la persona que lo miraba murió del vapor».
Hoy en día, es difícil creer que éste fuera el verdadero recibo de este poderoso veneno, pero ilustra lo temerosos que eran los españoles de las flechas de los nativos de la región.
A medida que pasaba el tiempo, y la colonia consumía los escasos alimentos que habían traído de Española, empezó a tener miedo. Todo el tiempo, esperaban los barcos de Enciso, con provisiones. Enciso no salió de Española hasta el 1 de septiembre de 1510, 8½ meses después de Ojeda. Si Enciso no hubiera tardado tanto, el asentamiento de San Sebastián podría seguir existiendo y tener la distinción de ser la ciudad más antigua continuamente habitada en la tierra principal de América. Pero los colonos pasaban hambre y no se atrevían a alejarse demasiado de su pequeña comunidad y sus fortificaciones. Cualquiera que se acercara a la selva, era inmediatamente atacado por los nativos y sus mortíferas flechas envenenadas. Este miedo a los nativos, les impedía salir a buscar comida, o plantar cualquier tipo de cultivo, para complementar su dieta.
En cuanto a la batalla, Ojeda seguía llevando una vida encantada. Su imagen de la Virgen seguía siendo protectora, de tal manera que, nunca había sido herido ni había sangrado en la batalla. Su confianza en los poderes de la Virgen era tal, que siempre estaba al frente de cualquier escaramuza con los nativos. Después de un tiempo, los nativos comenzaron a creer que su vida estaba encantada. Durante una de las muchas escaramuzas, los nativos mantuvieron en reserva a sus mejores arqueros. Cuando Ojeda se acercó a su escondite, los cuatro indios le dispararon. Tres flechas no le dieron, pero la cuarta le atravesó el muslo, hiriéndole por primera vez en la batalla.
Este incidente, la herida de Ojeda, alteró mucho a toda la colonia y se sumió en la desesperación. Sentían que la bendita Virgen les había quitado su protección, y la colonia estaba condenada. Durante todo el tiempo que estuvieron en Nueva Andalucía, nadie había sobrevivido a la herida de una flecha envenenada. Los que no morían directamente, sufrían una muerte lenta y dolorosa. La práctica aceptada de la época era la amputación del miembro. Pero Ojeda era un luchador, y esto no lo iba a abatir ni quería perder la pierna. Ordenó a su cirujano que cauterizara la herida a fondo con un hierro candente. El cirujano no quería hacerlo, pero Ojeda le amenazó con ejecutarle si no lo hacía. El cirujano le atravesó la pierna con una barra de hierro candente y luego aplicó placas de hierro candente en el orificio de entrada y salida. Todo esto se llevó a cabo sin ningún tipo de anestesia ni ser sujetado o atado. Tal fue la entereza de Ojeda y, aunque parezca imposible, hay que recordar que estos hombres habían nacido para la silla de montar y la dura vida de la batalla, y mostrar signos de dolor, no estaba en su naturaleza. El ardor hizo tanto daño, que tuvieron que consumir un barril entero de vinagre, empapando las sábanas y envolviéndolo en ellas. Afortunadamente, la flecha le había atravesado completamente el muslo, y poco del veneno se depositó en su pierna. Ojeda tardó algún tiempo en recuperarse de su herida, (la de la flecha y la del hierro quemado), lo que llevó a algunos historiadores a creer que tuvo suerte de haber sido disparado con una flecha no envenenada.
Después de este incidente, el asentamiento se desanimó mucho. Los nativos hacían imposible salir de su empalizada, incluso para conseguir agua fresca. Cuando la dispersión estaba en marcha, divisaron un barco que se acercaba desde la distancia. Pensaron que era Enciso, que venía con sus refuerzos. Pero, una vez más, se encontraron con la decepción de que no era Enciso.
El bergantín que fondeó cerca, estaba al mando de Bernardino deTalavera, un corsario, que buscaba botín en la costa norte de Tierra Firme y San Sebastián. Cuando el bergantín que había enviado Ojeda, cargado con el primer oro y perlas de su nueva provincia, llegó a Santo Domingo, se corrió la voz de los tesoros y el éxito de la nueva colonia. Talavera, deseoso de participar en el botín, reunió una banda de ladrones y degolladores y marchó por tierra hasta una pequeña cala donde un bergantín genovés estaba cargando madera. Asesinaron a la tripulación y zarparon para reunirse con Ojeda. La tripulación de Talavera estaba formada por otros 70 forajidos y llevaba un cargamento de pan de yuca y carne. Esperaban hacerse ricos, al igual que los hombres de Ojeda, comerciando o robando a los nativos. No tenían ni idea de las penurias que había sufrido la colonia, o que sufría en ese momento.
La pequeña cantidad de alimentos que trajeron, fue un alivio inmediato para la hambruna de San Sebastián. No tenían suficiente para proporcionar un alivio total. Cuando los piratas se dieron cuenta de las dificultades que tenían por delante, las flechas envenenadas, el hambre, la falta de tesoros, decidieron volver a Española, en lugar de quedarse en Nueva Andalucía.
Ojeda decidió navegar con Talavera hacia Española con la esperanza de sembrar en Enciso los refuerzos y suministros para San Sebastián. Dejó a Francisco Pizarro al mando de lo que quedaba de sus fuerzas, con instrucciones de permanecer en San Sebastián durante cincuenta días. Si Enciso u Ojeda no regresaban con los refuerzos necesarios, eran libres de abandonar San Sebastián, y navegar de vuelta a Española en los dos bergantines restantes. Estos dos barcos habían sido atacados por los gusanos de Teredo, y en muy malas condiciones.
Ojeda, llevó consigo en el viaje de regreso a Santo Domingo, todos los tesoros que habían podido tomar de los nativos. Informó libremente a su anfitrión, en cuanto al contenido de su equipaje, y dijo que tenía la intención de comprar más provisiones en Española y regresar a San Sebastián. Apenas se perdieron de vista en tierra, Talavera lo tomó prisionero y le confiscó todo el oro y las perlas que tenía. Ojeda trató de luchar con sus captores, y los desafió; pero ellos se negaron a pelear con él. Conocían su reputación, como hombre que nunca perdía una pelea, y era un excelente espadachín.
Poco después, un huracán les azotó, y como Talavera era un mal capitán y navegante, se vieron obligados a liberar a Ojeda, para que pudiera salvar el barco en la tormenta. Consiguió mantener el barco a flote, el tiempo suficiente para llegar al extremo occidental de Cuba, donde encallaron, perdiendo el barco y el tesoro. Cuba, en ese momento, era todavía una isla no conquistada, y tuvieron que soportar constantes ataques de los nativos y el hambre. Marcharon 400 millas hacia el este, tropezando con los pantanos y abriéndose paso en la selva. Tras varios meses en Cuba, sólo quedaba una docena de ellos con vida. Consiguieron enviar un mensaje a Jamaica sobre su situación y Pánfilo de Narváez acudió a su rescate en una carabela. Talavera fue ahorcado en Jamaica por piratería.
Cuando llegó a Santo Domingo, Ojeda fue injustamente encarcelado y finalmente liberado. Murió en un hospital de Santo Domingo en 1515 por complicaciones de su antigua herida, por la flecha envenenada. Cuando murió, era tan pobre y tenía el espíritu tan roto que no tenía suficiente dinero para ser enterrado. Con su último aliento, pidió que su cuerpo fuera depositado en el monasterio de San Francisco, cerca del portal.
Después de que Ojeda abandonara San Sebastián, los colonos, bajo el mando de Pizarro, esperaron a que Enciso u Ojeda regresaran con provisiones. No eran conscientes de que nunca recibirían ayuda de Ojeda, que ahora estaba varado en Cuba. Durante este tiempo, su grupo era cada vez más pequeño. A los 50 días de la partida de Ojeda, seguían sin provisiones, debilitándose y muriendo. Como todavía quedaban 70 colonos vivos, y no cabían todos en los dos barcos que había. Pizarro pidió voluntarios que se quedaran atrás para que el resto pudiera escapar, con la promesa de volver a por ellos más tarde. No hubo voluntarios, así que decidieron esperar un poco más, con la esperanza de que el hambre, las enfermedades y las flechas envenenadas de los nativos, acabaran reduciendo su número, para poder arreglarse todos en los barcos. Esto ocurrió, poco después, así que cargaron las provisiones que quedaban en los barcos. Los cuatro caballos restantes fueron matados, salados y cargados a bordo.
Pizarro mandaba uno de los bergantines y Valenzuela el otro. Tan pronto como salieron del puerto, se encontraron con una tormenta. El bergantín de Valenzuela, ya debilitado, se deshizo en las aguas bravas y se perdieron todos los tripulantes. El barco de Pizarro estaba cerca, pero no pudo salvar a ninguno de los hombres del barco siniestrado.
Había 30 hombres en el barco carcomido de Pizarro, luchando por sus vidas contra los elementos, cuando fueron avistados por los barcos de Enciso que venían a reforzar la comunidad de San Sebastián.

Un saludo y no dejéis de traernos historias tan interesantes