Saltar al contenido
Tras la última frontera

CARRERA AL POLO SUR: MOTIVACIÓN ESTRATÉGICA 1910

Para poder entender con plenas facultades lo que significó y la importancia de la comúnmente conocida “Carrera al Polo Sur” es necesario establecer al menos la base del contexto histórico y las expediciones más relevantes que se habían realizado hasta 1910. Solo estudiando todos estos antecedentes podremos entender la grandeza y las motivaciones de sus personajes principales. Muy al contrario de lo que se pudiera pensar, el descubrimiento como tal de la Antártida, es algo de reciente factura, no así su exploración.

Contexto histórico.

La exploración antártica viene de antiguo. Los viajes habían comenzado mucho antes de que nuestra concepción del planeta tomara su forma definitiva. Es cierto que muchos de los exploradores de tiempos lejanos, no llegaron a alcanzar lo que ahora conocemos de las regiones australes, pero hay que tener en cuenta, que la intención y las posibilidades estaban allí, por lo que justifica que podamos definirlas con el nombre de “exploraciones antárticas”.

En esta imagen se pueden los hielos del Polo Sur con numerosas grietas y fisuras. Las cuales hacen a estos  prácticamente inaccesibles.
Los hielos antarticos siguen siendo una amenza cruel para cualquier expedicionario.

El descubrimiento antártico y su historia, se pueden dividir en dos categorías. En la primera se incluirían los numerosos viajes que, sin una idea definida en lo que se refiere a la forma o la naturaleza del hemisferio sur, tomaron rumbo austral con el simple objetivo de conocer la máxima extensión de terreno posible. Dentro de esta categoría, podríamos nombrar a Fernando de Magallanes, Juan Sebastián Elcano, Sir Francis Drake y los franceses Bouvet y Marion-Dufresne. En la segunda categoría, estaría formada por los viajeros antárticos en el verdadero sentido del término, quienes conociendo la configuración real del globo terráqueo, se propusieron atravesar el océano con el objetivo de alcanzar a la legendaria “Terra Australis Ignota».

Cap. James Cook.

El capitán James Cook abre la serie de lo que realmente llamamos expediciones. El Almirantazgo británico le asignó el cometido de descubrir el gran continente austral, o en su defecto, demostrar su no existencia. La expedición, estaba formada por dos barcos, el Resolution y el Adventure, zarpando del puerto de Plymouth el 13 de julio de 1772. El 30 de octubre alcanzaron Ciudad del Cabo. Durante su estancia en Ciudad del Cabo, tuvieron noticias de los descubrimientos de las islas Kerguelen, Marion y Crozet. Durante su travesía, Cook llegó trescientas millas más al sur del territorio descrito por Bouvet, por lo que dio por hecho de que dicho territorio, si existía, no formaba parte del gran continente austral. El 17 de enero de 1773 alcanzó el círculo Antártico por primera vez. Poco después Cook encontró una banquisa imposible de atravesar y se vio obligado a volver hacia el norte.

En esta imagen se pueden ver una impresionante barrera de hielo artico de más de 20 metros de alta.
Barrera de hielo de Ross

Esto supuso, que se había abierto una nueva ruta con el descubrimiento de las islas Kerguelen, Marion y Crozet, y como consecuencia, quedó probado que no tenían ninguna relación con la gran tierra austral. Durante sus siguientes viajes a aguas del Antártico, Cook completó la circunvalación más meridional del globo que se había realizado hasta entonces y demostró que no había ninguna conexión entre los territorios o islas descubiertas y la grande y misteriosa “Antártica”. El 30 de enero de 1774, Cook alcanzó la  mayor latitud hasta la fecha siendo de 71° 10’ sur.

Cap. Thaddeus Von Bellingshausen.

El emperador Alejandro I de Rusia, envió una expedición al mando del capitán Thaddeus von Bellingshausen. Esta expedición estaba compuesta por dos barcos, el Vostok y el Mirny que zarparon el 15 de julio de 1819. La expedición alcanzó un punto dentro de 32 kilómetros de la Tierra de la Reina Maud y registró la visión de un estante de hielo en 69°21′28′′S,  2°14′50′′O, que se conoció como la plataforma de la barrera de hielo Fimbul. A esta expedición pertenece el honor de haber descubierto la primera tierra firme al sur del círculo Antártico, estas tierras fueron llamadas, isla de Pedro I y la tierra de Alejandro I.

Expediciones más relevantes.

La siguiente estrella en el firmamento antártico es el marino británico James Weddell. Para 1819 realizó un primer viaje en un barco pesquero de focas de 160 toneladas, el Jane of Leith, y otro en 1822, acompañado en esta ocasión por el cúter Beaufoy. En febrero de 1823, Weddell batió el récord conseguido por Cook al alcanzar los 74° 15’ de latitud sur en el que ahora conocemos como mar de Weddell, que en ese momento se encontraba libre de hielo.

Ya era diciembre de 1839,cuando la expedición conducida por la Marina de los Estados Unidos, también conocida como “Expedición Wilkes” de 1838-1842, comunicó el descubrimiento “del mismo continente antártico al oeste de las Islas Balleny” el 25 de enero de 1840. Aquella parte de la Antártida fue más tarde llamada “Tierra de Wilkes”, nombre que conserva a día de hoy.

James Clark Ross y la Barrera de hielo.

El explorador británico James Clark Ross pasó a través de lo que ahora se conoce como el mar de Ross y descubrió la isla de Ross, en 1841. Navegó a lo largo de una enorme pared de hielo que más adelante fue nombrada la barrera de hielo de Ross. El monte Erebus y el monte Terror reciben el nombre de dos barcos de su expedición: HMS Erebus y HMS Terror.

El 26 de enero de 1853, el capitán estadounidense Mercator Cooper desembarcó en la Antártida Oriental.

Expedicion “Discovery”, Scott, Wilson y Shackleton.

En 1900, el Reino Unido envió otra expedición a la Antártida, bajo el mando del capitán Robert Falcon Scott. La expedición popularmente conocida como expedición “Discovery”, exploró el mar de Ross y la tierra de Eduardo VII. Donde alcanzó el punto más meridional hasta la fecha, cuando el 31 de diciembre de 1902, Robert F. Scott, Ernest Shackleton y el doctor Edward Wilson alcanzaron la latitud 82º17′.

Posteriormente, en 1902, el sueco Otto Nordenskjöld, el noruego Carl Anton Larsen y el argentino José María Sobral quedan atrapados en el continente. Separados cada uno con su grupo expedicionario, al quedarse atrapado el buque Antartic de la Expedición Antártica Sueca. Consiguieron sobrevivir al invierno antártico y una vez reagrupados, fueron rescatados en 1903 por la corbeta argentina Uruguay al mando del capitán argentino Julián Irízar.

podemos ver a Ernest-Shackleton posando ante la camara con un bonito peinado.
Ernest Shackleton posando ante la cámara

Situación histórica 1903-1910.

Llegamos ya, a la época dorada de la exploración antártica, después del éxito de la expedición Discovery. Shackleton y Scott comenzaron a realizar todos los preparativos cada uno por su cuenta con el objetivo de llegar hasta el ansiado Polo Sur.

El primero en intentarlo de nuevo fue Shackleton con su famosa expedición Nimrod de 1907 a 1909. Este intento por parte de Shackleton lo enemistaría definitivamente con Scott, al estar este último preparando su propia expedición. Durante la expedición Nimrod, el propio Shackleton y otros tres miembros de su expedición fueron los primeros seres humanos en atravesar la barrera de hielo de Ross. La primera en atravesar las montañas Transantárticas (a través del glaciar Beardmore) y la primera en pisar la meseta Antártica. Se alcanzó el punto más meridional jamás pisado por el hombre en la Antártida, en la latitud 88º 23´S, a tan solo 180 km del Polo Sur.

El 16 de enero de 1909, Douglas Mawson alcanza el Polo Sur magnético junto a sus compañeros Edworth David y Alistair Mackay.

Carrera al Polo Sur y la motivación estratégica.

Pero fue el 6 de abril de 1909, lo que provocó un cambio total de escenario. Ese 6 de abril, se propago como la pólvora, la noticia de que el estadounidense Robert Peary había alcanzado el Polo Norte. Esta noticia, desencadenó el cambio de planes de Roald Amundsen, pues el noruego estaba preparando su asalto al Polo Norte. Amundsen, tomo la decisión de que iría al Sur y de esa manera comenzaría la llamada “Carrera al Polo Sur” frente a la expedición británica Terra Nova de Robert F. Scott.

Desafío Robert F. Scott.

Robert Falcon Scott, contaba con experiencia previa en expediciones antárticas. Scott, había liderado la Expedición Discovery durante los años 1901-1904. Esta expedición, fue la primera realizada por los británicos en suelo antártico, este hecho, generó en la mente de Scott cierta sensación de “propiedad” sobre aquel Nuevo territorio. Una prueba irrefutable de ello, fue la enemistad creciente entre las dos máximas figuras de la exploración antártica británica, Ernst Shackleton y el propio Scott. Ambos fueron compañeros en la expedición Discovery, pero el hecho, de que Shackleton decidera llevar a cabo su propia expedición a la Antártida con el Nimrod en 1907, provocó en Scott un sentimiento de contrariedad.

La expedición Discovery, permitió tener un mayor conocimiento de la Antártida, ya que sus integrantes habían alcanzado un punto que se encontraba todavía más al sur, que la posición alcanzada anteriormente. Sin embargo, para Scott, dicho punto se convertiría en un lugar de uso exclusivo, además de considerar que sólo él tenía derecho a volver. Scott consideraba que el estrecho de McMurdo, lugar donde atracó el Discovery, sería el lugar de acceso para sus expediciones a la Barrera. Para Scott, retornar a la Antártida y concluir la conquista del Polo Sur, se convirtió en una obsesión que le condujo a ejecutar dicha proeza como una última meta a cumplir.

Los exitos de Ernest Shackleton, los celos de Scott

Entre 1907 y 1909, se llevó a cabo la tentativa de alcanzar el Polo Sur por la expedición Nimrod de Ernest Shackleton. Dicha expedición, partió desde la mismísima  base de Scott, pasando por el glaciar Beardmore, alcanzando la latitud de 88° 23′ S, es decir, a menos de 180 km del Polo Sur.

En esta imagen podemos ver el carácteristico hielo azul que se encontraron los exploradores que fueron en busca del polo Sur.
Imagen de un glaciar con sus carácteristicos colores azules.

La utilización de esa zona por parte de Shackleton fue muy mal tomada por Scott. Esto fue debido, a que cuando Scott supo de las intenciones de Shackleton de realizar dicha expedición, Scott hizo prometer a Shackleton que no utilizaría la ruta abierta por la expedición Discovery. Scott consideraba esta ruta  su área de trabajo exclusiva, y al romper Shackleton dicho compromiso cuando llegó a la Antártida, supuso un conflicto entre ellos. Scott veía en Shackleton un rival potencial, y los éxitos alcanzados por este, estimularon a Scott a superarlos. Con el objetivo marcado de alcanzar el Polo Sur, Scott planificó y llevo a cabo su segunda expedición a la Antártida.

Desafío Roald Amundsen.

Siendo tan sólo un adolescente, Amundsen había puesto sus ojos en el Polo Norte. En realidad sus primeras expediciones habían sido como peldaños de una escalera para poder alcanzar  su objetivo más ambicioso. Su idea era repetir la ruta de su compatriota el explorador Fridtjof Nansen: dejar derivar al Fram para posteriormente alcanzar el Polo Norte.

En esta imagen podemos cer a amundsen, shackleton y peary junto a una bola del mundo vistiendo sus más altas galas.
Imagen de «las tres estrellas polares»

Para poder realizar esta hazaña, lo primero que tuvo que hacer, fue pedir permiso a Nansen para poder utilizar su barco. El ya mítico Fram que había sido construido expresamente para enfrentarse a los hielos. Nansen, en un rasgo de generosidad, accedió a la petición de Amundsen. Pero cuando en 1909 la prensa se hizo eco de la noticia de la conquista del Polo Norte por el estadounidense Robert Peary,  Amundsen comprendió que su proyecto, que era la razón de su vida, se venía abajo si no reaccionaba rápidamente.

Le expedición secreta o la traición de Amundsen por un sueños

De esta manera, en secreto, comenzó a preparar la expedición al Polo Sur. Amundsen tuvo que ingeniárselas para poder financiar y realizar los preparativos de la expedición sin revelar su objetivo real. Había además problemas adicionales, pues un oficial británico, Robert F. Scott, ya había anunciado previamente que se dirigía a la Antártida y, según los códigos no escritos de la época, podía ser considerado un intruso. Además, con este cambio de destino, estaba traicionando la confianza que tanto sus promotores como el propio Nansen, habían depositado sobre él. Sin embargo, Roald Amundsen ya había tomado su decisión y una vez en alta mar, comunicó a la tripulación su decisión de dirigirse a la Antártida.

Más tarde envió telegramas revelando sus verdaderos planes al rey Haakon de Noruega y a Nansen, recibiendo de estos todo su apoyo. Finalmente, llegó el turno de informar a Scott, para ello Amundsen envió a éste un sucinto telegrama,“Me permito informarle que el Fram se dirige a la Antártida”.  Se iniciaba de esta manera, la más legendaria carrera de exploración, posiblemente el suceso acaecido en las regiones polares con más repercusión popular.  La apuesta del noruego era muy atrevida, pues era consciente de que se dirigía un territorio inexplorado donde comenzar su hazaña.

Si quieres saber más